Cinco conclusiones del fin de semana

Niko Kovac, manager of Eintracht Frankfurt during the Bundesliga match at Veltins-Arena, Gelsenkirchen
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
27/01/2017
*** UK & IRELAND ONLY ***


EXPA-EIB-170128-1020.jpg

Paco Alcácer ha aterrizado de pie en la Bundesliga

Alcácer celebró la llamada de la selección española con su mejor partido desde que se incorporó al Borussia Dortmund. El delantero español salió desde el banquillo para anotar tres goles en poco más de media hora, el último de falta directa en el minuto 95 para otorgar los tres puntos a su equipo ante un correoso Augsburgo. El combinado bávaro plantó cara y se adelantó dos veces en el marcador en el Signal Iduna Park, pero acabó sucumbiendo ante el acierto de Alcácer en el último toque. Aunque todavía no es indiscutible en el Borussia Dortmund -se perdió algunos de los primeros encuentros por lesión y parece que lo han ido dosificando para darle entrada poco a poco-, sus cifras desde que aterrizó en Alemania son simplemente impresionantes: ha marcado seis goles en apenas 90 minutos de Bundesliga, todos en partidos en los que ha empezado como suplente. Sumando su estreno en la Champions, Alcácer promedia un gol cada 25 minutos de juego. T.M.

El peor Bayern de la temporada

Si el Borussia Dortmund mantuvo el liderato con su agónica victoria contra el Augsburgo, el Bayern se marcha al parón ocupando la sexta posición de la Bundesliga. Más allá de lo anecdótico o coyuntural de su situación, pues se encuentra a solo cuatro puntos del BVB, es un indicador muy representativo del bajo rendimiento del combinado bávaro en el último mes: ha sumado un punto de los últimos nueve posibles en liga y empató en casa contra el Ajax en la Champions. En total, cuatro partidos seguidos sin ganar. Aunque ningún Bayern fue tan mediocre como el que perdió en casa contra el Borussia Mönchengladbach (0-3). Los potros derrotaron a un Bayern apático, sin capacidad de reacción tras el primer tanto de Pléa, en un portentoso disparo desde fuera del área del delantero galo. El Gladbach asestó dos golpes antes del minuto 20 -el segundo gol llegó tras un robo a Thiago en la frontal del área local- y dejó noqueado al Bayern, que apenas generó ocasiones claras de gol. Gnabry aportó algo de chispa en el último tercio, pero fue la única nota positiva del segundo tiempo junto a las prestaciones de Niklas Süle, que cortó un par de contragolpes peligrosos. El Gladbach no necesitó completar un partido brillante para golear en el Allianz: le bastó mantener el orden defensivo, con las líneas muy juntas, para minimizar el peligro del vigente campeón y se mostró particularmente atinado a la hora de aprovechar sus oportunidades. T.M.

La Liga soñada

Lo empezaba a insinuar la tabla clasificatoria la semana pasada y se hace evidente tras esta jornada. Estamos ante una Liga más abierta, con menos diferencias entre gigantes y aspirantes, e incluso con la sensación de que por abajo tampoco se van a descolgar tres equipos desde el principio como ha sucedido en los dos cursos anteriores. La derrota del Real Madrid en Vitoria tuvo un componente algo más preocupante para los blancos: no fue cuestión de puntería, sino que subrayó problemas en la generación de oportunidades. El trabajo del conjunto de Abelardo, muy replegado y con la idea permanente de salir en largo hacia Calleri o de buscar la profundidad extrema con Jony, tuvo bastante que ver en ello, pero eso no esconde que los principales jugadores creativos del Madrid están muy por debajo de su nivel. A Lopetegui, ya muy discutido pese a ser víctima de una planificación que no ha sabido al menos matizar el impacto de la pérdida de Cristiano Ronaldo, le queda la alternativa de apostar por los jóvenes. Suele decirse que es arriesgado e injusto pasar la patata caliente a los que menos experiencia poseen en momentos de crisis, pero también suelen ser los más desacomplejados, los que tienen más hambre y más ganas de demostrar su valor. Y, si hablamos de Mariano y Vinicius, dos futbolistas que representan valores que ahora mismo en el Madrid cotizan a la baja: voracidad y desequilibrio. El consuelo blanco es que no se escapa el Barcelona. Valverde ha salvado el doble match-ball con un meritorio registro de cuatro puntos entre Wembley y Mestalla, y la sensación es de incendio apagado. Pero que no se pase por alto un dato: el Barça lleva cuatro jornadas de Liga sin ganar, y sólo el 2-4 ante el Tottenham y la crisis más sonada del Madrid permiten que esa estadística se silencie. Pero el campeón de Liga fue arrollado en el tramo inicial de partido en Valencia. Hasta que se marchó Guedes, el huracán de verticalidad, dinamismo y circulación precisa a ritmo alto que fue el equipo de Marcelino le pasó por encima al de Valverde, que pudo dar gracias de llegar al minuto 10′ perdiendo sólo por 1-0. Luego apareció Messi y todo se igualó. Tanto como la Liga en general, preciosa con el Sevilla de líder, el Atlético a un punto y Espanyol y Alavés también situados en un top-6 separado por sólo dos unidades. El sueño de los que aborrecemos que siempre ganen los mismos. A.T.

El Alavés... Foto: MarcadorInt.
El Real Madrid perdió en el último suspiro en Mendizorroza. Foto: MarcadorInt.

Más control y menos vértigo

Tras perder sus últimos tres partidos contra el Liverpool, el Manchester City privilegió el control de balón en campo propio para dotar al equipo celeste de la salida de pelota más limpia posible y minimizar las opciones de contragolpe del equipo red. Guardiola insistió en la pareja Stones-Laporte en el eje de la zaga -los dos centrales más técnicos- y sujetó a Walker a la misma altura para sortear el primer acoso del Liverpool. También se abrió Bernardo Silva, interior derecho, para alejarse de Fernandinho y brindar una opción de pase de menor riesgo que no comprometiera al equipo. Con mucho balón y menos profundidad, el City capeó el (siempre) intenso arranque del Liverpool y fue llevando el partido a su terreno. Rebajó la producción ofensiva del Liverpool y ató en corto a Salah gracias a la buena actuación de Aymeric Laporte, muy atento para interceptar las incursiones el extremo egipcio. Tampoco generó demasiado peligro el Manchester City, que ganó metros pero rara vez pudo perforar el eje formado por Lovren y Van Dijk. Únicamente la introducción de Sané en la banda izquierda añadió algo más de mordiente y permitió provocar un penalty a falta de cinco minutos para el final tras una entrada a destiempo de Van Dijk. Sin embargo, Mahrez desperdició la oportundidad desde los once metros, Manchester City y Liverpool se repartieron los puntos y ahora comparten liderato de la Premier junto al Chelsea. Todos empatados a 20 unidades. T.M.

Continúa la racha de victorias del Arsenal

El domingo, a primera hora de la tarde, los gunners derrotaron al Fulham en Craven Cottage por un amplio 1-5 y ya encadenan nueve triunfos por primera vez en cuatro temporadas. El equipo dirigido por Unai Emery partió con un centro del campo en el que Granit Xhaka y Lucas Torreira (el uruguayo se ha ganado una titularidad a la que venía opositando desde su debut) tomaban control de la medular teniendo siempre en cuenta la importancia de incidir por los costados. Los hombres de banda jugaban un tanto cerrados para compartir el carril con los laterales. Supieron adelantarse por esa vía, cuando Monreal dobló a Iwobi por la izquierda y Lacazette hizo sus deberes de nueve dentro del área. Encajaron antes del descanso tras un error a la hora de sacar el balón que Luciano Vietto aprovechó sin piedad asistiendo a André Schürrle. En el segundo tiempo, el equipo de Emery se adelantó pronto con un disparo de Lacazette desde fuera del área y a partir de ahí gestionó su ventaja a la perfección. Aaron Ramsey y Aubameyang entraron al campo con una ambición admirable y se encargaron de cerrar el partido. Ramsey finalizó un espléndido contragolpe con la espuela (si el lector de estas líneas no ha tenido ocasión de ver el gol todavía, le sugerimos que lo haga en cuanto antes) y Aubameyang no desaprovechó las asistencias que le sirvieron Bellerín y Ramsey. Emery, con el partido en el bolsillo, aprovechó para darle algunos minutos a Mattéo Guendouzi. El joven mediocentro francés de 19 años, que jugó los 90 minutos el jueves en la Europa League ante el Qarabag, va creciendo poco a poco bajo las órdenes del técnico vasco. En el bando contrario, este partido supone una cuarta jornada seguida sin ganar. Los recién ascendidos cottagers se ven en la parte baja de la Premier y echan mucho de menos a su capitán y cerebro Tom Cairney. Sin él, el Fulham no es el mismo. Tiene un gran ataque en Mitrovic, Vietto y Schürrle. Solo les falta conectar con ellos, y Seri no fue capaz de asumir esa responsabilidad ante el Arsenal. M.M.

Pierre-Emerick Aubameyang of Arsenal celebrates scoring to make it 1-4 against Fulham during the Premier League match at Craven Cottage, London Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919 06/10/2018
Tanto Pierre-Emerick Aubameyang como Alexander Lacazette marcaron dos goles contra el Fulham. Foto: Focus Images Ltd.
Textos de Axel Torres (A.T.), Miguel Mosquera (M.M.) y Tomàs Martínez (T.M.). Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

6 comments

Una maravilla que la Liga este así de igualada!! No voy a pedir que los tres grandes bajen a la liga 1,2,3 (cosa que estaría muuuuuy bien), casi casi no pediré que la gane otro, no quiero pasarme pidiendo, pero lo que si pido, lo que me gustaría mucho, es que está igualdad de alargue muuuuucho mucho… asta la jornada XXXVIII estaría muy bien!!

Viendo el arranque del Arsenal de Emery, y que al Tottenham le cuesta sacar los partidos, aunque mantenga un buen ritmo; tienen los Spurs que preocuparse más que los últimos años para ganar el derbi del Norte de Londres en la clasificación general?

Creo que la Liga igualada es un espejismo en el que uno de los grandes terminará llevándose el título, sin embargo me interesa muchísimo la terna de Chelsea, Liverpool y City en la Premier y la imprevisible caída del Bayer. Los tres equipos ingleses lideran desde la excelencia que están alcanzado y no de la mediocridad que abre el abanico de la Liga. Por todo esto, nos espera una temporada emocionante.

Y seguro que cuando la excelencia de Madrid y Barça dominaban la Liga con mano de hierro alababas la “superigualdad” de la Premier… que decir, en fin, los fanboys sois así.
Veremos en Europa si esos equipos que nombras son tan “excelentes”, porque por el momento da la sensación que su buen rendimiento del año pasado fue un poco ficticio.

Saludos

Yo alabo la igualdad que, en la excelencia, da la Premier. Un Madrid y Barça en buen nivel saca 12 ó 14 puntos a un equipo de la talla del Atlético de Madrid; sin embargo Chelsea, Liverpool, City, United, Arsenal y Tottenham pueden ganar la premier aunque sus rivales estén a buen nivel, porque existe esta amplia competitividad. Por ello me gusta la Premier.

Deja un comentario

*