La pizarra de Galtier para sustituir a Osimhen

General views of the stadium before the UEFA Euro 2016 quarter final match at Stade Pierre-Mauroy, Lille
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
01/07/2016

El Lille de Christophe Galtier progresa adecuadamente. El equipo, superadas ya las cinco primeras jornadas de la temporada 2020-21 en la Ligue 1, no conoce aún la derrota. El Lille ocupa la parte alta de la clasificación después de que los equipos con compromisos atrasados, como el PSG y el Olympique de Lyon, ya se hayan puesto a la par de los otros 18 competidores de la liga, que eso, evidentemente, siempre es algo positivo, pero lo mejor, sin duda, es que las sensaciones de los de Galtier van poco a poco reforzando esos resultados. El Lille es un equipo con calidad individual, como así lo demuestran futbolistas como Jonathan Bamba, Jonathan Ikoné, Zeki Çelik o Renato Sanches. Y esto, por sí solo, ya es un elemento diferencial; porque en multitud de contextos y circunstancias acercan al Lille a la victoria. Pero lo más importante a estas alturas es que el sistema evoluciona de manera favorable. Burak Yilmaz y Jonathan David, los dos fichajes estrella del Lille este mismo verano, están cada vez más y mejor integrados en la dinámica. Y la pizarra de Galtier está sirviendo de gran ayuda para ello. No es sencillo sustituir a un futbolista con el rol y las posibilidades de Victor Osimhen, por todo lo que le ofrecía al equipo, incluidos los 18 goles en la 2019-20, pero el Lille, al menos, sí ha conseguido amortiguar su salida.

Este Lille es un equipo muy rico a nivel táctico. Parte de un sistema 4-4-2, desde el cual ataca y con el que también defiende. Ya desde sus primeros pases, en fase de salida, el comportamiento y el movimiento de las piezas resulta ciertamente particular. La idea de Galtier es salir preferiblemente con el balón controlado desde atrás, pero no por ello, como ya hemos visto en este arranque de temporada, le incomoda jugar en largo si se encuentra en la necesidad o bajo la obligación de hacerlo. Pero detengámonos en el patrón que sigue el equipo para sacar el balón jugado desde la defensa. Con Fonte y Botman como pareja de centrales, en el perfil derecho e izquierdo, respectivamente, la pizarra de Galtier viene utilizando a uno de sus dos mediocentros, Benjamin André y Boubakary Soumaré, o en su defecto Xeka o Renato Sanches, para intervenir de un modo muy directo en esos primeros pases. Uno de los dos, especialmente Benjamin André, lateraliza de una forma bastante continua su posición en esta fase del juego siempre hacia el perfil derecho para que el lateral de este mismo sector, Zeki Çelik, intervenga más arriba, y sea más profundo.

Once tipo del Lille 2020-21 de Christophe Galtier:

lille - Football tactics and formations

El futbolista turco es un lateral muy interesante. Además de ser un jugador bastante agresivo y vertical en el último tercio, algo clave, como después detallaremos, tiene fútbol (entiéndase por ello nociones, lectura e interpretación) para ser también un lateral bastante influyente en campo propio. No todas las veces que el Lille pretende salir jugando desde su defensa lo hace a través de uno de sus pivotes, sino que Çelik también tiene una participación muy alta en este sentido. Hablamos de un lateral con bastantes posibilidades con balón al pie, tanto en fase de iniciación, recibiendo muy abierto, como en zona de aceleración, donde supera siempre hacia delante a partir de una mezcla muy sugestiva de recursos técnicos y facultades físicas. Los dos laterales de este Lille son jugadores muy profundos, con y sin balón, resistentes en el uno para uno y capacitados para recorrer el carril en incontables ocasiones por partido. Y, como decíamos más arriba, este es otro elemento fundamental en la pizarra de su técnico. En este 4-4-2 tan particular.

Porque si por algo se caracteriza principalmente este Lille es porque sus dos extremos, Jonathan Bamba (izquierda) y Jonathan Ikoné (derecha), juegan a pierna cambiada. El primero es diestro y el segundo es zurdo, aunque su relación con el esférico, al tratarse de dos futbolistas con características y naturalezas distintas, no es la misma en ambos casos. El Lille es un equipo vertical. Atrevido. Muy agresivo en todas sus posesiones. Y así lo seguirá siendo. Pero Christophe Galtier debe conseguir que el equipo no eche en falta la ruptura al espacio de Victor Osimhen. Y en eso mismo está trabajando.

Renato Sanches, cuando juega, lo hace dentro del doble pivote del Lille. Foto: Andrew Timms/Focus Images Ltd
Renato Sanches, cuando juega, lo hace dentro del doble pivote del Lille. Foto: Andrew Timms/Focus Images Ltd

Obviamente, ni Burak Yilmaz ni Jonathan David llegan al equipo para reemplazar el déficit que tiene el Lille al espacio tras la marcha del nigeriano. De hecho, ambos son dos futbolistas de mucha recepción al pie. No son futbolistas diferenciales a campo abierto. Y con esto está teniendo que jugar Galtier en su sistema. El Lille quiere el balón para atacar. Y en este sentido, el comportamiento general de todas las piezas va orientado a que esto suceda desde los primeros pases del equipo. El hecho de que uno de los pivotes esté constantemente lateralizando su posición, siempre además hacia el mismo sector, responde a diferentes cosas al mismo tiempo. La primera es explorar una salida de balón eficaz, y notablemente eficiente, que le permita superar la primera línea de presión del adversario (tras la salida también de Gabriel al Arsenal), que, generalmente, no salta hasta esta zona en su esfuerzo defensivo. La segunda, claramente relacionada con la anterior, tiene como fin aprovechar la suma de cualidades ofensivas de su lateral, que debe moverse en consonancia con lo que haga el extremo que tiene por delante (Ikoné). Como Bamba e Ikoné juegan a pie cambiado, y su salida más natural siempre es hacia dentro, el Lille necesita que sus dos laterales sean muy anchos y muy profundos en campo contrario. Con y sin balón. Pues de ellos dos precisamente depende gran parte de la estrategia con la que Galtier está tratando de mitigar la salida de su mejor futbolista.

Con Bamba e Ikoné metiéndose siempre hacia dentro, aunque con un timing diferente entre sí, porque en función de cómo haya salido el equipo desde abajo, Ikoné, desde la derecha, parte más abierto o más cerrado para recibir y/o salir hacia el carril central, y los dos laterales, generalmente muy abiertos, en una posición amenazante para llegar y/o aparecer en el último tercio y cargar el área desde los costados, lo más llamativo se está produciendo precisamente ahí, en tres cuartos. La movilidad y la interacción de los dos extremos es constante. De hecho, el propio Bamba ya demostró ante el Nantes que será, más arriba o incluso desde más abajo, el futbolista que compensará, de algún modo, la carencia anteriormente señalada. Bamba es el más rápido y el más agresivo de todos ellos, y sus desmarques, sus rupturas, con y sin balón, pueden darle al Lille esos metros que ahora no tiene tras la marcha de Osimhen. Pero Christophe Galtier no está consiguiendo que su sistema no se quede especialmente corto por un único jugador, sino por la suma de varias individualidades. Y es ahí donde entran los nombres de Burak Yilmaz y Jonathan David.

El Lille ha arrancado la Ligue 1 2020-21 con muy buenos resultados. Foto: Richard Blaxall/Focus Images Ltd
El Lille ha arrancado la Ligue 1 2020-21 con muy buenos resultados. Foto: Richard Blaxall/Focus Images Ltd

El turco, a sus 35 años, llega con una limitación física importante. El Lille pretendió en las primeras jornadas que fuese Burak Yilmaz el que atacase el área a través de micro rupturas al espacio, pero el delantero, internacional con Turquía, no está llegando a este tipo de situaciones, y menos ante las defensas tan físicas que tiene la Ligue 1. Por ello mismo, es importante que Jonathan David vaya cogiendo cada vez más peso en el sistema. Ante el Reims, dentro de ese 4-4-2, el ex futbolista del Gent ofreció una serie de movimientos que podrían ser perfectamente complementarios a los que realiza su extremo en el lado derecho: el canadiense rompió varias veces (sin balón) hacia fuera, llegando a abrirse mucho en banda por delante de Ikoné, para asegurar así un plus de amplitud en el último tramo, a nivel general, y una mayor libertad al extremo francés, en lo particular, para que la pierna izquierda de este se acercase a la frontal, donde es verdaderamente diferencial. Pero Jonathan David ha ido perfilando esos movimientos durante estas semanas. Ya no se le ha vuelto a ver romper en diagonal hacia fuera, pero sí ofrecerse de una forma más continua y, sobre todo, mucho más productiva para el Lille en zonas intermedias. En los tres carriles.

Entre los dos extremos, que naturalmente siguen saliendo hacia dentro, y Yilmaz, que se ocupa de fijar centrales, y, entre otras cosas, de facilitar esos apoyos de Jonathan David. El delantero canadiense no es un futbolista especialmente exquisito (técnicamente) en el espacio reducido, pero sí es bastante útil a la hora de recibir, esconder el esférico y entregárselo a un compañero que esté en mejores condiciones. Y con todo ello debe jugar Galtier para acortarle metros, y en definitiva rebajarle esfuerzos, a su delantero centro. Burak Yilmaz es un futbolista muy bueno en la recepción directa del juego, y esto también motiva el hecho de que al sistema no le incomode demasiado salir en largo desde su portero. Todos estos elementos, dentro de una misma coctelera, a la que también hay que añadir la electricidad de Luiz Araújo o las participaciones que vaya sumando Isaac Lihadji, otros de los recién fichados, cuadrará un circulo que, a la vista de estos primeros resultados, no necesita(rá) ser perfecto para seguir sumando. El Lille tiene calidad, insistimos, y recursos, para adaptarse de muchas formas a multitud de escenarios. En cuanto al fondo y también a la forma. Y no hay nada mejor que eso para darle tiempo al entrenador y confianza a los futbolistas para seguir trabajando en la dirección correcta. Este es el camino elegido.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

He visto únicamente un partido el choque contra el OM, pero que bien nos vendría Zeki Çelik en el Valencia. Lateral muy profundo como tu bien indicas y que aprovecharía la tendencia de Carlos Soler de ir hacia dentro. Una lástima la política de fichajes del club…

Está para dar el salto, sin duda. Lateral interesantísimo. Profundo, vertical… Habrá que estar muy atentos a su temporada.

Deja un comentario

*