Hacer historia en familia

La Coupe de France se le da bien últimamente al Poiré-sur-Vie. Foto: MarcadorInt.

El sorteo de octavos de final de la Coupe de France 2018-19 garantizó que un equipo muy modesto del fútbol galo al menos se colaría entre los ocho supervivientes en el torneo. Ayer el Bastia (5ª) cayó en la tanda de penaltis ante el Caen, el Iris Club de Croix (4ª) sucumbió ante el Dijon y hoy el Villefranche (3ª) recibe al PSG en un duelo con mínimas opciones de que salte la sorpresa. Así que el estandarte del fútbol más cercano al amateurismo lo portará el vencedor del duelo entre el Lyon Duchère (3ª) y el AS Vitré (4ª) en un encuentro que precisamente se disputará en el estadio del conjunto de menor categoría.

Eliott Sorin milita en el Vitré desde 2015. Con 22 años, este futbolista formado en el Rennes y que llegó a disputar algunos partidos de Ligue 2 con el Dijon decidió abandonar la primera línea del deporte y pasar a jugar de una forma más cercana al amateurismo. Había debutado en la segunda división gala e incluso había jugado algunos partidos de Coupe, pero su carrera no alcanzó las expectativas que generó cuando era menor de edad. Con 17 años recién cumplidos, Sorin era un fijo en las categorías inferiores de la selección francesa. Incluso compartió equipo con Alphonse Aréola, Samuel Umtiti, Lucas Digne, Yaya Sanogo, Abdoulaye Doucouré, Youssouf Sabaly o Paul Pogba en el Europeo sub-17 celebrado en 2010 en Liechtenstein, en el que esta prometedora generación gala cayó en semifinales ante Inglaterra, a la postre campeón. Sin posibilidades de escalar más allá de alternar clubes del fútbol regional francés con la aspiración de consolidarse algún día en la Ligue 2, optó por una solución más cómoda: fichar por un equipo de Cuarta cerca del lugar donde vivió toda su infancia.

Samuel Umtiti of France celebrates scoring his side’s 1st goal during the 2018 FIFA World Cup match at St Petersburg Stadium, St Petersburg Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 10/07/2018
Samuel Umtiti y Paul Pogba coincidieron con Eliott Sorin en el Europeo sub-17 de 2010. Foto: Focus Images Ltd.

Ese mismo verano de 2015, su hermano mayor, Arthur Sorin, también decidió volver a casa. Nacido ocho años antes que Eliott, Arthur estaba a punto de superar la treintena y ya había alcanzado todo aquello a lo que podía aspirar en su carrera futbolística. Como su hermano pequeño, Arthur también había crecido en la cantera del Rennes, aunque terminó buscándose la vida en el extranjero. Sin opciones de alcanzar la primera división gala, se marchó a Suecia y firmó por el Kalmar, un equipo relativamente modesto que solo contaba con dos Copas en sus vitrinas. Nada más llegar Arthur Sorin, se juntó con una generación histórica para el club del sur de Suecia: emergieron tres hermanos, Rasmus, David y Viktor Elm, y el Kalmar alzó la Copa en 2007 y la liga en 2008. Sorin participó en ambos títulos y luego emigró a Dinamarca para enrolarse con el AGF Aarhus. Jugó en Primera y jugó en Segunda hasta que se cansó y decidió regresar a Francia, donde empezó el círculo.

El aterrizaje de los hermanos Arthur y Eliott Sorin en el AS Vitré, un club de un pueblo bretón de menos de 20.000 habitantes, no solo se explica por la cercanía con Rennes, el núcleo urbano en el que empezaron a dar sus primeras patadas a un balón. Otro factor tanto o más relevante fue su entrenador: Michel Sorin. Es decir, su padre. El padre de los Sorin convenció a sus hijos para que se unieran al equipo al que dirigía, en el cuarto peldaño del fútbol francés, para seguir disfrutando del fútbol en familia. Michel seguramente ha sido el miembro más exitoso en el mundo del balompié entre la familia Sorin: jugó de forma profesional en el Laval, el Brest y el Rennes, donde también desempeñó varios cargos como entrenador y asistente hasta que quiso probar fortuna en Benín. Una de sus batallitas más célebres en la etapa como jugador se remonta a la Copa de la UEFA 1983-84, cuando vestía los colores del Laval. Michel Sorin formó parte de una generación histórica del club norteño que llegó a disfrutar del fútbol continental, un hito que no se ha repetido desde la década de los ochenta. No solo clasificó al Laval para la UEFA, sino que en su primera eliminatoria se cargaron al Dynamo de Kiev de Oleg Blokhin, Balón de Oro en 1975.

Michel Sorin también se alejó del fútbol de élite tras un breve paso por la selección de Benín y en 2011 asumió las riendas del Vitré en la quinta división del fútbol galo. Subió al club a Cuarta y ahí sigue, peleando por evitar el descenso junto a sus dos hijos, que ya viven su cuarta temporada en el Vitré bajo las órdenes de su padre. Esta temporada, además, el AS Vitré está protagonizando una campaña memorable en la Coupe de France. Tras eliminar al Le Havre a finales de enero por un contundente 3-0, el club bretón ha igualado la mejor participación de su historia en el torneo del KO. Ahora ya ha emulado los éxitos de 2006 y 2009, cuando alcanzó los octavos de final, y puede seguir escribiendo la historia del club si aprovecha la condición de local y apea al Lyon Duchère. Por un día, la familia Sorin volverá a acaparar la atención de los focos.

Foto de portada: MarcadorInt.

2 comments

Gran artículo. Ojalá algún día tengamos una copa así. Qué poco se valora a los pequeños en estas latitudes…

Deja un comentario

*