Jude Bellingham: sin prisa pero sin pausa

Jude Bellingham of England in action during the UEFA Euro U21 2020 Qualifiers match at Molineux, Wolverhampton
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
13/10/2020

Jude Bellingham se hizo muy viral el verano pasado. El Borussia Dortmund fichó en julio de 2020 a este jovencísimo futbolista inglés por una cantidad considerable, 23 millones de euros, para un jugador de apenas 17 años sin experiencia en la máxima élite europea, y teniendo en cuenta las circunstancias provocadas por la pandemia. Pero lo más llamativo del traspaso de Bellingham al fútbol germano no fue nada de esto, ni siquiera el enorme potencial técnico que entraña su juego, sino el hecho de que el Birmingham City, un club que debe su origen al siglo XVIII, y que fue refundando a mediados del XX con su nombre actual, decidiera retirar para la posteridad el dorsal ‘22’ de un Bellingham que apenas llegó a disputar 44 partidos oficiales con el primer equipo. El club inglés justificó de esta forma la decisión: “La camiseta con el ‘22’ ya es sinónimo de Jude [Bellingham] y su crecimiento hasta el primer equipo con apenas 16 años y 38 días. El club ha decidido retirar su dorsal para recordar a uno de los nuestros y servir de inspiración a otros”. Bellingham, además, tiene el honor de ser el jugador de 17 años más caro del fútbol. Así como la venta más cara del Birmingham City en toda su historia, por encima de Che Adams o Matthew Upson. Nunca antes se había pagado tanto dinero por un jugador menor de edad.

Sea como fuere, dejando a un lado el capítulo económico, lo cierto es que el Borussia Dortmund cuenta entre sus filas con uno de los mayores talentos de la prometedora generación del 2003 en la que ya destacan los Rayan Cherki, Jamal Musiala o Florian Wirtz. Bellingham, de hecho, ya ha debutado con la selección absoluta de Inglaterra, y este es otro hito del que puede presumir en su currículo: el pasado mes de noviembre, de la mano de Gareth Southgate, Bellingham, a sus 17 años y 136 días, se convirtió en el tercer futbolista más joven en debutar con los Three Lions; una marca solo mejorada por Theo Walcott (17 años y 75 días) y Wayne Rooney (17 años y 111 días). El proceso de adaptación de Jude Bellingham al fútbol alemán está siendo progresivo, puesto que arrancó la presente Bundesliga como titular en las tres primeras jornadas, y luego fue alternando partidos de inicio con otros desde el banquillo, pero sin duda muy positivo. El inglés evoluciona adecuadamente en un fútbol mucho más hecho y competitivo que la Championship, aunque la situación deportiva del Borussia Dortmund no es la más deseada. Primero con Lucien Favre y ahora con Edin Terzic, Bellingham viene actuando por dentro en el centro del campo, acompañado por un segundo centrocampista (más posicional), puesto que el inglés se caracteriza por ser un jugador de mucho recorrido. Arriba y abajo, de un lado para otro.

El Birmingham retiró el dorsal '22' por Bellingham tras su traspaso. Foto: y Mark D Fuller/Focus Images Ltd
El Birmingham retiró el dorsal ’22’ por Bellingham tras su traspaso. Foto: y Mark D Fuller/Focus Images Ltd

Jude Bellingham es un centrocampista con bastante vuelo. Si bien es cierto que en su debut en la Bundesliga, ante el Borussia Mönchengladbach, arrancó aquel encuentro situándose varias veces por detrás de Axel Witsel, su primer acompañante en medio campo, encargándose así de los primeros pases del BVB, con el tiempo, y tras la lesión del belga, se ha podido comprobar que el futbolista inglés no es un organizador puro del juego, sino que su fútbol es otro; uno en el que él puede moverse constantemente, con y sin balón, para estirar al equipo directa o indirectamente. En este aspecto, Jude Bellingham se encuentra mucho más cómodo actuando por delante del pasador, que no al revés. El inglés necesita bastante autonomía posicional para poder escalonarse por delante de su acompañante y dibujarle, de esta forma, una opción de pase muy recurrente en las posesiones del Borussia Dortmund. Y no solo por delante del pivote organizador/más posicional del centro del campo del equipo, sino también del posible receptor que se encuentre habilitando esa primera línea de pase. Y este detalle es muy interesante porque, a nivel individual, Bellingham tiene la capacidad para reconocerse como intermedio o alejado, en función de la situación, en las circulaciones del equipo. Es decir, este joven futbolista inglés sabe cuándo debe ser el hombre libre que cierre la triangulación a pocos toques que le permite progresar al Borussia Dortmund en campo contrario, y este aspecto es clave en un equipo que, bajo la tutela de Terzic, sigue atacando (y defendiendo) por más jugadas (individuales) que juego.

Contenido relacionado: Gio Reyna: presente y futuro – Así juega el joven norteamericano del Borussia Dortmund

Por ello mismo, estas situaciones conllevan un riesgo muy grande en las circulaciones del Borussia Dortmund. Si la acción sale y llega a buen puerto, es decir, si el BVB logra llegar al último tercio con balón controlado, la acumulación instintiva de tantas piezas cerca/dentro del área rival multiplica potencialmente las opciones de remate, puesto que el equipo, de medio campo hacia delante, cuenta con futbolistas de mucho nivel técnico, como es el caso de Jadon Sancho, Gio Reyna, Marco Reus, Erling Haaland o el propio Bellingham, para finalizar la ocasión de una forma óptima con sus posibilidades, pero también cabe la posibilidad de que cualquier error (o acierto del defensor rival en la recuperación) exponga considerablemente a un Dortmund que pasa a depender del acierto y la inspiración individual de un pivote y dos centrales demasiado expuestos por tiempo y espacio. Un peaje que el Borussia Dortmund viene pagando desde hace ya tiempo, hasta que el juego consiga ser eficaz, eficiente, y, en resumen, consecuente, con todas sus fases. Y en esas, el fútbol de Bellingham es un recursazo extra dentro del discurso, pero también una puerta abierta en una transición defensiva que aún no ha conseguido dar una respuesta útil tras la pérdida.

Bellingham ya ha debutado con la selección absoluta de Inglaterra. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd
Bellingham ya ha debutado con la selección absoluta de Inglaterra. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Físicamente, Jude Bellingham es un futbolista poderoso. En cuanto a su estatura, roza el 1,90 de altura, una distancia sobre el suelo evidentemente respetable, y además se trata de un joven bastante fin desarrollado en cuanto a su musculatura. De hecho, en este sentido se aprecia también una clara evolución entre el Jude Bellingham que llega a Alemania el verano pasado y el Jude Bellingham del presente. El futbolista inglés ha ensanchado tronco y piernas y ese cambio físico le ha reportado una mayor resistencia a los impactos directos. Jude Bellingham soporta cada vez mejor los duelos cuerpo a cuerpo, en los que además, por posición y rol sobre el campo, se ve bastantes veces involucrado a lo largo de los partidos, y esa característica, una certeza dentro de su perfil, es la que él mismo utiliza para ser un futbolista muy útil en la recuperación. Jude Bellingham es un jugador muy insistente en el robo, a veces incluso demasiado, y eso le lleva a cometer ciertas faltas quizá evitables, pero en el fondo, según las circunstancias, ciertamente necesarias por las particularidades detalladas más arriba de este Borussia Dortmund. Tras pérdida, sobre todo cuando es él el objeto de la misma, tiene una activación bastante instantánea para saltar sobre el poseedor rival y meter la pierna, el cuerpo o la cadera. Y esto da pie a comentar que Jude Bellingham es un futbolista de bastantes alturas y direcciones. Cerca del área, en los últimos metros del campo, tiene bien interiorizado que su utilidad es máxima cuando compensa los desmarques en apoyo de los hombres que tiene a su alrededor. Si Haaland, por ejemplo, acude a recibir alejándose del área, Jude Bellingham entiende perfectamente que su movimiento debe ser el contrario. Si alguien va al apoyo, él debe moverse en la ruptura. Reciba o no. La acción la realiza siempre. Y esa cualidad, que es una habilidad muy destacada dentro de su juego, y también su potencial, es, sin ir más lejos, su gran carta de presentación como futbolista a sus 17 años de edad, que se dice pronto.

Jude Bellingham entiende lo que ocurre a su alrededor. Tiene capacidad para descifrar todo lo que va sucediendo en torno a sus acciones una vez se despega del centro del campo, y a esa lectura, este punto merecía otro apartado dentro de este análisis, le añade una calidad técnica interesante en sus contactos directos con el balón. El fútbol del inglés es mucho más productivo por cantidad de recursos que por la calidad diferencial de los mismos, vaya esto por delante, pero aun así maneja un abanico bastante positivo para darle distintas soluciones a la jugada sirviéndose además de ese físico que le permite proteger la pelota escondiéndola con su propio cuerpo. Bellingham es de los que toca y se mueve hacia otra parte. Utiliza de un modo bastante racional (por su potencia y dirección) el interior de su pie derecho, tanto para pasar al compañero más próximo a su posición como para conducir o incluso disparar a puerta, y aunque sea diestro por naturaleza no rehúsa emplear su pie izquierdo antes que ejecutar una peor acción con la derecha. Jude Bellingham, como ya hemos comentado en otros textos con Musiala, Wirtz o Cherki, es otro gran talento de la generación 2003 que ya está entre nosotros. Y en su caso, ya que la situación del equipo no está ayudándole demasiado a crecer en un buen escenario, él mismo se está sirviendo del propio BVB para evolucionar hacia una dirección parecida a la de Ryan Gravenberch: jóvenes con un físico de atleta que amenazan el canon establecido.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Jude Bellingham
Edad: 17 años
Equipo: Borussia Dortmund
País de nacimiento: Inglaterra
Posición: Centrocampista

Cada lunes, el análisis de un joven talento en edad sub-23.

– 1 de marzo: Jamal Musiala
– 22 de febrero: Matthew Hoppe
– 15 de febrero: Sergio Arribas
– 8 de febrero: Ozan Kabak
– 1 de febrero: Nicolò Rovella
– 25 de enero: Emile Smith Rowe
– 18 de enero: Ryan Gravenberch
– 11 de enero: Gianluca Frabotta
– 4 de enero: Curtis Jones
– 28 de diciembre: Wesley Fofana
– 21 de diciembre: Florian Wirtz
– 14 de diciembre: Illan Meslier
– 7 de diciembre: Jérémy Doku
– 30 de noviembre: Eberechi Eze
– 23 de noviembre: Darwin Núñez
– 16 de noviembre: Cristian Romero
– 9 de noviembre: Gianluca Scamacca
– 2 de noviembre: Rayan Aït-Nouri
– 26 de octubre: Giovanni Reyna
– 19 de octubre: Antony
– 12 de octubre: Matheus Cunha
– 5 de octubre: Tariq Lamptey
– 28 de septiembre: Dominik Szoboszlai
– 21 de septiembre: Marash Kumbulla
– 14 de septiembre: Adil Aouchiche

Foto de portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*