Cinco conclusiones del fin de semana

Cucurella España sub-17 - Edu Ferrer Alcover

Cucurella-José Ángel era un arma para atacar

Al contrario de lo que podía parecer -aunque era fácil adivinarlo conociendo a Mendilibar-, la decisión de apostar por un teórico doble lateral por la izquierda no buscaba que el Eibar se protegiera más ante un Real Madrid que iba a atacar por ese costado con Bale y Odriozola, sino todo lo contrario: aprovechar la debilidad defensiva de un sector en el que el galés no suele contribuir colaborando en tareas de contención y en el que el donostiarra es aún débil a su espalda. José Ángel y Cucurella comparten características: son profundos, valientes, directos, les gusta atacar y piensan en vertical. Por momentos, más que un doble lateral, lo de Mendilibar pareció un doble extremo. Con Kike García ubicándose a menudo cerca de Odriozola, el movimiento arrastró al madridista hacia el centro, dejando una autopista para que Cucurella se convirtiera en el mejor del partido. También Orellana dejó con asiduidad su costado derecho para acercarse a la zona en la que los guipuzcoanos cimentaron su victoria, provocando una confusión en las marcas de los blancos que Solari no pudo corregir en todo el partido. Cucu lleva años destacando en categorías inferiores (fue incluido en los onces ideales del Europeo Sub-17 de 2015 y de la Youth League 16-17 elaborados por esta web) pero esta exhibición ante el campeón de las tres últimas Champions League en su séptimo partido en Primera lo sitúa definitivamente en el mapa futbolístico global.

Ipurua vibró con la victoria del Eibar ante el Real Madrid. (Foto: MarcadorInt).
Ipurua vibró con la victoria del Eibar ante el Real Madrid. (Foto: MarcadorInt).

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

El mérito de Machín es haber podido trasladar a Sevilla el trabajo silencioso

El Sevilla es líder, y sin embargo se habla menos de él -y se elogia menos su propuesta y su estilo y lo deslumbrante o no de su juego- que en esa fabulosa primera vuelta de hace dos temporadas, cuando Jorge Sampaoli hizo creer a la hinchada que podía asaltar el binomio Barcelona-Madrid desde la mezcla entre el vértigo y el toque. Pero Machín no debería sentirse injustamentre tratado por ello. Todo lo contrario: es un argumento más que prueba hasta qué punto ha conseguido que su sello se haya hecho fuerte en un lugar que, en principio, no parecía propicio para ello. O en el que, al menos, existían dudas razonables sobre su capacidad para sobrellevar la presión de una hinchada y una ciudad mucho más apasionadas y exigentes que Soria o Girona, donde no había un periodismo que fiscalizara ni una afición que hubiese vivido éxitos recientes tan gigantescos como en Nervión. Machín ha trabajado siempre desde la oscuridad, alejado del foco -salvo, claro, cuando le ganó al Madrid en Montilivi y cuando se publicó una serie-documental que vio la luz cuando él ya se había ido-. Es un técnico de perfil mediático bajo y muchos temían que el Pizjuán le iba a devorar. Hasta pareció que ocurría en un inicio titubeante. Pero unos meses después no sólo está consiguiendo que su trabajo de campo se imponga a la ferocidad de las expectativas y a la grandilocuencia de la euforia: también ha logrado que un sistema muy específico que se decía que en Girona funcionaba porque llevaba mucho tiempo usándolo con los mismos jugadores le dé resultados también en Sevilla con una plantilla totalmente nueva para él. El liderato hispalense tiene que ver con una Liga en la que los de arriba tropiezan más que nunca y en la que parece haberse recuperado una igualdad muy noventera -ojalá-, pero, más que preguntarse si su equipo va a aguantar mucho más tiempo arriba o si la tabla refleja o no la realidad, lo que hay que hacer es elogiar su capacidad para haber llevado a cabo de un modo ejemplar una transición que se antojaba complicadísima.

La exhibición de Lukebakio expone a los centrales del Bayern

De todos los tropiezos del Bayern esta temporada -y los ha habido graves-, quizá el más difícil de explicar sea el de este sábado en casa ante el Fortuna Düsseldorf, un equipo que anda penúltimo en la Bundesliga y que ha encajado goleadas escandalosas hasta la fecha. El campeón alemán le ganaba por 3-1 a falta de un cuarto de hora, pero fue incapaz de mantener la ventaja y se dejó otros dos puntos que lo sitúan ya a nueve del líder Borussia Dortmund. El gran héroe visitante fue el atacante zurdo de 20 años Dodi Lukebakio, autor de un hat-trick, que masacró con sus desmarques de ruptura la espalda de Sule y Boateng. El primero estuvo siempre lento y el segundo se equivocó varias veces saliendo tarde a anticipar. Resulta llamativo que, con marcador a favor, al Bayern le anotaran tres goles al contragolpe, siendo los dos últimos especialmente sangrantes, porque el punta rival pudo conducir varios metros en solitario hasta superar a Neuer en situaciones de uno contra uno. Lukebakio es belga, y aunque disputó un amistoso con la República Democrática del Congo en 2016, ya ha pasado a representar a su país de nacimiento, con el que ahora es internacional sub-21. Es propiedad del Watford, que lo fichó del Anderlecht y lo cedió al Düsseldorf. Parece estar para algo más: lleva nueve goles en lo que va de temporada (cinco en Bundesliga y cuatro en Copa) pese a no ser un nueve puro. Aunque visto el rendimiento que dio partiendo como delantero centro en Münich, es probable que se asiente en esa posición y abandone la banda derecha, que es donde estaba jugando hasta ahora.

Kolasinac se beneficia del cambio de sistema de Emery

El Arsenal sumó en Bournemouth (1-2) su decimoséptimo partido consecutivo sin perder y, más importante aún, regresó a la senda de la victoria tras tres empates seguidos en Premier. Lo hizo con un cambio de dibujo táctico que tuvo consecuencias directas en los dos tantos anotados ante el cuadro de Howe. Unai empleó una línea de tres centrales (Mustafi, Sokratis y Holding) que permitió a los carrileros Bellerín y Kolasinac tener aún más profundidad de lo que es habitual, ya que además no chocaban con extremos (Mkhitaryan e Iwobi, los dos futbolistas de tres cuartos, partían desde zonas interiores). Dos llegadas del bosnio a posiciones altísimas acabaron en gol: en la primera, su centro atrás lo remató contra su propia portería Jefferson Lerma, y en la segunda Aubameyang empujó a la red el buen envío del ex del Schalke. Está por ver si el sistema tendrá continuidad o no, pero de entrada parece una buena idea: con laterales tan osados y centrales más bien lentos, disponer de una pieza más para protegerse de los contragolpes rivales aporta una mayor seguridad y libera a los carrileros para que puedan marcar diferencias en ataque sin tener que preocuparse tanto del repliegue.

Sead Kolasinac participó en los dos tantos de la victoria del Arsenal en Bournemouth (Foto: Focus Images Ltd).
Sead Kolasinac participó en los dos tantos de la victoria del Arsenal en Bournemouth (Foto: Focus Images Ltd).

Falcao regresa al gol y Henry logra su primera victoria

En la crisis del Mónaco no sólo estaban influyendo el desmantelamiento del equipo campeón o la gravísima plaga de lesiones que obligaba a sus técnicos a usar juveniles prácticamente cada semana. También el rendimiento de los veteranos, muy por debajo de lo esperado. Radamel Falcao se había llevado grandes críticas: estaba especialmente desacertado de cara al gol y los aficionados le reprochaban lo que entendían como una falta de compromiso. Su tanto de libre directo por encima de la barrera el sábado en Caen marcó la diferencia en un choque en el que los de Thierry Henry sufrieron enormemente para ganar, con un acoso final local en el que Benaglio tuvo que sacar dos manos providenciales. Es el primer triunfo del ex delantero del Arsenal como entrenador principal y corta una mala racha de 16 partidos sin conocer la victoria del conjunto del Principado, que no festejaba una desde el mes de agosto. Para lograrla, Henry apostó por un 4-2-3-1 en el que Sofiane Diop y Alexander Golovin alternaron constantemente sus posiciones entre la media punta y el extremo derecho, dejando a Falcao como referente. Aunque aún está a dos puntos de salir del descenso, el triunfo debe dar confianza y tranquilidad a una plantilla que, sin tener potencial para acabar en posiciones Champions, sí posee mimbres para ubicarse mucho más arriba.

Foto de portada: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

5 comments

Gran artículo, Axel. Imagino que el Atlético-Barcelona no se merece comentarios después del tedio y que el City ya no es una sorpresa. Lo que más me sorprende es la caída del Bayer. Esperaba mucho más de Kovac.

Estuve pensando qué poner del Atleti-Barça, y entre que no proporcionó mucho contenido más allá de algunas cuestiones tácticas que no tuvieron un gran peso en el resultado y que ya podremos hablar de ambos equipos en las previas de Champions, decidí no incluirlo.

Me alegro por el triunfo del Monaco. Henry cuando fue futbolista fue mi idolo futbolístico y deseo que le vaya bien cómo entrenador del equipo monegasco. Me gusta que Axel Torres haya escrito sobre la victoria del Monaco, ya que en los medios españoles no es habitual hablar del Monaco y a mi me gustaría informarme sobre las evoluciones de Henry como entrenador del Monaco.

En cualquier momento decir que la banda derecha del Eibar no aparece hubiera sido un problema mayúsculo para Mendilibar, excepto el pasado sábado.

Mendilibar ha encontrado con Cucu revitalizar esa banda izquierda huérfana sin Inui. Siempre ese carril estuvo a la sombra del peso ofensivo del diestro, con Capa y León-Alejo y ahora con el buen arranque de los Peña-Orellana. Bien sabida es la importancia del juego exterior para el Eibar de Mendilibar, por ello dar continuidad a esta apuesta del doble “lateral” puede suponer un plus en la temporada de los guipuzcoanos.

Creo que todos estamos de acuerdo en el colosal partido de Cucurella, pero ¿Es quizás la demostración de que a pesar de “ser lateral” en el fútbol de primer nivel va a tener que ser más un jugador ofensivo? Jugando por banda izquierda, o también de carrilero que es una posición que le iría bien. Lo estuve siguiendo bastante el año pasado y en Segunda si que a veces sufría más en el aspecto defensivo, en contraste con su buena aportación ofensiva. A mi me parece que es el motivo por el cual Ernesto Valverde no decidió quedárselo esta presente temporada, y apostar por Miranda, algo más equilibrado(defensa/ataque) creo yo.

Deja un comentario

*