El Rafael Leao que ya conocemos

17

Rafael Leao es un futbolista muy particular. Este portugués, a sus 21 años, encadena dos temporadas consecutivas superando la treintena de partidos con la camiseta del AC Milan; el club que confío en él después del último Mundial sub-20 (2019), aunque esta temporada es en la que está rompiendo con una productividad cuantitativa (acumula seis goles y cinco asistencias) especialmente destacable. A decir verdad, con este joven ocurre una cosa muy curiosa, parecida a la que ya analizamos en su día con Jérémy Doku, y es que actualmente es complejo realizar una revisión específica de su posición puesto que Leao no es un delantero centro, al menos de momento, sino que juega muchas veces muy cerca del costado izquierdo, y tampoco puede decirse que sea un extremo. Los futbolistas siempre son sus características y habilidades, y reducir a cualquier jugador a una posición concreta podría resultar erróneo, pero lo cierto es que el actual Rafael Leao obliga a realizar una descripción muy ambigua de su posición ideal. El portugués es atacante, de eso no cabe ninguna duda. Un atacante que juega generalmente por detrás de una referencia fija (como puede ser Zlatan Ibrahimovic), con una tendencia muy marcada a dejarse caer sobre el costado izquierdo, pues así puede recibir, superar, correr y finalizar cómodamente con su mejor pierna, que es la derecha, y que ahora mismo está diseñado para responder a una única función por encima de cualquier otra: llevar el balón (individualmente) hasta el área. Es decir, atacar, atacar y atacar. Y esto que puede parecer algo obvio, si estamos diciendo que Leao es un atacante, en el fondo es una descripción mucho más compleja de un futbolista que, a nivel asociativo, aún tiene muchas cosas por pulir dentro de su juego.

Contenido relacionado: Razones para volver a creer en el AC Milan – Un análisis del final de la temporada 2019-2020

Rafael Leao es un futbolista que actúa por delante de la línea del balón. Y este es un primer punto de partida importante dentro de su descripción. Cada vez que reciba, ya sea por dentro o cerca de la banda, su intención no es otra que acelerar el juego del AC Milan. Al hilo de esto conviene resaltar que Rafael Leao es un futbolista con calidad en sus acciones. Cada vez que recibe de espaldas en este tipo de situaciones, aprovecha la marca del rival por su espalda para detectar dónde está la salida y girar con un primer control que le permite correr orientado hacia la portería contraria. El portugués es un futbolista espigado, pues es alto (1,88 metros), y aparentemente fino, pero a través de su físico consigue imponerse en la arrancada y posterior conducción tirando de zancada y fortaleza en el contacto cuerpo a cuerpo. Rafael Leao aguanta bien este tipo de impactos en velocidad, protegiendo el balón con su propio tronco, utilizando para ello el hombro como arco de seguridad sobre el control que hace del esférico con su pie derecho, y manteniendo una estabilidad óptima con los brazos en carrera para no perder sensibilidad en la acción a pesar de la fricción con el rival. Cuando llega a los metros finales el luso tiene una jugada muy característica en este tipo de situaciones: planta el exterior de su pie derecho por delante del balón, se frena en seco y a través de este gesto, el cual generalmente coge a contrapié al defensor, se da a sí mismo el tiempo, el espacio y el engaño necesarios para enfilar la frontal/el pico del área con su mejor pierna para probar el centro o el disparo a puerta. Cualquiera de los dos golpeos los tiene bien interiorizados dentro de su repertorio, utilizando el empeine-interior de su pie derecho, y ambos son un buen recurso en el discurso ofensivo del equipo de Pioli.

Rafael Leao celebra un gol con la selección sub-20. Foto. Tomàs Martínez/MarcadorInt (Todos los derechos reservados)
Leao celebra un gol con la selección sub-20. Foto. Tomàs Martínez/MarcadorInt (Todos los derechos reservados)

Dicho lo cual, Rafael Leao es mucho más peligroso con espacio que sin él. Cuando tiene metros para correr, en escenarios de defensa más posicional de su equipo, el atacante portugués se encuentra mucho más cómodo que con balón al pie y el contrario replegado. Hablando antes de su físico, aprovechando que es un futbolista joven bien dotado en este sentido, otra de las cosas por las que destaca es por lo bien que consigue proteger el balón con su propio cuerpo. Algo fundamental justo después de recibir, por ejemplo, y más cuando lo hace rodeado por más de un defensor, o en esos metros finales en los que se detiene para enfilar el área o la portería rival, lo cual le permite levantar la vista y explorar la mejor opción cerca de la frontal. Sin embargo, llegados a este punto, cabe señalar que Leao tiene un margen de mejora bastante amplio a nivel asociativo. No es que con balón al pie realice malos pases o no sepa relacionarse con sus compañeros más cercanos, ojo, sino que su propia naturaleza, eminentemente vertical y ofensiva, no le lleva a mejorar las circulaciones del equipo de una forma directa dentro del juego. Esto es algo que a priori debería pulir con el tiempo, claro está, pero si el caso de este joven es tan curioso es precisamente por este punto, pues de momento tampoco ha dejado intuir un potencial a corto-medio plazo en este tipo de acciones. El portugués, que este curso ha sido titular en 18 de las 23 jornadas que ha disputado en la Serie A (y en 22 de los 33 partidos que ha jugado entre Liga, Copa y Europa League), viene promediando en torno a las 30 intervenciones por encuentro y apenas supera los 10 pases buenos cada 90’. El resto de sus acciones, por tanto, se resumen en individualidades que, con mayor o menor acierto, Leao utiliza para llevar el balón al área.

Contenido relacionado: Sandro Tonali en el AC Milan de Stefano Pioli – Así juega el joven centrocampista italiano

Técnicamente, por resumir de algún modo, Leao es un futbolista bien preparado para la élite. Tiene recursos tras control o en conducción que le permiten superar a su par para acelerar y estirar el juego del equipo, ya sea por dentro o en cualquiera de las dos bandas, pues no lo hemos dicho aún, es cierto, pero el luso también ha jugado partidos esta temporada desde el sector derecho (es decir, a pie natural), aunque en este perfil su desarrollo individualizado no puede ser tan completo como desde el costado izquierdo. Leao, por ejemplo, domina muy bien el arte de anular al defensa más cercano sin tener que intervenir directamente con balón, engañando simplemente con el propio cuerpo, e incluso tiene la habilidad de retar con bicicletas para acelerar y cambiar de ritmo en el momento justo cada vez que se encuentra acosado en la banda. Sin balón, se trata de un jugador que busca estar (siempre) bien posicionado para recibir con una primera ventaja; algo, sin duda, muy positivo para la edad que tiene, aunque esto no siempre es posible en todos los escenarios, dicho sea de paso, pues Rafael Leao tiene una implicación defensiva muy alta en las fases sin balón.

Stefano Pioli está haciendo un gran trabajo al frente del AC Milan. Foto: Antonio Polia/Focus Images Ltd
Stefano Pioli está haciendo un gran trabajo al frente del AC Milan. Foto: Antonio Polia/Focus Images Ltd

Leao, como puede parecer obvio, no es ningún talento a nivel defensivo. No tiene los conceptos ni un timing realmente especializado en escenarios de repliegue y/o contención, pero no rehúye de ese compromiso sin el esférico que, al jugar muchas veces en banda, debe realizar como volante en su propio campo. Ayuda a su lateral en la cobertura, doblando incluso su posición si fuese necesario para que el rival no pueda imponer en este sector una superioridad numérica/posicional que haga sufrir al AC Milan, pero esto no quita para que esta temporada haya salido ya en más de una foto por meter la pierna en zonas o situaciones muy frágiles a nivel defensivo. Rafael Leao cumplirá 22 años el próximo mes de junio, y lo normal es que más pronto que tarde se gane la oportunidad de debutar con la absoluta de Portugal, pero todos esos detalles que todavía se escapan en su juego marcarán, a medio y largo plazo, su proyección y su posterior consagración en la máxima élite. Las condiciones las tiene. Y esta temporada, además, está sumando cifras (goles y asistencias), algo que siempre es muy positivo. Pero Leao, a estas alturas, es un joven aún muy abstracto.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Rafael Leao
Edad: 21 años
Equipo: AC Milan
País de nacimiento: Portugal
Posición: Delantero

Cada lunes, el análisis de un joven talento en edad sub-23.

– 5 de abril: Alexandru Matan
– 29 de marzo: Teun Koopmeiners
– 22 de marzo: Bryan Gil
– 15 de marzo: Pedro Neto
– 8 de marzo: Jude Bellingham
– 1 de marzo: Jamal Musiala
– 22 de febrero: Matthew Hoppe
– 15 de febrero: Sergio Arribas
– 8 de febrero: Ozan Kabak
– 1 de febrero: Nicolò Rovella
– 25 de enero: Emile Smith Rowe
– 18 de enero: Ryan Gravenberch
– 11 de enero: Gianluca Frabotta
– 4 de enero: Curtis Jones
– 28 de diciembre: Wesley Fofana
– 21 de diciembre: Florian Wirtz
– 14 de diciembre: Illan Meslier
– 7 de diciembre: Jérémy Doku
– 30 de noviembre: Eberechi Eze
– 23 de noviembre: Darwin Núñez
– 16 de noviembre: Cristian Romero
– 9 de noviembre: Gianluca Scamacca
– 2 de noviembre: Rayan Aït-Nouri
– 26 de octubre: Giovanni Reyna
– 19 de octubre: Antony
– 12 de octubre: Matheus Cunha
– 5 de octubre: Tariq Lamptey
– 28 de septiembre: Dominik Szoboszlai
– 21 de septiembre: Marash Kumbulla
– 14 de septiembre: Adil Aouchiche

Foto de portada: Tomàs Martínez/MarcadorInt (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*