Jamal Musiala ha salido de un cómic

Bayern Munich players celebrate with fans after beating Manchester United 3-1 in the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich
Picture by Richard Calver/Focus Images Ltd +447792 981244
09/04/2014

Jamal Musiala se transforma cuando tiene la pelota. Tanto que este joven parece albergar a dos futbolistas dentro de su propio cuerpo en un constante tira y afloja por apoderarse de sus gestos y sus acciones. Jamal Musiala es un chico con una apariencia muy introvertida, casi hasta esquiva, pero cada vez toca el balón se convierte en un jugador completamente diferente, un jugador totalmente descarado y atrevido. Una mutación como la de Venom en el cuerpo de su huésped. Este jovencísimo futbolista del año 2003, nacido en Stuttgart, Alemania, ha sido noticia por varias razones a lo largo de la última semana. Antes de nada, sirva como contexto que Musiala, de madre alemana y padre nigeriano-británico, ha vivido gran parte de su vida en Inglaterra, pues allí emigró con su familia con solo siete años, fue canterano del Chelsea y ha pasado por todas las categorías inferiores de la selección inglesa. Pero volvamos nuevamente a la actualidad porque el martes pasado, el día en que Jamal Musiala se convirtió en el goleador más joven en la historia del Bayern Múnich en la Liga de Campeones, marcándole un gol con solo 17 años, 11 meses y 28 días a la Lazio en la ida de octavos, The Athletic anunció en exclusiva al acabar dicho encuentro que el joven ya había tomado una decisión sobre su futuro pocos días antes de celebrar su 18º cumpleaños; posiblemente, la decisión más importante de toda su carrera como profesional: Jamal Musiala ha elegido ser internacional absoluto con la selección de Alemania.

“Inglaterra es un hogar para mí. Es difícil encontrar palabras para explicar qué significa Inglaterra para mí porque tengo muchos recuerdos conectados con emociones muy positivas. Tengo un corazón para Alemania y otro corazón para Inglaterra. Ambos corazones seguirán latiendo. He pensado muchísimo en esta decisión. ¿Qué es lo mejor para mi futuro? ¿Dónde tengo más posibilidades de jugar? Al final, solo he escuchado al sentimiento que desde hace tiempo me dice que la decisión correcta es jugar para Alemania, la tierra donde he nacido. No ha sido una decisión fácil”. Son las palabras de Jamal Musiala que The Athletic avanzó en exclusiva el pasado miércoles. Las dos Federaciones, tanto la inglesa como la alemana, han jugado sus cartas en los últimos meses para tratar de convencer al joven, pero la reunión que Joachim Löw mantuvo con el chico en enero, tras anunciar públicamente que tenía la intención de convocarlo de cara al próximo parón de selecciones que habrá en marzo, fue clave en la decisión final de Musiala. Ahora la elección ya es única y exclusivamente de Löw, con la Eurocopa de fondo, mientras que el chico, fichado por el Bayern Múnich en el verano del año 2019, sigue creciendo y desarrollándose alimentándose de sus propias actuaciones. Partidos en los que Jamal Musiala se apodera directamente de la mente de sus rivales, a los que sorprende siempre, por puro talento, una y otra vez, cada vez que recibe con su pie derecho y encara la portería contraria.

Hans-Dieter Flick está dándole confianza a Jamal Musiala. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd
Hans-Dieter Flick está dándole confianza a Jamal Musiala. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd

Jamal Musiala es un futbolista divertidísimo. En este Bayern Múnich, de la mano de Hans-Dieter Flick, Musiala ha ocupado una gran variedad de posiciones: ha jugado en la mediapunta, en la banda y hasta en el centro del campo. Su fútbol es muy rico. Y su potencial es grandísimo, atendiendo a la cantidad y la calidad de sus transformaciones. Físicamente, Musiala es un futbolista más bien liviano. Es alto, pues está en el 1,80 de estatura, pero tiene un cuerpo delgado, muy fino, y a esa carrocería le acompaña un motor al que aún le cuesta soportar las revoluciones de la máxima élite. De hecho, a estas alturas de su carrera, está siendo muy común ver a Jamal Musiala llegar al tramo final de los partidos con evidentes gestos de agotamiento. Algo en lo que ya estará trabajando, seguro, pues la propia posición que desempeña le lleva a chocar muchas veces con los futbolistas rivales, y aún debe reforzar la chapa que le permita aguantar mejor ese tipo de impactos dentro de sus acciones, especialmente cuando recibe. Eso sí, este punto dentro de su análisis entronca con un aspecto clave de su fútbol: Jamal Musiala posee una lectura espacial bastante bien desarrollada. Se mueva por dentro, más arriba (mediapunta) o más abajo (centrocampista), o por fuera (cuando parte de la banda), el alemán sabe posicionarse de tal forma que recibe lejos del rival (dándose a sí mismo tiempo y espacio) y a su vez le permite al equipo progresar a través de sus acciones. Jamal Musiala tiene una buena comprensión del juego, y esta destreza sí es realmente diferencial para la edad que tiene. Musiala sabe moverse.

Contenido relacionado: El Bayern gana y golea, pero no despeja la incógnita – Análisis del Lazio-Bayern Múnich

Aunque su lenguaje corporal, tan reservado, en ocasiones pueda dar a entender que desconecta de los partidos cuando no tiene el balón, pues incluso cuando presiona parece hacerlo con una frialdad casi indolente, con el tiempo ya hemos descubierto que sus gestos no siempre exteriorizan el gran esfuerzo mental que realiza su cabeza para leer, detectar e interpretar todo lo que va ocurriendo a su alrededor. Solo así puede explicarse que Musiala aparezca siempre donde debe para recibir, respetando además una distancia de relación muy prudente sobre el poseedor/pasador en cuestión (algo clave, ya que le permite al equipo respetar la forma de su sistema en los ataques/circulaciones), y que además tenga la habilidad de ofrecer distintas respuestas en muy pocas décimas de segundo en función de la reacción que realice sobre él su par más cercano. Musiala, por ejemplo, tiene dentro de su repertorio controles de todo tipo con su pie más hábil, el cual usa con una preferencia muy marcada en prácticamente todas sus acciones, utilizando para ello el interior, el empeine o incluso el exterior, pero en este aspecto destacan especialmente los controles que realiza con su pierna más alejada de la dirección desde la que proviene el envío. Controles, en este caso, que realiza con un gesto ya perfilado para darse a sí mismo una salida acelerada de la situación, con los que consigue anular la vigilancia de su marcador. Jamal Musiala tiene acciones técnicas exquisitas con el balón en su pie.

Musiala ha elegido la selección absoluta de Alemania. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd
Jamal Musiala ha elegido la selección absoluta de Alemania. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Cerca del área, este joven es venenoso. Si bien es cierto, como ya hemos dicho, que ha jugado partidos en el centro del campo de su equipo, la naturaleza de Jamal Musiala es claramente ofensiva. Se trata de un mediapunta de vocación. Un futbolista que actúa como pez en el agua entre líneas. Aunque en ocasiones, según las circunstancias, se aleje para coger aire en la superficie, el hábitat de un futbolista como Jamal Musiala se localiza en la frontal del área rival. A esta zona se acerca siempre que tiene ocasión, pues es el sector donde más realizado se encuentra su fútbol: Musiala tiene un disparo bastante certero con su pie derecho desde la corona del área; un recurso que es una certeza dentro de su juego, y que, como es lógico, Hans-Dieter Flick no ha dudado en aprovechar cada vez que cuenta con el joven sobre el césped. En ese sentido, Jamal Musiala posee las herramientas necesarias para conseguir que su determinación en los metros finales del campo sea un arma ciertamente autosuficiente. Musiala no está necesitando que el equipo le ponga a rematar en el punto de penalti, por ejemplo, sino que sus propios recursos (controles, conducciones, amagos y disparos) le permiten explorar una zona de difícil acceso para detectar instintivamente un sector, colocar rápido el cañón, ajustar la mira y sacar el tiro.

Contenido relacionado: El Bayern Múnich de Hansi Flick: un equipo de leyenda – Así conquistó el Mundial de Clubes

Esas conducciones, de hecho, meren un espacio aparte dentro del análisis. Musiala no es un futbolista que destaque especialmente por su velocidad punta en carrera, pues ya decimos que sus gestos no acompañan siempre lo peligrosísimo que es en todas sus acciones, y en este sentido la posición de los brazos o la colocación de su propio tronco pueden restarle cierta aerodinámica; pero en conducción, insistimos, cada vez que entra en contacto directo con el balón, su zancada está repleta de gestos y recursos técnicos que le permiten salir airoso de situaciones muy complicadas, cambiando en ocasiones la dirección de la propia carrera para deslizarse de modo diagonal, sobre todo cuando está cerca del área, para abrirse a sí mismo la posición de disparo con su pie derecho. Uno de esos recursos tiene que ver con la sencillez con la que consigue cambiarse el balón de un pie a otro para esquivar y superar la entrada del futbolista rival; incluso cuando este ha aparecido por sorpresa en su campo visual. Jamal Musiala, a sus 18 años recién cumplidos, es un futbolista mucho más orientado a la finalización y la ejecución en los metros finales que a cualquier otra situación del juego, puesto que todas sus acciones están pensadas y realizadas para acelerar la circulación de su equipo, primero, y finalizar él mismo la ocasión en cuanto tiene la más mínima oportunidad de hacerlo. Es decir, el Musiala que hasta ahora conocemos es un atacante hospedado en el cuerpo de un futbolista al que le gusta actuar en los metros finales. Sus acciones, de momento, no llevan al Bayern a ser un equipo más coral en sus posesiones, digamos, sino que Musiala, cada vez que recibe, se convierte en el principio y el final de una jugada que, eso sí, automáticamente se vuelve peligrosa. Jamal Musiala es un simbionte: una especie, como aparece en los cómics de Marvel, capaz de unirse a su anfitrión, en este caso a ese joven introvertido con cara de niño, para relacionarse con él de manera telepática y crear una sola identidad: la de un futbolista que, a sus 18 años, arrasa cada vez que se transforma; por lo que ya es y por lo que será a la vuelta de la esquina.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Jamal Musiala
Edad: 18 años
Equipo: Bayern Múnich
País de nacimiento: Alemania
Posición: Mediapunta

Cada lunes, el análisis de un joven talento en edad sub-23.

– 22 de febrero: Matthew Hoppe
– 15 de febrero: Sergio Arribas
– 8 de febrero: Ozan Kabak
– 1 de febrero: Nicolò Rovella
– 25 de enero: Emile Smith Rowe
– 18 de enero: Ryan Gravenberch
– 11 de enero: Gianluca Frabotta
– 4 de enero: Curtis Jones
– 28 de diciembre: Wesley Fofana
– 21 de diciembre: Florian Wirtz
– 14 de diciembre: Illan Meslier
– 7 de diciembre: Jérémy Doku
– 30 de noviembre: Eberechi Eze
– 23 de noviembre: Darwin Núñez
– 16 de noviembre: Cristian Romero
– 9 de noviembre: Gianluca Scamacca
– 2 de noviembre: Rayan Aït-Nouri
– 26 de octubre: Giovanni Reyna
– 19 de octubre: Antony
– 12 de octubre: Matheus Cunha
– 5 de octubre: Tariq Lamptey
– 28 de septiembre: Dominik Szoboszlai
– 21 de septiembre: Marash Kumbulla
– 14 de septiembre: Adil Aouchiche

Foto de portada: Yannis Halas/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*