‘Communities’

Luton Town fans enter the Kenilworth Road stadium via the Oak Road Stand with residential houses in the background ahaed of the Skrill Conference Premier match at Kenilworth Road, Luton
Picture by David Horn/Focus Images Ltd +44 7545 970036
21/04/2014

Los clubes siguen ahí pese a que el eje sobre el que giran, la faceta deportiva, se vea interrumpida. Estos tiempos sin fútbol sobre el césped afectan a la globalidad de las entidades, desde la emoción en sus gradas hasta la actividad en sus despachos. Pero como era de esperar, los clubes no se iban a quedar con los brazos cruzados. Sus futbolistas siguen planes de entrenamiento físico desde sus casas y los cuerpos técnicos revisan y recaban información. En los departamentos de comunicación se hace lo posible para mantener el vínculo con la afición a través de las redes sociales, mediante recursos que varían desde las imágenes de archivo hasta los torneos de videoconsola. El contexto actual ha precipitado que la presencia digital de los clubes, que ya era un complemento de creciente importancia, pase a ser protagonista.

En este extraño escenario tampoco podía quedar descuidada una parte imprescindible para los clubes de fútbol, aquella que define su identidad y a la que deben su esencia. Hablamos de su rol dentro de las comunidades que representan. Clubes de todo el mundo se están solidarizando con sus pueblos, barrios o ciudades. Y en casa de los fundadores no podía ser menos. Los clubes ingleses están llevando a cabo toda clase de iniciativas. En Manchester, por ejemplo, sus dos rivales han dejado de disputarse el dominio de la ciudad para trabajar de la mano. En su campaña ‘A City United’, el Manchester City y el Manchester United han donado 100.000 libras a bancos de alimentos de la ciudad. Para estas organizaciones benéficas era fundamental que sus voluntarios pudieran recaudar fondos y alimentos en las calles y en el exterior del Etihad y de Old Trafford antes de cada partido. Ahora los bancos de alimentos de Manchester se veían en una situación comprometida justo cuando la ciudad más los necesitaba, por lo que el apoyo de City y United ha sido más que bienvenido.

Menos de una hora al oeste de Manchester, los dos rivales de Merseyside también están trabajando para apoyar a su ciudad. El Everton y el Liverpool han respaldado a los bancos de alimentos con 50.000 libras cada uno. El Everton, además, ha lanzado la campaña ‘Blue Family’, con la que esperan “mantener el vínculo con los aficionados y proporcionar ayuda a aquellos miembros de la comunidad en una situación más vulnerable”. Entre las medidas que listan en su web, se incluye la distribución de alimentos, el apoyo financiero a personas que requieran medicamentos por prescripción o el pago del saldo telefónico de personas en una posición vulnerable que vivan solas.

El Liverpool también ha puesto en marcha una iniciativa llamada ‘LFC Connect’ en respuesta a la soledad a la que se pueden ver expuestos muchos vecinos de edad avanzada que residen en la zona de Anfield. Cada día, de nueve de la mañana a cuatro de la tarde, los miembros de la fundación del club realizan llamadas a aquellas personas que tienen que pasar este período de aislamiento en soledad. Desde el club incentivan a que cualquier persona de la comunidad que se sienta sola indique su interés por recibir una llamada de forma regular.

El Liverpool es uno de los clubes que ha puesto en marcha líneas de teléfono para mantenerse en contacto con sus aficionados más veteranos. Foto: Jack Megaw/Focus Images Ltd.
El Liverpool es uno de los clubes que ha puesto en marcha líneas de teléfono para mantenerse en contacto con sus aficionados más veteranos. Foto: Jack Megaw/Focus Images Ltd.

Esta idea de poner a disposición sus líneas para los aficionados más veteranos está en marcha en otros clubes como el Bournemouth o el Watford. Algunos incluso ponen a sus jugadores al teléfono, como es el caso del Brighton o el West Ham. A lo largo y ancho del país, desde Londres hasta Newcastle, pasando por Sheffield o Burnley, otros clubes de la Premier League también están apoyando a sus respectivos bancos de alimentos. Por ejemplo, José Mourinho fue personalmente a entregar alimentos a una organización benéfica del norte de Londres que trabaja con personas de la tercera edad. En el Tottenham además destaca la iniciativa de ofrecer sesiones de yoga y de ejercicio virtuales, algo que también ponen en práctica en el Southampton.

Ningún club de la Premier se ha olvidado de su comunidad. Afortunadamente, cuentan con los recursos necesarios para permitírselo aunque el fútbol haya parado. Menos positiva es la situación de aquellos clubes cuya situación financiera no solo no les permite ayudar a sus comunidades, sino que además pone en jaque su futuro como entidad. En distintas proporciones pero con la misma pasión; los clubes de Championship, League One, League Two y divisiones inferiores tienen un valor muy especial para sus respectivas poblaciones. Ahora algunos se ven en una situación realmente comprometida. Una de las medidas más recurrentes, que incluso podrían llegar a la Premier pronto, es la reducción del salario de los futbolistas para poder amortiguar los gastos de cada club.

En Inglaterra, el fútbol profesional engloba las cuatro primeras divisiones. Pero en el quinto y el sexto escalón también hay clubes con estructuras profesionales. Uno de ellos es el Barnet, que hace no mucho jugaba en cuarta y que ahora ha tenido que prescindir de todos sus empleados más allá de su plantilla de futbolistas. En el Yeovil Town, otro club que descendió hace poco, el salario de todo su personal se ha rebajado un 50%. El Birmingham City, de Championship, también planea rebajar a la mitad los sueldos de sus futbolistas. Estos son solo algunos ejemplos y se espera que con el paso de los días cada vez más clubes tengan que tomar un curso de acción similar.

Si ya había ejemplos de clubes vulnerables, y sin ir más lejos, un histórico como el Bury había tenido que abandonar la competición a principios de temporada, ahora se teme que este necesario parón implique la ruina de muchos otros clubes. Los equipos de Premier pueden contemplar salir al paso con partidos a puerta cerrada. Los de la Football League y, sobre todo los del non-league football, no. Cuanto más modesto sea el club, más importancia cobran los ingresos en los días de partido. 

En el fútbol inglés temen por el futuro de sus clubes más modestos. Foto: Tom Smith/Focus Images Ltd.
En el fútbol inglés temen por el futuro de sus clubes más modestos. Foto: Tom Smith/Focus Images Ltd.

Aficionados de toda la vida contemplarían con tristeza cómo a tantos otros problemas más importantes se sumaría el hundimiento de sus clubes de fútbol, precisamente a donde acudían para olvidar por un rato esas otras penas de la vida. De todas formas, el fútbol ya nos ha demostrado que la comunidad que rodea a un club nunca permite que este desaparezca del todo. Las ayudas económicas del gobierno y de los órganos del fútbol inglés tratarán de compensar esta situación. Y quizás, siendo muy optimistas, cuando todo esto pase los clubes de la Premier serán más solidarios repartiendo un porcentaje mayor de sus ingresos para apoyar a las divisiones inferiores.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: David Horn/Focus Images Ltd

1 comments

Increíble artículo. Muy triste ver cómo este virus ha atacado a todos por igual. Al final, el fútbol es lo menos importante, pero te pones a pensar en los clubes más pequeños y lo que significa para su comunidad, y es imposible no sentirte mal.

Saludos desde Guatemala.

Deja un comentario

*