Pedro Neto será lo que él decida

Pedro Neto of Wolverhampton Wanderers during the Premier League match at Molineux, Wolverhampton
Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714
27/12/2019

Pedro Neto es un futbolista que rápidamente entra por los ojos. Es un jugador muy descarado; un extremo encarador, rápido, directo y bastante atrevido. Y es de estos futbolistas que uno percibe como distinto en cuanto toca el esférico. Neto, nacido en el año 2000 en Viana do Castelo, un municipio costero muy cercano a la frontera con Galicia, es por su talento y su recorrido ya en la élite uno de los grandes abanderados de la nueva hornada de futbolistas portugueses que ya forman parte del presente. El extremo del Wolverhampton Wanderers no es un jugador perfecto, lógicamente, pues acaba de cumplir 21 años, pero actualmente sí está entre los mejores futbolistas de su posición en la Premier League, ya ha debutado con la absoluta de Fernando Santos y el potencial que esconde detrás de una toma de decisiones aún muy mejorable invita a ser ambiciosos, cuanto menos, con su futuro a medio-largo plazo. Este curso, viene promediando más de dos key passes por partido.

Contenido relacionado: Daniel Podence donde antes había un sistema – Análisis táctico del Wolverhampton 2020-21

Pedro Neto es un futbolista zurdo muy zurdo. Es decir, todas sus acciones las realiza con su pierna más hábil, siendo un jugador con una calidad técnica destacada, pero este uso tan premeditado e insistente de su pie izquierdo es, en algunas ocasiones, una traba para encontrar las mejores soluciones. Si Neto puede hacerlo todo con su pierna izquierda, lo hace, y si no, también, aunque evidentemente hay acciones, sobre todo cuando cambia de perfil, en las debe hacer uso de su pie derecho, y este recurso es una herramienta aún por explotar dentro de su amplio arsenal. Porque el futbolista portugués confía mucho en su mejor pierna, y tiene razones (técnicas) de sobra para hacerlo, aunque esto, en ciertas situaciones, le obligue a adentrarse en acciones muy forzadas que obviamente le restan eficiencia y eficacia a sus jugadas. En este aspecto, un detalle clave de su análisis es que Pedro Neto, por norma general, ocupa el costado izquierdo del ataque de los Wolves, con lo cual, esto le lleva a actuar la mayor parte del tiempo a pierna natural. Pero aun así, el radio de acción de Pedro Neto es lo suficientemente grande como para que sus jugadas no se limiten de forma exclusiva a la línea de cal. De hecho, ahora que Jonny Castro se ha recuperado de su lesión, es importante que Neto le procure al carrilero de su mismo perfil un espacio útil para que se incorpore desde una línea posterior a la suya. Y lo está haciendo. Pues es algo que necesita el sistema, que evidentemente multiplica sus opciones ofensivas cuando puede incorporar a sus carrileros (cuando Nuno dibuja este esquema, que, como ya analizamos en este otro texto, ha tenido que cambiar varias veces a lo largo de la temporada), que necesita el propio carrilero (Jonny), y que necesita, en este caso, el propio Pedro Neto, que es mucho más peligroso en el pico del área que cerca de la banda.

Pedro Neto juega habitualmente en la banda izquierda de los Wolves. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd
Pedro Neto juega habitualmente en la banda izquierda de los Wolves. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Pedro Neto no es el clásico extremo a pie natural que vive pegado a la banda para llegar hasta línea de fondo y poner el centro. Es mucho más que eso. El portugués es un futbolista que necesita sentirse muy activo dentro de los partidos. Posee un espíritu bastante intervencionista. Le gusta entrar constantemente en juego. Y aquí, a nivel táctico, cabe señalar que no solo busca recibir al pie, sino que también estira mucho al equipo a través de sus desmarques por delante del poseedor para recibir al espacio. Sin balón, en este tipo de acciones, posee una carrera dentro-fuera muy inteligente para explotar el intervalo entre el lateral (generalmente atraído por el poseedor del esférico) y el central del equipo contrario. Físicamente, Pedro Neto es un futbolista rápido en la arrancada. Tiene un cambio de ritmo muy interesante, con y sin balón, el cual utiliza muchas veces en la conducción cerca de la banda para superar a su par. Y en los últimos meses ha tenido un desarrollo muscular muy visible, gracias al cual ha ganado una mayor consistencia en tronco y extremidades, muy coherente con el ritmo y la fricción de una competición como la Premier League, y muy consecuente con su propia estatura (1,73 metros). Es cierto, como ya resaltábamos unas líneas más arriba, que cuando se adentra por izquierda (a pierna natural) en línea de fondo es un futbolista al que seguramente le faltan habilidades técnicas e imaginativas para no encerrarse él mismo en una situación así, en primer lugar, y después para salir de una forma óptima para el juego del Wolverhampton. Algo que tiene mucho que ver con su toma de decisiones, la cual deberá ir puliendo con el tiempo, pues en este sentido no siempre elige la mejor opción. Pero si Neto es tan bueno es porque es un futbolista con recursos para imponerse a las circunstancias, y lo mejor que tiene su fútbol es que es capaz de sobresalir (por voluntad y puro talento) en una zona, a pie natural, en la que no es fácil conseguirlo.

Contenido relacionado: Análisis de la llegada de Willian José al Wolverhampton en el mercado de invierno del año 2021

Porque si bien hay muchas veces, por recapitular, en las que Neto, con balón, se quita a sí mismo demasiado tiempo y espacio entre su par, la banda y la línea de fondo, hay en otras muchas en las que, explotando una zona intermedia que comunica con el pico del área directamente, consigue salir muy airoso para adentrarse en los metros finales para hacer mucho daño con su centro/disparo. Algo en lo que el estilo tan directo y vertical de Nuno Espírito Santo juega a su favor, como, tiempo atrás, también ocurría con Diogo Jota. Ahora, no podemos obviar dentro del análisis que Neto, en los Wolves, también ha jugado muchas veces (dentro incluso de un mismo partido) en el costado derecho, es decir, a pie natural, y en esta zona la película es muy distinta. Dentro del sector derecho, que habitualmente, no por casualidad, es el carril de aceleración y/o finalización del Wolverhampton (Adama Traoré), Neto goza de un escenario mucho más prolífico para desarrollarse técnicamente.

Pedro Neto ha experimentado una evolución física muy visible. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd
Pedro Neto ha experimentado una evolución física muy visible. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd

Con balón al pie, el jugador portugués posee un control lo suficientemente delicado como para que el recorte sea un recurso siempre activo en la conducción o el cambio de dirección. Parado o en carrera, Neto tiene capacidad (potencial, pero también cada vez más real) para superar a su par y levantar la cabeza en el último tramo; algo que él ha ido mejorando con el paso del tiempo, y se nota, pues no siempre va de la mano en todos los jugadores, y menos aun en los que son tan jóvenes. Pero en el caso del lado derecho, cuando ha podido jugar por ahí (con Podence o Adama en el sector izquierdo, como sucedió en el partido ante el Southampton, por establecer un ejemplo más concreto), el fútbol de Pedro Neto se vuelve muchísimo más reflexivo con el entorno. Si por izquierda, cada vez que recibe, ya sea al pie o al espacio, Neto tiene una voluntad más individualista (muchas veces empujado por la naturaleza del propio sistema, pues tampoco tiene muchas más opciones a su alrededor), por derecha, en cambio, su naturaleza se tercia muchísimo más asociativa a la hora de activar piezas cercanas a su posición a través del pase corto con su mejor pierna.

Desde cualquier posición, sea como fuere, la esencia de Neto es la de un extremo que busca encarar y hacer daño, aunque en función de la zona debe adaptar ciertas decisiones y recursos, empezando por sus disparos a puerta (cruzados, con el empeine, en el caso del sector izquierdo, y más abiertos, con el interior, en el sector derecho), y también es la de un futbolista muy voluntarioso en el trabajo defensivo. Porque tampoco puede obviarse que Neto es un trabajador incansable en la recuperación. Cuando él mismo pierde la pelota, su reacción más instintiva le lleva a apretar con todo sobre el poseedor rival para encimar, chocar y provocar el error que le permita a los Wolves recuperar lo más pronto posible la posesión; mientras que en escenarios de defensa más posicional, los cuales son muy habituales en el día a día del equipo (puesto que la pizarra de Nuno Espírito Santo se caracteriza por ser preferiblemente reactiva ante cualquier rival), Neto tiene un recorrido muy constante para ayudar al lateral/carrilero de su lado para intervenir también de forma muy activa en ese tipo de situaciones. Unas en las que ahora, debido a esa evolución física, llega y choca con más posibilidades que antaño. Y su buen golpeo de balón le convierte en una opción útil desde el perfil derecho en un equipo con muy buenos lanzadores como Rúben Neves y Joao Moutinho. Ahora, a sus 21 años recién cumplidos, es momento de sentarse y observar cuál es su evolución natural. Las condiciones (técnicas, tácticas y físicas) las tiene. Ya las ha exhibido. Pero que Pedro Neto explote hacia otra dimensión es algo que solo vendrá motivado si aprende a decidir mejor con balón.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Pedro Neto
Edad: 21 años
Equipo: Wolverhampton Wanderers
País de nacimiento: Portugal
Posición: Extremo

Cada lunes, el análisis de un joven talento en edad sub-23.

– 8 de marzo: Jude Bellingham
– 1 de marzo: Jamal Musiala
– 22 de febrero: Matthew Hoppe
– 15 de febrero: Sergio Arribas
– 8 de febrero: Ozan Kabak
– 1 de febrero: Nicolò Rovella
– 25 de enero: Emile Smith Rowe
– 18 de enero: Ryan Gravenberch
– 11 de enero: Gianluca Frabotta
– 4 de enero: Curtis Jones
– 28 de diciembre: Wesley Fofana
– 21 de diciembre: Florian Wirtz
– 14 de diciembre: Illan Meslier
– 7 de diciembre: Jérémy Doku
– 30 de noviembre: Eberechi Eze
– 23 de noviembre: Darwin Núñez
– 16 de noviembre: Cristian Romero
– 9 de noviembre: Gianluca Scamacca
– 2 de noviembre: Rayan Aït-Nouri
– 26 de octubre: Giovanni Reyna
– 19 de octubre: Antony
– 12 de octubre: Matheus Cunha
– 5 de octubre: Tariq Lamptey
– 28 de septiembre: Dominik Szoboszlai
– 21 de septiembre: Marash Kumbulla
– 14 de septiembre: Adil Aouchiche

Foto de portada: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Muy buen artículo Adrián. ¿Crees que este jugador estaría destacando tanto en un equipo no entrenado por Nuno? Creo que se quedará un par de años a las órdenes del portugués, pero me gustaría verlo en un Tottenham o Arsenal. ¿Qué rol crees que tendría en esos equipos? Muchas gracias.

¡Muchas gracias, María! 🙂

Mmmm, ejercicio muy interesante.

Yo creo que sí sería capaz de rendir muy bien fuera, pero obviamente el siguiente paso en su carrera va a marcarle mucho.

En el Tottenham de José Mourinho me lo imagino como un extremo de bastante recorrido, arriba y abajo, aprovechando que defensivamente es un buen currante; mientras que en el Arsenal de Mikel Arteta, por la configuración del propio sistema, seguramente tendría mayor espacio en las circulaciones del equipo para realizarse completamente en ataque.

En cualquiera de los dos equipos encajaría, sin duda, y en ambos crecería (aunque seguramente no de la misma forma).

Deja un comentario

*