Bryan Gil: el sitio de mi recreo

bryan-gil-2  España sub19 Marcadorint/TM23

Bryan Gil es una bendición para el fútbol español. El de Barbate, a sus 20 años, es uno de los cuatro máximos regateadores de la Liga Santander, solo por detrás de Leo Messi (FC Barcelona), Javi Galán (SD Huesca) y Nabil Fekir (Real Betis), y se encuentra entre los 10 futbolistas con más Key Passes por encuentro de todo el campeonato. Bryan Gil es un anacronismo en un juego cada vez más reactivo, conservador y predecible; pues su perfil se encuentra amenazado por una tendencia pragmática y reductiva que debe su origen a un conglomerado de circunstancias de carácter sociológico y hasta cultural. Bryan Gil es el descaro llevado a su máximo esplendor; es la audacia del más joven en un recreo en el que solo hay un balón para tantos niños y niñas de diferentes cursos. Y su figura es la que venimos a reivindicar dentro de este texto porque la creatividad y el ingenio jamás deberían sentirse amenazados en el lienzo más grande que jamás ha existido. El fútbol, con sus infinitos campos, siempre será el lugar donde nos lleve la imaginación. Ese vehículo que, como dice aquella canción, sirva para devolver al artista al lugar donde nació.

Bryan Gil se ha quedado a vivir en el patio en el que todos, sin saberlo, descubrimos qué era la felicidad. Una etapa en la que nuestra mayor preocupación no era otra que confirmar que al sol no se le había olvidado salir para bajar como siempre a la misma hora y en el mismo sitio a nuestro recreo. Y por eso nos gusta tanto ver jugar a Bryan Gil. Porque todos, de alguna forma, nos hemos visto representados en su figura cada vez que recibe cerca de la banda (izquierda) y se pone a correr y a regatear como si no hubiese nada más importante en esos segundos. De algún modo, es como si todo el mundo hubiese crecido a su alrededor, y el gaditano, como tantas veces nos hemos imaginado para nuestra vida, se hubiese negado a aceptar el paso del tiempo. Sentarse a ver a Bryan invita a cerrar los ojos y dejarse llevar para abrir la puerta a la nostalgia y reencontrarnos con nuestro pasado. Y por eso, una vez a la semana, nos gusta hacerlo; porque es el único momento en el que nos permitirnos bajar la guardia ante ese daño que todos llevamos dentro. El fútbol de Bryan es el lugar donde germinó la semilla de ese cielo azul que en nuestra imaginación, seguramente, hemos clareado mucho más de lo que en realidad estaba. Y su fútbol, ese temperamento tan natural, grita en cada regate por escapar del tiempo, donde poco o nada cuesta ser uno más.

Bryan Gil está jugando en el Eibar cedido por el Sevilla. Foto:
Bryan Gil está jugando en el Eibar cedido. Foto: Tomàs Martínez/MarcadorInt (Todos los derechos reservados)

Bryan Gil es un futbolista muy particular. Si no fuese extremo, y si su juego no fuese realmente tan diferente, diríamos que su físico no está realmente preparado para la máxima élite. Pero en ese cuerpo tan delgadito y en esas piernas que parecen dos alambres Bryan Gil esconde su verdadera razón de ser. El gaditano es un driblador de los que apenas quedan, y menos en el fútbol español. Bryan Gil es zurdo, y su posición más habitual es la banda izquierda. Es decir, se desenvuelve a pierna natural, donde siempre vive muy pegado a la línea de cal, aunque recientemente, en la SD Eibar de José Luis Mendilibar, también ha jugado por derecha. Bryan Gil es un futbolista muy habilidoso sin apenas tiempo y espacio, y esa cualidad es un bien preciado dentro de la tendencia actual de este deporte. A pesar de actuar siempre desde la izquierda siendo zurdo, algo que en otros muchos casos reduce el potencial de un futbolista a una única jugada desde la línea de fondo, Bryan Gil es, curiosamente, un extremo que necesita vivir continuamente rodeado de futbolistas rivales para desarrollar todo su juego. Paradójicamente, cuanto más ‘acosado’ se encuentra el de Barbate, más peligroso se vuelve. Y esa condición define que su fútbol se alimenta de su insistencia por mover el mundo como si hiciese bailar al resto cuando encara.

Bryan Gil es el tiempo, el espacio y el engaño. Con el cuerpo, sin necesidad de tocar el balón directamente, el extremo gaditano es capaz de confundir a su par con un cambio de dirección demoledor que prepara su posterior arrancada en ventaja. Sería absurdo tratar de reducir todo el repertorio técnico de Bryan Gil a un texto de estas características, pero sí apuntaremos que su gran manejo de todas las superficies que componen su pie izquierdo, del interior al exterior, pasando por el empeine y sin olvidarnos del tacón, es lo que ayuda a dar una explicación mucho más concreta al enorme arsenal de recursos que componen sus regates. Bryan Gil tiene salida por cualquiera de los dos perfiles, ya sea por dentro, en una zona próxima al pico del área, como por fuera, donde consigue hacerse a sí mismo un hueco para, una vez arriba, y con la cabeza levantada, buscar la mejor opción a través del centro, el pase o incluso el disparo a portería. Una destreza clave para su propio fútbol, por la compleja imprevisibilidad que esto le aporta, y más aun para el equipo en el que actualmente juega: un Eibar que, pese a todo, aunque este curso le está costando reencontrarse con su esencia, sigue siendo el equipo de la Liga que más centra por partido: 27 veces cada 90′.

Bryan Gil debutará en el próximo parón de selecciones con la absoluta de Luis Enrique. Foto: Tomàs Martínez/MarcadorInt (Todos los derechos reservados)
Bryan debutará en el parón con la absoluta. Foto: Tomàs Martínez/MarcadorInt (Todos los derechos reservados)

Llegados a este punto, resulta oportuno señalar que obviamente el fútbol de Bryan Gil no puede ser el mismo en los dos perfiles. En la derecha, donde ya ha jugado partidos esta temporada, el gaditano también tiene una salida natural hacia los dos perfiles, ya que tras arrancar y conducir hasta línea de fondo es capaz de poner el balón en el área con su pie derecho, el cual utiliza también en izquierda para acompañar y/o completar el regate y salir de situaciones 1VS1, y por dentro, aunque todavía no tenga una salida excesivamente agresiva o dominante para conducir de manera paralela al área y armar el disparo, su fútbol sí ha ido añadiendo registros de una forma bastante positiva para con su crecimiento, especialmente desde el pase, aunque todavía le falten por incorporar otros muchos que acaben de redondear su juego. El fútbol de Bryan es muy creativo e imaginativo, pues así es como realmente consigue ser diferencial con balón en situaciones de máxima complejidad.

Y desde esa naturaleza tan etérea, la misma que convierte en un reto de verdadera enjundia su descripción por cualquier analista, el andaluz tiene unas cuantas instantáneas con posturas corporales muy poco naturales en las que parece que va a partirse en cualquier momento, como la que encabeza este texto, pero en realidad solo es otra demostración de lo divertido y arriesgado que puede resultar su fútbol entre el huracán y los abismos que conforman el paso del tiempo. Bryan Gil es un jugador muy rápido y resistente en sus esfuerzos. Nunca se guarda nada, ni en la presión ni en el repliegue más posicional de su equipo, y esa voluntad tan activa para intervenir en muchas alturas y situaciones en todas las fases del juego de su equipo es, además de un claro ejemplo de compromiso y solidaridad con su equipo, una prueba de que su fútbol no ni será nunca un elemento finito. El juego de Bryan Gil se crea y se transforma, pero no puede destruirse porque, con los ojos cerrados, nos llevará con él hasta donde alcance la imaginación. Al sitio de nuestro recreo.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Bryan Gil
Edad: 20 años
Equipo: Eibar (cedido por el Sevilla)
País de nacimiento: España
Posición: Extremo

Cada lunes, el análisis de un joven talento en edad sub-23.

– 15 de marzo: Pedro Neto
– 8 de marzo: Jude Bellingham
– 1 de marzo: Jamal Musiala
– 22 de febrero: Matthew Hoppe
– 15 de febrero: Sergio Arribas
– 8 de febrero: Ozan Kabak
– 1 de febrero: Nicolò Rovella
– 25 de enero: Emile Smith Rowe
– 18 de enero: Ryan Gravenberch
– 11 de enero: Gianluca Frabotta
– 4 de enero: Curtis Jones
– 28 de diciembre: Wesley Fofana
– 21 de diciembre: Florian Wirtz
– 14 de diciembre: Illan Meslier
– 7 de diciembre: Jérémy Doku
– 30 de noviembre: Eberechi Eze
– 23 de noviembre: Darwin Núñez
– 16 de noviembre: Cristian Romero
– 9 de noviembre: Gianluca Scamacca
– 2 de noviembre: Rayan Aït-Nouri
– 26 de octubre: Giovanni Reyna
– 19 de octubre: Antony
– 12 de octubre: Matheus Cunha
– 5 de octubre: Tariq Lamptey
– 28 de septiembre: Dominik Szoboszlai
– 21 de septiembre: Marash Kumbulla
– 14 de septiembre: Adil Aouchiche

Foto de portada: Tomàs Martínez/MarcadorInt (Todos los derechos reservados).

Related posts

2 comments

Larga vida a los chupones juveniles. Creo que todos los cracks la pasan poco en sus inicios véase al Ansu o Vini de esta temporada o a los Messi o Cristiano de antes.

El regate es un arte que se va perdiendo y hay que recuperarlo. Espero que este chico nos de mucho.

Será interesante ver como encaja Lopetegui a Bryan en el primer equipo del Sevilla la próxima temporada, porque creo que no hay dudas de que está preparado. Excelente análisis Adri, me han encantado las referencias a ese fútbol de cuando éramos niños.

Deja un comentario

*