Tuchel puso el cebo y el Atlético cayó en la trampa

Tuchel ha construido un equipazo en tiempo récord. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd

El Chelsea no le dio opción al Atlético de Madrid en Stamford Bridge. Los de Thomas Tuchel fueron muy superiores en este segundo duelo de la eliminatoria de principio a fin y aunque es cierto que el cuadro rojiblanco volvió a sembrar ciertas dudas en el rival con su presión en los compases iniciales del encuentro, tal y como ya ocurrió en la ida, los londinenses supieron jugar con esa situación mucho mejor que hace tres semanas y consiguieron aprovechar las necesidades (y las debilidades, que en este tipo de escenarios, por las prisas y las circunstancias, suelen ir de la mano) del Atlético para darle la vuelta a un escenario en el que Timo Werner, Hakim Ziyech, Kai Havertz y N’Golo Kanté marcaron claramente su territorio. Cuatro futbolistas a los que el Atlético no supo cómo anular.

Contenido relacionado: Giroud da ventaja al Chelsea

Tuchel mantuvo desde el inicio el sistema de tres centrales, dos carrileros, dos pivotes en medio campo y dos mediapuntas por detrás del ‘9’ que tan bien le está funcionando desde su llegada al banquillo de Stamford Bridge. Sin Jorginho ni Mount, dos jugadores capitales dentro de su idea, ambos ausentes por acumulación de amonestaciones, el Chelsea volvió aceptar que el Atlético de Madrid presionase sus primeros pases con la clara intención de rasgar ese esfuerzo defensivo desde la atracción y la movilidad por detrás de los primeros acosadores. Con Azpilicueta, Zouma y Rüdiger en el centro de la defensa, organizados de derecha a izquierda, y James y Marcos Alonso, los carrileros, abiertos por fuera, el Chelsea entendió que el beneficio era muy superior al riesgo y por ello insistió una y otra vez en salir jugando por abajo con el balón controlado. Y la decisión fue todo un éxito. Diego Pablo Simeone regresó para este partido al 4-4-2 más clásico (o 4-4-1-1, según cómo se mire) con Llorente (derecha) y Carrasco (izquierda) como volantes, Koke y Saúl en medio campo y Luis Suárez y Joao Félix como futbolistas más adelantados. Y desde ese dibujo, el Atlético trató de incomodar (especialmente en los reinicios) la salida de balón en corto del Chelsea. Mientras que Luis Suárez saltaba sobre Zouma, central intermedio en la defensa de los blues, Llorente y Carrasco, desde fuera, encimaban sobre los centrales exteriores, Rüdiger y Azpilicueta, a fin de generar así una situación de igualdad numérica que Joao Félix, por detrás de Luis Suárez, debía completar con su presión sobre uno de los dos pivotes londineses (Kanté/Kovacic), al tiempo que Koke/Saúl trataba de morder sobre el pivote que no marcase el portugués. Sin embargo, el Chelsea acertó en su idea de atraer al Atlético a estas zonas, a pesar del enorme riesgo que esto conlleva, juntando pases en zonas estratégicas para después, con envíos verticales, encontrar liberados a Kanté y/o Kovacic, una vez había movido la presión de un lado a otro. Aquí empezó a ganar Tuchel.

Chelsea 2 (Ziyech 34′, Emerson 90′)
Atlético de Madrid 0

CHE vs ATM - Football tactics and formations

El Chelsea consiguió amortiguar el buen arranque del Atlético a través de estas salidas de presión que arriba, en campo rival, si no había espacio u oportunidad para acabar la jugada corriendo, se convertían en posesiones más largas y reposadas que obligaban al Atlético a bascular de un lado a otro persiguiendo sombras. En este aspecto, el cuadro de Thomas Tuchel demostró que tiene perfectamente trabajadas las triangulaciones en los dos costados (especialmente en el sector derecho) que le permiten generar ventajas desde la acumulación y la ocupación del espacio. De este modo, con Reece James muy abierto al costado, fijando fuera, y Ziyech/Havertz (intercabiaron mucho sus posiciones durante todo el encuentro) atrayendo dentro, la aparición de un tercer futbolista en el sector, ya sea uno de los dos pivotes (Kanté/Kovacic) o el central exterior (Azpilicueta), que generalmente entra en la acción para arrastrar a uno o varios defensores desde su desmarque (sin balón), acabó por asentar al Chelsea en dos zonas estratégicas dentro de su plan, y evidentemente también del desarrollo del encuentro: los picos del área. Un lugar clave para Tuchel.

El Chelsea consiguió adelantarse en el encuentro con una gran carrera al espacio que Havertz, Werner y Ziyech, los tres completamente liberados, guiaron y finalizaron en la portería de Jan Oblak. Los tres futbolistas fueron una tortura para el posicionamiento defensivo del Atlético de Madrid en bloque bajo. Con Havertz y Ziyech intercambiando constantemente sus perfiles en campo rival, yendo y viniendo, acercándose y alejándose del balón, flotando entre líneas y situándose entre intervalos para anular el repliegue medio-bajo del Atlético. El cuadro rojiblanco reaccionó al gol encajado, pues consiguió pisar el área en un par de ocasiones ya por debajo en el marcador, pero sus acciones no acabaron de traducirse en peligro y con todo, como era de prever, Simeone empezó a agitar el árbol ya en el descanso. Primero fue Hermoso por Lodi, manteniendo el 4-4-2 de la primera mitad pero situando al ex del RCD Espanyol como lateral; después se produjo la sustitución de Dembélé por Carrasco, la cual llevó a Saúl a jugar mucho más cerca de la banda (para después convertirse en carrilero); más tarde, la de Correa por Luis Suárez, que seguramente fue la menos populista de todas las que realizó Simeone, y, para acabar, la entrada de Lemar por Trippier, con lo cual, Marcos Llorente acabó el partido como carrilero por derecha.

Hakim Ziyech fue el autor del primer tanto del encuentro en un contragolpe. Foto: Focus Images/Focus Images Ltd
Hakim Ziyech fue el autor del primer tanto del encuentro en una contra. Foto: Focus Images/Focus Images Ltd

Lo cierto es que los cambios no le garantizaron al Atlético el efecto deseado. El equipo siguió igual de espeso en sus circulaciones, lejos de la portería defendida por Mendy, y en esas empezó a emerger claramente la figura de un Kanté que fue, con total rotundidad, el nombre propio de la segunda parte. El futbolista francés sigue estando enormemente infravalorado en el fútbol continental. Kanté vive con un cartel colgado del cuello que tiene más de topicazo que otra cosa, y por esa razón cada vez que se saca de la manga un pase, un control o una conducción, gestos técnicos que lució repetidamente en los segundos 45’, aún hay quien se lleva las manos a la cabeza. Kanté es más que un centrocampista recuperador, como volvió a quedar demostrado anoche ante el Atlético de Madrid, pero lo más difícil de explicar para quien se (re)encontrase con él, sin duda, es que desde la llegada de Tuchel está siendo suplente. Ahora, este análisis no puede darse por cerrado sin antes comentar la valentía que volvió a exhibir Joao Félix en una noche grande, y ya lleva unas cuantas en esta competición (entre el partido ante el RB Leipzig de la temporada pasada o la fase de grupos del presente curso), para liderar por puro talento y convicción a un Atlético que ayer no se sintió cómodo en ningún momento. Hay quien dirá con los datos en la mano que la temporada pasada y esta, ante el Leipzig y el Chelsea, Joao ha aparecido pero el Atlético ha quedado eliminado. Sin embargo, cargar las tintas contra un joven (pues Joao Félix, por si se nos olvida, sigue teniendo 21 años) que se reivindica de esta forma, a pesar de las circunstancias y de su propio equipo, sería reducir al mínimo un análisis que puede empezar a explicarse desde la portería del Chelsea. Porque el Atlético de Madrid, por momentos, ha jugado muy cerca de esta, pero en realidad se ha quedado muy lejos.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Russell Hart/Focus Images Ltd.

Related posts

6 comments

Mis favoritos antes del sorteo:
1.- PSG
2.- Bayern
3.- Liverpool
4.- Chelsea
5.- Madrid
6.- City
7.- Dortmund
8.- Porto

Tras muchos años viendo al Atlético puedo afrimar que lo que más me chirría viéndoles jugar son los partidos en los que no roban. Ayer simplemente, como en algún que otro partido esta temporada, apenas robaron balones. En presión alta en rombo del Atleti, el Chelsea ya sea con tercer hombre o Kovacic salía sin pérdida. El bloque medio en 4-2-3-1 no sirvió para nada, salían fácil por bandas. Y luego ya replegado estás muy lejos para lo que es este Atlético.

Simeone se lo jugó todo a no encajar gol en la ida (para jugar con el valor doble marcando en el Bridge) y le salió mal. No digo que sea el favorito, pero que nadie menosprecie al Chelsea, porque como ya es mas que sabido tiene un equipazo, pero ahora también tiene entrenador especialmente para las grandes noches.

Durante el partido, concretamente en la segunda parte, se podía escuchar al Cholo gritar a sus jugadores que no se saliesen del partido. Pero no se si el que se salió del partido fue él, no cargo contra Simeone ya que en este segundo año de proyecto está primero de liga y ha caído contra un muy buen equipo en construcción como es el Chelsea. Para mi el Atlético salió a jugar el partido que tenía que jugar, ir arriba e intentar meter un gol rápido que igualase la eliminatoria. Pero no se si el Atlético tendría que haber salido con el 5-3-2/5-4-1 que viene usando habitualmente para intentar igualar las marcas en la presión ya que el Chelsea las superaba con relativa facilidad, pero es cierto que también juega un rival, y ésto fue merito de los de Tuchel. Mi argumento precisamente está en los segundos 45 minutos, donde el Cholo cambio jugadores y de esquemas muy rápidamente. Primero sacando a Hermoso para volver a una defensa de 3, luego quitando a Tripier para meter a M.Llorente de carrilero… .
Aún así creo que hay que mirar el lado positivo y es que el Cholo ha encontrado un sistema que potencia a gran parte de sus jugadores y tiene a un joven que puede dar mucho juego.

Gran crónica. 🙂

Y un apunte: sin quitarle mérito a Joao Felix, creo que somos demasiado benévolos en la valoración. Hizo un buen partido, sí, y es cierto que no era un contexto sencillo para él, pero, en mi opinión, su impacto sobre el partido no fue tan grande. No tuvo un efecto tan considerable sobre el sistema nervioso del Chelsea, como el que se puede imaginar al leer determinados elogios (como los de su propio entrenador -aunque quizá van más orientados a que coja confianza que a otra cosa-). (Por aclarar: no me refiero a esta crónica en sí, que me ha gustado mucho).

O igual yo soy demasiado exigente, al compararlo inevitablemente con gente como Mbappe (un año mayor) o Haaland (un año menor). Porque en cuanto a talento puro, Joao Felix puede estar al nivel de los anteriores, pero su rendimiento actual e impacto en los partidos es todavía muy inferior. Así que igual es que soy demasiado exigente, pero yo creo que Joao Félix insinúa más de las soluciones que en la práctica está aportando al Atlético de Madrid.

El problema es que los equipos españoles no saben presionar. Desconocen cómo se juega al fútbol moderno. El Chelsea era un equipo organizado. El Atlético no se sabe a lo que juega. Simeone está ya un poco pasadito. Parece que no se pone al día.

Deja un comentario

*