El Hertha quiere ser la gran revelación

Bruno Labbadia es el técnico del Hertha Berín esta temporada. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

El Hertha Berlín de Bruno Labbadia es uno de esos equipos a los que no hay que perder de vista esta temporada. El cuadro capitalino ya dejó en el último tramo del curso pasado un buen sabor de boca, pese a no acabar de encadenar una dinámica positiva de resultados tras el confinamiento, y en esta se espera que esas sensaciones se vean reflejadas en la clasificación final de la Bundesliga. Varios de nuestros redactores se animaron a pronosticar que el Hertha Berlín acabará la nueva temporada en puestos europeos, y ese debe ser el deseo de Lars Windhorst, el empresario que hace algo más de un año adquirió el 37,5% de las acciones del club berlinés. Siete de los diez fichajes más caros del Hertha en toda su historia se han producido desde su aterrizaje en las oficinas generales del club. Más de 100 millones de euros invertidos en nombres como el de Lucas Tousart, Krzysztof Piatek, Dodi Lukebakio o Matheus Cunha, a los que se les ha otorgado la responsabilidad de asentar a todo un histórico del fútbol alemán, que solo en la última década ha descendido dos veces, en la zona noble de la Bundesliga.

El Hertha lleva tres temporadas consecutivas acabando en mitad de tabla. En poco más de un año, desde la llegada del poderoso inversor alemán, hasta cuatro entrenadores han pasado por el banquillo del Olímpico de Berlín. Ante Covic, el técnico que estaba en el cargo cuando Windhorst adquirió el paquete accionarial, fue despedido a los pocos meses, en noviembre de 2019, tras cosechar derrotas especialmente dolorosas para la entidad, como en el derbi ante el Unión, y su puesto fue ocupado por un viejo conocido para todos, Jürgen Klinsmann, que en cambio tampoco mejoró los resultados de Covic. Alexander Nouri estuvo de febrero a abril, tiempo para dirigir nada más que cuatro partidos del Hertha a causa del confinamiento, y a principios de ese mismo mes de abril, con el fútbol aún parado, Bruno Labbadia fue el elegido para tomar las riendas del equipo berlinés.

El proyecto del Hertha Berlín es muy ambicioso. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd
El proyecto del Hertha Berlín es muy ambicioso. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Labbadia apostó desde su llegada por un fútbol asociativo y bastante vertical. Cierto es que al equipo le costó asentar una regularidad en sus resultados de mayo a junio, que fue cuando se recuperó el tramo final de liga, pero al equipo le sentó bien el cambio en todos los sentidos: táctica, y por supuesto también emocionalmente. Desde entonces, ha tenido más de dos meses y medio para preparar el nuevo curso. Y a los nombres anteriormente destacados se han sumado los de Jhon Córdoba y Alexander Schwolow, delantero y guardameta, procedentes de Colonia y Friburgo, respectivamente, además de Deyovaisio Zeefuik (FC Groningen), un lateral derecho, y la incorporación definitiva de Tousart, que fue firmado en enero, pero cedido hasta final de temporada (o mejor dicho, hasta la suspensión de la Ligue 1 el pasado mes de marzo) en el Olympique de Lyon.

Contenido relacionado: Bundesliga 2020-21: pronósticos de MarcadorInt

Con todos estos datos sobre la mesa, podemos empezar a analizar al Hertha de Bruno Labbadia como un equipo proactivo en el uso que hace del balón. Esto no quiere decir que sea un equipo que habitualmente tenga altos índices de posesión, pues lo normal es verlo alternar (adaptándose al rival, al escenario y en definitiva a las circunstancias) cuotas más altas, como ante el Werder Bremen (56%), por no tener que remontarnos demasiados meses en el tiempo, con porcentajes más bajos y/o divididos, como en la última jornada de la temporada pasada en el estadio del Borussia Mönchengladbach (con un 45%).

Lucas Tousart es uno de los grandes fichajes de este Hertha Berlín. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).
Lucas Tousart es uno de los grandes fichajes de este Hertha Berlín. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Es decir, la estadística de la posesión no es un dato concluyente en la radiografía del Hertha, ni tampoco sigue un denominador común. Porque ante el Eintrach Frankfurt, por ejemplo, el pasado 13 de junio, en la recta final de la temporada pasada, el Hertha cayó aplastado en su propio campo por un gol a cuatro y aquella tarde ni siquiera llegó a superar el 40% de posesión. Otra peculiaridad que nos ayuda a seguir dibujando qué y cómo es realmente el Hertha de Bruno Labbadia. Un equipo que quiere y necesita el balón para atacar, pero que no ha hecho de la posesión la piedra angular de su sistema táctico.

El equipo, bajo la tutela del técnico alemán, aún se encuentra en una etapa alfa de lo que seguramente querrá ser con el paso del tiempo. En la búsqueda de las sinergias y los automatismos que dan forma y fondo a todos los sistemas, este Hertha Berlín aún está incorporando mecanismos y herramientas que le lleven a dar con la tecla para entrar así el siguiente paso, la fase beta, en la que, entonces sí, estará en mejor disposición de eliminar errores y limar asperezas; como, por ejemplo, la defensa del costado izquierdo: una auténtica autopista ante el Werder Bremen en la jornada inaugural, y que, en el fondo, es consecuencia de una distribución (con balón) que poco a poco se debería ir entonando con el paso de las jornadas; en cuanto Bruno Labbadia acabe de engrasar tácticamente los movimientos que faciliten la correlación entre las piezas dentro de su 4-4-2/4-2-3-1.

Bruno Labbadia está dándole bastante libertad ofensiva a todos sus futbolistas. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd
Bruno Labbadia está dándole bastante libertad ofensiva a todos sus futbolistas. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd

Una cosa parece bastante clara en la pizarra del alemán. Su Hertha se crea y se junta desde el lado derecho, entre el primer pase de Boyata, central diestro, y la recepción de Darida, que funciona en banda como un organizador más que como extremo. La recepción escorada del checo, además de para juntar al equipo sobre esta zona, sirve para que Pekarik, el lateral derecho, coja tanta altura (desde la fase de iniciación) que actúe como un extremo al uso. El eslovaco tiene un punto de velocidad y agresividad en todas sus acciones con balón, mostrándose muy agresivo e incisivo en el recorte o en su salida hacia línea de fondo, y esa profundidad es oro para que el sistema, por el momento, no se asfixie en su insistencia sobre esta zona. Porque además de Boyata, Darida y el propio Pekarik, sobre esta banda ya vimos en la recta final de la temporada pasada y en el estreno de la presente que también van dirigidos los movimientos de Lukebakio (recibiendo a pie cambiado), Piatek (trazando el desmarque de apoyo) y el propio Cunha (que en principio, visto lo visto, se repartirá con Lukebakio los esfuerzos defensivos del sector izquierdo). Una idea a la que aún le faltan muchos matices por pulir. Otros tantos que eliminar. Y, muy probablemente, como es parte de cualquier proceso, otros muchos por descubrir.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Pero ya de inicio, tomando como referencia lo visto hace cosa de dos meses y medio, y lo nuevo, ofrece un esbozo algo más delineado de lo que está por llegar. El Hertha tiene buenos futbolistas en su plantilla. Y un entrenador bastante metódico en su banquillo. Pero Labbadia parece dispuesto a entregarse al talento de sus mejores futbolistas, como es el caso de Piatek, Lukebakio y Cunha, para que estos, con y sin balón, señalicen el camino más eficiente hacia el éxito. A decir verdad, llegado el momento de poner en marcha el flujo circular del que se nutre cualquier equipo (resultados, tiempo y confianza), parece lo más coherente, teniendo en cuenta el final de la temporada pasada y la preparación tan insuficiente de resultados que ha dejado el equipo durante el verano (con un saldo de tres derrotas y una única victoria en pretemporada), además de caer eliminado a las primeras de cambio en la Copa ante el Braunschweig. El Hertha va a marcarse su propio listón esta temporada. Quiere y aspira a ser la gran revelación del curso en la Bundesliga. Pero si algo ha demostrado Lars Windhorst desde su llegada es que, como todo empresario con tiempo y recursos para el fútbol, no entiende de procesos, sino de rentabilidades inmediatas.

Foto de portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Que gran artículo de Adrián Blanco. En el mes de mayo-junio me encantó Matheus Cunha. A su edad me parece un tipo con talento para romperla a corto plazo. Tiene ese regate corto /virtuosismo de los que ya no quedan hoy en día. Futbolista divertidísimo de ver.

¡Muchísimas gracias!

Comparto. Dejó unas sensaciones buenísimas en ese último tramo. Y el otro día ante el Bremen se le vio igual de juguetón. El brasileño está pidiendo a gritos salir un lunes en la web. 😛

Deja un comentario

*