Cinco alicientes del fin de semana en el fútbol europeo

El United recibe el próximo martes al Atlético de Madrid. Foto: Abhijit Tembhekar bajo licencia Creative Commons 2.0.

El Dortmund quiere seguir en la carrera por el título

Borussia Dortmund – RB Leipzig (sábado, 18:30)

Tras el pinchazo de la última jornada en Colonia, el Borussia Dortmund ha vuelto a ponerse a seis puntos del Bayern, que a su vez goleaba al Union Berlin para despojarse de las malas sensaciones de semanas anteriores, en que se veía a un equipo algo perdido por las bajas y el cambio estructural que está tratando de llevar a cabo Julian Nagelsmann. Ahora que el Bayern ha recuperado a todos sus jugadores, incluyendo a un Leon Goretzka muy importante en el equipo o un Alphonso Davies que ha estado cuatro meses de baja tras detectársele una miocarditis, el Dortmund de Marco Rose necesita una fiabilidad casi inusitada en este final de curso para presionar de verdad a los bávaros en la lucha por la Bundesliga. Y el que pone no sólo la primera piedra, sino gran parte de los cimientos para ganar los partidos, Erling Haaland, vuelve a sufrir problemas físicos, pues en este parón de selecciones recibió una dura entrada al tobillo en un amistoso ante Armenia que le dejó, según Rose, “con el pie azul”. Por tanto, su participación es más que dudosa para el encuentro de hoy, en el que tampoco podrá estar Thomas Meunier por lesión y en el que no se espera a Gio Reyna como titular, debido al largo viaje desde Costa Rica tras jugar con su selección. El estadounidense, tras sufrir muchos problemas de lesiones esta temporada, está volviendo con fuerza y su creatividad es fundamental para un BVB del que nunca sabes bien qué puede esperar. Por su parte, el RB Leipzig ha dejado atrás los fantasmas del comienzo de temporada y con Tedesco ya ha conseguido alojarse en la cuarta plaza, gracias al balance de 27 puntos de 39 posibles desde su llegada. Tedesco no ha tocado casi el sistema utilizado por Marsch, pero las sensaciones son radicalmente distintas. El técnico de origen italiano cuenta con las bajas de Amadou Haïdara, que se lesionó con su selección, y de Yussuf Poulsen, que también anda tocado. Era duda Peter Gulácsi por un problema en el aductor, pero parece que podrá llegar al partido. Los precedentes nos dicen que al Borussia Dortmund se le da bien jugar contra el Leipzig, ya que el BVB ha ganado seis de los últimos ocho partidos con el equipo del este de Alemania, incluyendo la final de la DFB-Pokal de la temporada pasada. Eso sí, el último precedente entre ambos, en el duelo de la primera vuelta y todavía con Jesse Marsch en el banquillo, fue para el Leipzig. J.N.

Obligados a ganar ante una de sus bestias negras

Manchester United – Leicester City (sábado, 18:30)

Ya a 20 puntos del liderato en la Premier y eliminado de todas las demás competiciones, el Manchester United afronta hoy en Old Trafford un partido de suma importancia para tratar de alcanzar un Top 4 que tiene a cuatro puntos llevando un partido más que el Arsenal, actual dueño de la última plaza Champions. Recibe al Leicester, un equipo que esta temporada está teniendo un despliegue liguero deficiente en comparación con lo visto en los últimos años, pero que sigue siendo uno de los rivales más incómodos de la Premier. Los foxes, por añadirle más picante al contexto de este partido, son uno de los oponentes que recientemente tiene más amargado al Manchester United, pues los últimos tres duelos que han disputado ambos equipos han terminado en victoria para los de Brendan Rodgers, que ganaron en su última visita a Old Trafford, vencieron en el último precedente entre ambos (fue un 4-2 en la primera vuelta de la actual Premier) y eliminaron al United en cuartos de final de la FA Cup 2020-21. Si los de Rangnick cayesen también en el duelo de hoy, sería la primera vez en toda la historia que encadenaría cuatro derrotas ante el Leicester City. El United no puede permitirse, bajo ningún concepto, otra caída si quiere conseguir su objetivo, y por ello necesita volver a sacar una cara ciertamente convincente para doblegar a su rival, que es cierto que esta temporada está flojeando lejos del King Power Stadium. Esa cara no apareció por ningún lado en el último duelo que disputaron los red devils, que fue el encuentro de Champions ante el Atlético de Madrid que supuso su eliminación. Si bien el comienzo fue positivo, incluyendo una muy buena ocasión de Elanga o unos minutos en que Cristiano Ronaldo trató de sacar una movilidad y una implicación en el juego a la que ya no nos tiene acostumbrados, los de Rangnick volvieron a perderse en sus dudas y en su indefinición, mostrándose sin idea alguna a medida que pasaban los minutos y fiándolo todo a la épica y a los centros sobre el área, sin llegar a meter miedo al equipo de Simeone. Quizá ese mismo empuje, si se conjura con algo más de acierto en el juego, podría complicarle mucho la vida al Leicester, un equipo que es cierto que suma tres victorias en los últimos cuatro partidos, pero que a su vez es uno de los elencos que más remates recibe o que más xG (goles esperados) concede. Uno de los jugadores que da equilibrio al Leicester es Wilfried Ndidi, que se lesionó en la rodilla en el cruce de Conference ante el Rennes y se perderá lo que resta de temporada. Además, Jamie Vardy también es baja por problemas en la rodilla, al igual que Danny Ward o Ryan Bertrand, mientras que Luke Thomas es duda por molestias musculares. Rodgers, eso sí, recupera al ex del United Jonny Evans y a Marc Albrighton, ya recuperado de problemas en la ingle. Por su lado, el Manchester United sólo tiene como novedad la baja de Cavani, que ya se ha pasado la mayoría de la temporada lesionado y que ahora ha regresado a la dinámica mancuniana con unas molestias que contrajo durante el parón con Uruguay. Rangnick recupera a Luke Shaw, ya recuperado del covid desde hace un par de semanas y presente en los partidos amistosos que disputó Inglaterra en este parón de marzo. Casi más centrado en la Conference, al Leicester no le va la vida en este partido, pero sí al Manchester United, que el año que viene quiere volver a escuchar el himno de la Champions en Old Trafford. J.N.

Dortmund y Leverkusen se miden en el Signal Iduna Park. Foto: Arne Müseler bajo licencia Creative Commons 3.0.
Dortmund y RB Leipzig se miden en el Signal Iduna Park. Foto: Arne Müseler bajo licencia Creative Commons 3.0.

El espectáculo está garantizado

Atalanta – Nápoles (domingo, 15:00)

A la Atalanta de Gian Piero Gasperini se le empiezan a agotar los cartuchos para jugar la próxima temporada la UEFA Champions League. El equipo bergamasco es sexto a estas alturas de la temporada, con 51 puntos en 29 jornadas (tiene aún un partido pendiente por disputar), y eso supone que está ocho puntos por debajo de una Juventus que marca la cuarta y última plaza que da acceso a esta competición. Por tanto, el duelo que tiene este fin de semana ante el Nápoles es crucial para empezar a recortar esa diferencia. El equipo de Luciano Spalletti es segundo clasificado, con 63 puntos, y está peleando de tú a tú el Scudetto con el actual líder de la Serie A, el Milan de Stefano Pioli. Los dos equipos se fueron al parón de selecciones ganando, ante el Bologna, en el caso de la Atalanta, y ante Udinese, en caso del Nápoles, pero con dinámicas distintas en cuanto a sus últimos resultados. El cuadro bergamasco ha sumado solo dos triunfos en sus últimos cinco encuentros, hecho por el cual ha perdido fuelle en la pelea por la Champions, mientras que el equipo partenopeo ha sumado 10 de los últimos 15 puntos que ha disputado. En el plano deportivo, eso sí, ambos llegan con bajas muy sensibles a este partido. La Dea no ha recuperado todavía a Duván Zapata, que ya está encarando el proceso final de su recuperación, y el Nápoles no podrá contar con Victor Osimhen, sancionado. Además de ellos dos, Toloi e Ilicic también se van a quedar fuera de la lista de Gasperini para este partido, y Rrahmani (sancionado), Di Lorenzo, Meret, Ounas y Petagna tampoco podrán entrar en los planes de Spalletti. Por otro lado, los dos técnicos recuperan a dos futbolistas importantes: Ruslan Malinovskyi y Zambo Anguissa, que podrán ser incluso de la partida. En otro orden de cosas cabe señalar que un duelo entre estos dos equipos es, desde hace años, sinónimo de espectáculo. De las últimas cinco veces que se han enfrentado Atalanta y Nápoles en todas las competiciones solo en una ocasión el partido ha acabado empate a cero… con una media de cuatro goles en cada encuentro. A.B.

Un duelo clave para los de Antonio Conte

Tottenham Hotspur – Newcastle United (domingo, 17:30)

El Tottenham no puede permitirse muchos más fallos si quiere pelear hasta el final por entrar en la Champions. Sobre todo porque el Arsenal de Mikel Arteta no parece por la labor de dejarse muchos más puntos de aquí al final de temporada y todavía tiene un encuentro pendiente por disputar. Cierto es que la dinámica de los Spurs en la Premier es muy positiva. Ha sumado 12 de los últimos 15 puntos que ha disputado. Y eso significa que solo dos equipos han cosechado mejores resultados durante este tiempo en la liga inglesa: Liverpool y Chelsea, que han hecho pleno de victorias en estos cinco encuentros. Una vez apaciguado el terremoto de Antonio Conte en rueda de prensa de hace unas semanas, el Tottenham ha encontrado una estabilidad de resultados muy productiva para asentarse entre los seis mejores clubes de la competición; aunque tampoco puede despistarse lo más mínimo porque el Manchester United, 6º, y el West Ham, 7º, vienen pisándole los talones. El Newcastle, por su parte, respira en una zona mucho más tranquila de la clasificación. El equipo de Eddie Howe es decimocuarto, con 31 puntos, nueve por encima del descenso, y raro será que, salvo accidente, acabe sufriendo de aquí a la jornada 38 por salvar la categoría. Para este partido, el Tottenham llega con las bajas por lesión de Japhet Tanganga, Ryan Sessegnon y Oliver Skipp, mientras que Ben Davies está entre algodones y no es descartable que inicie el partido desde el banquillo. Mucho más duras, eso sí, son las bajas del Newcastle. Howe no podrá contar para este encuentro con Callum Wilson y Kieran Trippier, ambos lesionados, y futbolistas como Jonjo Shelvey, Fabian Schar o Martin Dubravka llegan algo justos al partido del domingo. El duelo de la primera vuelta acabó con victoria del Tottenham en St. James’ Park con los tantos de Tanguy Ndombélé (ahora en OL), Harry Kane y Son Heung-Min. A.B.

juventus-villarreal-axel-1
Tras el palo en la Champions, la Juventus quiere terminar la temporada liguera por todo lo alto. Foto: MarcadorInt/Axel Torres

El plato fuerte del fin de semana

Juventus de Turín – Inter de Milán (domingo, 20:45)

La Juventus ya se ha metido en la pelea por el Scudetto. El cuadro bianconero es cuarto, con 59 puntos, a solo un punto de su rival este fin de semana, el Inter de Milán, aunque el equipo de Simone Inzaghi tiene aún un partido pendiente de jugar (ante el Bologna), y está a siete del líder de la competición, el Milan de Stefano Pioli. Estamos ante un partido trascendental en la temporada de la Vecchia Signora, toda vez que el equipo cayó eliminado en la ronda de octavos de final ante el Villarreal, puesto que al cuadro de Massimiliano Allegri no le queda otro objetivo de aquí al final de temporada que acercarse lo máximo posible al liderato de la clasificación, al menos hasta que llegue el duelo de vuelta en la semifinal de Coppa Italia ante la Fiorentina (el próximo 20 de abril). La dinámica de la Juventus en Serie A es muy positiva: no pierde desde el pasado mes de noviembre cuando cayó en su propio estadio ante la Atalanta. El Inter, por su parte, visita el Juventus Stadium en un momento mucho más delicado. El equipo de Simone Inzaghi solo ha sumado seis de los últimos 15 puntos que ha disputado; perdió ante el Sassuolo el pasado 20 de febrero y desde entonces solo ha ganado un partido (ante el colista de la competición, la Salernitana) y ha empatado ante Genoa, Torino y Fiorentina, equipos que pelean por objetivos muy distintos a los del propio Inter. La Juventus llega a este partido con las bajas ya conocidas de Chiesa, McKennie, Kaio Jorge y Aké, lesionados, y Pellegrini, sancionado. Massimiliano Allegri recupera para este domingo a dos piezas capitales dentro del sistema, Bonucci y Locatelli. Todo hace indicar que Morata volverá a ser el acompañante de Vlahovic en el ataque y que Dybala volverá a arrancar el partido desde el banquillo. Inzaghi, por su parte, también recupera a dos figuras importantes en dos zonas del campo diferentes: en ataque y medio campo, Lautaro y Brozovic. Juventus e Inter ya se han visto las caras esta temporada en dos ocasiones y los nerazzurri no han perdido ninguno de los dos enfrentamientos. En San Siro acabaron empatados a uno y en la Supercopa de Italia, el pasado mes de enero, acabaron imponiéndose los de Inzaghi con un gol de Alexis Sánchez (entrando desde el banquillo) en el último minuto de la prórroga. A.B.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos de Adrián Blanco (A.B.) y Jaume Naveira (J.N.). Foto de portada: Abhijit Tembhekar bajo licencia Creative Commons 2.0.

Related posts

Deja un comentario

*