Cinco alicientes del fin de semana en el fútbol europeo

1024px-signal_iduna_park_stadium_dortmund_2

Regresa Romelu Lukaku para este derbi de Londres

West Ham – Chelsea (sábado, 13:30)

El West Ham quiere hacerse fuerte en la cuarta plaza. Lejos queda ya el Liverpool, tercero, que pelea de tú a tú con Chelsea y Manchester City por el liderato de la Premier League, pero al West Ham vienen pisándole muy de cerca los talones los Arsenal, Tottenham, Manchester United, Wolverhampton y compañía. Todos quieren estar en el puesto que ocupa bactualmente el equipo de David Moyes, la cuarta y última plaza que da acceso a la UEFA Champions League 2022-23, y eso es lo que debe defender el West Ham este fin de semana ante el líder de la competición, el propio Chelsea de Thomas Tuchel. El cuadro de Moyes no llega en un buen momento, las cosas como son: el equipo no gana en liga desde el pasado 7 de noviembre, cuando derrotó por tres goles a dos al Liverpool, y desde entonces solo ha conseguido sumar un punto de los últimos nueve en juego. Moyes no puede contar para este partido con Angelo Ogbonna, su central, debido a una grave lesión de rodilla, y Aaron Cresswell llega tocado físicamente. El que sí estará seguro es Michail Antonio, autor de seis tantos y tres asistencias hasta el momento en esta Premier League. El Chelsea de Thomas Tuchel, por su parte, no pierde en Liga inglesa desde el pasado mes de septiembre, pero actualmente atraviesa por una racha irregular de resultados tras empatar en dos ocasiones en sus cuatro últimas jornadas. A la baja de Ben Chilwell, que ya se sabe que estará unos cuantos meses fuera tras dañarse el ligamento cruzado de su rodilla en el último encuentro de Champions ante la Juventus, se suman las ausencias (también por lesión) de N’Golo Kanté, Trevoh Chalobah y Mateo Kovacic; por otro lado, el internacional inglés Reece James llega entre algodones y no se espera que Tuchel fuerce con él. Quien sí reaparecerá tras seis semanas lesionado, y puede incluso que hasta como titular, es Romelu Lukaku (autor de tres tantos en esta Premier League). La última vez que West Ham y Chelsea se vieron las caras también fue en el London Stadium, ocurrió en el pasado mes de abril, en la jornada 33 de la pasada campaña, y los de Tuchel ganaron con un gol de Werner al borde del descanso. A.B.

El Inter quiere seguir su ascensión en el Olímpico

AS Roma – Inter de Milán (sábado, 18:00)

Napoli y Milan tenían que pinchar en algún momento, y una vez que han comenzado a hacerlo, el Inter ha pescado en río revuelto para ponerse a dos puntos de los rossoneri y a dos de los de Spalletti. El vigente campeón sigue dando muestras de que es el equipo más hecho, fiable y sólido de la Serie A, con un balance reciente de 17 puntos de los últimos 21 en juego. Delante del Inter está la Roma, en lo que será un duelo realmente especial, porque Mourinho jamás se ha enfrentado al club con el que tantos éxitos cosechó, entre ellos el primer triplete de la historia nerazzurra (y el único de toda la historia del fútbol italiano) y la primera Copa de Europa interista tras 45 años. También podría serlo para Simone Inzaghi, unido durante tantos años a la Lazio, a pesar de haber negado públicamente que para él sea un encuentro diferente al resto. La Roma llega al encuentro demostrando que, cuando tiene a disposición a los titulares, es un equipo competitivo y con buenas intenciones, pero hay aspectos en los que se está quedando corto. El más claro es el del acierto de cara a puerta, tal y como se vio en la derrota del miércoles en campo del Bolonia. Los giallorossi generaron buenas oportunidades y dominaron el partido, pero no fueron capaces de traducirlas en gol, dando la posibilidad a los de Mihajlović de estar siempre vivos en el encuentro. En una de las pocas situaciones que tuvieron los rossoblù, Svanberg anotó el tanto de la victoria pasada la media hora. Tras haber jugado ante el Bolonia con tres centrales, habrá que ver si Mourinho mantiene esa idea con tal de replicar el esquema del Inter o si volverá al 4-2-3-1. Las bajas propician que, tal y como dijo el técnico de Setúbal tras la derrota en Bolonia, la Roma se vea obligada a “inventar con el once”, ya que las sanciones de Tammy Abraham y Rick Karsdorp y la ausencia por lesión de Stephan El Shaarawy se sumaron a las de Lorenzo Pellegrini y Felix Afena-Gyan, el adolescente que salvó los tres puntos ante el Genoa con un doblete. Especialmente sensible es la baja de El Shaarawy, que estaba jugando a buen nivel como carrilero en el 3-5-2 romanista. Tampoco será fácil para el Inter confeccionar el once, porque cuenta con muchas ausencias en defensa. Andrea Ranocchia y Matteo Darmian son baja segura, mientras que Stefan de Vrij y Aleksandar Kolarov no tiene pinta de que puedan llegar al duelo. Bastoni sí podría hacer acto de presencia, pero sale de una gastroenteritis y su estado físico no es el mejor. La situación en ataque es radicalmente opuesta, con todos los efectivos disponibles y un Lautaro Martínez muy inspirado, toda vez que suma tres goles en los últimos tres partidos ligueros. Tras haber dado descanso a Dzeko y Barella de inicio en la jornada intersemanal (saldada con un 2-0 ante el Spezia), tanto el bosnio como el sardo regresarán al once, en el que la principal duda reside en si el tercer central será D’Ambrosio (entraría para el perfil derecho) o Dimarco (en el izquierdo). Los Roma-Inter garantizan espectáculo, pues las estadísticas dicen que es la rivalidad más goleadora de la historia de la Serie A, con 521 tantos en 180 partidos. El historial reciente, además de goles, nos trae empates a mansalva: seis de los últimos siete duelos entre ambos han acabado en tablas, mientras que el restante fue una victoria del Inter por 3-1, concretamente en el último precedente entre los dos equipos. J.N.

La Roma de José Mourinho recibe al Inter en el Olímpico. Foto: ildirettore bajo licencia Creative Commons 3.0.
La Roma de José Mourinho recibe al Inter en el Olímpico. Foto: ildirettore bajo licencia Creative Commons 3.0.

Un duelo de altura marcado por las restricciones

Borussia Dortmund – Bayern Múnich (sábado, 18:30)

El enfrentamiento de este fin de semana puede ser muy decisivo para la Bundesliga. El Borussia Dortmund de Marco Rose, segundo, recibe en el Signal Iduna Park al Bayern Múnich de Julian Nagelsmann, primero, separados por un solo punto en la clasificación. Es decir, el BVB, ganando, podría acabar la jornada líder en Alemania, y los muniqueses, haciendo lo propio, podrían abrir una pequeña gran brecha sobre su perseguidor más cercano. Y eso que acabamos de empezar el mes de diciembre. El encuentro llega muy marcado por las fuertes restricciones que se están volviendo a aplicar en Alemania para frenar la nueva ola de contagios por coronavirus. Este jueves los primeros ministros de los estados federados, así como la canciller Angela Merkel y su sucesor designado Olaf Scholz acordaron una batería de medidas para combatir la pandemia, y entre ellas se encuentran nuevas restricciones para el fútbol. Los estadios solo podrán contar con un 50% de su aforo en los partidos, y nunca un máximo de 15.000 espectadores en cada encuentro; solo podrán asistir los aficionados que presenten su cartilla de vacunación contra la Covid y aquellos que puedan demostrar que ya han superado la enfermedad. Además, el uso de la mascarilla será obligatorio en todo momento para los aficionados en las gradas. No obstante, todo esto puede cambiar de un momento a otro. De hecho, el Borussia Dortmund había cancelado la venta de entradas para este partido, debido a la sospecha de que las restricciones serían aun más estrictas dada la situación que vive el país, y en algunos estados federados de Alemania se espera que los partidos de este fin de semana sean a puerta cerrada, como ocurrirá en Sajonia, Baden-Württemberg y Baviera, donde el primer ministro, Markus Söder, solicitó el pasado martes una línea uniforme para todos los estados del país. El Bayern Múnich-FC Barcelona de Champions de la próxima semana será sin espectadores en el Allianz Arena. A todo esto, el cuadro de Nagelsmann llega con ausencias destacadas a este partido. La más llamativa es la de Joshua Kimmich, positivo en coronavirus tras negarse a ponerse la vacuna, y tampoco estarán Choupo-Moting (también positivo en Covid-19), Marcel Sabitzer y Josip Stanisic (lesionados). El Borussia Dortmund, por su parte, también llega con varias bajas importantes, como es el caso de Jude Bellingham (debido a un golpe en la rodilla), Thorgan Hazard (también positivo en coronavirus), Gio Reyna o Youssoufa Moukoko, que continúan con sus procesos de recuperación tras estar lesionados. En lo deportivo, todos los focos estarán puestos en el enfrentamiento entre los dos máximos artilleros de esta Bundesliga: Robert Lewandowski (14 goles y una asistencia esta temporada en la liga alemana) y Erling Braut Haaland (10 tantos y tres pases de gol), que ya se ha recuperado de su lesión. A.B.

Unos pierden la velocidad de crucero y otros la encuentran

Nápoles – Atalanta (sábado, 20:45)

Después de sumar 31 de los primeros 33 puntos, ahora el Napoli lleva una racha de 5 sobre los últimos 12, lo que no le ha quitado el liderato de la Serie A pero sí ha reducido ostensiblemente su diferencia con los perseguidores el carrera por el Scudetto. Uno de los que se acerca peligrosamente es la Atalanta de Gasperini, que aspira a terminar en el top 4 de la tabla por cuarta temporada consecutiva y que vuelve a estar a la altura de los mejores. Hay partidos que marcan si un equipo que está bien clasificado puede soñar en grande, y para la Atalanta este es uno de ellos: si vence, sumará 34 puntos, lo que podría dejarla realmente cerca del liderato. Es una semana de suma relevancia para el equipo bergamasco, que tras este partido se citará con el Villarreal en un duelo a vida o muerte por la clasificación a octavos de Champions. En este momento, la Atalanta ha considerado oportuno reforzar la figura de Gasperini, que ha renovado su contrato hasta 2024 con opción a extender el acuerdo por un año más. En un buen momento de juego y con la única baja de calado de Robin Gosens, la cual está siendo compensada por el buen rendimiento en el carril izquierdo de Joakim Mæhle, la Atalanta llega al partido en un momento de mayor frescura que el Napoli, al que las bajas le están complicando seriamente la vida. Osimhen, en la que estaba siendo su temporada de consagración, no volverá prácticamente hasta marzo por la escalofriante lesión que sufrió ante el Inter. En la medular, un Zambo Anguissa que estaba muy asentado en el once, no jugará en lo que queda de 2021 por problemas en el aductor. Y en defensa, el líder Koulibaly también regresará una vez se inicie el 2022 por una lesión muscular. Pero eso no es todo, porque para el duelo ante Atalanta también son bajas seguras Fabián Ruiz y Lorenzo Insigne (además de Spalletti en la banda por sanción). Todo esto obliga a que jugadores que en condiciones normales estarían lejos de ser titulares, como Juan Jesus, Manolas, Lobotka, Mertens, Elmas o Ounas, deban ocupar ese vacío y dar un paso adelante. De cómo aguante el Napoli este temporal dependerán sus opciones de pelear por su primer Scudetto desde 1990. Ante la plaga de lesiones y viendo que la diferencia entre titulares y suplentes es relevante, Spalletti dejó ir un nada casual “hay equipos más completos que el Napoli”. Tras dejar escapar un 0-2 ante un revoltoso Sassuolo (que ya venía de ganar al Milan en San Siro), los partenopeos quieren hacer de tripas corazón ante la Atalanta. Gasperini tiene varios puntos de debate en el once, con Djimsiti y Demiral peleando por un puesto en la zaga, la duda en medio campo entre Pessina y Pašalić (que viene de enchufarle tres goles al Venezia) o las diversas alternativas que tiene para acompañar a Duván Zapata. Los precedentes recientes en el Diego Armando Maradona muestran que la Atalanta lleva tres visitas sin vencer, con dos empates y una goleada napolitana por 4-1, ocurrida a principio del curso 2020-21 y con la figura destacada… de Victor Osimhen. J.N.

El Nápoles recibe en su estadio a la Atalanta de Gasperini. Foto: Gaetano Capaldo bajo licencia Creative Commons 4.0.
El Nápoles recibe en su estadio a la Atalanta. Foto: Gaetano Capaldo bajo licencia Creative Commons 4.0.

El PSG sigue ofreciendo algunas dudas importantes

RC Lens – PSG (sábado, 21:00)

El Racing Club Lens de Franck Haise ha perdido algo de vuelo en las últimas semanas, pero aun así se mantiene como la gran revelación de la temporada en la Ligue 1. El equipo es quinto, con 26 puntos, solo un punto por detrás del Niza y a dos del Stade Rennais, pese a que no conocer la victoria en la liga francesa desde el pasado 5 de noviembre. Desde entonces solo ha sumado dos de los últimos 9 puntos en juego y aun así se mantiene en la parte alta de la clasificación. Este fin de semana recibe en su estadio, el Stade Bollaert-Delelis, al líder indiscutible de la tabla, el PSG de Mauricio Pochettino, que ya aventaja en 12 puntos a su rival más cercano, el Olympique de Marsella, aunque los de Jorge Sampaoli tienen un partido aún por disputar (ante el Olympique de Lyon). Este jueves, por cierto, la Comisión Disciplinaría de la LFP dio a conocer la sanción de dos partidos a puerta cerrada de la Tribuna Auteil del Parque de los Príncipes, donde se sitúan los hinchas más radicales del PSG, por los incidentes provocados por las bengalas en el encuentro ante el Nantes del pasado 20 de noviembre. Pese a la gran diferencia de puntos que mantiene en la cabeza de la tabla, el PSG de Mauricio Pochettino sigue sin arrancar como colectivo. El equipo, a nivel coral, sigue ofreciendo muchas dudas, sobre todo si estas sensaciones se proyectan a medio-largo plazo pensando en las rondas finales de la UEFA Champions League, puesto que el PSG sigue sin desarrollar ciertos patrones o automatismos desde los cuales crecer dentro de su juego, y a esto hay que sumar la nueva lesión de Neymar, que estará fuera durante las próximas seis semanas, aproximadamente, y los continuos problemas físicos de Sergio Ramos, que debutó el pasado fin de semana ante el Saint-Étienne y se perdió el partido del miércoles ante el Niza por descanso. Un encuentro en el que el exbarcelonista Jean-Clair Todibo, que aún tiene 21 años de edad (no sobra recordarlo), secó por completo a Kylian Mbappé. Han pasado siete meses desde que RC Lens y PSG se viesen las caras: fue en mayo de este mismo año, en la jornada 35 de la temporada pasada, y el cuadro parisino se impuso por dos goles a uno con los tantos de Neymar Jr. y Marquinhos. Todo hace indicar que este sábado volverá a ser Di María quien acompañe a Messi y Mbappé en ataque. A.B.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos de Jaume Naveira (J.N.) y Adrián Blanco (A.B.). Foto de portada: Arne Müseler bajo licencia Creative Commons 3.0.

Related posts

Deja un comentario

*