Antony tiene más cara que espalda

Picture by John  Rainford/Focus Images Ltd +44 7506 538356.24/10/2012.General view of the Fanshop and Museum at the Amsterdam Arena, Amsterdam.

Antony Matheus dos Santos es el descaro hecho futbolista. En los tiempos en los que la industria futbolera funciona a pleno rendimiento, y niños y niñas, paradójicamente, han dejado de jugar al fútbol en la calle (en el parque o en el recreo) para entrenar únicamente dos tardes a la semana de forma extraescolar, irrupciones en la máxima élite como la de Antony con el Ajax de Ámsterdam son pequeñas victorias que deben ser celebradas. Hace unos días, entrevistado por Jorge Valdano en su programa, Karim Benzema reconoció algo que seguramente estos críos, y sobre todo los que están por llegar en las futuras generaciones, escucharían como si el francés viniese de otro planeta. “En la calle aprendí a jugar a uno o dos toques, porque en la calle juegan muchos, pero solo hay un balón”. Esa esencia no la aprendió Karim Benzema en la academia del Olympique de Lyon, como seguramente tampoco lo hizo Antony en su día en la del Sao Paulo. Si ese fútbol desaparece algún día de nuestras vidas, si es que no lo ha hecho ya, porque los patios y los parques se vaciaron mucho antes de la llegada del virus, corremos el riesgo de perder a estos genios artísticos, creativos y verdaderamente diferenciales que son y han sido siempre patrimonio del fútbol de toda la vida, ese que hacía una portería con dos mochilas.

Antony es ese futbolista imparable en el recreo del colegio. Rebelde. Descarado. Y un tanto abusón con la pelota, capaz de tirarle dos caños en la misma jugada al más mayor de la pachanga. Antony es el Mark Lenders de carne y hueso que todos hemos conocido alguna vez en la vida. La adaptación del brasileño al Ajax ha sido inmediata. Desde un primer momento, Antony está siendo importante, diferencial y muy decisivo en los planes de Erik ten Hag. El ex del Sao Paulo está jugando en este Ajax en banda derecha, a pie cambiado, en algo parecido a un 4-2-3-1 que es con lo que ha empezado el equipo la temporada. Antony es el menos móvil de los cuatro atacantes que viene utilizando Ten Hag en su pizarra; siempre muy abierto, fijando en la banda por delante del lateral (Mazraoui), haciendo así muy ancho el ataque más posicional del Ajax, pero se está destapando como un extremo muy dominante en la Eredivisie cerca del pico derecho del área contraria.

Erik ten Hag viene utilizando a Antony como extremo derecho. Foto: Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd
Erik ten Hag viene utilizando a Antony como extremo derecho. Foto: Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd

El brasileño es un futbolista de mucho balón al pie en esta zona, aunque su repertorio también incluye movimientos más directos y agresivos al espacio para atacar desde la ruptura. Promes, que viene jugando por dentro por detrás de Labyad, y Tadic, que se ha adueñado de la banda izquierda, se están moviendo más que Antony en campo rival porque el sistema así lo requiere. En fase ofensiva, cada vez que el Ajax supera la línea divisoria, el dibujo se transforma en una especie de 4-2-4/4-2-2-2 en el que la premisa de Ten Hag es que el equipo ataque con todo el ancho bien ocupado. Por esa misma razón es tan importante que Antony juegue tan abierto como lo está haciendo desde el sector derecho. El brasileño se está relacionado muy bien con el lateral de su perfil, Noussair Mazraoui, y esta combinación tiene tintes de acabar convirtiéndose en el lado fuerte del Ajax en campo rival. Antony y Mazraoui son dos futbolistas muy ofensivos, muy verticales y directos, y sus interacciones con el balón en los pies están empezando a consolidar sinergias altamente beneficiosas para el juego del equipo, y, por supuesto, para el desarrollo técnico, táctico y creativo de ambos por separado. El brasileño sabe esperar a su lateral en el último tercio. Y esa es una habilidad a destacar hoy en día en un extremo con sus características porque no suele ser lo común, y menos a su edad, en su primera temporada en Europa.

Antony ha llegado con el cartel colgado del cuello, pero en realidad es mucho más que el relevo de Hakim Ziyech en el extremo derecho del Ajax. Poco a poco, a medida que ha ido completando partidos con el equipo, el brasileño se ha ido soltando y ha ido enseñando cada vez más cosas. Está jugando con mucha confianza pese al escaso tiempo que lleva en Ámsterdam, y eso, evidentemente, es gasolina para un futbolista de su perfil. Sin abandonar completamente la banda derecha, Antony ha empezado a dejar otro tipo de acciones en zonas más interiores como desmarques de apoyo, para participar de un modo más directo en la circulación del Ajax, o diagonales hacia la zona de remate, para cargar el área cuando el esférico llega desde el lado opuesto. Pero por lo que destaca realmente Antony es por su habilidad para desbordar en pocos metros. El brasileño es un futbolista muy bien dotado técnicamente para salir de situaciones de máxima complejidad entre dos o más rivales y la línea de cal. Caños, taconazos, giros o cambios de dirección son algunos de los recursos más utilizados por Antony a través de su pie izquierdo. Muchas veces incluso combina varias de estas acciones en una misma jugada para sortear a varios defensores y acabar poniendo el balón en el segundo palo desde un envío tenso, curvo y preciso con el interior de su pie izquierdo a la cabeza del compañero que ataca esta zona.

Antony es mucho más que el relevo natural de Hakim Ziyech en el Ajax. Foto: Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd
Antony es mucho más que el relevo natural de Hakim Ziyech en el Ajax. Foto: Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd

Porque esa es otra cualidad muy potente en el fútbol del brasileño. Su golpeo de balón desde el sector derecho (insistimos, a pierna cambiada) es una fuente de alimentación constante en el ataque del Ajax. Antony tiene capacidad para desbordar por dentro, desde donde acaba chutando directamente a portería o filtrando un (pen)último pase al espacio, pero también hacia fuera, castigando la cadera del defensor rival. Su toma de decisiones en el último tercio del campo es muy positiva. Elige bien. Y todo lo que hace, piensa o manifiesta tiene la intención de castigar la integridad defensiva del rival. En este tipo de situaciones, cuando el equipo contrario decide rodear su recepción en dicho sector, Antony hace gala de su despampanante desfachatez con el balón pegado al pie. Esta última se trata de otra habilidad reseñable dentro del amplio (y aún desconocido) inventario del futbolista brasileño: siempre lleva el esférico imantado al pie. Encare, conduzca, corra o regatee, Antony trata de mantener un contacto permanente con la bola. Muchos de sus movimientos son sacados directamente del fútbol sala. Tiene un dominio absoluto de su pie izquierdo.

Antony es tan bueno que por momentos raya muy cerca del absurdo. Describir en un solo texto el fútbol del brasileño es una tarea complicadísima, porque la cantidad y la calidad de acciones que maneja es verdaderamente infinita. Un día se saca un disparo desde fuera del área, aunque aquí tiene un margen de mejora amplio (y seguramente, en este aspecto, es donde más se note la diferencia con Hakim Ziyech), y al otro aparece por sorpresa en el punto de penalti para rematar de primeras, ajustando el disparo, con la que teóricamente es su pierna menos hábil. Un día sale hacia dentro y activa la ruptura en el área de un compañero y otro día es él quien traza el desmarque para correr con ventaja cerca del área. Eso por no entrar a desglosar la ingente multitud de recursos técnicos que maneja entre pisadas, elásticas, caños, golpeos con el exterior y otras muchas virguerías que es capaz de completar durante un mismo partido. Es absurdo porque no hay lógica ni razón capaz de abarcar esa deliciosa espontaneidad técnica. Ni siquiera el propio Antony sabe cuál será su próximo movimiento. Es imprevisible hasta para sí mismo. Su fútbol pertenece a la calle. Al parque. O al recreo. Y ese descaro, en los tiempos que corren, es un tesoro.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Antony Matheus dos Santos
Edad: 20 años
Equipo: Ajax
País de nacimiento: Brasil
Posición: Extremo

Cada lunes, el análisis de un joven talento en edad sub-23.

– 12 de octubre: Matheus Cunha
– 5 de octubre: Tariq Lamptey
– 28 de septiembre: Dominik Szoboszlai
– 21 de septiembre: Marash Kumbulla
– 14 de septiembre: Adil Aouchiche

Foto de portada: John Rainford/Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Esperemos que ese fútbol no llegue a desaparecer Adri, yo tengo confianza en que Brasil es y siempre será una fuente inagotable de estos jugadores que tienen la fantasía por modo de juego, el día que no sea así, el fútbol habrá perdido.
El artículo en tu línea, fantástico como siempre.

Deja un comentario

*