Cuatro claves de la vuelta de cuartos de la Europa League

A delighted Sevilla manager Unai Emery following the UEFA Europa League Final at St. Jakob-Park, Basel
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222
18/05/2016

La diferencia volvió a estar en las dos áreas

*Manchester United 2-0 Granada (global: 4-0)

El Granada cayó con las botas puestas en Old Trafford. El cuadro nazarí se despidió en Mánchester de la Europa League 2020-2021, y es difícil de explicar que lo hiciese sin marcar ningún gol en la eliminatoria. De hecho, la acción previa al 2-0 definitivo de los red devils es un buen remate de cabeza de Yangel Herrera en el área que sacó David de Gea, y esta jugada es representativa a más no poder con lo que ha sido este cruce entre Manchester United y Granada. La diferencia en las dos áreas ha pesado mucho, y lo cierto es que el equipo de Ole Gunnar Solskjaer sacó partido del tempranero 1-0 que realizó Edinson Cavani al poco de comenzar el partido. Es cierto que la primera acción en el encuentro fue un centro de rabona de Kenedy en línea de fondo, lo cual sirvió para escenificar bien que el cuadro nazarí salió en Old Trafford sin ningún tipo agobio o miedo escénico, pero hay un dato demoledor que resume muy bien la determinación con la que el Manchester United se ha metido en las semifinales de esta edición: el gol de Cavani fue el cuarto remate del equipo entre los tres palos de la portería de Rui Silva en la eliminatoria, contando, claro está, con los disparos que efectuó en la ida, y el resultado era de tres goles a su favor. Tres goles, en cuatro disparos, en apenas 95’ de eliminatoria (los 90 jugados en El Nuevo los Cármenes y los cinco que solo se habían disputado en Old Trafford). Dicho lo cual, el Granada merece todo el reconocimiento por lo bien que ha competido en todo momento a pesar de la evidente diferencia de nivel. El trabajo de Diego Martínez con este equipo es de matrícula de honor.

Contenido relacionado: Ryan Gravenberch: La nueva generación – Así juega el joven futbolista del Ajax

Hubo emoción en el Olímpico de Roma

*Roma 1-1 Ajax (global: 3-2) 

A Paulo Fonseca le acabó saliendo bien el plan más reactivo que ideó para la vuelta. La Roma, que debía defender en casa el buen resultado de la ida (1-2), se organizó desde muy pronto en un repliegue medio-bajo en el que la intención era clara: minimizar los riesgos, esperar su momento y cazar al Ajax en una rápida acción al espacio, como la del gol anulado a Jordan Veretout (por fuera de juego en su desmarque de ruptura dentro del área) al poco de comenzar el encuentro. El mayor peligro del Ajax en la primera parte vino a partir del descaro de Antony en los metros finales, pero el guion aún reservaba emociones fuertes para la vuelta de los vestuarios. Erik Ten Hag, obligado a cambiar cosas para tratar de remontar la eliminatoria, introdujo de cara a la segunda mitad al joven (19) e imponente Brian Brobbey, flamante incorporación del Leipzig para la temporada que viene, y este, en su primera acción, aprovechó un balón largo al espacio para correr, plantarse delante de Pau López y definir justo antes de la salida del portero español para hacer el 0-1. Un gol que dejaba fuera a la Roma en su propio estadio. Y ahí no acaba la cosa porque el propio Brobbey intervino también en la acción del 0-2, con un fuerte disparo en el área que propició el rechazo de Pau López y el posterior remate de Dusan Tadic, pero el VAR consideró que había falta previa en el momento de la recuperación sobre Henrikh Mkhitaryan, y el tanto no subió al marcador. La Roma le vio las orejas a la Loba en ese momento y el equipo reaccionó para buscar la portería de un viejo conocido, Maarteen Stekelenburg, y fue entonces cuando Edin Dzeko aprovechó una buena acción de Riccardo Calafiori, que sustituía al lesionado Leonardo Spinazzola en el equipo, para firmar el 1-1 definitivo que acabó clasificando a los romanos.

Paulo Fonseca se ha metido por primera vez en semifinales de la Europa League. Foto: Steve McCormick/Focus Images Ltd
Paulo Fonseca se ha metido por primera vez en semifinales de la UEL. Foto: Steve McCormick/Focus Images Ltd

No hubo sorpresa en el Eden Arena de Praga

Slavia de Praga 0-4 Arsenal* (global: 1-5)

El Arsenal resolvió con contundencia su visita al Eden Arena de Praga. Este partido fue el único de los cuatro que contó con aficionados en las gradas, y, aunque no se les vio en plano, el sonido ambiente de la televisión sí captó las voces de los pocos privilegiados que pudieron presenciar el encuentro en las gradas. Ahora bien, la realidad es que los hinchas del Slavia de Praga no debieron volverse muy contentos a casa. El Arsenal dio carpetazo a la eliminatoria en apenas seis minutos, que fue el tiempo que transcurrió entre el 0-1 (18’) y el 0-3 (24’) en la primera parte. Antes de eso, en el 14’, el VAR anuló por fuera de juego el tanto de Emile Smith Rowe, pero con los posteriores no hubo dudas. Nicolas Pépé aprovechó una gran acción individual en el área del joven futbolista inglés para plantarse solo delante de Kolar y picar la bola muy cerca de la portería, Lacazette hizo el segundo de penalti y Saka firmó el tercero con un buen disparo con su pie más hábil, el izquierdo, desde la frontal. Ya en la segunda parte, con un Slavia de Praga muy hundido por la abultada diferencia en el marcador, el propio Lacazette firmó el cuarto con una buena maniobra dentro del área. El Arsenal, de momento, consigue espantar así los fantasmas que ya habían aparecido en las horas previas a este choque, puesto que el cuadro gunner lleva desde la temporada 1995-96 sin faltar ni una sola vez a una competición continental, y lo cierto es que la Europa League se ha convertido, a priori, en la vía más realista para extender esa racha y no quedarse sin competición europea de cara al próximo curso. Pocos minutos antes de que arrancase el encuentro, por cierto, Pierre-Emerick Aubameyang hizo público en sus redes sociales que en el último parón de selecciones contrajo la malaria, y esta enfermedad le obligará a estar fuera de los terrenos de juego varias semanas. El Arsenal será el rival del Villarreal.

Contenido relacionado: Emile Smith Rowe en el mejor momento – Así juega el joven futbolista del Arsenal

El Villarreal jugará su quinta semifinal europea

*Villarreal 2-1 Dinamo Zagreb (global: 3-1)

Villarreal y Arsenal volverán a verse las caras en unas semifinales europeas. La anterior vez fue en 2006, en la UEFA Champions League, en un cruce que ha quedado para la historia con aquella imagen de Juan Román Riquelme completamente abatido, y esta, en 2021, será en la UEFA Europa League, y en ella, curiosamente, se medirá Unai Emery a su exequipo. Los números del técnico de Hondarrubia hablan por sí solos: desde el año 2013 ha disputado 21 eliminatorias directas de Europa League y hasta ahora las ha ganado todas, aunque sí es verdad que la última final, precisamente con el Arsenal, la perdió ante el Chelsea en el año 2019. Sea como fuere, el Submarino Amarillo disputará por quinta vez una semifinal europea en toda su historia, y ha llegado hasta aquí gracias, en buena parte, a una de las grandes individualidades de esta edición, y de la temporada en el fútbol europeo en general: Gerard Moreno firmó el segundo tanto de su equipo, después de que Paco Alcácer abriese la lata en este partido de vuelta, y si bien es cierto que el Dinamo Zagreb intimidó más que en el encuentro de ida, el cuadro castellonense gozó de varias ocasiones para haber ampliado su ventaja en el resultado global de la eliminatoria. “Estamos en una semifinal, el equipo ya tiene experiencia y tenemos la opción de romper esa situación de no haber llegado a la final. Lo queremos vivir y disfrutar mucho. Creo que es algo que se está transmitiendo en cada partido”, reconoció el propio Unai Emery al acabar el partido. El tanto del Dinamo Zagreb (2-1), como no podía ser de otra manera, llevó la firma de Mislav Orsic.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Kristian Kane/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*