Cinco alicientes del fin de semana

Milan y Juventus se enfrentan este fin de semana en San Siro. Foto: Дмитрий Кошелев bajo licencia Creative Commons 4.0. International

De una desventaja de 7 puntos a un posible +7

Inter de Milán – AC Milan (sábado, 18:00)

En tres meses, la vida puede cambiar radicalmente. El Inter de Simone Inzaghi afrontó el primer Derby della Madonnina de la temporada con una diferencia en su contra de siete puntos, en un momento en que el Milan lideraba la Serie A junto con el Napoli. Doce jornadas después, la sensación que ofrecía el Inter de seguir siendo el mejor equipo de Italia a pesar de su desventaja en la tabla durante el comienzo de curso, se constata con la posibilidad de ponerse con siete puntos de ventaja con respecto al Milan. Venimos de un extraño parón de selecciones, y justo antes de él, el Inter encadenó una serie de buenos resultados, todos ellos muy sufridos: ganó 2-1 a la Lazio, repitió resultado ante la Juventus en la final de la Supercoppa con gol de Alexis Sánchez en el 120, ganó también en la prórroga su cruce de Coppa ante el Empoli y hasta el 90 no pudo doblegar al Venezia en la última jornada de Serie A, a pesar de que el equipo arancioneroverde esté peleando por la salvación y sólo le saque un punto a la zona de descenso. Por su parte, el Milan no resolvió de la mejor manera los partidos previos al parón, con una sorprendente derrota en casa ante el Spezia (durante los primeros 50-60 minutos fue muy superior y generó lo suficiente como para ganar con claridad) y un empate a cero ante la Juventus, en un duelo bastante gris por parte de ambos. Más allá de momentos de forma previos al parón, ambos equipos están funcionando bien y por ello no han necesitado reforzarse demasiado. Con estilos y sistemas distintos, Inter y Milan son los dos equipos más goleadores del campeonato, con 53 y 47 goles respectivamente, así que podemos ser optimistas con respecto a que se vea un buen partido. Ambos han realizado pocos fichajes en la ventana invernal: el Inter ha hecho un enorme movimiento con Gosens y ha decidido apostar por la veteranía de Felipe Caicedo para que sea el quinto delantero, toda vez que Inzaghi ya le conocía de la Lazio. Por su parte, el Milan solamente ha traído al joven Marko Lazetić, atacante  procedente del Estrella Roja y que supone una apuesta a futuro, a diferencia de los fichajes interistas. Ni siquiera ha considerado oportuno el Milan traer a un central por la baja de Kjaer para lo que resta de temporada: Pioli ha ido trampeando con Kalulu y Gabbia, y ahora el francés sigue siendo el favorito del técnico para ocupar el perfil derecho de la pareja de centrales, con Romagnoli a su lado. El que tampoco estará hoy en las filas rossoneri es Zlatan Ibrahimović, que sufre unas molestias en el tendón de Aquiles. También anda tocado Ante Rebić, mientras que Ballo Touré (concentrado con Senegal, finalista de la Copa África) se pierde su último partido por estar en el torneo continental. El Inter no podrá contar con el recién llegado Gosens por problemas físicos, al igual que sucede con Joaquín Correa. Tras unas semanas en que los estadios italianos redujeron su aforo a 5.000 espectadores por el aumento de casos de covid, la capacidad vuelve a subir hasta el 50%, así que unas 37.000 personas podrán disfrutar en directo de este Derby della Madonnina, que en los últimos años ha estado teñido de nerazzurro. De los últimos ocho duelos directos entre Inter y Milan, seis han acabado con victoria interista, con un solo triunfo rossonero (1-2, en la primera vuelta de la pasada Serie A) y un empate, el que protagonizaron ambos equipos en la primera parte del actual campeonato. J.N.

Julian Nagelsmann vuelve a verse las caras con el RB Leipzig

Bayern Múnich – RB Leipzig (sábado, 18:30)

El duelo de este sábado en la Bundesliga puede ser trascendental para los dos equipos. El Bayern Múnich quiere poner tierra de por medio cuanto antes con su perseguir más cercano, el Borussia Dortmund, segundo clasificado, que este domingo recibe la visita en su estadio del Bayer Leverkusen, tercero, y el RB Leipzig, por su parte, que ha mejorado mucho desde la llegada de Domenico Tedesco (tras la destitución de Jesse Marsch), sabe que no puede dejarse muchos más puntos de aquí al final de la temporada si la próxima quiere volver a jugar la UEFA Champions League. El Bayern Múnich está en un buen momento, después de golear en las dos últimas jornadas a Colonia y Hertha Berlín tras caer por sorpresa en el Allianz Arena ante el Borussia Mönchengladbach, y compite en liga con la idea de darle carpetazo cuanto antes a la pelea por el título para así centrar todos sus esfuerzos en las rondas finales de la Liga de Campeones. De hecho, no se esperan muchos cambios en el once titular de Julian Nagelsmann. Por delante de Joshua Kimmich y Corentin Tolisso volverán a comparecer los Thomas Mülller, Leroy Sané, Serge Gnabry, Kingsley Coman y Robert Lewandowski, casi nada. El RB Leipzig, por su parte, llega a este partido con las ausencias de Tyler Adams y Marcel Halstenberg, ambos lesionados. En cuanto al once titular está la duda de Mohamed Simakan, que se hizo daño en la rodilla en el entrenamiento del pasado miércoles, y la cuestión de cada fin de semana con el húngaro Domingo Szoboszlai. Dani Olmo podría tener un sitio de inicio y el portugués André Silva volverá a ser la principal referencia ofensiva en el dibujo de Tedesco. Esta será la segunda vez que Nagelsmann se enfrenta al RB Leipzig ahora como técnico del Bayern Múnich. La primera ocurrió en el mes de septiembre, en el Red Bull Arena, y no hubo compasión alguna: el duelo acabó 1-4. A.B.

Bayern Múnich y RB Leipzig se enfrentan en el Allianz Arena. Foto: Diego Delso bajo licencia Creative Commons 4.0.
Bayern Múnich y RB Leipzig se enfrentan en el Allianz. Foto: Diego Delso bajo licencia Creative Commons 3.0.

Objetivos muy distintos para estar tan cerca

Borussia Dortmund – Bayer Leverkusen (domingo, 15:00)

El Borussia Dortmund de Marco Rose no quiere que el Bayern Múnich se escape en la pelea por el título, el Bayer Leverkusen sabe que no puede aflojar en ningún momento porque Unión Berlín, Friburgo, RB Leipzig y Hoffenheim le vienen pisando los talones. Y este domingo se enfrentan estos dos equipos en el Signal Iduna Park. El BVB es segundo, seis puntos por detrás del cuadro de Julian Nagelsmann, y el Leverkusen, por su parte, es tercero, pero con ocho puntos menos que su rival de esta jornada. Los dos están separados únicamente por un puesto en la clasificación, y ambos pelearán de aquí al final para acabar entre los cuatro primeros, lo cual les daría acceso a la próxima edición de la Champions League, pero ahora mismo pelean por objetivos muy diferentes. El equipo amarillo llega con la baja de Erling Braut Haaland, al menos en el momento del cierre de este texto, lesionado antes de este último parón internacional, y las ausencias de otros futbolistas importantes como Emre Can o el español Mateu Morey. Gio Reyna, ya recuperado de sus problemas físicos, regresa a una convocatoria del equipo amarillo en Bundesliga por primera vez desde el pasado 27 de agosto, que se dice pronto. El Bayer Leverkusen también cuenta con ausencias destacadas. Sardar Azmuon todavía no está listo para jugar y Edmond Tapsoba continúa con Burkina Faso en la Copa África. Quien sí estará seguro es el checo Patrik Schick, en estos momentos segundo máximo goleador del campeonato, por delante incluso del propio Haaland, con 18 goles y una asistencia (por los 16 tantos y cinco pases de gol del delantero noruego). Recientemente los duelos entre estos dos equipos son enfrentamientos de muchos goles. En septiembre, la última vez que se enfrentaron, el partido acabó 3-4 para el Dortmund. Y en los cinco últimos choques la media es de cinco goles por encuentro. A.B.

La gran fiesta del fútbol africano

Senegal – Egipto (domingo, 20:00)

Senegal y Egipto disputarán este domingo la final de la Copa África 2022. Los futbolistas de Aliou Cissé vienen de derrotar a Burkina Faso en semifinales y los pupilos de Carlos Queiroz vienen de hacer lo propio ante Camerún, anfitriona de esta edición, en la tanda de penaltis. Pero hablar del enfrentamiento de estas dos selecciones por el título es ir más allá de la ya conocida rivalidad entre Sadio Mané y Mohamed Salah, las dos grandes estrellas de Senegal y Egipto, compañeros diariamente en el Liverpool de Jürgen Klopp. Egipto es la gran dominadora de la Copa África hasta la fecha. Tiene siete títulos en sus vitrinas, aunque no la gana desde el año 2010, y tres de esas ediciones, curiosamente, las disputó como local. No obstante, la última vez que estuvo en una final fue en 2017, y acabó cayendo, cosas del destino, ante la propia selección de Camerún. Senegal, por su parte, nunca ha ganado una Copa África. Ni una sola. Ha sido subcampeona en dos ocasiones, 2002 y 2019, edición, esta última, que perdió en la final ante Argelia, que en este torneo ha sido, sin duda, la gran decepción. Mané es el tercer máximo goleador de esta edición, con tres tantos y dos asistencias, y Salah, el octavo, con dos dianas y un pase de gol. Los Leones de Teranga quieren conseguir su primera Copa África en 60 años y sobre el papel, todo sea dicho, llegaban a este torneo como una de las selecciones favoritas para, al menos, llegar a las rondas finales. Además del ya mencionado Sadio Mané, Senegal cuenta con futbolistas del primerísimo nivel como Edouard Mendy (Chelsea), Idrissa Gueye (PSG) o Kalidou Koulibaly (Nápoles). “El grupo aprendió mucho de la Copa África 2019. La experiencia marcará la diferencia”, ha reconocido en las horas previas a la final Bouna Sarr, futbolista del Bayern Múnich. Los Faraones, por su parte, llegan con un desgaste físico y mental importante. Han disputado tres prórrogas y dos tandas de penalti en las tres rondas anteriores, en octavos (ante Costa de Marfil), cuartos de final (Egipto) y semifinales (Camerún), pero con las ideas muy claras. Carlos Queiroz no engaña a nadie a estas alturas; solo ante Marruecos tuvo más tiempo la posesión que el contrario. Un repliegue y contragolpe que sigue funcionando. A.B.

Dortmund y Leverkusen se miden en el Signal Iduna Park. Foto: Arne Müseler bajo licencia Creative Commons 3.0.
BVB y Leverkusen se miden en el Signal Iduna Park. Foto: Arne Müseler bajo licencia Creative Commons 3.0.

El vigente campeón recibe a su sucesor

LOSC Lille – PSG (domingo, 20:45)

Queda casi media Ligue 1, pero el PSG de Mauricio Pochettino tiene una ventaja realmente importante: diez puntos de margen con el Marsella (cifra algo ficticia, porque el OM ya ha jugado esta jornada) y once con el Niza, así que parece casi imposible que se le escape una liga en la que, por diferencia de presupuesto y plantilla con sus rivales, es el clarísimo favorito cada temporada. El año pasado se produjo una excepción, pues el Lille ganó la Ligue 1 por primera vez desde 2011 gracias al liderazgo magistral de Christophe Galtier, pero este año les dogues están absolutamente alejados de la pelea por el título y su pelea va a ser por la cuarta posición, que da acceso a la UEFA Europa Conference League. Los norteños empezaron mal la temporada tras el cambio de Galtier a Jocelyn Gourvennec, además de tener que sobreponerse a la pérdida de jugadores importantes, pero tras la derrota de la primera vuelta ante el PSG (un 2-1 a finales de octubre), el Lille fue capaz de encadenar nueve jornadas sin perder y de acabar primero en su grupo de Champions, así que es un equipo que ha ido tomando confianza de forma paulatina, a pesar de que su último resultado sea una derrota en Brest. Es ese el tipo de partidos en que el Lille sufre más, teniendo que tomar la iniciativa ante defensas cerradas y rivales que asumen su inferioridad, pero contra un PSG (y sabiendo que este año el Lille ha respondido muy bien en los partidos importantes) y jugando en casa, el cuadro norteño es capaz de dar el golpe ante el líder. Fuera de las primeras tres posiciones, la liga está muy igualada, con sólo tres puntos de diferencia entre el cuarto y el undécimo, y eso da esperanza a los de Gourvennec de alcanzar puestos europeos. Sabiendo que los parisinos ganan todos los partidos en los que empiezan poniéndose por delante, el Lille sabe que debe estar muy concentrado para evitar, por todos los medios, que el partido se dirija hacia ese camino. Ya eliminado de la Coupe de France hace un mes (ante el Lens, su máximo rival), el Lille pudo descansar esta semana, a diferencia de un PSG que vivió el mal trago de quedarse fuera de la competición del KO ante su público y con una actuación determinante de un cedido suyo como Marcin Bulka, que detuvo dos penaltis para el Niza y dio el pase a cuartos al equipo de la Costa Azul. Ni siquiera el buen partido de Verratti o las entradas desde el banco de Paredes y Mbappé, que supusieron un soplo de aire fresco para el equipo de Pochettino, pudieron evitar la caída copera. A ese encuentro, el PSG llegaba con 12 bajas, la mayoría de ellas por las selecciones, pero también debió sumar la de Sergio Ramos, que no pudo encadenar dos partidos consecutivos jugando cuando parecía que iba a estar en condiciones de hacerlo. Wijnaldum, con problemas en el tobillo, está trabajando para volver en los próximos días, mientras que Mauro Icardi es duda por enfermedad. Pochettino tiene como mejor noticia de cara al duelo de mañana el regreso de sus internacionales, con Achraf, Marquinhos, Di María o Keylor Navas integrados nuevamente en la dinámica de grupo. Al igual que en Italia, este fin de semana ya se levantan las restricciones de aforo en los estadios galos, pasando del máximo de 5.000 espectadores a un 100% de capacidad. Durante la época Galtier, el PSG estuvo tres partidos de Ligue 1 sin ganar al Lille y sin meterle un solo gol, pero yendo hacia atrás, la historia es peor para los norteños, que habían perdido nueve de sus 10 partidos previos ante los parisinos. J.N.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos de Adrián Blanco (A.B.) y Jaume Naveira (J.N.). Foto de portada: Дмитрий Кошелев bajo licencia Creative Commons 4.0. International.

Related posts

Deja un comentario

*