Cinco alicientes del fin de semana en el fútbol europeo

hertha_bsc_olympiastadion_choreo_2013

Un Everton en grandes apuros recibe al United

Everton – Manchester United (sábado, 13:30h)

Tras mucho complicarse la vida y certificarlo con una derrota ante el Burnley en que se dejó remontar un 1-2, ya es oficial: el Everton es un contendiente por el descenso. Y eso es una mochila muy pesada para unos jugadores que cargan con una gran responsabilidad, que en este caso consiste en no ser los que certifiquen el primer descenso toffee tras 71 años. El Everton sólo ha perdido la categoría dos veces en su historia, en 1930 y en 1951, y ahora la amenaza de la Championship es muy real, toda vez que el calendario de aquí a final de curso es infernal: al duelo de hoy ante el United hay que sumar dos partidos ante el Leicester, un derbi ante el Liverpool en Anfield, recibir al Chelsea en Goodison o terminar la temporada visitando el Emirates. Es el reflejo de una temporada en la que todo se ha torcido casi desde el principio, pues si bien es verdad que Benítez comenzó la Premier con un 13 de 18, el técnico español nunca gozó del cariño de la afición debido a su gran conexión con el Liverpool. Lo turbio de esa relación sumado al frágil equilibrio del vestuario hizo que la situación estallara y se buscara a un hombre como Frank Lampard, que no está siendo capaz de revertir la situación. Con él, los toffees sólo han ganado dos partidos de diez en Premier, y ambos en casa. El Everton no gana fuera desde agosto y es el equipo de la Premier con más derrotas como visitante. Lampard trata de que el Everton sea valiente y juegue con confianza en ataque, pero ello hace que se descuide lo defensivo, haciendo que las concesiones sean tremendas y que los rivales las aprovechen. Sean Dyche, técnico del Burnley, fue realmente crudo al final del partido del miércoles, desvelando que le dijo a sus chicos al descanso “no estoy seguro de que el Everton sepa cómo ganar un partido, especialmente fuera de casa, así que tenemos que jugar con eso”. Agarrándose al clavo ardiendo de que hoy, al menos, sí juegan en Goodison, los de Frank Lampard quieren salir a flote ante el Manchester United, un rival que, a su nivel, también está rindiendo por debajo de sus posibilidades y que ahora mismo ni siquiera forma parte del Top 6, si bien tiene la Champions a tres puntos. Todos los partidos cuentan para los red devils, pero a pesar de que no tienen tiempo que perder, las horas previas al partido han tenido un nombre propio: Erik ten Hag. El técnico del Ajax, según diversas fuentes, sería el elegido para dirigir la próxima temporada al Manchester United, y se habla de nombres que podrían llegar o de su cuota de poder dentro de la parcela deportiva. Sea como fuere, el hombre que hoy dirige los destinos del United es Ralf Rangnick, que ahora mismo tiene que desdoblarse como asesor deportivo especializado (por tanto, su peso en la elección del nuevo técnico es total) y como entrenador. En esta segunda faceta, Rangnick no ha sido capaz de darle identidad al United y de sacarlo de la indefinición futbolística en que está instalado, algo que volvió a verse en el último partido ante el Leicester. Ese duelo se lo perdió Cristiano Ronaldo, que estaba indispuesto, pero ya se ha recuperado y formará parte de la convocatoria ante el Everton. En cambio, perderá a Luke Shaw, a quien le van a retirar dos tornillos de la operación que tuvo en 2015 por la lesión de gravedad que sufrió por aquel entonces en campo del PSV. También Cavani, Varane y McTominay serán baja para el United hoy en Goodison. Por su lado, el Everton recupera a Allan, Michael Keane y Séamus Coleman. Sigue de baja Yerry Mina, que apunta al próximo partido ante el Leicester como la fecha de su retorno. El Everton sólo ha ganado uno de sus últimos ocho partidos contra el United en Goodison Park. J.N.

Una victoria por diferentes razones

Aston Villa – Tottenham Hotspur (sábado, 18:30h)

El duelo de este sábado en Villa Park promete. El cuadro de Steven Gerrard recibe esta jornada en su estadio al Tottenham de Antonio Conte en un encuentro marcado por las necesidades muy diferentes de los dos equipos. El equipo de Birmingham es 11º, y eso quiere decir que se encuentra en una posición muy tranquila, lejos de la quema de los puestos de descenso y también muy alejado de poder pelear por entrar en Europa, pero encadena tres derrotas consecutivas en la Premier que han enrarecido el ambiente. Tres tropiezos ante West Ham, Arsenal y Wolverhampton que han sido tres mazazos para un equipo que se había ilusionado gracias a lo bien que había encajado Philippe Coutinho. A estas alturas de la temporada con el Aston Villa ocurre una cosa muy curiosa: el equipo ha marcado el mismo número de tantos (42) que ha encajado en las 30 jornadas que ya ha disputado. Unos datos que, evidentemente, explican su situación en la tabla general. El momento del Tottenham es mucho más positivo. El equipo de Antonio Conte se ha metido entre los cuatro primeros clasificados tras quitarle esa cuarta posición al Arsenal de Mikel Arteta, que cayó goleado el pasado lunes ante el Crystal Palace, aunque los gunners tienen un partido aún pendiente de disputar. El calendario del Tottenham no es para nada sencillo. Además de visitar Villa Park este fin de semana, los de Antonio Conte todavía deben medirse a equipos como el Liverpool (que pelea de tú a tú con el Manchester City por el título de liga), el Leicester City o el propio Arsenal, en un duelo que seguramente acabará siendo clave a mediados del mes de mayo por la cuarta plaza. En lo deportivo, el Aston Villa llega con varios futbolistas entre algodones. Se espera que Steven Gerrard pueda recuperar para este partido a jugadores como Danny Ings, Lucas Digne o Marvelous Nakamba, que se ha pasado cuatro meses apartado de los terrenos de juego por una lesión, pero no es descartable que los dos primeros puedan ser incluso titulares. El Tottenham, por su parte, recupera para este duelo a Sergio Reguilón y Ryan Sessegnon, mientras que Oliver Skipp y Japhet Tanganga continúan con sus procesos de recuperación. Un buen encuentro para seguir calibrando a un talentazo como el inglés Jacob Ramsey, el protagonista sub-23 del pasado lunes en MarcadorInt. A.B.

Manchester City y Liverpool se miden este domingo en el Etihad. Foto: Profile bajo licencia Creative Commons 2.0.
Manchester City y Liverpool se miden el domingo en el Etihad. Foto: Profile bajo licencia Creative Commons 2.0.

Uno se juega la vida; el otro, entrar en Europa

Hertha Berlín – Unión Berlín (sábado, 18:30h)

El Unión Berlín le ha comido claramente la tostada a su rival y vecino en los últimos años. Desde su ascenso a la máxima categoría del fútbol alemán en 2019, el Unión Berlín ha ganado tres de los seis derbis que ha disputado ante el Hertha. Un dato que refleja un claro cambio de tendencia en la rivalidad entre estos dos clubes. El Hertha es el equipo grande de la ciudad de Berlín, como avalan sus dos títulos de liga antes de la creación de la Bundesliga o los seis títulos de la Intertoto de los que presume en el palmarés de su página web, pero de un tiempo a esta parte se ha convertido en un habitual de la parte baja de la clasificación del fútbol alemán. Tal es así que llega al derbi del sábado metido de lleno en los puestos de descenso. Una situación muy diferente a la que vive el Unión de Berlín, séptimo clasificado, que esta temporada ha disputado la Conference League. La cosa no pinta bien para el Hertha Berlín, pese a la inversión realizada por Lars Windhorst en los dos últimos años, y todo hace indicar que esta temporada podría ser fatídica con un descenso a la 2.Bundesliga. El equipo de Felix Magath, el tercer técnico del Hertha Berlín en lo que va de curso, llega con varias bajas al duelo de este fin de semana: Kevin-Prince Boateng, Michelbrink, Nsona y Schwolow se pierden este derbi por lesión; mientras que el Unión Berlín viajará al Estadio Olímpico con una única ausencia, la de Jaeckel por cumplir ciclo de amonestaciones. Los dos equipos necesitan la victoria para seguir peleando por sus objetivos, pero lógicamente el Hertha Berlín se juega la vida en este derbi ante el Unión. El equipo llega de caer ante el Bayer Leverkusen y una nueva derrota en su casillero podría resultar fatal cuando solo restan seis jornadas para el final y tiene que jugar dos duelos directos ante Stuttgart y Arminia. A.B.

El partido de la temporada

Manchester City – Liverpool (domingo, 17:30h)

Manchester City contra Liverpool. Guardiola contra Klopp. 73 puntos a 72. Sobran los argumentos para venirse arriba con tal partidazo, que no dejará sentenciada la lucha por la Premier, pero que sí puede marcar un punto de inflexión. El gran golpe, dentro de lo que cabe, lo puede dar el Manchester City, que si gana pondría un margen de cuatro puntos con respecto al Liverpool. Los de Klopp llegan a este cruce habiendo sumado diez victorias consecutivas en Premier, lapso en que han recortado siete puntos a un City de Guardiola que parecía salir de las jornadas navideñas con la liga encarrilada, pero nada más lejos de la realidad. Ambos equipos son un auténtico placer para la vista, con un City que apuesta inequívocamente por el balón, la brutal movilidad de sus piezas, la amplitud que le ofrecen los extremos y la presión alta. Todo ello, apoyado en rendimientos individuales altísimos, siendo los de Bernardo Silva, Kevin de Bruyne, Phil Foden o João Cancelo los más sonados. Por su lado, el Liverpool es capaz de dominar diferentes registros, ya que sabe tener la pelota pero también replegar y contragolpear, domina bien los diferentes tempos que requieren los partidos, es capaz de ejercer una presión que agobie los inicios de juego del City, cuenta con un creador de juego como Alexander-Arnold en el lateral derecho, un jerarca como Van Dijk en la defensa, un Alisson siempre diferencial y una delantera muy resolutiva, en que las piezas llegadas en el último año y medio (Diogo Jota y Luis Díaz) se han integrado de forma muy natural. Ambos equipos vienen de ganar en Champions: el City, sudando la gota gorda ante el 5-5-0 de Simeone; el Liverpool, viviendo dos partidos diferentes dentro del mismo encuentro, ya que fue claramente superior en el primer tiempo y en el segundo se vio obligado a sufrir, ante un Benfica que se puso 1-2 y que se mostró muy animoso hasta el 87, momento en que Luis Díaz sentenció la contienda. Ambos entrenadores se han elogiado mutuamente en la previa, con Guardiola diciendo que “el mundo del fútbol es mejor gracias a Jürgen Klopp” y el técnico alemán declarando que el de Santpedor es “el mejor entrenador del mundo”, típicas flores que encarnan la calma antes de la tormenta, la amabilidad antes de 90 minutos de máxima tensión en que, como en tantos otros duelos entre citizens y reds, saltarán chispas. Lo normal cuando la Premier está en juego. El City llega al partido con la baja de Rúben Dias, al que le quedan algunos días más de recuperación tras la lesión muscular que sufrió a principios de marzo, mientras que el Liverpool podrá contar con todos sus efectivos toda vez que Fabinho, único futbolista que podía ser duda por un choque de cabezas con Otamendi en Da Luz, finalmente ha recibido luz verde para jugar. Hasta ahora, el balance de partidos entre Pep y Klopp desde que coinciden en City y Liverpool le da cierta ventaja al técnico alemán, con cinco triunfos, cuatro empates y cuatro victorias para el preparador catalán. Eso sí, el registro liguero en el Etihad es claramente favorable a Guardiola, con tres triunfos y dos empates en cinco precedentes. J.N.

Torino y Milan se miden este domingo en el Olímpico de Turín. Foto: Asgaw bajo licencia Creative Commons 4.0.
Torino y Milan se miden este domingo en el Olímpico de Turín. Foto: Asgaw bajo licencia Creative Commons 4.0.

Una nueva final por el Scudetto para el Milan

Torino – AC Milan (domingo, 20:45h)

Ha llegado la hora de la verdad para el AC Milan. El cuadro rossonero es líder en solitario de la Serie A, con 67 puntos en 31 puntos, un punto más que el Nápoles y cuatro por encima del Inter de Milán (aunque los nerazzurri tienen un partido menos que el resto). Stefano Pioli sabe mejor que nadie que el equipo no puede dejarse muchos más puntos de aquí al final si quiere salir campeón. La última derrota del Milan en la Serie A fue el pasado 17 de enero, cuando cayó en San Siro ante un recién ascendido como la Spezia, pero el tropiezo del lunes ante el Bologna, también en casa, ha provocado que sus dos perseguidores más cercanos le recorten puntos en la clasificación general. Lo cierto es que los rossoneri no tienen un calendario extremadamente complicado de aquí al final de temporada, más allá de visitar el Olímpico de Roma para medirse a la Lazio y de recibir en San Siro de manera consecutiva a Fiorentina y Atalanta, que apuran sus opciones de jugar la temporada que viene en Europa. Pero cualquier punto cuenta y un resbalón a estas alturas, con Nápoles e Inter pisando los talones, podría resultar fatídico para un Milan que no levanta el Scudetto desde hace más de 10 años, cuando ganó el título de liga italiana en la 2010-2011 con Massimiliano Allegri en el banquillo. El Torino, por su parte, es 11º, y respira en la zona tranquila de la clasificación, aunque esta temporada ya le ha rascado puntos como local a equipos como la Juventus o el Inter. En el plano deportivo, Ivan Juric recupera para este partido a Pobega, sancionado la anterior jornada, y podría contar de inicio en el once titular con Brekalo. El Milan, por su parte, volverá a apostar por Kessié como el mediapunta del 1-4-2-3-1 de Stefano Pioli en detrimento de Brahim Díaz en un equipo que contará nuevamente con Leao y Giroud en el ataque. Un dato curioso es que la última vez que el Milan visitó al Torino fue en mayo, en la jornada 36 de la 2o20-2021, y el resultado fue un escandaloso 0-7 para los milanistas. A.B.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos de Adrián Blanco (A.B.) y Jaume Naveira (J.N.). Foto de portada: Frankinho bajo licencia Creative Commons 2.0.

Related posts

Deja un comentario

*