Richarlison y Calvert-Lewin para Ancelotti

Richarlison of Everton celebrates with Theo Walcott and Cenk Tosun scoring the second goal against Southampton during the Premier League match at Goodison Park, Liverpool.

Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072

18/08/2018

Carlo Ancelotti no tenía la necesidad (deportiva) de embarcarse en un reto como el del Everton. El italiano, a sus 61 años recién cumplidos, puede presumir de ser uno de los técnicos más laureados de este deporte. Acumula 20 títulos con seis equipos diferentes, entre Champions, Supercopa de Europa, Premier, Bundesliga, Serie A o Ligue 1, pero el reto del Everton, donde aterrizó al poco de dejar el banquillo de San Paolo, es muy distinto. Carletto, que saboreó las mieles del éxito en Madrid, Múnich, París, Milán, Londres y Turín, nunca antes había asumido un desafío (desde la posición deportiva y económica que tiene el Everton en la Premier y en Europa) de tales dimensiones. Además de un brillante estratega, Carlo Ancelotti siempre ha sido un magnífico gestor de vestuarios del primer nivel europeo, pero el Everton es, de largo, el equipo menos dotado (en cuanto a calidad técnica se refiere) de todos los que ha dirigido hasta el momento en su carrera.

Ancelotti cogió al Everton a mediados de diciembre mucho más cerca del descenso que de Europa. Era 15º, con 19 puntos en 18 jornadas, apenas cuatro puntos por encima de la quema y nueve por debajo de la quinta plaza. Y actualmente es 12º, en la zona tranquila, consciente de que la temporada que viene no jugará en Europa pero lejos de cualquier fantasma en estas cuatro últimas jornadas. A pesar del empate a cero que consiguió rascarle al Liverpool en la primera jornada tras el confinamiento, al Everton de Ancelotti le está costando ser regular en este último tramo del curso. Pero lo llamativo no está siendo el qué, sino el cómo y sus porqués. Los equipos de Carletto, por lo general, siempre se han caracterizado por ser verticales y dinámicos. Cierto es que en todos siempre ha dispuesto de futbolistas con un nivel técnico muy destacado, así que no por casualidad el Everton 2019/20 es el equipo con el índice de posesión más bajo en la reciente trayectoria del italiano. Algo que, por un lado, habla bien de la adaptabilidad de Ancelotti para ser, como de costumbre, consecuente con lo que tiene, y, por otro, refleja las debilidades, las amenazas, las fortalezas y las oportunidades de una plantilla lejos del potencial TOP-6 inglés.

Everton - Football tactics and formations

El Everton se ha acostumbrado esta temporada a tener menos tiempo el balón que su rival. Con un 48,81% de posesión media por partido, el Everton de Ancelotti, ordenado en un 4-4-2 (que rara vez ha mudado a 3-4-3), se caracteriza por ser un equipo que hace de la zona intermedia la base de su sistema. Este Everton no saca gran partido de su presión adelantada, como consecuencia de la forma en que ataca, sino que su mayor fortaleza defensiva radica en la acumulación de futbolistas unos metros por delante del área. El Everton no presenta una individualidad atrás especialmente destacable, y de ahí que el equipo proteja a sus centrales con el compromiso de todo el bloque. Los dos puntas son los primeros defensas en este Everton. Achuchando con ambos la recepción interior del pivote y/o centrocampistas del equipo rival, igualando en muchas ocasiones el número de futbolistas con el equipo contrario (dos delanteros, en este caso, ante dos medios), o incomodando desde vigilancias más intermedias en situaciones de inferioridad numérica (si el rival sale con el pivote entre los centrales), soltando de manera organizada a sus extremos para apretar la recepción de su par más cercano, el Everton es un equipo bastante proactivo en su fase defensiva: puesto que no espera sino que pretende dirigir el juego rival.

Precisamente eso consiguió hacerle al Leicester hace unas jornadas, impidiendo que los de Rodgers pudiesen progresar por dentro con naturalidad pasando por su medio centro (Ndidi), asfixiando hasta mermar su posesión cerca de la banda, y el resultado, aceptando la inferioridad (técnica) que le corresponde, fue un éxito. El Everton es lo que es y da para lo que da, pero la idea de Ancelotti es, ante todo, muy coherente. En el fútbol, y más con los tiempos que corren, se puede llevar la iniciativa de diferentes formas y maneras, y Carletto ha optado porque su equipo sea proactivo sin necesidad de tener el balón. Dirigiendo, como decíamos, la circulación rival a las zonas donde puede provocar el fallo para después transitar al espacio, el Everton de Carletto se apoya principalmente en sus dos delanteros, sus dos mejores futbolistas, para llegar a buen puerto. Y ese entendimiento entre Richarlison y Calvert-Lewin, dentro y fuera del área rival, hace el resto.

Temporada 2019/20 (Everton): 

Richarlison: 14 goles y 3 asistencias en 39 partidos

Calvert-Lewin: 15 goles y una asistencia en 39 partidos

Pese a todo, actualmente en la Premier hay pocas parejas que se entiendan tanto y tan bien como los dos delanteros del Everton. Richarlison y Calvert-Lewin, los dos puntas de Ancelotti en su sistema 4-4-2, representan un dúo bastante complementario. Por forma y fondo. Ambos comparten todo el ancho por delante del balón cuando el equipo reinicia sus jugadas desde la defensa, pero jamás se pisan entre sí. Ancelotti tiene bien orquestado que cuando va al apoyo, el otro debe fijar y/o amenazar al espacio por delante, y que cuando uno cae a un costado, el otro debe adueñarse inmediatamente del carril central alejándose del balón para acercarse al remate. Una serie de automatismos que Richarlison y Calvert-Lewin ejecutan de memoria en incontables ocasiones por encuentro, y que son la principal opción de progreso del Everton en campo contrario. Al pie o por alto, dentro o fuera.

Carlo Ancelotti fichó por el Everton en diciembre de 2019. Foto: Antonio Polia/Focus Images Ltd
Carlo Ancelotti fichó por el Everton en diciembre de 2019. Foto: Antonio Polia/Focus Images Ltd

Tanto Richarlison como Calvert-Lewin son futbolistas con recursos para respirar lejos del área. Mientras que el primero destaca por su velocidad y su habilidad para dirigir las devoluciones en múltiples direcciones con el interior de su pie derecho, algo clave para darle continuidad al equipo por delante de la pelota, el juego aéreo del segundo representa un recurso muy recurrente en el día a día del Everton. Tal es así que Dominic Calvert-Lewin es el tercer futbolista de la Premier 2019/20 con más duelos aéreos completados, solo por detrás de Deeney (Watford) y Haller (West Ham). Algo que habla a las claras de la forma en que progresa naturalmente el equipo. Desde el posicionamiento medio-bajo en el que se organiza el bloque cuando no tiene el balón, el sistema de Ancelotti tiene muy interiorizados esos envíos verticales y directos hacia sus dos delanteros, a fin de evitar riesgos por la calidad individual de sus primeros pasadores y el escaso margen que ha dispuesto para trabajar tácticamente con el equipo (teniendo en cuenta el parón).

De hecho, el socio más directo de estos dos es Lucas Digne. El lateral izquierdo del Everton siempre ha destacado más por su motor que por su habilidad en el espacio reducido, pero compensa ese déficit creativo con una habilidad bastante desarrollada para poner el centro al área desde prácticamente cualquier altura (e incluso con el balón en carrera) en la banda. Su constante amplitud y profundidad, atacando siempre muy abierto para, precisamente, darse a sí mismo ese tiempo y espacio que su pie izquierdo necesita, es de las pocas situaciones en el juego que lleva a los puntas a atacar el área en igualdad de condiciones. Por el momento, a la espera de que llegue el verano y pueda confeccionar la plantilla a su gusto y viajar en pretemporada con los chicos, Ancelotti está siendo bastante reservado. Lo fue también en Nápoles, en más de una ocasión, aunque aprovechando el tiempo y respetando los recursos que tenía a su alcance, pero por el momento si algo puede decirse del paso de Carletto por Goodison Park es que está siendo verdaderamente consecuente con lo que tiene, en realidad no hay mucha más cerca que la que arde.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de Portada: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*