Cinco alicientes del fin de semana

El Tim Hortons Field de Hamilton (Ontario) acogerá el derbi entre Canadá y Estados Unidos. Foto: Blaixx, bajo licencia Creative Commons 4.0

Derbi de Lisboa en la primera final del año

Benfica – Sporting CP (sábado, 20:45)

La Final Four de la Copa de la Liga, cuyas semifinales se jugaron el martes y el miércoles, se culmina hoy con la final de más cartel entre todas las posibles: tras apear, respectivamente, a Boavista y Santa Clara, serán Benfica y Sporting Clube de Portugal quienes peleen por el titulo. El equipo de Rúben Amorim, vigente campeón de Liga y también de la Copa de la Liga, se enfrentará a un Benfica que no tiene un buen recuerdo del último duelo que ambos equipos protagonizaron. El 1-3 del pasado 3 de diciembre fue clave para la destitución de Jorge Jesus, que sumó otro mal resultado en uno de los partidos más importantes de la temporada. A pesar de que el partido se puso 0-3 en el minuto 68 con dos goles leoninos en seis minutos, Benfica estuvo más metido de lo que parece, pero ese día la escuadra de Amorim tuvo un gran don de la oportunidad y asestó un duro golpe al segundo ciclo de JJ. Desde entonces, las circunstancias han cambiado para el cuadro encarnado, que ahora es dirigido por Nélson Veríssimo y juega con un sistema diferente: después de que los jugadores se pusieran en contra del técnico de Amadora por su uso del 3-4-3 (entre otras razones), Veríssimo ha regresado a la defensa de cuatro, alternando el 4-4-2 y 4-3-3. Este último dibujo sería el preferido para la final de hoy, con la posibilidad de que Soualiho Meïté pueda entrar al once con tal de ofrecerle un puntito extra de trabajo y llegada al medio campo. Al jugarse esta final durante el parón de selecciones, era de esperar que el virus FIFA tuviese un impacto importante, con Benfica perdiendo por este motivo a Nicolás Otamendi y Darwin Núñez, dos futbolistas de gran relevancia. Además, Rafa Silva dio positivo en covid-19 y hay tres jugadores que son baja por lesión, como Lucas Veríssimo, Haris Seferović y Rodrigo Pinho. Con una defensa mermada, Nélson Veríssimo ha convocado al central del filial Tomás Araújo, si bien Morato y Vertonghen están en disposición de volver a ser los titulares. Por parte del Sporting, solamente Sebastián Coates está con su selección. Amorim celebra el regreso de Pedro Porro (estaba lesionado en el muslo desde diciembre) y Daniel Bragança, que brinda más opciones para constituir el centro del campo leonino, en el que Ugarte y João Palhinha fueron los titulares en la semifinal ante Santa Clara por delante de Matheus Nunes. Benfica es el rey de esta competición, con siete entorchados, mientras que Sporting tiene tres. Amorim confía en campeonar y que ello sirva para volver a tomar una inercia positiva, después de que Sporting haya perdido dos de sus últimos tres partidos de Liga ante Santa Clara y Sporting de Braga. Por su lado, Nélson Veríssimo apela a “la positividad” y “a olvidar el pasado”, toda vez que los tres duelos directos de Benfica esta temporada ante los grandes del fútbol portugués se han saldado con derrota. Por las restricciones covid, se habilitarán 20.000 de las 25.000 butacas del estadio Magalhães Pessoa, situado en Leiria, a unos 145 km al norte de Lisboa. No hay prórroga, así que cualquier empate llevaría el derbi lisboeta a una agónica definición por penaltis. Y sí, insistimos en lo de agónica, porque a pesar de que esta sea la competición menos relevante de la temporada, un derbi siempre es un derbi. J.N. 

dr_magalhaes_pessoa_stadium_by_wax115
El Estadio Dr. Magalhães Pessoa de Leiria acogerá la final de la Copa de la Liga entre Benfica y SCP. Foto: wax115

 Todos los ojos en Mohammed Salah

Egipto – Marruecos (domingo, 16:00h)

“Una noche, en Mostar, oí un tiroteo cerca de mi casa”, dijo Vahid Halilhodžić sobre su tiempo en la guerra de Bosnia. “Un funcionario de contrainteligencia me había dado un arma para defenderme. La cogí y me la puse en el cinturón a la espalda. Salí a juzgar la situación y me agaché detrás de un muro bajo. Fui a recoger mi arma y ésta se disparó. La bala atravesó los riñones y salió por detrás de un muslo. La única y última vez que disparé un arma en mi vida, fue contra mí, en mi culo”. Antes de esta CAN, muchos pensaban que el entrenador se había pegado un tiro en el pie tras dejar fuera a Hakim Ziyech, Noussair Mazraoui, Amine Harit y Youssef El Arabi. El resultado, sin embargo, ha sido positivo: Marruecos quedó primero de su grupo, ha superado los octavos de final y está a tres partidos de conseguir un título que no gana desde 1976. Los mejores hasta aquí han sido Selim Amallah, un centrocampista de 1,87m del Standard Liège, que lleva dos asistencias y un gol en la CAN, además de Soufiane Boufal (dos goles) y Achraf Hakimi, que marcó dos golazos de falta en los últimos partidos de los Leones del Atlas, contra Comoras y Gabón. La única duda es Ilias Chair, lesionado. Halilhodžić deberá optar, como en los últimos partidos, por un 4-4-2 con Ayoub El Kaabi y Youssef En-Nesyri en la delantera. “Incluso con Mohamed Salah, uno de los mejores jugadores del mundo en este momento, capaz de marcar la diferencia en cualquier momento, Egipto es antes de todo un grupo sólido, difícil de mover y muy disciplinado tácticamente”, analizó el diario marroquí Le Matin. Es cierto. Carlos Queiroz ha traído su tradicional solidez defensiva a Egipto: en cuatro partidos, los Faraones sólo han encajado un gol; pero también sólo han marcado dos. Se espera que el portugués repita el centro del campo conservador utilizado en el partido contra Costa de Marfil, con Hamdi Fathi, Amr Al-Sulaya y Mohamed Elneny. En la delantera, todas las esperanzas están puestas en Salah. “Aunque ha conquistado los corazones en el Liverpool y en la Roma, aún le queda camino por recorrer antes de ser coronado como el próximo rey egipcio”, escribió Maher Mezahi. “La dinámica es similar a la que se puede encontrar en Argentina con las comparaciones de Maradona y Messi”. Mohamed Aboutrika cuenta con dos trofeos de la CAN, mientras que Salah busca su primero en la selección con más títulos del torneo. El partido del domingo será crucial en este sentido. L.D. 

Senegal sigue en busca de su primer título

Senegal – Guinea Ecuatorial (domingo, 20:00)

Senegal es seguramente la selección con más talento individual del continente africano. Sin embargo, Aliou Cissé ha sido continuamente criticado por el rendimiento de su equipo. En lo que va de torneo no ha sido diferente: sólo marcó un gol en la fase de grupos (de penalti y en el tiempo de descuento) y empató contra equipos como Guinea y Malaui. En los octavos logró una victoria por 2-0 contra un equipo de Cabo Verde que jugó gran parte del partido con dos jugadores menos. Pero como sabemos, en los torneos cortos, una buena defensa es imprescindible; mientras el equipo no encaje goles y consiga marcar al menos uno, seguirá avanzando. Y hasta ahora, Senegal no ha encajado ni un solo gol. Edouard Mendy y Kalidou Koulibaly, dos de los grandes nombres del fútbol mundial, son los pilares de la defensa senegalesa. Para el partido contra Guinea Ecuatorial, Cissé contará con el regreso de Cheikhou Kouyaté, ausente en los octavos, y con la importante vuelta de Ismaïla Sarr, que llegó al torneo lesionado y que si está en forma puede ser de gran utilidad. Sadio Mané, que sufrió una lesión en la cabeza y fue sustituido en el último partido, es duda. El joven del Olympique de Marseille Ahmadou Bamba Dieng, autor del gol de la victoria contra Cabo Verde, podría ser su sustituto. Otra baja será la de Fodé Ballo Touré, que se lesionó en los octavos y se perderá el resto del torneo. Se espera que Saliou Ciss, titular en tres partidos hasta ahora, siga en el lateral izquierdo. Guinea Ecuatorial, por su parte, está siendo una de las grandes historias de esta CAN. Llegar a los cuartos de final ya es algo digno de aplauso, y la verdad es que todo lo que no sea la eliminación contra los senegaleses sería una sorpresa clamorosa. Para el partido, Juan Micha no podrá contar con los sancionados Frederic Bikoro y Josete Miranda. El más destacado del equipo hasta ahora es sin duda el portero Jesús Owono, que -a pesar de no haber jugado en el debut- hizo un buen partido en la improbable victoria contra Argelia, detuvo un penalti en el minuto 85 en el último partido de la fase de grupos contra Sierra Leona -asegurando la victoria de su equipo por 1-0-, y realizó dos paradas en la tanda de penaltis de los octavos contra Mali. Si Guinea Ecuatorial quiere continuar en la CAN, el portero del Deportivo Alavés deberá seguir haciendo milagros. L.D.

Es la oportunidad de sus vidas

Canadá – Estados Unidos (domingo, 21:05)

La selección canadiense sólo jugó una vez un Mundial: fue en México 86, una cita en que la exhibición de España ante Dinamarca o el gol de Maradona dejando en el camino a tanto inglés son momentos mucho más recordados para nosotros que el periplo de Canadá en la Copa del Mundo. Los canucks se fueron para casa tras perder los tres partidos, en un grupo con la URSS, Francia y Hungría. Desde entonces, Canadá ha participado en casi todas las ediciones de la Copa Oro (llegando incluso a ser campeona en el 2000), pero nunca ha vuelto a pisar un Mundial. A día de hoy, los de John Herdman son líderes del octogonal final de CONCACAF, con un punto de diferencia sobre Estados Unidos, dos sobre México y cinco sobre la cuarta plaza (la de playoff intercontinental), que la ocupa Panamá. Por tanto, los Maple Leafs están ante una ocasión de oro para volver a saborear una Copa del Mundo. Y es que, aunque Canadá sea un país de hockey hielo, la popularidad del fútbol está creciendo mucho y en los últimos años han empezado a surgir varios jugadores de gran nivel. Jonathan David, Cyle Larin o Stephen Eustáquio, recientemente incorporado por el Oporto, son buenos exponentes de la nueva generación, sin olvidar la aportación de veteranos como Milan Borjan, Steven Vitória o Atiba Hutchinson. Pero quien realmente abandera esta nueva hornada de talento canadiense es Alphonso Davies, que se perderá el encuentro ante Estados Unidos por la miocarditis leve que se le diagnosticó hace un par de semanas. A pesar de ello, Canadá venció el primero de los tres partidos que disputa en este parón de enero por 0-2 en Honduras, un resultado realmente meritorio fuera de casa ante una selección que en el pasado reciente ha sido más competitiva. No se espera que John Herdman (inglés, al igual que Tony Waiters, el seleccionador que llevó a Canadá al Mundial 86) haga cambios con respecto al once que salió ante Honduras. Sí se espera alguna rotación más en Estados Unidos, donde parece que el lateral derecho se lo podrían disputar Cannon y Yedlin, que Yunus Musah podría dejar su sitio en medio campo a Kellyn Acosta y que en los extremos también puede haber cambios, con Arriola o Morris pudiendo ocupar el sitio en el extremo derecho de Timothy Weah (sale de lesión) y con Aaronson teniendo papeletas de sentar a Christian Pulisic en el extremo zurdo. Esta cuestión no es baladí, porque en algunos análisis que se hacen en la prensa estadounidense se habla del “problema de Pulisic”, tratando de explicar su bajo rendimiento con la selección debido a diversos factores: que no juega en su mejor posición (Berhalter le pone en la izquierda y no en la derecha), que no le da amplitud al equipo y que el peso de llevar el ’10’ le hace venir a buscar demasiado el balón para recibir al pie y realizar acciones individuales que no le salen bien. De hecho, se criticó mucho su partido ante El Salvador por sus múltiples pérdidas de balón. Por tanto, es un momento complicado para el futbolista que debe liderar al USMNT, otra selección que no para de alumbrar a jóvenes talentos. Pepi, Weah, Adams, Musah, McKennie, Dest, Richards, Turner o Aaronson forman parte de una generación realmente prometedora. Tras jugar su último partido como local en noviembre en la gélida Edmonton ante México (con victoria por 2-1), Canadá recibirá a la selección de Gregg Berhalter en Hamilton (Ontario), muy cerca de la frontera con Estados Unidos. A pesar de que el partido se va a jugar a las 15:05 de Canadá, se espera mucho frío, puesto que la previsión en esa franja está en torno a los -6º C, lo que supone una diferencia de casi 40 grados con la temperatura a la que jugó Canadá su último partido en Honduras. El duelo, además, tendrá restricciones covid en las gradas, porque sólo estará habilitado el 50% del aforo, un porcentaje de asistencia que se traduce en unos 12.000 espectadores. J.N.

PSG y Mónaco se enfrentan este domingo en París. Foto: Zakarie Faibis bajo licencia Creative Commons 4.0.
PSG y Niza cruzan sus caminos en la Coupe de France. Foto: Zakarie Faibis bajo licencia Creative Commons 4.0.

Un PSG en cuadro recibe al Niza en octavos de Copa

PSG – OGC Niza (lunes, 21:15h)

Los compromisos de selecciones y las lesiones complican a Mauricio Pochettino de cara al duelo del lunes en Coupe de France, en el que PSG y Niza (primer y segundo clasificado de la Ligue 1) se jugarán una plaza en cuartos de final. Con Diallo, Achraf y Gueye en la Copa África, Keylor Navas en la clasificación para el Mundial de CONCACAF y Di María, Paredes y Marquinhos en las Eliminatorias CONMEBOL, el PSG tiene un total de ocho bajas por las selecciones, mientras que hay que sumar las de Neymar y Wijnaldum por lesión. Por si fuera poco, Bernat está acabando de ponerse a punto tras recuperarse del covid y Donnarumma es seria duda por un problema muscular, así que cabe la posibilidad de que la portería sea ocupada por uno de los “terceros porteros” del PSG: Letellier (más veterano, recién salido de lesión) o los jóvenes canteranos Denis Franchi y Lucas Lavallée. A pesar de las ausencias, se espera que el ataque del PSG sea potente, con Messi, Mbappé e Icardi formando la línea ofensiva. Según L’Équipe, es probable que Sergio Ramos encadene por primera vez en la temporada dos partidos jugando, y sería titular junto a Presnel Kimpembe. Ante el PSG, puntero indiscutible en liga, estará el Niza de Christophe Galtier, que ha ganado sus últimos cinco partidos de Ligue 1 y llega con un elenco mucho más completo, en el que solamente hay dos dudas: el estado de Andy Delort, que había estado enfermo los últimos días, y el de Mario Lemina, que oficialmente dejó la Copa África (en la que participaba con Gabón) por problemas cardíacos, a la vez que se publicaba que realmente fue expulsado junto a Aubameyang por haber salido de fiesta hasta altas horas de la madrugada y haber regresado al hotel de concentración con chicas. Este extremo fue negado por Lemina en sus redes sociales. Más allá de esto, y a pesar de las ausencias del PSG, Galtier y su Niza tienen la posibilidad de dar un golpe en París, habida cuenta de que les aiglons están en un buen momento y tienen una idea y un funcionamiento colectivo más claro que el del PSG. Menos de un año después de haber ganado la Ligue 1, Galtier está tratando de replicar los perfiles de su Lille campeón en el Niza, y si bien es difícil repetir ese mismo destino, ya ha conseguido que su equipo sea realmente duro y competitivo, teniéndolo muy bien situado en la tabla. Dicho esto, la presencia del equipo de la Costa Azul en esta ronda de la Coupe de France tiene algo de fortuna, porque el sorteo de dieciseisavos le emparejó con el vencedor de la eliminatoria Paris FC-Lyon. Ese cruce no se llegó a terminar (fue suspendido al descanso por graves incidentes que provocaron los ultras de ambos equipos en las gradas y en el césped) y la FFF decidió eliminar a los dos equipos de la competición, por lo que el Niza se clasificó a octavos sin jugar. El duelo del lunes (junto con los cuatro partidos de Ligue 2 del día siguiente) será el último que se dispute con limitación de 5.000 espectadores en los estadios franceses, ya que a partir del 2 de febrero se relajarán ostensiblemente las restricciones covid: las mascarillas en exteriores dejarán de ser obligatorias y los estadios podrán llenarse de nuevo. J.N.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos de Jaume Naveira (J.N.) y Lucas Duque (L.D.). Foto de portada: Blaixx bajo licencia Creative Commons 4.0

Related posts

1 comments

No estoy viendo copa Afric, pero tengo la intuición de ver a Marruecos ganador del trofeo.
Me llama mucho la atención el duelo del PSG. El nivel de la liga francesa ha subido en los últimos años y ya no le va a ser tan fácil ganar títulos

Deja un comentario

*