Cinco alicientes del fin de semana en el fútbol europeo

El Arsenal está muy en forma en la Premier League. Foto: Nazmi Amin-Tai bajo licencia Creative Commons 2.0.

A dos partidos de la gloria

Friburgo – Union Berlín (sábado, 15:30)

El Friburgo de Christian Streich, sin grandes nombres ni dispendios significativos, es uno de los proyectos más interesantes de los últimos años en el fútbol alemán. Un proyecto cocinado a fuego lento, con mucha paciencia, con confianza en su entrenador y que ahora se encuentra a dos pasitos de pisar la Liga de Campeones por primera vez en la historia. Streich las ha vivido de todos los colores en la Selva Negra: en su segunda temporada consiguió que el Friburgo, que tres años antes estaba en 2. Bundesliga, terminase quinto y disputase las semis de la DFB-Pokal. A los dos años de ese gran curso, el Friburgo descendió a Segunda para volver a subir al primer intento. Clasificó nuevamente a Europa en el año de retorno a Bundesliga, y luego han venido temporadas en que la salvación, en general, se ha conseguido holgadamente. En el presente curso, el Friburgo ha alcanzado la final de la DFB-Pokal por primera vez en su historia y, hasta la disputa de esa gran final ante el RB Leipzig, ahora el caballo de batalla de los de la Selva Negra es imponerse a los toros rojos en la disputa por la Champions. El Friburgo tiene la ventaja de puntos (55 a 54), pero los de Domenico Tedesco gozan de un calendario más accesible, toda vez que juegan contra Augsburgo y Arminia Bielefeld. Los de Streich, en cambio, terminan la Bundesliga ante el Bayer Leverkusen y hoy juegan ante un Union Berlin que es un hueso durísimo de roer. Los de Urs Fischer, además, están peleando por Europa, y su sueño es atrapar al Colonia en la clasificación (solamente está un punto por encima) para dar un pasito más a nivel continental y disputar la Europa League. Además, quieren recuperarse del revés que supuso empatar en casa ante un Greuther Fürth descendido desde hace semanas. Si bien Friburgo y Union Berlin son dos equipos que juegan con tres centrales, será interesante ver cómo contrarresta Streich la presencia de tres hombres en el medio campo por parte del Union Berlin, toda vez que el Friburgo acostumbra a jugar con doble pivote y tres hombres arriba. Los de la Selva Negra vienen de un partido ante el Hoffenheim en que hubo mucho juego directo, con la intención no sólo de llegar rápido arriba, sino también de quitarse de encima la presión rival. Ahí, los de Streich demostraron el gran momento de confianza en el que se encuentran y su capacidad para responder a los golpes que el rival le da. Sin ir más lejos, el Hoffenheim se puso 2-1 tras comenzar ganando el Friburgo y justo después del gol que suponía la remontada, Günter marcó el 2-2. Hay muchos futbolistas en un nivel de confianza alto, y se puede destacar entre ellos a Lienhart, Nico Schlotterbeck (ya fichado por el BVB de cara a la próxima temporada por 20 millones), Günter, Grifo o Sallai. Y Streich también es intervencionista, tal y como se vio en Sinsheim, porque no tuvo problemas en desmontar el 3-4-3 y convertirlo en un 4-4-2 con la entrada de Nils Petersen por Gulde al descanso, introduciendo a un 9 por un central. Sin bajas de última hora en el Friburgo, se presagia un único cambio en el once, que sería la entrada de Keven Schlotterbeck en el sitio del propio Gulde. El Union afronta el partido con la enfermería totalmente vacía, aunque con Knoche y Heintz algo tocados, así que Ryerson podría pasar al trío de centrales o incluso centrocampistas como Khedira o Giesselmann podrían ir a parar ahí. Friburgo y Union Berlin no tienen un historial extenso de enfrentamientos, pero sí hay que apuntar que a los berlineses no se les da mal jugar en Friburgo, pues han ganado en dos de sus cinco visitas en partido oficial allí. J.N.

El Porto está a un solo punto de salir campeón

Benfica – Porto (sábado, 19:00)

El Porto tiene la oportunidad de conseguir algo histórico este fin de semana. Celebrar el alirón en el estadio de su máximo rival, el Benfica, que no acaba de levantar cabeza. El equipo de Sérgio Conceiçao es líder en solitario de la liga portuguesa con 85 puntos, seis más que su perseguidor más cercano, el vigente campeón de la competición, el Sporting CP de Rúbem Amorim. Es decir, el Porto será campeón esta jornada con un solo punto. La temporada ya no peligra para el Benfica, puesto que el margen de ocho puntos que mantiene sobre el cuarto clasificado, el SC Braga de Carlos Carvalhal, le garantiza de manera matemática la tercera plaza, la cual le volverá a dar acceso a la fase previa de la UEFA Champions League 2022/23, pero la temporada vuelve a ser decepcionante en Da Luz, pese a haber alcanzado los cuartos de final (donde cayó ante el Liverpool de Jürgen Klopp, finalista del torneo) en la Liga de Campeones. El cuadro lisboeta sigue sin poder contar con los lesionados Lucas Verissimo, Rodrigo Pinho y Rafa Silva, que cayó el 9 de abril ante Os Belenenses. Por todo ello se espera que Jan Vertonghen y Nico Otamendi sigan siendo los centrales, mientras que Gil Dias, Gonçalo Ramos y Darwin Núñez, salvo sorpresa, serán los tres puntas de un once titular en el que Alejandro Grimaldo seguirá siendo el lateral izquierdo. El Porto, por su parte, llega con las dos ausencias de Bruno Costa y Wilson Manafa, ambos lesionados, pero recupera al colombiano Mateus Uribe, que ya tuvo minutos el pasado fin de semana en la goleada ante el Vizela. Mehdi Taremi, Fábio Vieira y Evanilson, autor de 14 goles y cuatro asistencias en liga hasta este momento, las mismas cifras que dejó Luis Díaz en enero en la competición portuguesa antes de fichar por el Liverpool de Jürgen Klopp. En el duelo de este sábado se miden los dos máximos artilleros de la Primeira Liga: el uruguayo Darwin Núñez, que ha firmado 26 goles y cuatro asistencias, y el iraní Mehdi Taremi, que ha generado la friolera de 32 tantos hasta la fecha: 20 dianas y 12 pases de gol. Con este título, el Porto conquistará su liga número 30 y volverá a ser campeón después de levantar el título en 2020; mientras que el Benfica, el gran dominador del fútbol luso a lo largo de la historia, con 37 títulos en sus vitrinas, no sale campeón desde 2019… Demasiado tiempo para los lisboetas, que vieron cómo el curso pasado se coronaron sus vecinos del Sporting CP. A.B.

Liverpool y Tottenham se ven las caras en Anfield. Foto: Ruaraidh Gillies bajo licencia Creative Commons 2.0.
Liverpool y Tottenham se ven las caras en Anfield. Foto: Ruaraidh Gillies bajo licencia Creative Commons 2.0.

Un nuevo capítulo en la lucha por la Premier

Liverpool – Tottenham (sábado, 20:45)

Tras el éxito que supone haberse clasificado a su tercera final de la Champions en cinco años, el Liverpool tiene ahora cuatro partidos de aúpa ante Tottenham, Aston Villa, Southampton y Wolverhampton en los que se va a jugar el título de la Premier con el Manchester City, que le saca un punto en el liderato. En el Estadio de la Cerámica ante el Villarreal, el Liverpool lo pasó muy mal en el primer tiempo y tuvo una reacción de campeón en el segundo, y eso que Klopp sólo hizo dos pequeños movimientos: meter a Luis Díaz en el campo por Diogo Jota y devolver a Mané a la posición de 9. Con ello y con un Trent Alexander-Arnold que hizo otro partido de fantasía, los de Klopp marcaron tres goles en la segunda parte, ganaron también el partido de vuelta y aseguraron su presencia en la final de Saint-Denis. Se habla de la madurez del proyecto del Liverpool, y no es para menos, porque esa es la clave de que tantas cosas funcionen bien, y en ese sentido contrasta con el Tottenham, donde Antonio Conte sigue dejando pullitas en sala de prensa. Esta semana hubo dos especialmente morbosas: en la primera, decía que “si tuviera que ofrecer una lista de posibles fichajes sería muy, muy larga, porque estamos acabando la temporada con 15 futbolistas”. Y en la segunda, el técnico de Lecce decía que, recibiendo el apoyo suficiente por parte del club, él podría “encarnar la respuesta del Tottenham a un proyecto como el de Klopp”. Como uno nunca sabe por dónde puede salir Antonio Conte, en el seno de los spurs ya contemplan que fuerce su salida en verano y que haya que buscar sustituto, y según múltiples reportes, el escogido sería Graham Potter, técnico del Brighton. Pero mientras eso no sucede, el Tottenham se juega cosas muy importantes, ya que está a dos puntos de la Champions y la lucha es encarnizada con su eterno rival, el Arsenal. A pesar de la incertidumbre en el Tottenham, Klopp reconoce virtudes de su oponente en el día de hoy, e incluso ha llegado a decir que los de Conte son “probablemente el equipo que mejor contraataca del mundo, porque si pierdes el balón se lo hacen llegar a Kane y ya sabes que esa pelota va a ir hacia Son. Es como si llevase un GPS, solamente necesita correr y ya le hacen llegar el balón a sus pies”. En el capítulo de bajas, el Liverpool sólo mantiene la de Roberto Firmino, tocado en el pie desde hace algunas semanas, mientras que al Tottenham tiene la ausencia de Oliver Skipp y se le concentran en defensa varias ausencias, como las de Doherty, Reguilón y Tanganga. El registro del Liverpool como local en Premier es un auténtico abuso, manteniéndose invicto a día de hoy y sumando 45 puntos de 51 posibles. Esa fortaleza en casa también se refleja a lo largo de los años en los duelos ante el Tottenham, que no ha ganado en ninguna de sus últimas once visitas a Anfield. 

J.N.

Tres puntos valiosísimos para los dos equipos

Arsenal – Leeds United (domingo, 15:00)

Cualquier partido es una final en la Premier League a solo cuatro jornadas para acabar la temporada. El Arsenal, cuarto clasificado, recibe en el Emirates Stadium a un Leeds United, decimoséptimo, que se está jugando la vida por no perder la categoría. El equipo de Mikel Arteta depende en estos momentos de sí mismo para jugar Champions League el curso que viene. El cuadro londinense tiene dos puntos más que el Tottenham, su rival más cercano, y está a solo tres de un Chelsea que solo ha sumado uno de sus últimos seis puntos en juego. Es decir, todavía cabe la posibilidad de que el Arsenal acabe la liga entre los tres primeros clasificados, lo cual sería un logro, teniendo en cuenta que el duopolio entre Manchester City y Liverpool es cada vez más exagerado en la liga inglesa. Prueba de ello es que el Arsenal, a estas alturas, está a 20 puntos del actual líder de la tabla, el equipo de Pep Guardiola. La situación del Leeds United es muy preocupante. El cuadro de Jesse Marsch levanta cabeza encadenando una racha regular de resultados y después de sumar dos triunfos y dos empates en sus últimos cuatro encuentros, llega al partido de este domingo tras caer goleado en Elland Road por el Manchester City por 4-0. Una de esas derrotas que hacen más daño por las sensaciones que por el resultado en sí, puesto que el Leeds United fue un juguete roto en manos de los Gabriel Jesus, Foden, Sterling y compañía. Para este partido, el Arsenal llega con las ausencias ya conocidas de Kieran Tierney y Thomas Partey, ambos lesionados de larga duración, y la duda de Ben White, en una semana en la que el brasileño Gabriel Magalhaes ha sido noticia por el presunto interés de la Juventus para hacerse con sus servicios el próximo verano. La gran duda en el once titular del Arsenal está en saber quién será el delantero centro. El joven Eddie Nketiah anotó un doble ante el Chelsea el pasado 20 de abril en la Premier League y desde entonces encadena dos titularidades consecutivas en dos partidos muy importantes para el Arsenal, ante Manchester United y West Ham, ambos con victoria. Todo hace indicar que le ha ganado la partida en el once a un Alexandre Lacazette que podría estar viviendo sus últimas semanas en Londres: acaba contrato el próximo mes de junio y su salida (puede que incluso del fútbol inglés) se da por sentada en la prensa británica. En el caso del Leeds United, Liam Cooper será duda hasta última hora, pero Patrick Bamford, Tyler Roberts, Adam Forshaw, Stuart Dallas y Crysencio Summerville seguirán siendo baja para el norteamericano Jesse Marsch. El Leeds United está solo dos puntos por encima del Everton, aunque con un partido más que los de Frank Lampard, y tienen por delante un calendario realmente exigente: Arsenal (fuera), Chelsea (casa), Brighton (casa) y Brentford (fuera). Y las sensaciones no invitan al optimismo. A.B.

El Milan visita el Bentegodi de Verona. Foto: El passs on the Italian Wikipedia bajo licencia Creative Commons 3.0.
El Milan visita el Bentegodi veronés. Foto: El passs on the Italian Wikipedia bajo licencia Creative Commons 3.0.

El Milan ya sabe que no puede fallar esta jornada

Hellas Verona – AC Milan (domingo, 20:45)

El Milan juega este fin de semana con la ventaja de que ya sabe lo que ha hecho su rival. La remontada del Inter ante el Empoli obliga a los de Stefano Pioli a no fallar el domingo en Verona para conservar el liderato de la Serie A cuando restan solo tres jornadas para el final. El escenario no puede ser más apretado. Milan e Inter llegaban a este fin de semana distanciados por un solo punto a favor de los rossoneri y cualquier resbalón a estas alturas podría ser fatídico para ambos. El Inter, como decíamos, tuvo que remontar este viernes un 0-2 en contra en su estadio después de que el Empoli lograse hacer dos goles en los 10 primeros minutos de partido. Un doblete de Lautaro Martínez, un gol en propia de Simone Romagnoli y un tanto final de Alexis Sánchez le dieron tres puntos muy valiosos a los de Simone Inzaghi para trasladar la presión a sus rivales y vecinos. El Hellas Verona, por su parte, llega a esta 36º jornada de la Serie A apurando sus opciones de jugar en Europa la temporada que viene. El equipo veronés es noveno, con 52 puntos, cuatro por debajo de la séptima plaza que marca la Fiorentina de Vincenzo Italiano, la cual da acceso a la UEFA Conference League 2022/23. En el once titular de Igor Tudor no se esperan demasiados cambios. Pandur, Berardi, Coppola y Dawidowicz continúan apartados de la dinámica del primer equipo debido a sus lesiones de larga duración, así que Gio Simeone, Antonin Barak y Gianluca Caprari volverán a ser los tres atacantes del Hellas Verona para este partido. El Milan, por su parte, llega con una única baja a este choque, la del central danés Simon Kjaer, que continúa recuperándose de su grave lesión de rodilla. Así las cosas, Stefano Pioli recupera a tiempo para el partido al internacional italiano Alessandro Florenzi, que llevaba varias semanas de baja por una lesión. Rafael Leao y Olivier Giroud volverán a ser los dos puntas titulares de un Milan que es el tercer equipo más en forma de la competición en sus últimos cinco partidos, con 11 de los 15 puntos posibles, solo por detrás de la Salernitana (13 de 15), que ha logrado escapar de los puestos de descenso, y el propio Inter (12 de 15). A.B.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos de Jaume Naveira (J.N.) y Adrián Blanco (A.B.). Foto de portada: Nazmi Amin-Tai bajo licencia Creative Commons 2.0.

Related posts

1 comments

Otro partido que nos puede dar un campeón es el AZ-Ajax. El AZ está siendo fiable en casa, pero el Ajax parece intratable en este final de temporada.
Gran artículo.

Deja un comentario

*