Emile Smith Rowe en el mejor momento

Arsenal's Emile Smith Rowe during the Premier League match at the American Express Community Stadium, Brighton and Hove
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858
29/12/2020

Emile Smith Rowe ha roto su cascarón. El joven futbolista inglés del Arsenal, nacido en el barrio de Thornton Heath, en el distrito de Croydon, en el sur de Londres, se mudó al norte de la ciudad con toda su familia cuando tenía 10 años, en 2010, en el momento en que entró a formar parte de la academia gunner, y debutó con el primer equipo (en la UEFA Europa League) en septiembre de 2018, con Unai Emery, a sus 18 años recién cumplidos. Después de marcharse cedido al RB Leipzig en la 2018-19, donde apenas pudo jugar a causa de una lesión, y de estar la temporada pasada en el Huddersfield, donde firmó dos goles y dos asistencias en la Championship, Emile Smith Rowe se ha convertido en muy poco tiempo en una de las grandes sensaciones del momento en la Premier League. Mikel Arteta le puso ante el Chelsea en el Boxing Day, en un partido que el Arsenal ganó a los de Frank Lampard por tres a uno, y desde entonces el chico se ha asentado en la dinámica del primer equipo con total merecimiento. Smith Rowe es causa del buen momento que atraviesa el Arsenal en las últimas semanas. El inglés es un mediapunta de bastante actividad por delante del balón, actuando de enganche en el 4-2-3-1 hacia al que ha virado Arteta en la pizarra, y esa naturaleza, tan distinta (dentro de la estructura deportiva de la plantilla) y a la vez tan necesaria para el equipo, le ha dado un valor especial a un chico que le está permitiendo al Arsenal ser muchas cosas al mismo tiempo a lo largo de un partido.

Emile Smith Rowe es un mediapunta que se mueve bastante bien en todas direcciones. Parte siempre por delante de la línea del balón, porque arranca por detrás del ‘9’ en el sistema que viene vistiendo al Arsenal en las últimas semanas, y desde ahí, pese a que esta zona es, generalmente, un sector de poco tiempo-espacio por el posicionamiento del equipo rival, Smith Rowe se asegura a sí mismo un radio de acción bastante amplio a través de sus movimientos. No obstante, hay una acción que el joven Emile Smith Rowe ya tiene perfectamente automatizada en su sistema operativo y es en la que corta desde dentro hacia fuera, desde la mediapunta al sector derecho, para cruzarse por delante de Bukayo Saka, extremo en este perfil, y limpiar una zona crucial dentro del sistema. Una jugada dentro del juego de este Arsenal que activa una serie de movimientos en cadena que le garantizan amplitud y profundidad al equipo. Emile Smith Rowe es un futbolista que ha pasado por todas las categorías inferiores del Arsenal, así como por las de la selección inglesa, donde ahora, hasta el momento, es internacional sub-20, con la que debutó en noviembre del año 2019.

Emile Smith Rowe maneja bastante bien las dos piernas. Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd
Emile Smith Rowe (20) maneja bastante bien las dos piernas. Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd

Emile Smith Rowe es diestro por naturaleza, aunque posee un manejo de la pierna izquierda bastante positivo, por no decir notable. Un primer detalle interesante en la descripción de sus habilidades técnicas, que incluso podemos considerar como una certeza dentro de su juego, puesto en que la zona de acción en la que normalmente se mueve no hay espacio ni para el oxígeno. Ahora que en las últimas semanas ha vuelto a ser noticia por su salida del Arsenal, precisamente, para fichar por el Fenerbahçe, es interesante señalar que Emile Smith Rowe tiene cosas (algunas jugadas) que parecen sacadas directamente del fútbol de Mesut Özil. Por ejemplo, cuando recibe en banda derecha después de cortar hacia fuera, en el movimiento que antes detallábamos por delante de Bukayo Saka, el ‘32’ del Arsenal tiene calidad para salir por dentro con el balón controlado, apoyándose en la conducción en sus dos pies, y en un momento justo de la carrera, medio perfilado para chutar con su pierna izquierda, no disparar sino cruzar el balón en diagonal hacia su espalda, en la trayectoria opuesta a la de su conducción, para activar así la entrada desde el lado ciego (a contrapié de la defensa rival) del compañero libre que ataca el pico del área. Emile Smith Rowe tiene cosas de ese tipo dentro de su repertorio. Genialidades creativas distintas, propias y alcanzables únicamente por mentes con una capacidad inventiva superior a la de la media, que imposibilitan, por suerte, que todo su fútbol pueda ser reducido a un texto así.

Contenido relacionado: Una nueva vida para Héctor Bellerín

Otro detalle clave dentro del juego de Emile Smith Rowe es que no solo recibe al pie sino que también lo hace al espacio. Y por ahí se empieza a explicar su influencia para permitirle al equipo atacar de distintas formas siempre en función del escenario, como señalábamos en el primer párrafo. Emile Smith Rowe, de espaldas, cuando el Arsenal inicia el juego desde su defensa y trata de instalarse en campo rival para atacar de un modo posicional, tiene una fuerte predilección por dejarse caer en el sector derecho, en el intervalo entre pivote-volante y/o central-lateral del equipo contrario, en una posición que está perfectamente estudiada en la pizarra de Mikel Arteta, puesto que Saka, el extremo de ese lado, parte siempre muy abierto, y Aubameyang, el extremo del sector opuesto (izquierdo), acaba despejándole el costado a Tierney, su lateral, para que este pueda esprintar hasta línea de fondo. Con Emile Smith Rowe dentro, muchas veces escorado a ese costado derecho, y un delantero con las características de Lacazette en el apoyo, compensando desde la frontal en el otro lado, el Arsenal está completando un circuito en sus posesiones por el cual no necesita pasar de manera ineludible por su centro del campo. El inglés tiene capacidad (y la libertad suficiente) para aparecer indistintamente en los tres carriles. Y la autosuficiente física básica, ya que no es un futbolista que destaque por su altura o por su velocidad punta, para atacar la última línea, recibir al espacio y estirar en el último tercio (con desmarques medidos para no caer en fuera de juego).

Emile Smith Rowe está actuando como mediapunta en este Arsenal. Foto: Alex Burstow/Focus Images Ltd
Emile Smith Rowe está actuando como mediapunta en este Arsenal. Foto: Alex Burstow/Focus Images Ltd

Algo que el Arsenal de Mikel Arteta empieza a tener bastante bien mecanizado es su salida bajo presión rival. El equipo busca atraer muy abajo los esfuerzos defensivos del oponente para triangular a pocos toques, activar la opción del tercer hombre y atacar los espacios que se van generando por delante del balón. Y en esas, Emile Smith Rowe funciona igual de bien en el apoyo, participando entre líneas, que al espacio, atacando a través de la ruptura el movimiento final dentro de la transición. Técnicamente, con balón al pie, es capaz de recibir con el derecho, su pie más hábil, y automáticamente actuar con el izquierdo, para conducir o dar un pase, y viceversa. Y esa habilidad para manejar las dos piernas le convierte en un elemento difícilmente descifrable cuando toca la pelota. Emile Smith Rowe es un acelerador del juego. Entre líneas o intervalos del equipo rival, reciba por dentro o lo haga desde la banda, el futbolista inglés tiene una habilidad endiablada para acelerar el ritmo de la acción a través de sus acciones, intervenga o no directamente dentro de la jugada. Porque sus desmarques diagonales hacia fuera, cuando rompe hacia la banda para aclararle la salida por dentro a Saka con su pierna más hábil, no siempre son activados mediante un pase que le hace recibir al pie o al espacio cerca de la cal, pero aun así Smith Rowe tiene bien entendido que esos movimientos, muy sacrificados física y sobre todo mentalmente, son muy necesarios para mejorar (y acelerar) el juego de este Arsenal.

Emile Smith Rowe toca y se mueve. Su fútbol es eso. Acción. Movimiento. Repetición. Y aunque por norma general trate de jugar siempre hacia delante, buscando el modo de llevar al equipo a las inmediaciones del área, su toma de decisiones, con la cabeza levantada, le lleva a no precipitarse en demasía con errores no forzados que podrían poner en peligro la transición defensiva del equipo. Dicho lo cual, su respuesta tras pérdida es cada vez más activa. Mikel Arteta es un entrenador muy insistente en el juego de su equipo desde la banda, como ha quedado claramente demostrado en estos meses sin público en los estadios, y Emile Smith Rowe (como todo el equipo en general) responde con una presión bastante agresiva cuando él mismo pierde la bola. El cuadro gunner apuesta por una réplica fuerte y coral cada vez que pierde el balón en campo contrario, con la idea de robar (darles tiempo a los jugadores más alejados de la zona donde se ha producido la pérdida para colocarse ante el previsible juego directo del equipo rival para superar esa presión) y transitar en pocos metros para reiniciar sus ataques casi por sorpresa. Y eso es algo que ya está en la cabeza de Emile Smith Rowe, que no es un especialista defensivo, lógicamente, pero que aun así se nota que está trabajando en estos conceptos, puesto que en fases de defensa más posicional, en los momentos en los que el Arsenal debe replegar, el joven inglés también sabe cerrar las líneas de pase del rival.

Emile Smith Rowe juega con las medias bajadas y botas negras. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858 29/12/2020
Emile Smith Rowe juega con las medias bajadas y botas negras. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd

Si antes señalábamos que Smith Rome es un futbolista que no destaca especialmente por su estatura o su punta de velocidad al espacio, sí posee en cambio un tren inferior lo suficientemente fuerte para bajar el centro de gravedad con balón y escondérselo al rival. Un recurso muy valioso en metros finales, por la aglomeración de jugadores que suele haber en esta zona, y también en situaciones de transición, pues con ello consigue darle el tiempo justo a cada acción antes de lanzarla la bola al hueco. Su entendimiento con Saka cerca de ese perfil derecho es muy positivo para el equipo, ya que ambos se relacionan directamente incluso sin mirarse. Aunque aquí, dentro de este punto, hay un detalle a destacar que Emile Smith Rowe deberá ir puliendo con el tiempo. Un concepto que aprenderá y perfeccionará en los próximos meses, seguro, porque es algo en lo que Mikel Arteta ha insistido mucho desde su llegada al banquillo del Arsenal: conservar y cuidar unas distancias de relación óptimas entre su recepción y la posición del pasador.

A este gesto, que tiene que ver con su lectura y su toma de decisiones, le está costando cogerle el punto. En muchas ocasiones se acerca algo más de la cuenta al compañero que en ese momento tiene la pelota, no confiando en su pase desde la zona que debe ocupar y fijar para que el sistema no pierda forma en ninguna altura/posición, y eso es algo que Smith Rowe tendrá que ir trabajando con el tiempo. Como también está haciendo con sus resoluciones en los metros finales, por ejemplo. Arriba, cuando pisa la frontal o directamente el rectángulo del área, el joven inglés llega siempre con la cabeza levantada, y el simple hecho de llegar, acompañando los ataques y cargando la zona de remate, ya es un valor a destacar, puesto que varias veces ha rematado él mismo entre los tres palos, pero aun así todavía debe ganarle (o ahorrarle) un segundo a su propia mente para definir (pasando/disparando) con total claridad. Porque la calidad ya la tiene. Emile Smith Rowe forma parte del presente de este Arsenal sin por ello dejar de ser un proyecto de futbolista con un potencial muy estimulante. Completamente asentado ya en el día a día del equipo y siendo bastante determinante los fines de semana, que lógicamente eso acelera y potencia cualquier proceso, Emile Smith Rowe debe ser merecidamente reconocido como uno de esos jóvenes que (igual que Bukayo Saka o Kieran Tierney) ha conseguido encauzar y sacar a flote a un Arsenal que hasta hace nada era presa de una dinámica que amenazaba con llevárselo todo por delante, y que aún, dentro de esta mejoría, debe conseguir crear jugadas desde el juego y no solo desde la calidad individual de sus mejores futbolistas, pues ese es el siguiente paso que se espera de la pizarra gunner. Y Emile Smith Rowe, por sus condiciones, ahí también puede ser útil. Ha pasado de ser recurso a clave del discurso.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Emile Smith Rowe
Edad: 20 años
Equipo: Arsenal
País de nacimiento: Inglaterra
Posición: Mediapunta

Cada lunes, el análisis de un joven talento en edad sub-23.

– 18 de enero: Ryan Gravenberch
– 11 de enero: Gianluca Frabotta
– 4 de enero: Curtis Jones
– 28 de diciembre: Wesley Fofana
– 21 de diciembre: Florian Wirtz
– 14 de diciembre: Illan Meslier
– 7 de diciembre: Jérémy Doku
– 30 de noviembre: Eberechi Eze
– 23 de noviembre: Darwin Núñez
– 16 de noviembre: Cristian Romero
– 9 de noviembre: Gianluca Scamacca
– 2 de noviembre: Rayan Aït-Nouri
– 26 de octubre: Giovanni Reyna
– 19 de octubre: Antony
– 12 de octubre: Matheus Cunha
– 5 de octubre: Tariq Lamptey
– 28 de septiembre: Dominik Szoboszlai
– 21 de septiembre: Marash Kumbulla
– 14 de septiembre: Adil Aouchiche

Foto de portada: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Interesante jugador el joven británico. Entiendo que se necesita un relevo en esa mediapunta,pero ahora con la llegada de Odegaard ¿Creéis qué le puede quitar muchos minutos de juego? Será interesante ver como gestiona Arteta esa mediapunta. Nuevamente vemos como se presenta el dilema de apostar por un joven que lo está haciendo más bien o apostar por un jugador más contrastado, aunque en este caso se trate de otro joven.

Según he leido en varios medios, el propio Arteta llamó a Odegaard para convencerle de que fuese al Arsenal ya que iba a tener un papel protagonista. Veremos como cuaja el noruego en la Premier.
Y esto ya como opinión personal, la vía más factible para que los Gunners jueguen Champions la próxima temporada puede ser la Europa League. No digo que sean favoritos ni mucho menos, pero ahí lo dejo.

Deja un comentario

*