Scott McTominay en la sombra

Scott McTominay of Manchester United during the Premier League match at St. James's Park, Newcastle
Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782
06/10/2019

Scott McTominay es una realidad. El futbolista escocés, fijo de un tiempo a esta parte en los planes de Ole Gunnar Solskjaer, se ha convertido en uno de los mejores centrocampistas de la Premier League. Lo está siendo con y sin balón, en la creación y en la destrucción, organizando el juego de su equipo y anulando el del rival, jugando con una confianza, una continuidad y una determinación que hasta ahora, a sus 24 años de edad, no había tenido en la máxima élite. Scott McTominay es un buen jugador de fútbol. Entiende el juego de su equipo y percibe todo lo que ocurre a su alrededor a 165 pulsaciones por minuto, que es algo que no todo el mundo puede hacer sobre el césped en un partido. La energía, la lectura y la calidad de McTominay están siendo claves para permitirle al Manchester United crecer de un modo natural y consecuente con sus propias virtudes. Solskjaer entendió en el momento justo que su equipo necesitaba un giro, una nueva actualización del sistema, como lo necesitan todos los equipos en algún tramo de la temporada, y la pieza de Scott McTominay le ha ayudado a optimizar este proceso.

Contenido relacionado: El United de Pogba y Bruno

Empieza a ser cada vez más habitual ver competir a este Manchester United ante los equipos grandes desde una inferioridad asumida dentro de su planteamiento. Ante Manchester City y Liverpool, por citar dos ejemplos recientes, el cuadro de Ole Gunnar Solskjaer adoptó un plan ciertamente reactivo en su posición y su actitud hacia el esférico. Dos equipos, cada uno con sus particularidades, que obligaron a este Manchester United a idear una serie de soluciones y situaciones que le permitiesen superar la automática presión tras pérdida de los manuales de Pep Guardiola y Jürgen Klopp. Dos escenarios distintos, eso sí, en los que Scott McTominay sirvió de gran ayuda para garantizarle a su equipo las herramientas necesarias en un escenario de máxima complejidad táctica, técnica, física, mental y hasta emocional. Una de las grandes certezas en el juego del escocés, al cual siempre se le ha catalogado como un centrocampista únicamente defensivo, es su habilidad asociativa a pocos toques. Muchas veces de primeras, McTominay es capaz de salir airoso de situaciones excesivamente complicadas por la presión del rival, su situación sobre el campo (que ahora detallaremos) o el reparto posicional de sus compañeros, que generalmente es positivo, pues lleva al Manchester United a acelerar sus posesiones desde zonas muy atrasadas, pero no siempre sencillo de activar. Y mucho menos al primer toque.

Scott McTominay tiene un carácter bastante fuerte. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd
Scott McTominay, a la izquierda, tiene un carácter bastante fuerte. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd

Scott McTominay tiene buen pie en ese tipo de conexiones cortas, pero este no es el único detalle a destacar dentro de su repertorio. Su pierna derecha, su extremidad más hábil con balón, es un recurso potentísimo en los metros finales para acabar las jugadas de su equipo, especialmente en escenarios más posicionales, que es cuando puede incorporarse con mayor asiduidad al ataque, y un instrumento útil, más eficaz que eficiente, para darle continuidad (y posibilidades, que es de lo que se trata) a las circulaciones del equipo. Porque McTominay no tiene la sensibilidad técnica de los centrocampistas más dominantes del continente. Su calidad no es tan pura. Pero lo cierto es que esa suma de imperfecciones técnicas, claramente visibles en sus salidas tras cambio de dirección o incluso sus controles en carrera, no le están haciendo mal a un Manchester United que necesita mucho ritmo y frescura en todas las zonas. De hecho, McTominay también funciona como conductor entre las dos mitades del campo y los últimos 35-30 metros del césped demostrando que ante todo lleva dentro el espíritu vertical, directo y combativo del fútbol inglés. Actúa con gran determinación cuando lleva el balón y su conducción, rápida y muy directa, es de un valor incalculable para aportar profundidad.

Tácticamente, Scott McTominay es un futbolista inteligente. En esos escenarios de presión, como decíamos, el escocés sirve un apoyo fundamental cerca de la banda, lateralizando su posición sobre el sector derecho, para, a muy pocos toques, darle el tiempo y el espacio básico al equipo para iniciar el juego desde abajo con claridad. La ejecución de sus pases es rápida y bastante eficaz, y desde esa aptitud consigue darle sentido a la colocación de sus compañeros más cercanos (Pogba, Bruno Fernandes y Wan-Bissaka) para establecer triangulaciones que le permitan al Manchester United atraer esa presión rival y explotar los espacios que se van generando por delante del propio balón. McTominay es un futbolista muy impetuoso. Lo es con y sin balón. Tiene carácter. Y lo tiene con el partido en juego o el balón detenido. Aunque en el juego, y más concretamente en la fase de salida de su equipo, acompañado por Fred en el perfil izquierdo, ha aprendido a canalizar esa tensión para explorar las mejores situaciones para su equipo; presione o no arriba el rival. Sin embargo, en conducción y defensivamente es mucho más volcánico.

Scott McTominay tiene una buena conducción en carrera. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd
Scott McTominay (24) tiene una buena conducción en carrera. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd

Scott McTominay es un corrector muy activo tras pérdida. Cuando va al choque, instintivamente mete el pie. Y a pesar de su 1,93 de altura, un físico que le permite imponerse muchas veces en el juego aéreo, pues de hecho más de una vez se ha incrustado entre los centrales de su equipo para defender situaciones de acoso y derribo rival desde los costados, se lanza al suelo con bastante agilidad para rebañar un balón desde el tackle. Cuando es superado, en las décimas de segundo posteriores al regate/pase del rival que anula directamente su posición, es cierto que tiene una reacción algo condicionada por su propia estatura, pero aun así, en tareas meramente destructivas, también es un futbolista clave para la idea de este United. Llegar, llega, y no se ahorra nunca nada. McTominay, este escocés que jugará la Eurocopa del próximo verano como central, como jugó las repescas previas a la fase final con su selección, es absolutamente indispensable para el buen funcionamiento de este Manchester United de los Bruno Fernandes, Paul Pogba, Marcus Rashford, y otra vez, como ya lo fue tras el confinamiento, Ole Gunnar Solskjaer.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Simon Moore/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*