Cinco alicientes del fin de semana

captura-de-pantalla-2021-11-26-a-las-0-04-41

Dos equipos que querrán olvidar lo ocurrido en Europa

Wolfsburgo – Borussia Dortmund (sábado, 15:30)

Wolfsburgo y Borussia Dortmund han tenido una semana complicada. El cuadro de Florian Kohfeldt llega de caer el pasado martes en el Ramón Sánchez-Pizjuán ante el Sevilla, en un mal encuentro en líneas generales del equipo, y eso quiere decir que se la jugará en la última jornada de Champions League sin depender de sí mismo, y el Borussia Dortmund, por su parte, ha sido una de las sorpresas negativas de esta fase de grupos tras caer eliminado sin necesidad de llegar al último partido. El equipo de Marco Rose ha disputado una Liga de Campeones realmente decepcionante, con solo dos victorias y tres derrotas consecutivas (una de ellas especialmente dolorosa, en Ámsterdam, ante el Ajax, por cuatro goles a cero) en las cinco jornadas que se han disputado hasta la fecha. “Es un duro revés que no solo afecta en el plano económico, pues ahora debemos recorrer un largo camino en la UEFA Europa League para compensarlo, sino que también nos afecta en términos deportivos y de imagen. Es un retroceso, tenemos que admitirlo claramente”, reconoció este jueves el propio Michael Zorc, Director Deportivo del Borussia Dortmund. No obstante, la situación de ambos en la Bundesliga no es mala, sino más bien todo lo contrario. El equipo amarillo es segundo, a un solo punto del líder, el Bayern Múnich, y el Wolfsburgo es sexto, ahora mismo en puestos de Conference League, con 20 puntos. En lo deportivo, el Wolfsburgo llega a este partido con ausencias importantes: es el caso de Koen Casteels (que ya fue baja ante el Sevilla en Champions), positivo en coronavirus, y Xaver Schlager, lesionado; mientras que el Borussia Dortmund no podrá contar con Erling Haaland, debido a sus problemas físicos, ni con los siguientes jugadores: Roman Bürki, Giovanni Reina, Youssoufa Moukoko o Raphaël Guerreiro, lesionado precisamente el pasado miércoles en el encuentro de Lisboa. Un partido que debería servir para que al menos uno de los dos se sane de las heridas europeas. A.B.

Uno de los mejores duelos del fin de semana

Juventus de Turín – Atalanta BC (sábado, 18:00)

Es el plato fuerte de la jornada en el fútbol italiano. La Juventus, octava clasificada, recibe en su estadio a la Atalanta de Gian Piero Gasperini, cuarta, y lo hace después de encajar una dura derrota en la UEFA Champions League a manos del Chelsea (por cuatro goles a cero). Resulta evidente que a la Juventus de Massimiliano Allegri no le están saliendo las cosas esta temporada. El equipo se ha recuperado en la Serie A, y ya está empatado a puntos (21) con Lazio y Fiorentina por la sexta plaza que da acceso a la UEFA Conference League, y a pesar de la dura derrota del pasado martes en Europa todavía tiene opciones de pasar a octavos como líder de grupo, pero al equipo le está costando mucho entrar en una dinámica positiva de resultados y sensaciones. Para este fin de semana, el cuadro bianconero llega con las ausencias de Aaron Ramsey, Danilo y Mattia De Sciglio, y las dudas de Giorgio Chiellini y Federico Bernardeschi, toda vez que Paulo Dybala ya se ha recuperado de sus problemas físicos y volvió a pisar el césped ante el Chelsea en la última media hora de partido (después de quedarse fuera del encuentro ante la Lazio). La Atalanta, por su parte, llega con las bajas de Hans Hateboer y Matteo Lovato. Mario Pasalic, Josip Ilicic y Duvan Zapata serán los tres atacantes de la Dea ante la Juventus, según La Gazzetta dello Sport. Después del 3-3 final en Suiza ante el Young Boys, el equipo bergamasco deberá jugársela en casa en la última jornada de Champions ante el Villarreal con solo un resultado válido para sus intereses: la victoria. Los precedentes de este partido son muy curiosos. La última vez que Juventus y Atalanta se vieron las caras en partido oficial fue en mayo, en la final de la Coppa Italia, y en aquella ocasión se impuso el equipo dirigido por Andrea Pirlo por un gol a dos en el marcador. Sin embargo, ya han pasado dos años desde la última victoria de la Juventus ante la Atalanta en la Serie A: ocurrió en noviembre de 2019, en Bérgamo, por un gol a tres. Pero mucho más ha llovido desde la última victoria de la Dea ante la Vecchia Signora en la ciudad de Turín. 32 años, para ser más exactos. Fue en 1989, por uno a cero, gracias al tanto de Claudio Caniggia. Una racha que Gasperini querrá cortar el sábado. A.B. 

La Juventus lleva dos años sin derrotar a la Atalanta en Serie A. Foto: forzaq8 bajo licencia Creative Commons 2.0.
La Juve lleva dos años sin derrotar a la Atalanta en Serie A. Foto: forzaq8 bajo licencia Creative Commons 2.0.

La Copa Libertadores tendrá campeón brasileño

Palmeiras – Flamengo (sábado, 21:00)

Es una realidad. El fútbol brasileño empieza a abrir una brecha considerable en toda Sudamérica. Tres de los últimos cuatro campeones de la Copa Conmebol Libertadores han sido brasileños y por segunda edición consecutiva los dos finalistas son de este país. La temporada pasada la final fue Palmeiras-Santos, con triunfo para los de Abel Ferreira, y este año el Verdao vuelve a repetir en la final por el título para medirse al campeón de hace dos ediciones, Flamengo. Una situación ciertamente parecida a la de la Copa Sudamericana, en la que este año, hace solo unos días, Athletico Paranaense conquistó el título tras imponerse a otro equipo brasileño en la final, Red Bull Bragantino. Una situación que lógicamente no es casualidad, y que tiene que ver con el enriquecimiento de los clubes brasileños muy por encima del resto de competidores a lo largo y ancho de la Conmebol. De hecho, como curiosidad, uno de los dos semifinalistas de la presente edición de la Copa Libertadores también era brasileño, el Atlético Mineiro de Hulk, Diego Costa y Nacho Fernández. Palmeiras derrotó al equipo de Belo Horizonte en la semifinal y Flamengo hizo lo propio con Barcelona de Guayaquil. La final de este sábado (21:00 horario peninsular español) se disputará en el Estadio Centenario de Montevideo, en Uruguay, la sede donde más partidos de la Copa Libertadores se han disputado a lo largo de la historia. Álvaro Delgado, secretario de la Presidencia uruguaya, dio luz verde a que el partido se dispute con el 100% de aforo en las gradas. Y como ocurre desde hace ya dos temporadas, la final se disputará a partido único. Palmeiras, campeón de este torneo la campaña pasada, tiene un desafío con la historia: el último equipo que salió campeón en dos ediciones consecutivas de la Copa Libertadores fue Boca Juniors, con Carlos Bianchi, y desde entonces ha llovido lo suyo: ocurrió en los años 200 y 2001. Renato Gaúcho, por su parte, es el primer técnico que disputa esta final con tres equipos diferentes: Fluminense, 2008; Gremio, 2017; y ahora Flamengo, 2021). Como no podía ser de otra forma, en la final habrá un homenaje a Diego Armando Maradona cuando se cumple un año de su fallecimiento. Un Maradona que, curiosamente, durante sus años como futbolista, jamás disputó esta competición, pues durante sus cinco años en la Primera División argentina con Argentinos Juniors (1976 a 1980) el club de La Paternal no se clasificó para el certamen continental, y con Boca Juniors tampoco llegó a jugarla. Gabigol, el héroe de la final de 2019, es el máximo artillero de esta Copa Libertadores, con 10 tantos y cuatro asistencias generadas; Rony, por su parte, es el máximo goleador de Palmeiras en esta edición (seis dianas y un pase de gol). Alejandro Domínguez, actual Presidente de la Conmebol, confirmó este martes a través de sus redes sociales que el trofeo ha sido restaurado a su versión original con todo tipo de detalles. El campeón, por tanto, levantará este sábado la nueva versión de la Copa más deseada. A.B.

Una gran oportunidad para el RB Leipzig

RB Leipzig – Bayer Leverkusen (domingo, 17:30)

El comienzo de temporada del nuevo Leipzig de Jesse Marsch no ha sido demasiado convincente, pues le ha costado mucho arrancar en la Bundesliga y no ha ganado en Champions hasta la quinta jornada, si bien ya pudo merecer algo más en los dos partidos ante el PSG. Pero esta semana puede marcar el inicio de algo positivo para el equipo de la Red Bull, toda vez que aplastó al Brujas en su estadio para acercarse a la tercera plaza de su grupo y que puede igualarse a puntos con la zona Champions si gana al Bayer Leverkusen, el equipo que ocupa la cuarta plaza de la Bundesliga. Para más inri, el partido es en el Red Bull Arena, donde el Leipzig ha ganado todos sus partidos de liga a excepción del que jugó contra el Bayern, un duelo en que no mereció un castigo tan severo como el del 1-4. De hecho, los puntos en casa están permitiendo al Leipzig compensar su pobre bagaje a domicilio, donde sólo suma tres unidades de 18 posibles. Por su parte, el Leverkusen tampoco es el adalid de la regularidad, porque antes de ganarle al Bochum por la mínima el pasado sábado, llevaba cuatro partidos sin ganar en Bundesliga. Dicho esto, los de Gerardo Seoane ofrecieron un buen espectáculo ante el Celtic en Europa League, remontando un 1-2 y con una exhibición de talento ofensivo gracias a las poderosas actuaciones de Florian Wirtz, Paulinho o Moussa Diaby, sin olvidar el partidazo de un centrocampista como Robert Andrich, que se apuntó un doblete. Va a ser un partido trufado de talento, con la presencia en el Leipzig de un Christopher Nkunku que tira del carro como si no hubiera un mañana (ya lleva la locura de 7 goles en Champions para un total de 13 en la temporada), de Emil Forsberg o de Angeliño. Y la lista no se puede alargar mucho más en el caso del Leipzig, porque el elenco de ausentes es extenso. Marsch, que está contagiado de covid, tiene a Gulácsi, Orbán, Simakan y Hugo Novoa de baja por el propio virus y a Dani Olmo, Halstenberg, Poulsen y Saracchi lesionados. En el caso del Leverkusen, podrían volver Schick y Alario a la convocatoria tras recuperarse de sus problemas físicos, pero lo normal sería que Seoane mantuviera su apuesta por el ataque repleto de movilidad de las últimas semanas. Desde el ascenso a la Bundesliga del Leipzig en 2016, el Leverkusen le ha visitado en cinco ocasiones y el balance es de tres victorias para los toros rojos, un empate y solamente una victoria para el Bayer. J.N.

El escudo del RB Leipzig. Foto: Steffen Prößdorf bajo licencia Creative Commons 4.0.
El RB Leipzig recibe en casa al Bayer Leverkusen. Foto: Steffen Prößdorf bajo licencia Creative Commons 4.0.

A la espera de Rangnick, debuta Carrick en Premier

Chelsea – Manchester United (domingo, 17:30)

Los acontecimientos han dado un giro inesperado en los últimos dos días para el Manchester United, que tras tantear opciones en el mercado de entrenadores se ha inclinado por Ralf Rangnick, la mente pensante detrás del fútbol alemán moderno y actual director de fútbol del Lokomotiv de Moscú. Falta la oficialidad, pero se da por hecho que el técnico de 63 años llegará de forma interina al Manchester United la próxima semana para dirigir al club hasta final de temporada, con la condición de tener un rol de consultor con peso en las decisiones deportivas en las siguientes temporadas. Mientras esto no sucede, un mito del United como Michael Carrick dirigió su primer partido como reemplazante de Solskjaer ante el Villarreal, consiguiendo una victoria que clasificó a los red devils como primeros de grupo a los octavos de Champions. A pesar de que el ciclo de Carrick va durar unos pocos días, se le recordará por haber sentado en un duelo tan importante a Bruno Fernandes, el futbolista más resolutivo del Manchester United (con permiso de Cristiano Ronaldo) desde su llegada en enero de 2020. Dicho esto, la titularidad de van de Beek y Martial, que entró en el lugar de otra figura del equipo como Rashford, no le dio nada al United durante la primera parte y Carrick no esperó mucho más allá de la hora de partido para deshacer su idea inicial y darles minutos de calidad a Bruno y Rashford, que contribuyeron decisivamente a desequilibrar la balanza. La Cerámica también le dejó al United la buena noticia del gol de Jadon Sancho, que a buen seguro le ayudará a reencontrarse. Ante Carrick estará el Chelsea, uno de los mejores equipos del mundo en este momento. De nuevo sin Werner ni Lukaku de inicio y con Havertz fuera por una lesión muscular, el equipo de Tuchel vapuleó igualmente con un 4-0 a la Juventus, que llegaba con pleno de victorias en Champions y habiendo ganado en el primer duelo ante los blues en Turín. La sensación que ofreció el Chelsea fue de apisonadora, de equipo que te anula por completo gracias a que no deja espacios entre líneas, a su funcionamiento colectivo, a sus laterales de tremendo vuelo (Reece James lleva cuatro goles en sus últimos seis partidos con el Chelsea) y a un ataque repleto de chispa, independientemente de las bajas. Eso sí, las lesiones acaecidas en este partido pueden suponer un duro revés para Tuchel. La de Ngolo Kanté parece menos seria de lo que se intuía al principio, así que quizá se pierde solamente este partido, pero Ben Chilwell sí que tiene un problema de verdadero calado en el ligamento cruzado anterior, lo que va a hacer que el Chelsea le pierda durante al menos un mes y medio: de inicio, el tratamiento será conservador, y en función de su evolución se decidirá si regresa o si debe operarse. Por parte del United, Harry Maguire se lo pierde tras la roja vista en Watford y Luke Shaw podría mantenerse fuera de la convocatoria. A pesar de que ya hace tres semanas de su golpe en la cabeza ante el City, Carrick explicó antes de jugar ante el Villarreal que le mantuvo fuera por precaución, debido a que recibió otro golpe en la testa en Vicarage Road. De Solskjaer se podían decir muchas cosas, pero que en los partidos grandes su equipo solía rendir era una realidad, y más fuera de casa, donde sus planteamientos reactivos daban resultados. No hay más que ver el récord reciente del United en Stamford Bridge: el United visitará mañana al Chelsea habiendo ganado tres veces y empatado una en sus últimos cuatro precedentes oficiales en el oeste de Londres. J.N.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos de Adrián Blanco (A.B.) y Jaume Naveira (J.N.). Foto de portada: Marcelo Campi bajo licencia Creative Commons 2.0.

Related posts

Deja un comentario

*