Soteldo y Tévez en el desorden de sus equipos

Carlos Tevez of Juventus during a press conference ahead of their UEFA Champions League semi final at the Vinovo, Turin
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
04/05/2015

Boca y Santos se lo han dejado todo para el partido de vuelta. La Bombonera fue el escenario del primer enfrentamiento entre estos dos equipos en las semifinales de la Copa Libertadores, y fruto de este empate (0-0) será el Estadio Vila Belmiro de Brasil el que acabará dictando sentencia la próxima semana. Boca Juniors y Santos ofrecieron un encuentro de ritmo bajo, pocas ocasiones y un dominio muy difuso como consecuencia del desorden y la desorganización que compartieron ambos. Ninguno fue muy superior al otro, pese a que ambos tuvieron sus tramos durante el partido. Yeferson Soteldo y Carlos Tévez fueron claramente los dos mejores futbolistas del encuentro, apoyados en una calidad técnica muy superior a la del resto, pero ninguno consiguió decantar la balanza para su equipo. Las circunstancias de una temporada tan atípica como la presente y el clásico y ya conocido miedo a perder que siempre enseña su pata en este tipo de partidos motivaron, de alguna forma, un escenario mucho más lento, frío y previsible que el que se vivió la otra noche entre River Plate y Palmeiras, en la otra semifinal, en el Libertadores de Avellaneda.

Como era de esperar, Miguel Ángel Russo, el técnico de Boca, reemplazó la baja de Jorman Campuzano en su centro del campo con la presencia de Capaldo al lado del ‘Pulpo’ González. Boca mantuvo así su habitual 4-4-2, con Tévez y Soldano en primera línea y Santiago Villa (izquierda) y Eduardo Salvio (derecha) en las bandas, renunciando desde muy pronto a la pelota para adoptar una estrategia más reactiva desde el espacio. Sin embargo, el descontrol de los dos equipos se apoderó del escenario. Los de Russo, organizados sobre su 4-4-2, se quedaron a medio camino entre la presión y el repliegue, sin conseguir ni una cosa ni la otra, y esa situación le abrió las puertas del encuentro al propio Yeferson Soteldo. El venezolano, mientras estuvo sobre el campo (porque fue sustituido en la segunda mitad, al poco de regresar tras el descanso), y probablemente también después (porque nadie mejoró sus prestaciones), representó la mejor individualidad de la noche. Apareciendo entre líneas, flotando con cada vez más autosuficiencia tras recibir y atacando los distintos intervalos que Boca concedía dentro de su repliegue, Soteldo hizo mella en el guion de la primera parte dándole a su equipo un extra de coherencia en todas sus posesiones; como Tévez, aunque el argentino lo hizo desde sus apoyos y el venezolano mediante el regate. El del Apache fue el otro nombre propio del partido.

Boca Juniors 0
Santos 0

Boca vs Away team - Football tactics and formations

Soteldo y Tévez rindieron muy por encima de este primer encuentro. El primero fue encontrando cada vez más espacios en el 4-4-2 de Boca, entre los pivotes (Capaldo y Diego Gónzalez) y especialmente a su espalda, recibiendo al pie pero también al espacio, estirando así el sistema de Santos en el último tercio del campo, y de esta forma logró condicionar una primera parte en la que solo Tévez ofreció su réplica. Es cierto que Boca consiguió estirarse varias veces a través de sus extremos, Santiago Villa Cano y Eduardo Salvio, pero quien más y mejor claridad le dio al sistema de su equipo fue el propio Tévez. El Apache, activo en sus movimientos de espaldas al área, acompañado por un Soldano siempre peleón en todas sus acciones, ofreció varios desmarques de apoyo muy productivos para los intereses de Boca que consiguieron girar el posicionamiento del Santos dándole profundidad a las posesiones Xeneizes. Con ese intercambio entre estos dos futbolistas, en el que, todo hay que decirlo, también intervinieron otros actores como Soldano, Villa Cano, Braga o Marinho, aunque no con la eficacia ni el liderazgo de los dos protagonistas, el partido llegó al descanso y regresó de los vestuarios envuelto en un clima ciertamente enrarecido.

La pareja Capaldo-Diego Gónzalez no le aseguró demasiadas garantías a Boca. Ni con la pelota ni sin ella. En la defensa del 4-4-2, los dos medios no consiguieron funcionar como uno solo en ningún momento. Soteldo y compañía fluían con cada vez más libertad en su zona, absolutamente desbordados por el hecho de que no podían acompañar a Tévez y Soldano si los centrales, Izquierdoz y López, defendían hacia atrás y no hacia delante, y con balón tampoco es que le aclarasen demasiadas cosas al equipo. Ninguno es un organizador puro, todo sea dicho. Y ese déficit en la organización le restó aun más posibilidades a Boca. Ya en la segunda mitad, con los cambios, Boca acabó con Ramón Ábila en punta y Santos modificó su dibujo para dar entrada a Sandry (por Soteldo), pero esa batería de sustituciones sirvió para poco más que acabar de rajar un escenario demasiado inestable fruto del desorden. Brasil, dentro de siete días (también a las 23:15, horario peninsular español), deberá servir como tablero para resolver las muchas cuestiones que se han quedado abiertas en La Bombonera. Solo uno de los dos podrá llegar a Maracaná.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Stefano Gnech/Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Santos me pareció un poco superior, supo controlar el partido y que se jugara a que no pasaran demasiadas cosas. Eso sí, no creó ningún peligro real a la meta de Boca.

Sorprendió Cuca a empezar sin Sandry o Jobson en el centro del campo, y creo que se arrepintió en la segunda mitad, dibujando otra vez un 4-3-3 cuando sacó a Soteldo cansado.

Tevez el mejor de Boca sí, pero lejos del jugador que un día fue, una pena.

Tévez me gustó mucho en sus movimientos, pero estuvo tremendamente impreciso con el balón. En él y en Villa vi una aceleración y precipitación cuando tenían la pelota que contrastaba mucho con el ritmo del partido.

No entiendo muy bien el cambio de Soteldo. Puede ser que estuviera cansado, sí, pero apenas habían pasado diez minutos de la segunda parte. Me parece poco margen, y más viendo su aportación al partido. En Santos no me disgustó Lucas Braga.

Responder a Eduardo Cancelar respuesta

*