En el mejor momento posible

ferran-torres  España sub19 Marcadorint/TM23

España necesitaba ganar a Alemania para meterse en la fase final de la UEFA Nations League, y goleó convenciendo en una de las mejores actuaciones de la selección en los últimos años. El mejor partido de la España de Luis Enrique ha llegado seguramente en el momento y ante el rival más inesperado. Nadie antes le había clavado seis goles a Alemania en un mismo partido, y anoche lo hizo España en La Cartuja en una goleada que ya forma parte de la historia de ambas selecciones. España fue tremendamente superior a Alemania en todo momento. De principio a fin, el partido se jugó a lo que quiso España. El dominio fue absoluto, apabullante e ininterrumpido. Se adelantó muy pronto la selección española en una acción a balón parado que Álvaro Morata, muy activo desde el arranque, remató en el segundo palo de la portería de Manuel Neuer, y Mikel Oyarzabal, que entró en la recta final del partido, acabó redondeando con el sexto una exhibición que, debidamente contextualizada, entendiendo dónde y en qué momento se encuentra ahora mismo la selección (a siete meses de la próximo Eurocopa), debería servir, por lo pronto, como el inicio de una etapa que, mejor tarde que nunca, todavía está por escribirse.

Luis Enrique salió de inicio con su habitual 4-3-3 en el que Canales (izquierda) y Koke (derecha) eran los dos interiores por delante de Rodrigo como pivote. España no salió contemplativa sino que desde un primer momento trató de adueñarse de la posesión, del espacio y del escenario, que son tres cosas que no siempre no van de la mano. Con un Morata enchufadísimo en la línea más avanzada del sistema, muy activo a la hora de ofrecerse en el desmarque de apoyo y dibujar líneas de pase por delante del balón, España dejó clara su intención de salir, progresar y atacar de manera unidireccional en la primera mitad. El dinamismo de la selección fue muy alto desde el principio. Con Canales, interior izquierdo, más cerca de la base para garantizarle una opción de pase cómoda y segura a Rodrigo, y Koke, interior derecho, algo más abierto y alzado en el perfil opuesto, Morata se ocupó de darle la profundidad necesaria a España dentro del carril central para, tras recibir, darse la vuelta y/o descargar el balón hacia la posición de los extremos. Dani Olmo, en izquierda, y Ferran Torres, como en su etapa en el Valencia, en la derecha.

Sergio Ramos se retiró lesionado poco antes del descanso. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd
Sergio Ramos se retiró lesionado poco antes de llegar al descanso. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Canales se marchó lesionado al poco de empezar, antes incluso de que la selección se adelantase en el marcador, y Luis Enrique decidió sustituirlo por Fabián Ruiz, con todo lo que esto supone. Fabián entró al partido por izquierda, desde donde había iniciado Canales, pero sus movimientos fueron mucho más agresivos y profundos que los del cántabro. Fabián es un futbolista que necesita recibir por delante de la línea del balón, como hace normalmente en el Nápoles, y ahí se situó desde su entrada al campo: con el objetivo de recibir dentro del intervalo interior-volante de Alemania, que, en líneas generales, sufrió una barbaridad ante el ritmo, la fluidez y la movilidad con la que atacó España con el balón. Prueba de lo bien posicionada que estuvo la selección española desde ese tramo inicial de la noche fue la cantidad y la calidad de los pases que Rodrigo dio hacia delante con su pie derecho. Uno de ellos, bastante ilustrativo de todo esto que comentamos, sirvió para activar precisamente una de esas recepciones entre líneas de Fabián Ruiz; otro, apenas unos minutos más tarde, consiguió habilitar una carrera al espacio de Ferran, que acribilló a su par, Philipp Max, el futbolista del PSV, con sus desmarques hacia el área de Manuel Neuer. España dominó con balón sin necesidad de atacar a Alemania en un escenario completamente posicional; lo hizo corriendo, acelerando donde debía hacerlo y llegando al último tramo con bastante claridad en cuanto a tiempo y espacio para definir.

La actuación de Alemania fue tan pobre como exquisita fue la de España. El cuadro de Joachim Löw, que arrancó el partido en un 4-3-3 que en fase defensiva era un claro 4-1-4-1, con Gündogan de pivote, Goretzka en el interior derecho y Kroos en el interior izquierdo, además de Sané y Werner en los extremos y Gnabry como único delantero, no encontró el modo de controlar, contrarrestar o al menos embarrar las posesiones tan dinámicas y verticales de los de Luis Enrique. En este escenario, como antes ya lo hemos destacado, el partido de Morata fue verdaderamente diferencial para martillar una zona de difícil control para el juego de encajes desde el que quiso defender Alemania. La simetría entre los dos sistemas le permitía a la Mannschaft emparejar directamente a su trío de centrocampistas con los tres futbolistas de España en medio campo, pero esto, por sí solo, no le reportó beneficio alguno a la defensa en zona media de Alemania. En esas, como cuchillo en mantequilla, apareció Morata para ofrecerse continuamente con sus desmarques de apoyo para darle a la selección una cuantía de metros interesante para progresar de manera directa, sencilla y bastante eficaz en campo contrario. Tras recibir en una zona únicamente vigilada por Gündogan, y consiguiendo de esta forma mover a al menos uno de los dos centrales con sus continuos movimientos hacia el poseedor de la selección, el plan de Luis Enriquie tenía previsto que Morata activase a continuación los repetidos desmarques de Ferran Torres y Dani Olmo al espacio desde los dos costados.

José Luis Gayá fue uno de los mejores en el partido de España. Foto: MarcadorInt (Todos los derechos reservados)
Gayá fue uno de los mejores en el partido de España. Foto: MarcadorInt (Todos los derechos reservados)

Ferran Torres es un cañón para esta selección española. Con Guardiola, en el Etihad Stadium, Ferran está aprendiendo a jugar con soltura como delantero del sistema del Manchester City, y lo cierto es que no se le está dando mal. El secreto de su rápida y eficaz adaptación a esta nueva demarcación está en que, como el propio Ferran Torres reconoció el otro día en una entrevista publicada en el diario El País, está consiguiendo emular sus movimientos de extremo clásico a pierna natural en la posición de ‘9’, y en el área, a la hora de rematar, se está mostrando especialmente fino y acertado. Unas acciones que Ferran Torres tiene muy interiorizadas en su juego, desde el desmarque a la posición que adopta para proteger el balón en carrera, que ayer, en el caso que nos compete en este análisis, resultaron verdaderamente diferenciales para girar, superar y rajar a Alemania en el último tercio, esta vez sí, jugando nuevamente como extremo derecho. España atacaba bien y defendía aún mejor con una presión tras pérdida muy eficaz (por el resultado) y eficiente (por el desgaste) que privó a Alemania de poder salir rápidamente en transición. Los segundos 45’ se jugaron en su campo.

El partido dejó otros muchos nombres propios que obviamente también merecen su espacio en este texto. Koke Resurrección completó sus mejores 90’ con España en muchísimo tiempo, por no decir que fueron los mejores desde que es internacional absoluto. España jugó en todo momento al compás de Koke. Y este respondió con una exhibición de bandera en una situación verdaderamente trascendental en el partido, y, en consecuencia, también en el resultado: superando la presión (muy desacompasada) de Alemania. Gayá fue otro que estuvo de matrícula de honor. Muy profundo en todo momento para acompañar los ataques de la selección, desbordar y dar amplitud en el campo contrario, la profundidad, la energía y la determinación del valenciano con la pelota fue otro de los motivos que, como perfectamente se pudo apreciar en el tanto de Oyarzabal, explican el altísimo nivel mostrado por la selección. Sin olvidarnos, por supuesto, de un jugador que ya hemos mencionado anteriormente pero que también merece su aparte dentro del análisis. Fabián Ruiz, que empezó el partido como interior tras la sustitución de Canales, acabó atacando en el segundo tiempo como si se tratase de un extremo al uso en el último tercio. El futbolista sevillano entendió a la perfección los movimientos de Morata un escalón por debajo, y al igual que hizo Ferran Torres en el perfil derecho, Fabián estiró a la selección española con mucho veneno en todas sus decisiones. España superó en todo a Alemania, incluido el juego aéreo, curiosamente, diez años después del gol de Carles Puyol en Sudáfrica, y la goleada, por inesperada, ha llegado en el mejor momento para España, que ya no volverá a jugar hasta marzo, a las puertas de la gran cita. Esta actuación, para aquel entonces, debería servir como base de un discurso que ha comenzado de la mejor forma.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Tomàs Martinez/MarcadorInt (Todos los derechos reservados)

Related posts

7 comments

Creo que este partido ha demostrado no tanto que España contra las grandes selecciones se crece, sino que contra selecciones que no juegan a encerrarse en su campo y cazar contragolpes España puede ser tremendamente dominante, sobre todo cuando puede ejercer una presión adelantada potente como la de ayer. Aún dejando de lado que Alemania tuvo grandes problemas en defensa, muy perdida todo el partido.

En cambio contra equipos que se encierran atrás con dos líneas muy juntas y sin dejar espacios sufre una barbáridad, y no sé si tenemos ahora mismo a ese tipo de jugador capaz de filtrar pases entre líneas que puedan abrir esas defensas tan pobladas. Y es un perfil clave sobre todo en las fases de grupos en Euros y Mundiales, como ya vimos en todos los partidos menos en el de Portugal, que era un equipo más abierto

Más que jugadores capaces “de filtrar pases entre líneas que puedan abrir esas defensas tan pobladas”, futbolistas con desborde en situaciones de uno para uno, que es lo que suelen demandar ese tipo de escenarios.

Qué gestión de carrera fantástica está haciendo Dani Olmo! Quien lo hubiera dicho cuando dejo el Barcelona para jugar en Croacia con 16 años.

Y con España empieza a ganar continuidad por izquierda.

¿Dónde os gusta más a vosotros? ¿En qué carril?

Grandísimo artículo. Coincido y suscribo cada palabra. Destacar, igualmente, como Pau Torres y Eric García demostraron un atrevimiento infinito adelantando líneas y yendo sin miedo por los curtidos delanteros de Alemania. Muchos jugadores, como Sergi Roberto, Koke, Morata o el mismo Gayá, han cuajado su mejor partido siendo piezas que ya llevan varios años encajadas en la selección.

¡Muchas gracias, Víctor! 😀

Pau está encajando cada vez mejor al lado de Sergio Ramos, aunque esto obligue a Ramos a jugar en su perfil menos habitual, y esto es una magnífica noticia para la selección.

Perfil menos habitual pero que en realidad es su perfil “natural”. Es curioso porque cada vez que Ramos juega como central derecho se comenta la circunstancia como si fuera un hándicap. No recuerdo ningún otro caso en el que ocurra.

Deja un comentario

*