Cinco alicientes del fin de semana en el fútbol europeo

El City ya acaricia una nueva Premier League. Foto: edhiggins bajo licencia Creative Commons 3.0.

El Bayern querrá ganar y volver a convencer

Bayern Múnich – Bayer Leverkusen (sábado, 15:30h)

El Bayern Múnich está en el momento más terrenal de los últimos meses. Cayó goleado a mediados de febrero por el Bochum, un recién ascendido que ocupa la mitad de tabla de la Bundesliga, y encadena varios partidos sin dejar su portería a cero. Registros que no amenazan con dejarle sin opciones al título, todo sea dicho, pues lleva una ventaja de ocho puntos sobre el Borussia Dortmund, pero sí que han enrarecido el ambiente en las últimas semanas. Porque además de estos datos ligueros hay que recordar que el equipo sufrió para rascar un empate en Austria en la ida de octavos ante el RB Salzburgo. El cuadro muniqués recibe este fin de semana en el Allianz Arena a una de las grandes sensaciones de la temporada en la Bundesliga 2021/22, el Bayer Leverkusen de Gerardo Seoane. Un equipo que llegó a ocupar los primeros puestos de la tabla en el arranque de temporada, y que ahora mismo pelea por acabar entre los cuatro primeros de la liga para disputar la Champions el curso que viene, pero que esta campaña ya sabe lo que es pasar por las manos del Bayern Múnich. En octubre, en el encuentro de la primera vuelta, el club muniqués aplastó al Leverkusen con un contundente 1-5 en el BayArena; de aquella goleada cabe recordar que los cinco goles del Bayern fueron en los primeros 37 minutos del encuentro. Para este partido, el Bayern Múnich llega con varias bajas importantes: Alphonso Davies, Leon Goretzka, Manuel Neuer, Corentin Tolisso y Lucas Hernández, este último por acumulación de amonestaciones, tendrán que ver el choque desde la grada del Allianz; Julian Nagelsmann tendrá que volver a alinear de inicio al guardameta suplente Sven Ulreich, mientras que el joven Jamal Musiala volverá a ser la pareja de Joshua Kimmich en el centro del campo. El Bayer Leverkusen, por su parte, también cuenta con un par de bajas muy sensibles: Patrik Schick, el máximo goleador del equipo, continúa lesionado, y Karim Bellarabi también está fuera de este encuentro por unas molestias físicas. Quien sí estará sobre el césped es el joven Florian Wirtz, uno de los grandes talentos jóvenes del fútbol alemán, que en las últimas horas ha empezado a sonar con fuerza por el interés que ha despertado en grandes como Real Madrid, FC Barcelona o el propio Bayern Múnich. A.B.

Un duelo entre Mourinho y Gasperini siempre es apetecible

AS Roma – Atalanta (sábado, 18:00h)

Roma y Atalanta pelean por entrar la temporada que viene en Europa. A ambos equipos ya les queda algo lejos la cuarta plaza que se ha apropiado la Juventus, la última posición en la tabla que da acceso a la UEFA Champions League 2022/23, pero aun así los dos deberían estar peleando hasta el final por jugar en Europa la temporada que viene. La Atalanta es quinta, con 47 puntos, y un partido aún pendiente de disputar, y la Roma es sexta, con 44; es decir, un triunfo de los romanos hoy en el Olímpico empataría a ambos clubes de manera momentánea por entrar en la próxima Europa League. Dejando a un lado el partido, no hay semana tranquila en Roma. A lo largo de estos días la prensa italiana ha avanzado un fuerte interés de la Juventus por fichar a Nicolò Zaniolo en los meses de verano y la reacción de los aficionados giallorossi ha sido automática en redes sociales cargando con el joven futbolista italiano. Ese será uno de los muchos alicientes que presenta este partido: ver cómo recibe el Olímpico de Roma al propio Zaniolo. Por otro lado, la Roma llega a este partido con la baja ya conocida de Leonardo Spinazzola, que continúa con su largo proceso de recuperación tras lesionarse en la Eurocopa, y todo hace indicar que José Mourinho mantendrá el sistema de tres centrales y dos carrileros que viene utilizando en los últimos meses en el banquillo romano. La Atalanta, por su parte, ha conseguido recuperar a tiempo para el partido a Merih Demiral y Berat Djimsiti, dos hombres importantes en la defensa de Gian Piero Gasperini, después de que se redujesen sus sanciones, algo que no ha conseguido con Rafael Tolói, pero sigue sin poder contar con Josip Ilicic y Duván Zapata, ambos de baja por lesión. A.B.

La Roma de José Mourinho recibe a la Juventus en el Olímpico. Foto: ildirettore bajo licencia Creative Commons 3.0.
La Atalanta visita a los de Mourinho en el Olímpico de Roma. Foto: ildirettore bajo licencia Creative Commons 3.0.

Una buena prueba antes del Bernabéu

OGC Niza – París Saint-Germain (sábado, 21:00)

A cuatro días de jugarse el pase a los cuartos de final de la Champions ante el Real Madrid, el PSG tiene hoy un aperitivo de gran nivel: se va a ver las caras ante el Niza de Christophe Galtier, equipo que pelea con el Olympique de Marsella por el subcampeonato de la Ligue 1 y, por consiguiente, por una plaza directa de cara a la próxima edición de la Liga de Campeones. Les aiglons ocupan el tercer puesto del campeonato, a un punto de los marselleses, y ganar este partido metería gran presión al OM, que mañana se enfrenta a un Monaco que, a pesar de su mala clasificación, es un rival peligroso. Aunque el Niza marche en tercera plaza, no se puede decir que el de hoy sea un partido de importancia para el título, porque ganarlo le seguiría dejando a una enorme distancia de 13 puntos con los parisinos. Si bien el PSG ha jugado una final y una semifinal de Champions en los últimos dos años, da la sensación de que cada vez que se enfrenta a un grande histórico del continente, de los que coleccionan Copas de Europa, el PSG juega contra su rival y también contra sus miedos, así que el partido del Bernabéu el miércoles seguro que ya está en la cabeza del equipo de Pochettino, que hoy no podrá contar con Kylian Mbappé, sancionado. En la previa del partido, L’Équipe saca unas cifras reveladoras en cuanto a la diferencia de rendimiento del PSG cuando no está Mbappé: sin él se ganan menos partidos (un 68,8%, menos que el 75,6 con Kylian), se marcan menos goles (2,3 por los 2,6 si juega Mbappé) y el PSG dispara menos a puerta, tal y como reflejan los 14 disparos de media sin Mbappé y los 15,8 con él. Su ausencia abre la puerta a que la delantera la formen Di María, Messi y Neymar, un trío que no se repetirá íntegramente en Madrid por el retorno de Mbappé, así que, dando por hecho que el parisino y el rosarino jugarán ante los blancos, parece que este duelo ante el Niza puede servir como “competición” entre Neymar y el Fideo para ver quién se convierte en la tercera pata del ataque de cara al miércoles. Sí estará en el medio campo Marco Verratti, que a pesar de sus palabras nada amistosas referentes al árbitro tras la derrota ante el Nantes, cumplirá sanción por ellas en el próximo encuentro de Ligue 1 contra el Burdeos, debido a que las suspensiones en Francia se formalizan una semana después del veredicto del comité disciplinario. Eso sí, si viese amarilla hoy, también se perdería el partido de dentro de dos jornadas por acumulación de tarjetas. Pochettino, además, recupera a Leandro Paredes tras un par de semanas de baja, pero tiene la ausencia de peso de Achraf Hakimi, lesionado en el cuádriceps y duda (al menos para ser titular) de cara al partido del Madrid. También estarán hoy ausentes futbolistas con un rol más secundario, como Kurzawa, Ander Herrera o Sergio Ramos. Si el PSG ha tenido semana limpia desde su último partido liguero, el Niza viene de clasificarse el martes para la final de la Coupe de France tras vencer al humilde Versailles, duelo que sufrió para ganar por la ya clásica dificultad de los equipos de Galtier para atacar bloques bajos. Gouiri y Dolberg decidieron el partido, y ellos mismos deberían formar la delantera del equipo rojinegro para esta noche, en detrimento de Andy Delort. Tras esa clasificación para una final copera 25 años después, el Niza se enfrenta hoy a un contexto de partido más favorable: si bien el rival es el peor posible por todo el talento que amasa, los de Galtier se sienten mucho más cómodos replegando y contragolpeando que siendo protagonistas, y sabiendo cómo se parte el PSG y las dificultades que tiene para replegar, tiene armas para hacerle daño. De hecho, el equipo parisino sólo ha ganado una vez en sus últimos cinco partidos ante Christophe Galtier. J.N.

Guardiola ya no se enfrentará a su kriptonita

Manchester City – Manchester United (domingo, 17:30h)

Por increíble que parezca, el Manchester City lleva cuatro años sin ganarle al Manchester United en casa, y la razón tiene nombre y apellidos: Ole Gunnar Solskjær. El técnico noruego, destituido a finales del 2021, nunca terminó de conseguir que su United despegara, pero sí obtuvo pequeños éxitos, y uno de ellos es el de tener un gran récord en los duelos particulares con su rival ciudadano. Exceptuando el último partido, a inicios de noviembre, una derrota por 0-2 que pudo haber sido mucho más sangrante, en los demás precedentes Solskjaer siempre compitió de tú a tú con Guardiola, respaldándose en un estilo reactivo consistente en cerrar líneas de forma muy disciplinada y contragolpear con las flechas que el United siempre ha tenido arriba en los últimos años. Pero con Ralf Rangnick, la cosa cambia. Ahora mismo, el Manchester United está en un momento de total indefinición. El técnico alemán necesita una pretemporada y un equipo que crea ciegamente en su idea para triunfar, y llegó al United en un momento que le negaba ambas cosas. Por lo tanto, los red devils no crecen, sino que trampean. Y sus últimos resultados así lo revelan: cierto es que llevan ocho partidos de Premier invictos, pero cinco de ellos han sido empates. En FA Cup ya fueron eliminados por el Middlesbrough, mientras que en Champions dieron una sensación casi patética en la ida de octavos en el Metropolitano. El propio Rangnick lo ha dicho en la rueda de prensa previa al partido: “necesitamos encontrar nuestra identidad”. Dicho esto, el City sabe que no puede fiarse ni de su sombra, habida cuenta de la derrota en casa ante el Tottenham de hace un par de semanas, un partido al que el equipo de Conte llegaba con malas sensaciones y del que salió con un clima aún peor tras la derrota ante el Burnley, que provocó un rajadón de Conte. Es decir, la visita al feudo citizen fue un oasis para los spurs, y esa victoria se obtuvo con un planteamiento muy reactivo, similar al que quizá podría intentar aplicar el United, que sabe que en el pasado le ha dado resultado jugar así ante el City de Guardiola. El de Santpedor, por lo dicho en la rueda de prensa, tiene claro que su equipo “debe dominar y mostrar todas sus fortalezas, con tal de alejar a Cristiano del área, donde es prácticamente imparable”. El equipo skyblue sabe que este partido es importantísimo, pues busca mantener la ventaja con el Liverpool en seis puntos (con un partido más) o incluso aumentarla si el West Ham se le atraganta hoy a los de Klopp. Tras pasar a cuartos de final de la FA Cup con su trabajada victoria ante el Peterborough (no se adelantó hasta el minuto 60) y de ganar ante el Everton con un gol de Foden a ocho minutos del final, el City encara otro duelo de relevancia. Sin Rúben Dias (que estará fuera al menos durante un mes) ni Nathan Aké, lesionados ante el Peterborough, Pep Guardiola debería amortiguar el impacto de esas bajas con Stones y Laporte, la pareja de defensores que terminó el partido de FA Cup y únicos centrales disponibles a día de hoy. Por su lado, el Manchester United podría encarar el partido sin bajas, pues Edinson Cavani lleva unos días entrenando normalmente tras recuperarse de lesión y Scott McTominay también regresa tras haber estado enfermo.  J.N.

El Nápoles recibe en su estadio a la Atalanta de Gasperini. Foto: Gaetano Capaldo bajo licencia Creative Commons 4.0.
El Diego Armando Maradona acogerá el duelo por el liderato de la Serie A. Foto: Gaetano Capaldo bajo licencia Creative Commons 4.0.

Duelo clave en la lucha por el Scudetto

SSC Napoli – AC Milan (domingo, 20:45h)

Nápoles cree. Confía en que este puede ser definitivamente el año. Y es razones tiene para pensarlo. El Inter goleó este viernes a la Salernitana con un hat-trick de Lautaro Martínez y esa victoria ha colocado a los nerazzurri líderes de manera momentánea de la Serie A, tras encadenar dos derrotas y dos empates en sus últimas cuatro jornadas. Nápoles y Milan se enfrentan este domingo por la noche en el Diego Armando Maradona del sur de Italia y el ganador podría dar un golpe importante sobre la mesa. Ambos llegan empatados a puntos, con 57, ahora mismo solo un punto por debajo del propio Inter, pero los tres están dejándose muchos puntos en las últimas semanas y eso ha abierto una pequeña puerta para que la Juventus se acerque a la pelea por el Scudetto. Luciano Spalletti recupera para el partido a un hombre importante, el mexicano Hirving Lozano, una vez ha superado sus problemas físicos, aunque todo hace indicar que el extremo arrancará el partido desde el banquillo. El Milan, por su parte, recupera al argelino Ismail Bennacer, sancionado la anterior jornada, pero no podrá contar en Nápoles con el central Alessio Romagnoli ni Zlatan Ibrahimovic. Ambos, como Simon Kjaer (lesionado de gravedad hasta final de temporada), se han quedado en Milán recuperándose de sus lesiones. En el cuadro partenopeo no se esperan demasiados cambios en el once titular. Politano, Zielinski, Insigne y Osimhen serán los futbolistas de ataque. En el caso del Milan, Stefano Pioli tiene la duda en la mediapunta: Frank Kessié, como ante el Inter para ser un equipo agresivo en la presión, o Brahim Díaz, para ganar esa calidad técnica por detrás del delantero. Rafael Leao arrancará desde la izquierda, Saelemaekerse por derecha, y en punta Olivier Giroud, que atraviesa un gran momento de forma individual con cuatro tantos y una asistencia en seis encuentros. A.B.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos de Adrián Blanco (A.B.) y Jaume Naveira (J.N.). Foto de portada: edhiggins bajo licencia Creative Commons 3.0.

Related posts

Deja un comentario

*