El aprendizaje intensivo de Ozan Kabak

Ozan Kabak ya es internacional absoluto con Turquía. Foto: Tomàs Martínez/MarcadorInt (Todos los derechos reservados)

La vida de Ozan Kabak cambió completamente en muy pocas horas. El joven futbolista turco empezó el lunes 1 de febrero como cualquier otro día, dispuesto a irse al entrenamiento rutinario con el Schalke 04, pero a media mañana su agente tenía un pacto cerrado con el Newcastle y antes de la comida, en cambio, estaba pasando el reconocimiento médico para fichar por el Liverpool. El destino y las circunstancias lo han querido así. El cuadro red tocó diferentes puertas en las últimas horas de mercado buscando un central que paliase la sangría que está teniendo este año el equipo con las lesiones, sin Virgil van Dijk, sin Joe Gómez y presumiblemente también sin Joel Matip para lo que resta de temporada, las cuales han obligado al Liverpool a reinventarse en más de una ocasión con futbolistas fuera de su posición, y que además, este es un detalle importante, se amoldase a las posibilidades económicas del club en la situación actual. Es decir, Ozak Kabak, a sus 20 años, llega para ser importante en este Liverpool. Y eso son palabras mayores. Lo son, sobre todo, porque este joven central turco al que conocimos con su selección en el Europeo sub-17 de 2017, cuando todavía jugaba en el Galatasaray, ha demostrado en el Schalke 04 que es un futbolista con un potencial enorme, puede que hasta privilegiado por sus condiciones (técnicas, tácticas y físicas), pero con un presente aún por definir. Ozak Kabak no es un central que ya esté completamente hecho, como es lógico y normal para la edad que tiene, y por esa misma razón, este nuevo reto, por su propia exigencia, puede ser (es lo que habrá que analizar en los próximos meses) incompatible con su propia evolución, y especialmente con las imperfecciones que tiene su propio juego, que no son pocas y no son invisibles.

Ozan Kabak es un proyecto de central interesantísimo. Se trata de un futbolista joven, con buen físico, inteligente tácticamente y bien dotado en lo técnico. Kabak pertenece a esa nueva generación de defensores centrales (y futbolistas, así en general) turcos con muy buena pinta, que en muchos casos incluso son ya una realidad, como ocurre con Çaglar Söyüncü, pero su presente no puede ser aún comparado con el del central del Leicester City. Kabak todavía se encuentra en una fase primigenia de su verdadero potencial. Y conviene insistir tantas veces en esto porque su juego, a estas alturas, está plagado de irregularidades y asperezas que deberá ir corrigiendo con el tiempo. Kabak es un chico alto, pues está por encima del 1,85, y bien desarrollado muscularmente. Es un central fuerte. Y este es un primer detalle importante en el análisis. El central turco no es el futbolista más rápido en la reacción o la corrección, todo hay que decirlo, pero sus condiciones hasta ahora han encajado muy bien con el perfil que ha representado… Al menos sobre el papel.

Ozan Kabak, ya internacional absoluto con Turquía, durante el Europeo sub-17 de 2017. Foto: Tomàs Martínez/MarcadorInt (Todos los derechos reservados)
Ozan Kabak, ya internacional absoluto con Turquía, durante el Europeo sub-17 de 2017. Foto: Tomàs Martínez/MarcadorInt (Todos los derechos reservados)

El Schalke 04, por su propia situación deportiva, seguramente no haya podido darle a Kabak durante este tiempo todas las herramientas que su fútbol ha demandado. Y por ahí pueden empezar a explicarse ciertos porqués que tienen su impacto en el presente y lo tendrán en el futuro. Al final hablamos de un central de apenas 20 años que en su proceso de crecimiento se ha encontrado con las urgencias y las necesidades de todo un histórico del fútbol alemán en horas bajas, y que ahora ficha por el Liverpool, que no es un equipo cualquiera, que le exigirá un rendimiento inmediato desde el primer día. Algo que evidentemente no es sencillo para nadie, pero menos aun para un central tan joven y con tan pocas certezas en su juego. Porque el fútbol de Ozan Kabak está plagado de acciones y situaciones que rezuman unas aptitudes muy impactantes, pero siempre en vistas a futuro porque por ahora han estado lejos de ser respuestas diferenciales para la exigencia de la súper élite. Kabak es un central aún por moldear. Condiciones tiene, y estas están fuera de toda duda, pero su evolución como futbolista debe venir dada por la correcta aplicación de todas esas virtudes (tácticas, técnicas y físicas) a su juego. Por ejemplo, algo que Kabak deberá ir puliendo a medida que vaya creciendo como profesional es el timing de sus decisiones. Si Kabak quiere evolucionar como un central expeditivo, que esto aún está por verse, resulta imprescindible que ajuste sus saltos de una línea a otra al ritmo de la circulación rival y a la velocidad de acción del atacante para anticiparse a la jugada y no para ir siempre por detrás de ella, que es lo que le ha ocurrido en más de una ocasión en el Schalke 04. Un detalle que, además de físico, tiene mucho que ver con la lectura y la agilidad mental con la que debe dar respuesta a los distintos (y continuos) estímulos que se van produciendo en el partido, con y sin balón, en las diferentes fases del juego. Importante.

Contenido relacionado: El paradigma de la nueva escuela de defensas turcos

Kabak domina los conceptos esenciales del libreto. La teoría se la sabe. Pero otra de esas aptitudes que debe aplicar al juego es la determinación o la contundencia que se le puede presuponer por sus propias características. Defensivamente, Ozan Kabak sabe entrar y reaccionar dentro de las jugadas, es decir, entiende conceptualmente que debe estar perfilado, sabe achicar al rival cerca de la línea de fondo e incluso entiende la importancia de defender con las manos detrás de la espalda, pero en ese tipo de retos más individuales se ha malacostumbrado a pecar de una tibieza muy poco sana. No es casualidad, por esta misma razón, que Ozan Kabak se haya convertido muchas veces en el objetivo prioritario de delanteros como Thomas Müller o Luka Jovic que le han obligado a salir en la foto. Y el álbum de Kabak en la Bundesliga no es pequeño. Esta laxitud defensiva, una notable falta de contundencia, ha sido ciertamente habitual en duelos directos entre él y el punta rival, que ha aprovechado esa fragilidad para girar al turco dentro del área (pues este recula en exceso o no se impone entrando en el choque) y sacar posición de disparo a quemarropa, pero también ha sido visible en acciones que demandaban una mayor determinación para abortar completamente el peligro, como pueden ser sus despejes. Son acciones que han marcado el día a día de Ozan Kabak en Alemania, que también ha resuelto bien muchas otras, por supuesto, pero estas están ahí y no pueden obviarse porque están frenando un crecimiento que en otras circunstancias, quizá, sería mucho más acelerado.

Ozan Kabak pasó por el Stuttgart antes de fichar por el Schalke 04. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd
Ozan Kabak pasó por el Stuttgart antes de fichar por el Schalke 04. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd

Las acciones por alto de Ozan Kabak merecen un aparte dentro del análisis. Porque por arriba, valiéndose de su altura, el central turco consigue imponerse muchas veces. Y lo hace abajo, cerca o dentro de su área, defendiendo, pero también en acciones a balón parado en la portería contraria para rematar. Es cierto que en las primeras situaciones, como ya hemos comentado, se echa en falta un punto más de carácter para orientar sus despejes en buenas condiciones, pero por arriba, y esta habrá sido una condición crucial en la decisión que ha tomado el Liverpool, Kabak funciona. Está. Llega. Y si no puede imponerse siempre, al menos incomoda. Técnicamente, entrando ya en otro punto de su perfil, Ozan Kabak es un futbolista con buen pie. Es diestro, y generalmente ocupa el perfil derecho de la defensa, donde luce como un central comprometido con la fase de iniciación de su equipo.

Con balón al pie, Kabak es capaz de salir desde muy atrás con el balón controlado para realizar distintas acciones que llevan al equipo a avanzar (ante presiones adelantadas o intermedias) sin necesidad de pasar imperiosamente por medio campo. Kabak tiene un desplazamiento de balón bastante bien desarrollado para transportar el esférico 30 o 40 metros para activar a las referencias alejadas de su equipo a la espalda de los pivotes/centrales rivales. Para este tipo de envíos, por lo general más tensos y directos, el defensor turco emplea el empeine-interior de su pie derecho, su pierna más hábil, mientras que en asociaciones cortas hacia cercanos o intermedios la superficie utilizada no esconde mayor misterio que la zona interior. Eso en cuanto a sus envíos, porque el chico tiene la habilidad (insistimos, táctica, técnica y mental) para atreverse a conducir el balón varios metros y entregárselo a un compañero en mejores condiciones. Es cierto que hay que rascar un poco en sus actuaciones para encontrar acciones de este tipo, pero las tiene. Y ese es un detalle muy positivo, y más para la edad que tiene. Ozan Kabak es y será uno de los grandes centrales del futuro. Sus condiciones al menos invitan a pensar en ello. Sus aptitudes son las de un defensor de equipo grande, pues además, aunque esto no lo hemos comentado, mental y anímicamente ha sabido reponerse bien de los golpes (o de los errores cometidos), ya que, para bien o para mal, es algo con lo que ha debido lidiar en el Schalke 04. De todo se aprende, y en el fútbol no iba a ser menos. El Kabak de hoy, lógicamente, es mejor futbolista que el de hace cuatro años y peor que el de dentro de otros cuatro, aunque su juego y sus prestaciones estén evolucionando más despacio de lo que podía presuponerse. Hay que tener en cuenta que este joven de apenas 20 años lleva mucho tiempo viviendo en un curso intensivo (entre las urgencias del Schalke 04 y las necesidades del Liverpool) para optar a una profesión que lleva años de práctica y perfeccionamiento.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Ozan Kabak
Edad: 20 años
Equipo: Liverpool
País de nacimiento: Turquía
Posición: Defensa central

Cada lunes, el análisis de un joven talento en edad sub-23.

– 1 de febrero: Nicolò Rovella
– 25 de enero: Emile Smith Rowe
– 18 de enero: Ryan Gravenberch
– 11 de enero: Gianluca Frabotta
– 4 de enero: Curtis Jones
– 28 de diciembre: Wesley Fofana
– 21 de diciembre: Florian Wirtz
– 14 de diciembre: Illan Meslier
– 7 de diciembre: Jérémy Doku
– 30 de noviembre: Eberechi Eze
– 23 de noviembre: Darwin Núñez
– 16 de noviembre: Cristian Romero
– 9 de noviembre: Gianluca Scamacca
– 2 de noviembre: Rayan Aït-Nouri
– 26 de octubre: Giovanni Reyna
– 19 de octubre: Antony
– 12 de octubre: Matheus Cunha
– 5 de octubre: Tariq Lamptey
– 28 de septiembre: Dominik Szoboszlai
– 21 de septiembre: Marash Kumbulla
– 14 de septiembre: Adil Aouchiche

Foto de portada: Tomàs Martínez/MarcadorInt (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

El día de su fichaje parecía un fichaje a la desesperada sin ningún futuro, pero después de este análisis.. dan ganas de verlo!

Sois unos cracks!!

Responder a Quique Cancelar respuesta

*