Illan Meslier: de la cabeza a los pies

Illan Meslier está siendo una de las grandes revelaciones de la Premier. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd

Illan Meslier es una de las grandes revelaciones de la temporada en la Premier League. Este guardameta francés de 20 años, original de Lorient, donde creció y se desarrolló en las categorías inferiores del club bretón hasta su desembarco en el Leeds United en el verano de 2019, está siendo una de las noticias más positivas del curso 2020-21 en el fútbol británico. Un portero que viene destacando durante este tiempo por su explosiva velocidad de reacción, capaz de encadenar varias intervenciones de máxima complejidad dentro de una misma jugada en pocas décimas de segundo, pero que además, en su primera temporada en la Premier League, se está destapando como un guardameta bastante activo en el juego coral de su equipo. Meslier se adueñó de la portería del Leeds poco antes del confinamiento, con el equipo en la Championship, tras la sanción a Kiko Casilla, y desde entonces no ha dejado de hacer méritos para ganarse la confianza de Marcelo Bielsa pese a su juventud y su inexperiencia en el fútbol de las Islas. Illan Meslier es el futuro, pues tiene toda una carrera como portero élite por delante, pero también el presente de una posición que, como todas, a más o menos velocidad que el resto, influenciada por los giros circulares del propio juego, ha ampliado nuevas técnicas y conceptos a su libreto en los últimos años.

Illan Meslier es un portero muy ágil en el área pequeña. El francés es un guardameta extremadamente rápido de pies y manos, y por ende, también de cabeza, para correr, tirarse, levantarse y volver a ir al suelo si es necesario en un abrir y cerrar de ojos. Su capacidad motora en este sentido es de primerísimo nivel. Se lanza a los pies del rival con absoluta determinación para negarle el tiempo y el espacio en situaciones de uno para uno, y resiste hasta el último momento con las piernas flexionadas medio metro por delante de la línea en posiciones de disparo para controlar así la gravedad de su propio cuerpo. Una técnica que, con la particularidad de mantener los dos pies sobre la línea, como manda la regla, también utiliza en los penaltis. Hablamos de un portero bastante racional en el uso y la distribución de sus recursos, siendo un futbolista fino y ligero (74 kilos) para su estatura (cercana a los dos metros de altura). Esa composición le permite ser un guardameta bastante raudo en el área, con capacidad para tapar cualquier esquina o meter la mano por encima del larguero de forma casi acrobática, manteniéndose erguido hasta el último brinco, pero ciertamente frágil en el impacto por abajo, a ras de suelo, o en situaciones de salto.

Illan Meslier se ha ganado la confianza de Marcelo Bielsa en el Leeds. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.
Illan Meslier se ha ganado la confianza de Marcelo Bielsa en el Leeds. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.

Meslier aprovecha bien su altura en situaciones de centro para imponerse metiendo los puños, si la situación es muy forzada, o atrapando el balón con las dos manos si la ocasión así se lo permite. Sus salidas, en cambio, no son todo lo dominantes que podrían por sus condiciones, puesto que Meslier tiene una técnica para este tipo de acciones que no le lleva a marcar un espacio de control (con la pierna/rodilla, por ejemplo) más allá de la inercia del propio salto. Algo necesario, que seguramente poco a poco vaya puliendo y trabajando con el tiempo, en una competición de tanto juego aéreo y contacto como la Premier League. Illan Meslier tiene muy bien trabajado el equilibrio. Los desplazamientos laterales del francés son eficientes, pisando fuerte y bajando el centro de gravedad para reaccionar rápidamente a disparos repentinos, para los cuales tiene doble capacidad de respuesta: con las piernas, como un portero de fútbol sala o balonmano, y con los brazos, aprovechando la longitud de los mismos, para meter la mano de una manera bastante eficaz para con la calidad de sus despejes, que obviamente merecen un aparte dentro del análisis.

Meslier tiene bien interiorizado que sus despejes deben ser siempre hacia fuera. Y se nota el empeño del francés en responder hacia los extremos o la línea de fondo incluso desde sus movimientos previos a la intervención. Su intención siempre es bloquear el remate/disparo con la(s) mano(s) lo suficientemente perfilada(s) para no conceder en el área segundas jugadas, pero no todas las veces, como es lógico, en el 100% de sus acciones, puede dar una réplica perfectamente ecuánime entre el éxito de la parada (evitar el gol) y la eliminación total del peligro (no concediendo una segunda acción). Es cierto que aquí ha de atribuírsele una velocidad de reacción diferencial para volver a responder en décimas de segundo tras un despeje poco contundente con una nueva intervención que, en muchos casos, además del extra de sacrificio que esto supone, requiere una segunda o incluso una tercera intervención con carácter instintivo de una naturaleza completamente diferente a la anterior. Es decir, si Meslier va al suelo y su despeje, por una u otra razón, acaba de nuevo en los pies del delantero, es altamente probable que el segundo remate del atacante, también automático, coja más altura e imprecisión (y, por tanto, también sea mucho más imprevisible); lo cual, por el simple hecho de volver a poner al francés de pie, que se levanta siempre como un resorte, es un azote físico y mental para un portero que, mientras acaba de pulir estas acciones, las cuales exigen muchas veces paradas simplemente impulsivas, de pura intuición, tiene en sus reflejos un buen aliado para seguir ganándole espacio al propio tiempo en su trabajo de consolidación como guardameta en la élite.

El Leeds incorporó a Meslier directamente del Lorient. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd
El Leeds United incorporó a Meslier directamente del Lorient. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd

Como decíamos unas líneas más arriba, Illan Meslier es un portero proactivo sobre el juego de su equipo durante los 90 minutos. Mentalmente no desconecta nunca de lo que ocurra en el césped, aunque el balón se encuentre a 60-70 metros de su posición, y esta cualidad, que le lleva a mantener una tensión competitiva bastante activa por la conducta de sus gestos, aporta un valor extra a sus condiciones dada la idiosincrasia táctica tan particular del Leeds United. El equipo de Marcelo Bielsa está siendo esta temporada un conjunto con problemas en las dos áreas. Al Leeds le está costando resolver sus ocasiones con acierto, y en defensa, por cuestiones tácticas pero también técnicas, ha tenido encuentros en los que ha sufrido mucho para controlar lo que ocurre en su primer tercio del campo. Meslier ya ha aprendido que tan rápido como va el balón en el fútbol británico, vuelve. Y por esa misma razón, su lectura y comprensión del partido debe ser constante de principio a fin. Por último, aunque no por ello menos importante, está su faceta con los pies. Una habilidad en la que Meslier ha progresado de manera muy positiva en los últimos meses, como prueban las cifras, pues el galo, con un número total de pases muy parecido por encuentro (cercano a los 30), ha mejorado considerablemente el acierto de sus envíos entre una temporada y otra. Si el curso pasado, en la Championship, Meslier promediaba un acierto ligeramente inferior al 75% por partido, este curso, ya en la Premier, el francés está en un acierto superior al 84%. Nueve puntos más que no solo se corresponden únicamente a pases cortos con su pie izquierdo (porque Meslier, como tantos otros porteros, es zurdo), como también avalan los números, porque prácticamente ha doblado su número de balones largos cada 90’: si la temporada pasada estaba en 3,6 desplazamientos por encuentro, esta, ya con más partidos que todo el curso anterior, está en 5,3 envíos largos por 90 minutos.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

De hecho, una habilidad muy positiva en el juego con los pies de Illan Meslier es su destreza para ver, reconocer y activar al hombre libre con su pie izquierdo. A través de golpeos picados, bombeados, muy útiles para superar la primera línea de presión rival, el guardameta francés tiene un rol bastante activo en la construcción de las jugadas de su equipo. El Leeds es un equipo de bastante ritmo y verticalidad en sus posesiones, a menudo siempre hacia delante, y contar con un portero con la habilidad de Meslier para encontrar al compañero libre en las mejores condiciones para recibir es una certeza de grandísimo valor táctico y técnico en la pizarra de Marcelo Bielsa. Para este tipo de desplazamientos algo más calculados, que no siempre necesariamente superan la línea divisoria, pero que sí se producen en cualquiera de los tres carriles, Meslier ha aprendido a utilizar con bastante soltura el interior de su pie izquierdo para dirigir al máximo posible la tensión, la curva, el timing y la precisión de dicho desplazamiento. El portero francés, por ahora a la sombra de Alban Lafont en las categorías inferiores de la selección gala, está llamado a ser un guardameta importante en el fútbol europeo. Ya lo está siendo en la Premier League, sin ir más lejos, a sus 20 años, y lo será también, salvo sorpresa y/o giro inesperado de los acontecimientos, más pronto que tarde en el fútbol de las selecciones.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Illan Meslier
Edad: 20 años
Equipo: Leeds United
País de nacimiento: Francia
Posición: Portero

Cada lunes, el análisis de un joven talento en edad sub-23.

– 7 de diciembre: Jérémy Doku
– 30 de noviembre: Eberechi Eze
– 23 de noviembre: Darwin Núñez
– 16 de noviembre: Cristian Romero
– 9 de noviembre: Gianluca Scamacca
– 2 de noviembre: Rayan Aït-Nouri
– 26 de octubre: Giovanni Reyna
– 19 de octubre: Antony
– 12 de octubre: Matheus Cunha
– 5 de octubre: Tariq Lamptey
– 28 de septiembre: Dominik Szoboszlai
– 21 de septiembre: Marash Kumbulla
– 14 de septiembre: Adil Aouchiche

Foto de portada: Russell Hart/Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Tenía muchas dudas sobre el rendimiento inmediato de Meslier en la élite. Y la verdad que me ha callado la boca para bien. La parada que le hace al comienzo de la Premier a Lundstram es una animalada.

Deja un comentario

*