Serge Gnabry es una bomba

Four goal hero Serge Gnabry of Bayern Munich celebrates victory at the end of the UEFA Champions League match at Tottenham Hotspur Stadium, London
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
01/10/2019

El Bayern Múnich cumplió con lo esperado. El cuadro de Hans-Dieter Flick estará el próximo domingo en Da Luz para medirse al PSG en la final de la UEFA Champions League tras derrotar al Olympique de Lyon en la semifinal. Aunque el partido no fue coser y cantar para los alemanes. Al menos en la primera parte, o más concretamente en el primer cuarto de hora, hasta el trallazo de Gnabry en la portería de Anthony Lopes. Porque el Bayern llegó anoche al juego a través de los goles, y no al revés. El único pero que se le puede poner al equipo de Hansi Flick es lo mucho que le cuesta controlar la transición ofensiva del rival cuando no consigue robar desde la presión, como ya quedó de manifiesto en la goleada ante el FC Barcelona, y puede ser una de las grandes claves de la final ante la velocidad de Neymar, Mbappé y Di María, y por ahí mismo consiguió escapar varias veces un Olympique que llegó al partido con la lección muy bien aprendida.

Rudi García consiguió condicionar el primer tramo de encuentro desde la posición de sus dos delanteros. Memphis Depay y Karl Toko Ekambi son dos atacantes con recursos y características muy complementarias. Y la posición desde la que ambos defendían en primera línea le permitía al Olympique salir con mucha continuidad y profundidad al espacio. Mientras que Depay iba por dentro, muy atento a los dos centrales, condicionando con el cuerpo los primeros movimientos de Jerome Boateng y David Alaba, forzando a ambos a jugar siempre hacia zona interiores; Ekambi, muy abierto por derecha, tenía la misión de bloquear la recepción lateral de Davies, el recurso con el que el Bayern acelera desde muy atrás, para después ocupar siempre el espacio que dejaba con sus subidas al ataque. La intención del Olympique de Lyon era orientar cada salida de balón del Bayern Múnich siempre hacia carril central, donde Caqueret, interior derecho, acosaba cada recepción de Thiago Alcántara, y Denayer, central de ese mismo lado, saltaba lejos para perseguir a Lewandowsi, tratando de ensuciar así la circulación bávara para robar y transitar rápido al espacio aprovechando la propia posición de los dos delanteros. Con Depay como única referencia arriba en el 5-4-1 con el que defendía el Lyon, amenazando el intervalo entre los dos centrales del Bayern, y Ekambi recibiendo siempre a la espalda de Davies, gestionando muy bien cada recepción para lanzar a su equipo (aunque le faltó precisión en los metros finales, tanto en la primera parte como en la segunda), el cuadro de Rudi García dejó 15’ de mucho mérito ante la (frágil) transición defensiva de los alemanes. Una fase del juego que, como ya analizaremos en la previa, puede ser muy decisiva de cara a la gran final.

Olympique de Lyon 0
Bayern de Múnich 3 (Gnabry 18′ 33′, Lewandowski 88′)

OL vs Away team - Football tactics and formations

El Bayern se repuso a golpe de martillazos. Serge Gnabry cuajó una actuación de muchísimo nivel ante el Olympique. Primero se inventó un golazo desde la banda derecha, metiéndose hacia dentro, conduciendo con muchísima potencia hasta la frontal y sacándose un latigazo imparable a la escuadra de Anthony Lopes. Y después, con el equipo francés algo aturdido aún tras el impacto, apareció en el área pequeña para rematar un balón muerto que no alcanzó a empujar Robert Lewandowski. Dos goles en la primera media hora que, lógicamente, cayeron como una losa en las piernas y la cabeza de los franceses.

El cuadro francés se vino abajo con el segundo. Al menos hasta el tiempo de descanso. El Bayern dominó el último tramo de la primera parte con total autoridad en el juego. El balón pasó a ser completamente suyo, siendo tan vertical y directo como de costumbre, controlando cada vez mejor sus pérdidas en campo rival, y el Olympique de Lyon, en consecuencia, dejó de atacar con la misma regularidad al espacio. Para la segunda mitad Flick introdujo a Süle en lugar de Boateng, respetando, eso sí, el fondo y la forma de su sistema. Y el cambio coincidió con otro pequeño buen tramo de los franceses. Rudi García metió en el campo a Thiago Mendes en detrimento de Bruno Guimaraes y a Moussa Dembélé por Memphis Depay, como también hizo en el duelo de cuartos ante el Manchester City, pero en esas Ekambi volvió a desperdiciar una oportunidad bastante clara para volver a meter a su equipo de lleno en el partido. Y ya eran demasiadas.

Joshua Kimmich volvió a ser lateral derecho ante la suplencia de Pavard. Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd
Joshua Kimmich volvió a ser lateral derecho ante la suplencia de Pavard. Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd

Reine-Adelaide, Houssem Aouar y Ryan Cherki lo siguieron intentando hasta el final. Y ocasiones tuvieron para haber recortado distancias, especialmente los dos últimos, dos auténticos talentazos que habrá que seguir muy de cerca la próxima temporada, pero el Bayern resistió, con un muy buen Manuel Neuer en el área pequeña, y acabó sentenciando el partido con un cabezazo inapelable de Lewandowski, que se queda a solo dos goles del récord histórico de Cristiano Ronaldo en la Champions (17 tantos en la edición 2013/14). Ya habrá tiempo para analizar como se debe la gran final de este domingo entre Bayern Múnich y PSG. Pero por lo pronto la victoria de los alemanes ante el Olympique ya deja varios detalles para alimentar el debate. Si Benjamin Pavard está bien, lo normal es que Hans-Dieter Flick apueste por él desde el inicio, pues esto, estructuralmente, implicaría que Joshua Kimmich vuelva de nuevo al medio campo. Y que el Bayern, en consecuencia, recupere una pata capital en su sistema táctico. Leon Goretzka es un gran llegador en segunda línea. Algo así como una versión mejorada de Sami Khedira. Un perfil muy interesante para el Bayern, y también para la selección de Joachim Löw. Pero en el fondo y en la forma es un perfil diferente al de Kimmich. Y el equipo necesita a Joshua.

Contenido relacionado: ¿Se quedará Kimmich definitivamente en el mediocentro?

La mejor versión del Bayern esta temporada ha sido con Thiago y Kimmich en el doble pivote. Dos futbolistas con un reparto del espacio muy bien automatizado para convivir escalonados y no pisarse entre sí. Aunque uno siempre vaya más arriba que el otro en cada salida de balón, los dos están bastante relacionados con los primeros pases del equipo para recibir y retroalimentarse (para ponerse de cara entre ambos y garantizarle así al equipo un pase de calidad para progresar y verticalizar el juego), cosa que con Goretzka no ocurre tanto. El exfutbolista del Schalke 04 vive para atacar a las primeras de cambio. Su posicionamiento siempre es muy agresivo (incluso sin balón) para posicionarse en intervalos y fijar ciertas zonas por delante de la pelota. Y este movimiento dejó demasiado desprotegido a Thiago ante un equipo que se cuidó de sus recepciones (mordiendo siempre con un interior encima) mucho más que el FC Barcelona. Algo que Flick podrá trabajar mucho mejor el domingo si finalmente Pavard llega para ser titular. Porque además de una línea de pase mucho más coherente y segura entre sus dos principales pasadores, lo cual le permite al equipo estar mucho más junto desde su fase de iniciación, Kimmich es más agresivo que Goretzka en la recuperación. Muerde más. Defiende mejor hacia delante. Y el rival, en consecuencia, tiene menos opciones de correr al espacio… y de hacer tanto daño.

Foto de portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Related posts

8 comments

Varios apuntes:
1. El Lyon tiene como 3 ocasiones clarisimas. Lo cual es increible.. como pueden ser los centrales Alaba (este todavia vale, que corre mucho) y Boateng teniendo a L. Hernandez y a Sule?? No deja de chirriarme.
2. Efectivamente, Kimmich hace mejor al Bayern en el mediocentro. Si Pavard esta bien no deberia haber debate ninguno. Thiago es poco fiable, a veces comete perdidas comprometidas. Para mi la mejor pareja es Kimmich-Goretzka
3. Este chico tiene poca prensa, pero lo de Gnabry es algo absolutamente increible… Apenas se habla de el, pero junto con Lewandowski, ha sido el lider goleador de la trituradora. Los 8 al Barsa no fueron casualidad ni mucho menos. 0-6 al Estrella Roja, 2-7 al Tottenham de Pochettino, 3-1 al Tottenham de Mou, 0-3 al Chelsea… 9 goles en 9 partidos lleva. Ahi es nada.

Lucas no ha tenido mayor continuidad por las lesiones. Pero si recupera el tono, y coge ritmo competitivo, está para ser titularísimo en este Bayern.

Él y Alaba, además de ser muy rápidos, le aportarían un plus a la salida de balón del equipo: conduciendo, dividiendo, etcétera. A ver cómo está de cara a las 2020/21.

incluso un 11 asi seria muy potente
Neuer
Pavard-Sûle-Lucas-Alaba
Kimmich-Goretzka
Gnabry-Mûller-Davies
Lewandowski

Aquí te dejo el mío para la temporada que viene:

Neuer
Pavard, Lucas, Alaba, Davies
Kimmich-Goretzka*
Gnabry, Müller, Sané
Lewandowski

*Goretzka me parece un futbolista muy interesante, que conste, pero me gustaría que el Bayern probase a sustituir a Thiago (si finalmente se va) con un perfil parecido. Y creo que a Flick, también.

No entiendo lo de Ekambi sobre Dembèlè. Y una lástima el estado de Depay. Hubiese sido más peleado. Pero pasaba Bayern igual, creo.

Deja un comentario

*