Dicen que nunca se rinde

A general view of Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, Seville
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd +44 7813 022858
27/03/2015

El Sevilla FC de Julen Lopetegui es muy buen equipo. El cuadro hispalense vuelve a estar otra temporada más entre los cuatro mejores equipos de la UEFA Europa League, y nuevamente volvió a sellar su pase a semis siendo muy superior a su rival. El Wolverhampton de Nuno Espírito Santo salió respondón desde el inicio, castigando con un excelso Adama Traoré al espacio cada pérdida del Sevilla, y, de hecho, tuvo opción de adelantarse primero en la eliminatoria, pero Bono le paró un penalti a Raúl Jiménez. El Sevilla fue de menos a más en el partido, y la jugada del penalti, provocado por el propio Adama tras una acción rapidísima a la contra, marcó un antes y un después en el encuentro. Lopetegui lo gritó una y otra vez desde la banda, la clave estaba en la segunda jugada, y en cuanto el equipo consiguió adueñarse de esos balones divididos, especialmente en la frontal del área defendida por los ingleses, antes de que armasen la contra, el partido se inclinó en una dirección. El Sevilla dominó, generó y acabó ganando.

Julen Lopetegui repitió el mismo once que en octavos ante la Roma. Con Bono otra vez bajo palos debido a los problemas físicos de Vaclik, el Sevilla mantuvo su habitual 4-3-3 como sistema, dando entrada nuevamente a En-Nesyri (punta) y Suso (extremo derecho) en el mismo tridente que Ocampos (extremo izquierdo). El Sevilla no tardó en adueñarse de la iniciativa a través de la posesión, pero se topó de inicio con un Wolverhampton muy consecuente con su gran oportunidad en la eliminatoria. El cuadro de Nuno Espírito Santo se ha caracterizado por ser un equipo muy vertical al espacio, y de ahí que todas sus opciones anoche pasasen por rentabilizar al máximo cada pérdida de balón de su rival. Especialmente a través de un Adama Traoré muy dominante al espacio, que consiguió girar y superar en repetidas ocasiones por pura potencia física el triángulo defensivo de este Sevilla.

Wolverhampton 0
Sevilla 1 (Ocampos 88′)

WOL vs Away team - Football tactics and formations

El Sevilla comprendió pronto que si quería superar al Wolverhampton debía controlar al máximo todas sus posesiones. Y esto implica perder la pelota en las condiciones más favorables posibles (o en las menos dañinas). Si Traoré castigó en el primer cuarto de hora al Sevilla con sus explosivas e imparables conducciones al espacio, hasta el punto que humanizó (en la acción del penalti) a uno de los mejores centrales del curso en toda Europa, como es Diego Carlos, Lopetegui volvió a reaccionar a tiempo para darle a su equipo las directrices necesarias para aplicar el antídoto más eficaz y eficiente ante el Wolverhampton de Adama: el control de las segundas jugadas. A través de Banega, con sus pases en campo rival, ya fuese desde el cambio de orientación o sus toques en el último tercio/pico del área, y Joan Jordán, que se movió mucho y muy bien sin la pelota en los pies, rompiendo en diagonal para dar profundidad arriba u ofreciéndose por detrás del balón cerca del área, los dos interiores consiguieron garantizarle al Sevilla el mejor escenario posible.

Algo clave para dejar al Wolverhampton sin opción de correr a la contra. El Sevilla ha sido durante toda la temporada un equipo bastante coherente con sus virtudes y sus limitaciones. Sin regateadores verdaderamente diferenciales en el último tercio, al menos hasta la llegada de Suso, puesto que Ocampos es un extremo que supera por más físico e intensidad que calidad técnica (y más todavía si juega a pierna cambiada, como volvió a ser el caso), el Sevilla ha necesitado acelerar mucho su juego en el último tercio para generar situaciones favorables en sus ataques. Aunque esto, por otro lado, al no ser un equipo que haya conseguido juntarse con continuidad en los metros finales (precisamente por esa falta de desborde), ha provocado que en más de una ocasión sufra en su transición defensiva, y más si no consigue acabar las jugadas. Ayer el peligro de haber perdido un balón en una zona muy comprometida a punto estuvo de costarle muy caro al Sevilla. Pero Bono le regaló una vida extra a su equipo. Y el Sevilla no perdona dos veces en Europa.

Julen Lopetegui, tras el partido: “Por mucho que jugaran con el mismo sistema, la idea era distinta y sabíamos las dificultades que íbamos a tener. Era un partido de picar piedra, de tener paciencia, de no equivocarnos e insistir, tener la pelota y cansar al rival y al final ese trabajo ha tenido rédito. El equipo ha ido de menos a más y somos justos acreedores, aunque a veces no vale solo con los méritos”

El cuadro hispalense intensificó su dominio en la segunda parte. Embotellando cada vez más a su rival, controlando las segundas jugadas e impidiendo que los Wolves pudiese desplegarse con continuidad y profundidad al espacio, el Sevilla acabó de llevar el partido a su terreno. El gol se hizo esperar, porque no llegó hasta el minuto 88 en un centro al área de Banega y un remate perfecto de Ocampos, aunque para entonces el control sevillista en el encuentro ya era máximo. Nuno trató de darle aire a su equipo con los cambios, primero Pedro Neto y después Diogo Jota, pero ambos acabaron defendiendo casi como dobles laterales por delante de Matt Doherty y Rubén Vinagre. El Sevilla, antes del gol, dio entrada a Franco Vázquez (en lugar de Joan Jordán) y Luuk de Jong (por En-Nesyri) manteniendo así hasta el final el dibujo 4-3-3. Acabó con Munir en banda tras la acción del tanto. Pero no dio tiempo para mucho más en Düsseldorf. El Sevilla suma una más a su cuenta, y ya son 16 triunfos en sus últimos 17 cruces directos en la UEFA Europa League, y vuelve a una semifinal de su competición por excelencia por la puerta grande: dejando por el camino a Roma y Wolverhampton, en octavos y cuartos, dos de los huesos en la fase final del torneo. El domingo se medirá al United de Pogba y Bruno.

Foto de Portada: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Related posts

4 comments

Clave eso que comenta Adri sobre la aceleración del Sevilla en el último tercio desde el pase. Banega muchas veces se encargó de ello, pero también de batir líneas unos metros más atrás. El argentino volvió a multiplicarse, pero quería poner en valor el papel de Suso en esa intención.

Al gaditano lo vi algo más errático en la primera parte en esa toma de decisiones, pero en la segunda creo que hizo de Banega unos metros por delante, buscando constantemente a En-Nesyri y Ocampos al espacio con sus desmarques de ruptura. Dio varios pases de calidad y sumó verticalidad al Sevilla con esos envíos tan importantes a la espalda de los ingleses.

Y tan importante para el Sevilla es que Suso juegue bien como que Ocampos empiece a ganar minutos y confianza por izquierda. El argentino, a pie cambiado, debe acelerar aún más todas sus intervenciones para superar por ritmo (porque no tiene ese regate súper diferencial) en el espacio reducido. Pero es un peaje a pagar con la llegada de Suso.

Creo que este juego le va a pasar factura a Raul Jimenez, fallar en los momentos grandes no te da puntos para fichar por un grande

De hecho, ayer le pesó bastante el penalti fallado. Estuvo muy impreciso en todas sus acciones y sumó bastante poco en la transición ofensiva de los Wolves. A ver qué opinan esos equipos con los que ya se le ha relacionado.

Deja un comentario

*