Klopp ha sido mejor que Nagelsmann

Mohamed Salah anotó el único tanto del Liverpool en el encuentro. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd

El Liverpool estará en el sorteo de cuartos de final tras derrotar este miércoles al RB Leipzig con el mismo resultado de la ida (2-0; 4-0 en el global de la eliminatoria). Esta vez también, como ya analizamos en el encuentro disputado hace tres semanas en el mismo escenario, el Puskás Arena de Budapest, Jürgen Klopp se impuso claramente a Julian Nagelsmann en su particular duelo táctico. A diferencia del primer encuentro, el Liverpool no presionó con la misma altura y agresividad sobre los centrales del equipo alemán, sino que optó por centrar sus esfuerzos en un bloque medio desde el cual consiguió ensuciar las posesiones del cuadro Nagelsmann, y el control del escenario fue absoluto. El Liverpool propuso más y mejores cosas a lo largo de todo el partido y solo un cabezazo al larguero de Alexander Sorloth en la segunda parte amenazó a un Alisson que vivió los 90 minutos muy tranquilo. Un triunfo que es doblemente valioso para los chicos de Klopp, puesto que selló así su clasificación a la siguiente ronda de la Champions y con el mismo billete regresa a la senda de la victoria después de varias semanas con muchas dudas y pocas certezas.

Contenido relacionado: Klopp olió la sangre del RB Leipzig – Análisis del partido de ida de estos octavos de final (0-2)

Es cierto que el Liverpool está teniendo un problema serio en este 2021 con Anfield, ya que nunca antes había encadenando seis derrotas consecutivas en su propio estadio, y que este partido no se ha disputado en la ciudad inglesa sino a más de 1500 kilómetros de distancia, pero el triunfo debería servir de bálsamo para huir de los más escépticos. A pesar del 0-2 cosechado en la ida, y del momento tan frágil de resultados (confianza) que atraviesa el equipo, el Liverpool salió a por el partido desde el inicio. Jürgen Klopp quiso que su equipo tuviese el balón en los compases iniciales para evitar así que el RB Leipzig pudiese atacar a golpe de corneta desde el inicio, y el efecto fue el esperado. El Liverpool controló el partido en los primeros minutos jugando en campo contrario, con Diogo Jota y Sadio Mané en un constante intercambio posicional entre la delantera y la banda izquierda del ataque, y con Fabinho de nuevo como pivote en medio campo tras la recuperación de Ozan Kabak, que actuó como central izquierdo al lado de Nathaniel Phillips. Klopp esperó un tiempo prudencial con ese plan hasta que entendió que era el momento de dar paso a la segunda parte del mismo: la organización de todo su equipo en una zona media. Así las cosas, una vez asegurada la zona y entendido que el Leipzig había perdido la oportunidad de sorprender con un arranque demoledor (por cantidad más que por calidad de las ocasiones, que es como se desatan siempre todos los conatos de remontada), el Liverpool adoptó un repliegue a media altura que acabó de confundir a su rival. Esta vez, Klopp no quiso presionar directamente sobre los tres centrales del RB Leipzig, sino que prefirió que sus futbolistas adoptasen una postura mucho más conservadora desde el espacio.

Liverpool 2 (Salah 70′, Mané 74′)
RB Leipzig 0

LIV vs Away team - Football tactics and formations

Y el resultado, también fue el deseado. Con Mané (izquierda) y Salah (derecha) en los costados, situados a la misma altura que los dos interiores (Wijnaldum y Thiago) y el pivote (Fabinho), Jürgen Klopp ideó una defensa en zona media con la que renunció a llevar la iniciativa a través del esférico para que fuesen los centrales del RB Leipzig los que tuviesen que demostrar qué sabían hacer con el balón en los pies. El Liverpool, en esta situación y fase del encuentro, solo saltó a presionar directamente sobre alguno de los tres centrales del cuadro alemán (Mukiele, Upamecano y Klostermann) cuando detectó alguna duda o extrañeza en sus comportamientos. Si no, la idea fue muy clara: anular las opciones más próximas a los pasadores, engullendo con hasta cinco piezas al mismo tiempo a Kampl y Sabitzer por dentro, y cerrando a su vez las opciones de pase sobre los dos carrileros (Nkunku y Adams). Lo más llamativo de este planteamiento fue que Fabinho acompañó muy arriba la altura de los interiores, y esto, en algunas jugadas, liberó a las referencias intermedias del Leipzig (Dani Olmo y Forsberg) entre la espalda del brasileño y los dos centrales del equipo. Pero estos dos, Nathaniel Phillips y Ozan Kabak, consiguieron imponerse a las referencias intermedias de los alemanes, ya fuese ganándoles la posición y/o anticipando sus recepciones para que no se pudiesen girar, y esta superioridad posicional acabó de plasmar la superioridad del Liverpool en el encuentro. Sobre todo porque el RB Leipzig no encontró el modo de revolverse en ese escenario, y es ahí donde se pudo echar en falta un input nuevo desde la pizarra que le ayudase al equipo a sacudirse ese dominio.

Contenido relacionado: Curtis Jones en la fábrica de Klopp

La eliminatoria del RB Leipzig en general y de Julian Nagelsmann en particular ha sido realmente decepcionante. El actual segundo clasificado de la Bundesliga no demostró herramientas ni recursos para superar las distintas cuestiones que le fue planteando el Liverpool desde su planteamiento, y si bien es cierto que esta vez, a diferencia de la ida, el volumen de errores individuales no fue tan determinante, la sensación que ha dejado el RB Leipzig en estos 180 minutos es de cierta apatía e ineficacia ante un Liverpool que, todo hay que decirlo, pudo golear perfectamente aun estando muy lejos de su mejor versión. Los cambios de Julian Nagelsmann no acabaron de darle la vuelta al escenario, más allá del remate anteriormente mencionado de Sorloth, puesto que la idea, con diferentes actores, continuó siendo la misma: activar distintas referencias adelantadas entre líneas para girar al Liverpool en su propio campo y exponer a sus centrales cerca del último penalti, pero esto no dejó de ser en todo momento una simple estrategia. El Leipzig no pudo imponer su plan en estos 90’, como tampoco pudo hacerlo en los 90 anteriores, y al final acabó ganando un Liverpool que en transición hizo muchos menos goles de los que consiguió fabricarse.

Jürgen Klopp ha sido muy superior a Julian Nagelsmann en los 180'. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.
Jürgen Klopp ha sido muy superior a Julian Nagelsmann en los 180′. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*