Gianluca Scamacca por fin ha llegado

de-ligt-scamacca Holanda Italia Instagram MI

Gianluca Scamacca fue uno de los grandes protagonistas del último Mundial sub-20 (2019). En este delantero espigado, fuerte, combativo y muy elástico en algunos gestos muchos aseguran ver a un Zlatan Ibrahimovic italiano. Y no van mal encaminados. El propio Scamacca ha reconocido en más de una ocasión que es un fiel admirador de Ibra, y tal es su fervor que en 2015, cuando deja la cantera de la Roma para firmar por el filial del PSV, pensó que él también podría tener una trayectoria parecida a la de su ídolo si en aquel momento dejaba su casa para marcharse a los Países Bajos como hizo Zlatan en 2001 (Ajax). Esta profunda admiración debía salir por algún lado, y lo cierto es que este delantero romano de apenas 21 años tiene acciones y recursos, con su 1,95 de altura, que evocan al gigante sueco. Sin embargo, la trayectoria de Gianluca Scamacca ha dado ya varios giros un tanto extraños que muy probablemente este texto, centrado únicamente en lo que conocemos de él sobre el césped, no llegará a resolver. Porque Scamacca, siendo aún un futbolista bastante joven, tiene virtudes técnicas, tácticas y físicas como para haber llegado mucho antes a la máxima élite; especialmente después de aquel Mundial sub-20. Pero hay partes de la historia que no conocemos (aunque todos, naturalmente, confabulamos en las mismas razones), y que vendrían a explicar por qué, siendo una de las grandes revelaciones del torneo con Italia, debió conformarse con jugar en un equipo de la parte baja de la Serie B. “Antes del Ascoli, no me quería nadie”, llegó a decir el propio Scamacca.

Pero ahora centrémonos en la parte que sí podemos analizar, porque Scamacca es un futbolista mucho más interesante de lo que puede parecer fuera del campo. Este delantero de casi dos metros de altura fue especialmente dominante en aquel Mundial sub-20 gracias a su físico, pero también por la gran cantidad de acciones técnicas que dejó en un torneo en el que otros como Darwin Núñez, Rafael Leao o Kang-In Lee también rompieron el cascarón. En el Genoa de Rolando Maran, donde está cedido este curso nuevamente por parte del Sassuolo, Gianluca Scamacca está jugando con otro delantero al lado. Como ya hizo en aquel Mundial sub-20 con Italia, el romano está compartiendo ataque con otro futbolista complementario a sus características, y este es un primer punto de partida interesante a la hora de empezar a esbozar su figura. Si en aquella selección italiana Scamacca jugaba con Andrea Pinamonti, curiosamente, el delantero del Genoa la temporada pasada, en su nuevo equipo viene repartiéndose la primera línea del sistema de Maran con el ilustre Pandev (o con Pjaca). A decir verdad, situar a otro futbolista (en este caso, otro punta) cerca de Gianluca Scamacca parece una decisión bastante acertada; no solo para repartir tareas y responsabilidades, lo cual puede favorecer en estos momentos la adaptación del futbolista a la Serie A, sino también para sacarle un mayor provecho a la cantidad (y a la calidad) de (las) situaciones que Scamacca genera por pura habilidad.

Gianluca Scamacca, en un partido con la selección sub-19 de Italia. Foto: MarcadorInt/Todos los derechos reservados
Gianluca Scamacca, en un partido con la selección sub-19 de Italia. Foto: MarcadorInt/Todos los derechos reservados

Porque Gianluca Scamacca tiene mucho fútbol en sus botas. Su pierna más hábil es la derecha, y generalmente intenta hacerlo todo con el pie que más seguridad le reporta. Scamacca es un delantero bastante instintivo en su toma de decisiones. Trata de jugar siempre a pocos toques, muchas veces incluso de primeras, consciente de que no tiene una sensibilidad diferencial en acciones que le exijan una consecución de habilidades técnicas como puede ser una conducción; pero jugar a muy pocos toques requiere un grado de concentración máximo (además de una buena calidad técnica, por supuesto) para vivir una o dos acciones por delante de la propia jugada. Y Scamacca lo tiene. Hay que ser muy bueno para hacerlo todo tan sencillo a pocos toques, utilizando para ello recursos con la suela de la bota, el exterior o incluso el tacón, y Scamacca, en este sentido, lo es.

Es decir, estamos ante un proyecto de delantero que ya es muy bueno, y que todavía puede ser mucho mejor. Porque como ocurre con los buenos futbolistas, el juego de Gianluca Scamacca no puede ser reducido a un simple inventario de sus características. El delantero italiano siempre deja cosas. Se va inventando giros, controles y descargas en función de cada situación, y esa habilidad, ciertamente infinita, es la que realmente le diferencia para el máximo nivel. Scamacca es capaz de controlar un envío con los dos cuádriceps, prolongar una acción con la espuela y asistir de tacón en el borde del área con absoluta normalidad. Todo lo hace muy sencillo, como si no le costase ningún esfuerzo, y eso habla también muy bien de la gran elasticidad que tiene en los gestos. Ahí sí Scamacca recuerda mucho a Ibrahimovic, porque el italiano también es capaz de estirar al máximo la pierna en un salto para controlar un balón aéreo, o de inventarse acciones en muy poco espacio con recursos que solo existen en la mente de un genio (como la de su ídolo).

Gianluca Scamacca, en un partido ante Portugal con la selección sub-19 de Italia. Foto: MarcadorInt (Todos los derechos reservados)
Gianluca Scamacca, en un partido ante Portugal con la selección sub-19 de Italia. Foto: MarcadorInt (Todos los derechos reservados)

Scamacca sabe utilizar muy bien su cuerpo para imponerse de espaldas (y lejos) de la portería rival, y aunque no siempre salte y gane todos los duelos, siempre consigue condicionar mucho al defensor contrario. En este sentido, aprovechando además una arrancada potente al espacio, Scamacca es un delantero muy útil para equipos que, como ocurría en aquella Italia o como sucede ahora en el Genoa de Maran, no están pensados para vivir los 90 minutos en campo rival. Con balón al pie, como decíamos unas líneas más arriba, es cierto que le cuesta un poco más si no consigue intervenir en la acción a uno o dos toques, porque no tiene una habilidad diferencial en conducción, por ejemplo, o porque le cuesta levantar la cabeza en ciertas situaciones de este tipo. Scamacca es un delantero que necesita actuar. Es muy instintivo. A veces incluso demasiado. Y posiblemente por ahí deba llegar su evolución ahora que ya ha llegado a la élite, porque esa toma de decisiones (aún por mejorar) marcará, sin duda, el techo de su verdadero potencial. Aquí estará la clave.

De cara a puerta es un futbolista que también maneja bastantes recursos. Tiene un golpeo de balón duro y bastante seco con el empeine de su pie derecho, pero además maneja otro tipo de herramientas en los metros finales para imponerse en la zona de remate. Sin balón es muy peleón. Va a la presión, muerde cuando no tiene el esférico y cuerpo a cuerpo, en el duelo directo, sabe hacerse valer aprovechando su constitución física. Gianluca Scamacca puede pasarse muchos minutos sin intervenir directamente en el juego del equipo, como pasó mismamente en el último Derby della Lanterna ante la Sampdoria, y de la nada, cuando recibe, sacarse de la manga un taconazo o realizar un control dificilísimo para, automáticamente, iluminar el escenario para su equipo. Al espacio tiene un desmarque/arrancada potente, lo cual le permite iniciar (desmarque de apoyo) y continuar las transiciones ofensivas de su equipo; sin balón es muy peleón, muy insistente, muy pegajoso en el cuerpo a cuerpo, y con balón, pese a que es donde más cosas tiene aún por pulir, especialmente a la hora de decidir, Gianluca Scamacca debe encontrar el equilibrio entre su calidad técnica y esa determinación tan instintiva. Si logra hacerlo en el máximo nivel, el Genoa estará un poco más cerca de salvarse y Scamacca, a título particular, tendrá mejores argumentos para quedarse en la élite ahora que ya ha llegado.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Gianluca Scamacca
Edad: 21 años
Equipo: Genoa
País de nacimiento: Italia
Posición: Delantero

Cada lunes, el análisis de un joven talento en edad sub-23.

– 2 de noviembre: Rayan Aït-Nouri
– 26 de octubre: Giovanni Reyna
– 19 de octubre: Antony
– 12 de octubre: Matheus Cunha
– 5 de octubre: Tariq Lamptey
– 28 de septiembre: Dominik Szoboszlai
– 21 de septiembre: Marash Kumbulla
– 14 de septiembre: Adil Aouchiche

Foto de portada: MarcadorInt/Todos los derechos reservados.

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*