Entre la madurez de Kroos y el descaro de Ansu

Toni Kroos of Germany during the International Friendly match at Veltins-Arena, Gelsenkirchen
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd

Alemania y España se dieron la mano (o el codo, que es más propio de estos tiempos) y se acabaron cogiendo todo el brazo el uno al otro. El empate de ayer en Stuttgart estuvo muy determinado por los errores de ambos en el encuentro. Si primero fue Alemania la que dominó el partido a partir de su mediocampo, juntándose ella y atrayendo a su rival (muy desacompasado en su presión) en torno a Toni Kroos, tras el uno a cero en contra España acabó empatando al aprovechar el paso atrás de los germanos en el último tramo.

Joachim Löw dibujó desde el arranque un 3-4-1-2 en el que Draxler se movía por detrás de Sané y Werner. Con Emre Can como central derecho, en una línea que Süle y Rudiger completaban por dentro y desde el perfil izquierdo, Alemania planteó así de inicio una situación que, consecuentemente, obligó a reaccionar a España sobre la marcha. La idea de Alemania era clara: juntarse cerca de Kroos, pivote izquierdo en el sistema (con Gündogan como pivote derecho), atraer la presión de España y, una vez imantado, girado y anulado ese esfuerzo defensivo, hacer valer sus dos mejores individualidades de mediocampo hacia delante. En la primera mitad, de hecho, se jugó a lo que quiso el centrocampista del Real Madrid. Kroos dominó el primer tiempo desde su exquisita habilidad técnica y su madura calidad táctica, rajando siempre cada intento de presión de España, y llevó el encuentro a los dos futbolistas que, con tiempo y espacio a la espalda rival, debían marcar la diferencia en el último tramo. Ocurrió así hasta que Luis Enrique corrigió el posicionamiento defensivo de su selección, y España dejó de ir tan arriba (tan desordenada) para priorizar un repliegue intermedio que, entre otras cosas, ensució el escenario para Sané y Werner.

Alemania 1 (Werner, 51′)
España 1 (Gayá, 90′)

ger vs Away team - Football tactics and formations

La primera parte, además de evidenciar que al fútbol se sigue jugando con la cabeza más que con las piernas, demostró que España, como es totalmente lógico, aún debe ir ajustando muchas cosas en todas las fases del juego. Pero especialmente sin balón. La presión que trató de ejercer sobre los primeros pases de Alemania fue tan poco eficaz como eficiente. Los deslizamientos entre una parte y otra del sistema eran muy lentos, y, por ende, demasiado previsibles, y esto acabó por brindarle un tiempo y un espacio valiosísimo a Kroos para acabar de asentar su dominio. Así ocurrió hasta bien entrada la segunda mitad, en la que Alemania consiguió adelantarse tras una buena acción al espacio que Werner acabó transformando en el uno a cero. El nuevo delantero del Chelsea es cada vez más completo. En la ruptura, tanto en el desmarque vertical como en el movimiento diagonal, siempre ha sido un delantero demoledor, y con balón, en el apoyo, ha crecido muchísimo en los últimos meses, pero lo realmente diferencial en su fútbol es la facilidad que tiene para cambiar entre una acción y otra al instante. Esa agilidad, física y mental, es la que dispara su potencial.

Contenido relacionado: Timo Werner, el deseado, en su nuevo imperio

El gol, de hecho, tiene todo lo que en estos momentos define a Timo Werner como delantero. Velocidad al espacio, interpretación del tiempo, lectura para frenar en el momento justo y habilitar así su propia recepción en el área, recursos con balón al pie y capacidad para darse a sí mismo situaciones de disparo. Pero tras ello, Alemania, condicionada posiblemente por las circunstancias ya conocidas, decidió proteger su ventaja a partir del espacio y no a través de la pelota, aunque ya en la primera parte había querido dominar el espacio a partir de ella y no desde la misma (que no es lo mismo, y esto significa que la readaptación de Löw sigue su curso), y ese paso atrás, abogando por una plan más reactivo, le dio alas a España.

Ansu Fati debutó ayer con la absoluta de España en partido oficial. Foto: Ester Roig Luque (Todos los derechos reservados).
Ansu Fati debutó ayer con la absoluta de España en partido oficial. Foto: Ester Roig Luque (Todos los derechos reservados).

Luis Enrique quitó a Busquets para sumar otro interior de bastante recorrido e incidencia en todas las alturas, como es Mikel Merino, y con ello retrasó a Thiago Alcántara a la posición de pivote. Pero quien más y mejor activó a España fue Ansu Fati. El futbolista del FC Barcelona, que debutaba en partido oficial con la absoluta, volvió a tirar de descaro para dejar su huella en el encuentro. A nivel colectivo, si bien es cierto que España tuvo en las botas de Rodrigo oportunidades en la primera parte para haberse adelantado primero en el encuentro, la pizarra de Luis Enrique también dejó cosas positivas para el análisis. La amplitud fue permanente durante todo el encuentro. Primero con Jesús Navas (por derecha, que arrancó como extremo, por delante de Carvajal) y Ferran Torres (izquierda), además de los dos laterales, y después con Ansu y el propio Ferran, España consiguió circular la pelota siempre de una forma muy ancha. Algo que en la primera mitad le permitió a los tres centrocampistas recibir el balón de fuera con tiempo y espacio para controlar y levantar la cabeza. Pero si en lo colectivo lo más destacable fue esa amplitud, clave en la manera en que acabó cargando el área en el último tramo, en lo individual obviamente ha de destacarse la puesta en escena de Ansu Fati. El chico es un descarado en el buen sentido de la palabra. Siempre que recibe, agrede. Interviene por dentro, por fuera, en el área o en la frontal y su intención siempre es hacer daño a su rival. Un desparpajo que eleva su nivel por encima de sus posibilidades más tangibles. Una agresividad muy necesaria para el FC Barcelona, y también para una selección a la que aún le faltan cosas. Y un talento que, entre todo lo que hace y lo mucho que se atreve, hace que siempre nos olvidemos de sus 17 años.

Foto de portada: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Related posts

Deja un comentario

*