El Villarreal deja escapar vivo al Arsenal

El Villarreal jugará este noche su primera final continental. Foto: Focus Images/Focus Images Ltd

El Villarreal CF está teniendo un problema serio esta temporada a la hora de proteger sus ventajas. Le ocurrió ante el Elche en la Liga, por ejemplo, en un encuentro que iba ganando 2-0 y acabó en empate, y le volvió a suceder anoche ante el Arsenal en la ida de semifinales de la UEFA Europa League. El conjunto castellonense logró adelantarse pronto gracias a un buen remate de Manu Trigueros en el área, soltándose del costado izquierdo (desde donde arrancaba en el 4-4-2 de Unai Emery) para aparecer en el lado contrario, y dejó muy encarrillado el partido antes del descanso con una acción a balón parado que convirtió Raúl Albiol. Sin embargo, el Villarreal quiso conservar el resultado a través del espacio y no desde la posesión, una idea que por cierto, todo sea dicho, le permitió marcharse al descanso con una sensación palpable de control ante un Arsenal incapaz de resolver su ataque en posicional, pero este plan, defendiendo tanto tiempo tan cerca de su portero, evidentemente conlleva un riesgo, y ni siquiera cuando el rival se quedó con uno menos (tras la expulsión de Dani Ceballos) Unai Emery sintió que el partido le demandaba a su equipo un punto extra de proactividad para acabar de dar la puntilla. O al menos el equipo no exteriorizó esa instrucción. El Villarreal esperó. Defendió abajo. Y en una de esas, el Arsenal se metió en el partido y, de facto, en una eliminatoria que parecía tener perdida.

Villarreal 2 (Trigueros 5′, Albiol 29′)
Arsenal 1 (Pépé, pen. 79′)

VIL-ARS vs Away team - Football tactics and formations

Este viernes, ya en frío, los aficionados del Villarreal valorarán (aún más) la tremenda importancia que tiene esta victoria, pero todos compartirán un sabor de boca amargo. Y si. Y si. Y si. Y es normal, porque el Villarreal fue mucho mejor equipo que el Arsenal en este primer duelo de la eliminatoria. El Submarino Amarillo controló a su manera lo que ocurrió este jueves en La Cerámica. Especialmente en la primera parte. El equipo de Unai Emery volvió a salir en su ya habitual 4-4-2 con Gerard Moreno y Paco Alcácer en la primera línea de ataque, y dos volantes muy distintos en los dos costados: Trigueros en la izquierda y Chukwueze en la derecha, ambos a pie cambiado. El Arsenal trató de presionar desde el arranque el Villarreal. Mikel Arteta también organizó a los suyos en un 4-4-2 algo alternativo debido a las bajas, en el que Granit Xhaka volvió a ser lateral izquierdo y Smith Rowe y Martin Odegaard fueron los hombres más adelantados, pero la presión de los ingleses fue tan desordenada como ineficaz sobre los primeros pases de un Villarreal muy eficiente.

Con Dani Parejo y Étienne Capoue escalonados en medio campo, con el de Coslada más cerca de centrales, y Juan Foyth (lateral derecho) y Alfonso Pedraza (izquierda) abajo en cada salida de balón, el Villarreal ideó la forma de superar (una y otra vez) la primera línea de presión rival a través de la recepción y el giro de un Parejo inspiradísimo en ese sentido, y de las conducciones (con tiempo y espacio) de un Foyth liberado para rajar el posicionamiento del Arsenal en campo rival. Rota esa línea, y con el equipo ya instalado a media altura, el Villarreal ofreció otros dos movimientos muy interesantes para terminar de descolocar el 4-4-2 de Arteta: uno fue la altura del propio Foyth, que, entonces sí, se situaba más cerca de los dos centrales, y otro, en el sector opuesto, debería hacer referencia a la buena sintonía entre Pedraza (lateral) y Trigueros (volante) para ocupar todo el costado entre la profundidad del primero y la presencia del segundo en zonas más intermedias. De esta forma, apoyándose en los movimientos interiores de un Gerard Moreno de nuevo muy activo entre las líneas, el Villarreal ofreció circulaciones de buena calidad en la primera parte que después, ya con el 1-0 a su favor, combinó con repliegues mucho más bajos y reactivos hasta el descanso.

Bukayo Saka fue el mejor futbolista del Arsenal en La Cerámica. Foto: Romena Fogliati/Focus Images Ltd
Bukayo Saka fue el mejor futbolista del Arsenal en La Cerámica. Foto: Romena Fogliati/Focus Images Ltd

El partido del Arsenal fue bastante pobre en todos los sentidos, las cosas como son. El cuadro gunner evidenció muchísimas dificultades para adentrarse en el último tramo del campo con peligro, y el recurso más repetido fue una serie de centros al área que Raúl Albiol y Pau Torres despejaron con solvencia. Bukayo Saka, que jugó todo el rato desde la banda derecha (a pie cambiado, porque es zurdo), fue claramente el mejor futbolista de su equipo. Desequilibró desde la individualidad, ofreciendo (sobre todo) buenas acciones en la segunda parte, y suya fue la acción del penalti que ha metido a su equipo en la eliminatoria. En ese escenario, antes de encajar el gol en contra, lo que más choca es que el Villarreal no sacase tajada de la superioridad numérica (debido a la expulsión de Dani Ceballos) para dormir el duelo y cansar a su rival detrás del balón, sino que Emery optó por mantener al equipo cerca de su propio área, defendiendo en muy pocos metros ya con Francis Coquelin en medio campo (que entró al descanso por Alcácer), y esa estrategia tan conservadora le permitió a los de Arteta crecer en el encuentro. De hecho, ya en la recta final, a punto estuvo el Arsenal de sacar un mayor botín de su visita a La Cerámica, pero Gerónimo Rulli acabó salvando los muebles con una buena intervención dentro del área. Villarreal y Arsenal volverán a verse las caras el próximo jueves en el Emirates, seguramente con rostros algo más reconocibles en el once titular de Mikel Arteta, y la gran duda volverá a estar en cómo vuelve a pretender Emery defender su ventaja. A ninguno de los dos les servirá con esto.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images/Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

De acuerdo en todo lo escrito, con la única excepción de “el Arsenal se metió en el partido” por “le metieron”. Es totalmente incomprensible que un árbitro de primer nivel considere eso penalti. Ya en directo se veía piscinazo y lo que es incomprensible es que por el hecho que haya contacto el árbitro de la sala VOR no entré a corregirlo. ¿No debería primar lo de “error grosero y manifiesto” por encima de lo de “abierto a interpretación del árbitro”? La cuestión es, que por mucho que el Arsenal aprovechara el mal planteamiento de Emery para crecer en la segunda parte, tampoco estaba creando peligro. Y ese error grosero les mete en una eliminatoria que con 2-0 se veía prácticamente perdida.

Ayer Emery volvió a evidenciar lo que tantas se le criticó en su época en Valencia (siendo yo un fiel defensor de que debió seguir siendo nuestro entrenador, más viendo quien fue su sucesor…): su poca o nula valentía en momentos en los que es superior al rival (ya sea numéricamente o en cuanto a dominio). Por otro lado, Gerard tuvo la sentencia y cada vez que veo la repetición sigo sin entender como pudo pitar penalti…

Deja un comentario

*