Liverpool, Anfield y Klopp golpean primero

Liverpool manager Jurgen Klopp following the Premier League match at the King Power Stadium, Leicester
Picture by Matt Wilkinson/Focus Images Ltd 07814 960751
26/12/2019

Dicen, en el argot del combate, que quien golpea primero, golpea dos veces. Y el Liverpool de Jürgen Klopp ha soltado el brazo antes que nadie. El cuadro ‘red’ derrotó ayer al Tottenham en Anfield con un gol de Roberto Firmino en el tiempo añadido, un potente cabezazo a la escuadra de Hugo Lloris que vale algo más que tres puntos, en una noche en la que unos pocos privilegiados distribuidos meticulosamente en la histórica grada de The Kop se hicieron sentir como miles durante toda la velada, y especialmente cuando Jürgen Klopp se dirigió hacia ellos para hacer su ya clásico gesto con el puño cerrado sacudiendo el viento. El Liverpool, con esta victoria, se sitúa líder en solitario de la Premier League 2020-21 aventajando en tres puntos al Tottenham de José Mourinho. Aún queda más de la mitad de la liga por disputarse, y viendo la dinámica de todos los equipos en una temporada tan atípica y un calendario tan constreñido no sería de extrañar que la zona noble del campeonato se deje unos cuantos puntos más de aquí al final, pero ayer Liverpool, y especialmente su gente, volvió a demostrar que en Anfield reside el campeón. Y esa grandeza no da puntos directamente, pero sí empuja en los momentos más difíciles. Esa es su identidad. Esa, avalada por los títulos, es la gran obra de Klopp en Inglaterra.

Liverpool 2 (Salah 26, Firmino, 90)
Tottenham 1 (Son 33)

liv vs Away team - Football tactics and formations

El Liverpool fue superior al Tottenham durante gran parte de la noche. Aunque los de José Mourinho, como ya analizamos en la previa de este encuentro, volvieron a dejar claro que necesitan menos que el resto para hacer más daño que nadie. En dos salidas rápidas al espacio, las dos guiadas desde su propio campo, el Tottenham se plantó con mucho peligro en la portería de Alisson Becker. La primera acabó en gol(azo), tras una buena conducción de Lo Celso que Son Heung-min materializó en el empate (1-1), y la siguiente, ya en la segunda parte, en el palo izquierdo de la portería de Anfield tras un disparo demasiado cruzado de Bergwijn. El Tottenham amenazó alguna vez más con salir rápido al espacio, pero en ningún otro momento de la noche lo hizo con la profundidad, la verticalidad y la determinación con la que finalizó esas dos ocasiones dentro del área contraria.

Roberto Firmino hizo el gol de la victoria del Liverpool. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd
Roberto Firmino hizo el gol de la victoria para el Liverpool. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd

Pronto habrá que hablar más detenidamente de él, porque el joven canterano inglés del Liverpool está haciendo méritos para seguir siendo muy importante en los planes de Jürgen Klopp, pero el partido que Curtis Jones hizo ayer ante el Tottenham merece un apartado especial dentro del análisis. El futbolista inglés volvió a ser claramente el mejor de su equipo, como también lo fue (al menos, durante buena parte del partido) el fin de semana pasado ante el Fulham. Arrancando desde el interior, en este caso el derecho (con Wijnaldum en el perfil izquierdo; aunque con bastante intercambio de posiciones entre ambos), Curtis Jones fue fundamental en la estrategia desde la que su equipo consiguió superar al Tottenham en la primera parte. Antes de nada, conviene señalar que José Mourinho movió algunas fichas dentro de su once titular para jugar con Kane y Son en punta, como pareja de delanteros, retrasando a Lo Celso al doble pivote y desplazando así a Sissoko a la banda derecha. De esta forma, el portugués se resistió a darle facilidades al Liverpool en sus costados situando por fuera a Sissoko y Bergwijn, muy pendientes de los dos extremos de Klopp, Mané y Salah. El Tottenham no mordió el anzuelo desde el arranque, consciente de la manifiesta ventaja numérica que Jürgen Klopp estableció en su salida de balón, dejando abajo a Henderson, pivote, para iniciar siempre el juego con tres piezas (Henderson, Williams y Fabinho), situadas como tres centrales, ante las dos referencias del Tottenham.

Contenido relacionado: Un Tottenham con el sello de José Mourinho

Y en ese escenario, Curtis Jones se puso las botas. El futbolista inglés del Liverpool volvió a influir en múltiples alturas y carriles. Con y sin balón, yendo y viniendo arriba y abajo, apareciendo por izquierda pero también por derecha, acercándose a la fase de salida de su equipo y consiguiendo acelerar el juego en la frontal del área rival, Curtis Jones completó una actuación potentísima ante el Tottenham, especialmente en los primeros 45’. La batalla táctica entre los dos equipos fue deliciosa. Klopp interpretó sobre la marcha que si el rival no saltaba, lo mejor era lanzarse directamente a por él, y para ello trajo preparados en la pizarra unos cuantos movimientos muy dañinos para la estructura defensiva de los ‘Spurs’. Picando en el primer intervalo (entre delanteros y pivotes del Tottenham) para fijar esta zona, algunas veces con el propio Curtis Jones, y otras, en cambio, con el mismísimo Firmino, que acudió varias veces hasta muy abajo, para después progresar directamente con sus alejados, Klopp consiguió asentar de esta forma una vía rápida, directa, y, en cierto modo, controlada, para progresar, superar y, lo más importante, girar, al Tottenham.

Son Heung-min, a la contra, hizo el gol del Tottenham. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd
Son Heung-min, a la contra, hizo el gol del Tottenham (1-1). Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

La influencia de Curtis jones, como decíamos, fue máxima en este sentido. El inglés se ofreció abajo para fijar ese primer intervalo, incluso sin recibir directamente el balón; se abrió varias veces a banda, entre el volante (fijado previamente por el extremo del Liverpool) y el pivote de cada lado, y taladró el último tercio, especialmente con sus recepciones, desde donde acabó de girar al Tottenham asentando a su equipo cerca de la portería rival. En esas, de nuevo a través del propio Curtis, consiguió adelantarse el Liverpool por medio de Salah, aunque la alegría le duró poco a los de Klopp con una rápida transición al espacio que finalizó Son con mucha calidad dentro del área. Tras el empate, en ese último tramo de la primera parte, y tras el descanso, el Tottenham de José Mourinho presionó más arriba que en el arranque, mordiendo directamente con sus puntas sobre los centrales del Liverpool, aunque el equipo acabó replegando las dos veces por delante de su portero. En ese momento, cuando mejor volvió a estar el Liverpool, llegó el disparo al palo de Bergwijn. Y con ello, la reacción posterior de los de Jürgen Klopp, que consiguieron que los londinenses no volvieran a acercarse al área del brasileño Alisson. El resto, ya es historia. Klopp acabó el partido con los mismos once con los que arrancó la noche, porque Keita no llegó a entrar ya en el tiempo de descuento, y su Liverpool acabó ganando en la última con el remate de cabeza de Firmino, que es tan estético para ofrecer un apoyo de espaldas al área como para martillear un balón con la cabeza a la escuadra. Un bonito duelo entre dos de los mejores equipos de la Premier actualmente, por no decir directamente que lo son, y dos entrenadores que, antes, durante y después del partido, cada uno a su manera, no dejaron de darles cosas a sus hombres. Mourinho ha dejado claro que va a dar guerra.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Como eche ayer de menos a Thiago. Me habría gustado mucho ver al hispano-brasileño jugando a un toque en la frontal del Tottenham, tal vez, le hubiera solucionado las cosas a los reds. Hay que decir que el Liverpool también cayó un poco en la trampa de Mou, ya que pecó demasiado del centro al área, donde Toby y Dier estuvieron inmensos. También señalar el sacrificio defensivo de Salah, que aparte de ser uno de los mejores el día de ayer, demostró algo que no suele ser muy habitual en las grandes estrellas.
Por parte del Tottenham ¿No creéis que situar el bloque defensivo tan abajo a veces le penaliza para salir a la contra? Es cierto que Son está en un estado de forma impresionante, pero es que ayer salen dos veces a la contra y una es un gol y otra un palo. Tal vez el poder recuperar un poco más arriba e implicar más hombres sería ventajoso para los de Mou. Por último, señalar el partido de Hojbjerg. Como está el danés, corta todo lo que pase por sus alrededores, jugador Mou 100%.

Deja un comentario

*