Sandro Tonali en el Milan de Stefano Pioli

Tonali. Foto: MarcadorInt.

Algo ha cambiado en San Siro. El AC Milan ha cerrado el fichaje de Sandro Tonali, uno de los mediocentros más prometedores del fútbol europeo, apenas unos días después de anunciar la incorporación (cedido) de Brahim Díaz, procedente del Real Madrid, y tras haber renovado a su actual técnico, Stefano Pioli, hace poco más de mes y medio. El cuadro rossonero parece haber entendido que el mejor camino para recuperar su sitio es a través de un proceso, dándole tiempo, espacio y recursos al mismo, y no a partir de superfluos y volátiles proyectos que lo único que han conseguido estos años es ahondar el pozo en el que lleva bastante tiempo inmerso el siete veces campeón de Europa.

Futbolística y económicamente, el Milan vuelve a ser lugar de interés para el talento joven. Y no hay mejor indicativo que ese. A lo largo de estos años, con el equipo muy lejos del lugar que se había labrado a partir de su exitosa historia, San Siro se había convertido en un escenario ciertamente peligroso para cualquier futbolista. Y más para los menos experimentados. Lo mejor para aquellos futbolistas jóvenes que buscaban en Milán una oportunidad para ganarse la confianza de su club de origen, o incluso un escaparate para resarcirse y volver a ponerse en el candelero, es que el Milan siempre será el Milan, pero por otro lado en los últimos años este Milan ha arrastrado (casi) todo consigo.

Todo hace indicar que Stefano Pioli deberá romper el doble pivote Kessié-Bennacer. Foto: Stefano Gnech/Focus Images Ltd
Todo hace indicar que Stefano Pioli deberá romper el doble pivote Kessié-Bennacer. Foto: Stefano Gnech/Focus Images Ltd

Tras el confinamiento ya analizamos en su día que Stefano Pioli había conseguido algo vital en la reconstrucción del equipo: darle una identidad en todos los ámbitos. El AC Milan del último tramo de la temporada pasada era un equipo con las ideas claras. Era un equipo reconocible, en forma y fondo. Y no todos los entrenadores que ha tenido el club en los últimos años pueden presumir de haberlo conseguido. El Milan acabó el curso sin ser un equipo brillante. Ni siquiera era el más completo de la Serie A 19/20. Pero las dos o tres cosas que aprendió a hacer en su pizarra, las sabía hacer muy bien. Y ese camino, que le llevó a acabar la temporada en puestos de UEFA Europa League, es el que ahora deberá retomar el equipo con una de esas incorporaciones que, de lo buenas que son, ayudan a asentar mecanismos y abren la posibilidad a otros nuevos, potencialmente mejores.

Contenido relacionado: Razones para volver a creer en el Milan

Para el Milan, la llegada de Sandro Tonali es un golpe encima de la mesa. Primero, porque le ha levantado el fichaje a su eterno rival, el Inter, que desde hace meses parecía el mejor posicionado para hacerse con el centrocampista del Brescia. Y después porque en la férrea tiranía bianconera en la que vive el Calcio que uno de los mayores talentos potenciales del país elija otro equipo que no es la Juventus es bueno para todos menos para la propia Juventus. Sandro Tonali jugará en el Milan de Brahim, Theo, Rebic o Ibrahimovic, que también es el de Bennacer y Kessié. Y por ahí precisamente emerge la pregunta más repetida tras su fichaje: ¿qué va a ocurrir con el doble pivote de Pioli?

Sandro Tonali fue convocado con la absoluta estando en Segunda División con el Brescia. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados)
Sandro Tonali fue convocado con la absoluta estando en Segunda División con el Brescia. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados)

Tonali no tiene nada que ver con Bennacer y Kessié. Para bien y para mal, porque aún hay muchas aristas en el juego del joven centrocampista italiano. Y por tanto, no sería de extrañar que Pioli redibujase el esquema para jugar con los tres al mismo tiempo. Sobre todo porque los tres podrían ser perfectamente complementarios. Sandro Tonali es ante todo un organizador del juego; algo de lo que ha carecido esta temporada el Milan, y que, por consiguiente, se han repartido Bennacer y Kessié en el 4-2-3-1. La comparación con Andrea Pirlo sale sola. No se trata solo de una cuestión de cabellera, sino que Tonali algunas cosas similares a las del otrora centrocampista de la Azzurra.

Tonali también es diestro. Y tiene un buen golpeo de balón, tanto en el cambio de orientación (el cual, gestualmente, nunca le implica un gran esfuerzo), como en los disparos a puerta, incluido, por supuesto, el balón parado. Pero hasta ahí. La comparación no tiene mucho más fundamento. Tonali es un centrocampista organizado con balón. Recibe abajo, generalmente cerca de los centrales, conduce unos metros, atrae la primera línea de presión (ya que en Italia, habitualmente, como ya hemos destacado otras veces en otros textos, no se presiona tan arriba como en España o en Inglaterra), divide y activa al compañero libre. Aunque esto, sobre el papel, podría chocar con la naturaleza de Bennacer, otro centrocampista que como más cómodo se encuentra jugando es por detrás de la pelota. Sin embargo, lo más curioso de todo es que el propio Tonali ha reconocido en más de una ocasión que siempre se ha fijado mucho en Gennaro Gattuso. Quizá por ello sea un futbolista bastante agresivo en la recuperación. Si cuando el equipo ataca él protege su zona, permitiendo de esta forma que sean otros los que se incorporen al último tercio, tras pérdida es un jugador que basa su principal fortaleza defensiva en el achique. Mete la pierna cuando el rival recibe entre líneas cerca de su radar, encimando con el cuerpo y evitando que se gire, ya que él no es especialmente rápido en ese tipo de situaciones con cambio de ritmo, y en el Brescia se ha visto bastante exigido en este sentido debiendo realiza coberturas muy largas. Pero su gran debe sin balón está en fases más posicionales, y más concretamente a su espalda.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Es curioso porque si con la pelota en los pies Tonali puede ayudar al Milan a ser un equipo más dominador desde la posesión, a la espera de saber cuáles son los planes del club en el mercado y de Pioli en su pizarra con Kessié y Bennacer, ya que nada es descartable con un mes más de fichajes por su delante, sus propias imperfecciones, por otro lado, también pueden ser de gran ayuda para acabar de amoldar y afianzar una serie de automatismos que, con la pelota pero también sin ella, en todas las fases, fueron causa y a la vez consecuencia del buen tramo final del Milan la temporada pasada.

Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados)

Related posts

Deja un comentario

*