Cuatro claves de los cuartos de final del Europeo sub-21 de Hungría y Eslovenia

Jota.

Javi Puado fue el MVP del partido desde el banquillo

España 2-1 Croacia (Puado 66, 110′; Ivanusec 90′)

Javi Puado acabó siendo el héroe de España en el partido ante Croacia. A la selección de Luis de la Fuente le costó abrir la lata, y prueba de ello es que, pese a tener un 60% de posesión en todo el encuentro, tan solo había rematado una vez entre los tres palos antes del 1-0. España sub-21 salió en Maribor con un sistema en el que Bryan Gil (a pie natural, en izquierda) y Brahim Díaz (por derecha) eran los extremos, con Fran Beltrán y Manu García a distintas alturas por delante de Martín Zubimendi (como pivote), y un dibujo que atacaba en 4-2-3-1 y defendía en 4-4-2. Lo cierto es que a España le costó de primeras ante el bloque medio-bajo de una Croacia que, tras perder la pelota (tras unos buenos 10’ iniciales) no defendía presionando sino replegando en su campo. A la selección de Luis de la Fuente le volvió a faltar un extra de profundidad en los metros finales, como le ha ocurrido ya en más de una ocasión, para amenazar en el área rival y controlar mejor sus pérdidas. Eso lo aprovechó bien Croacia para intimidar al espacio en varias ocasiones en el primer tiempo, aunque, a los puntos, España fue superior. Lo fue sobre todo a través un Bryan Gil bastante enchufado en el sector izquierdo. España consiguió que los extremos (Bryan y Brahim) jugasen muchas veces por dentro a fin de aclarar así la subida de sus laterales por fuera (Pedrosa y Mingueza), pero la realidad es que Bryan no tiene la sensibilidad de Brahim en zonas interiores, y donde más y mejor produjo el de Barbate fue abierto en el costado, como hizo en la acción del 1-0: encarando, metiéndose en línea de fondo y centrando.

Contenido relacionado: Así juega Bryan Gil, el futbolista cedido por el Sevilla FC que ha despuntado en la SD Eibar

El futbolista más regular de la selección sub-21 fue Martín Zubimendi, que volvió a demostrar que está un escalón por encima del resto, mientras que Fer Niño tuvo un encaje complicado en el juego de España en el tiempo que estuvo en el campo. La entrada de Javi Puado en la segunda mitad le cambió claramente el pulso a una selección que automáticamente recuperó todo lo que no había tenido en la primera: profundidad, amenaza, olfato, remate y una mejor sintonía con su delantero, porque el jugador del RCD Espanyol entró para actuar como delantero (mientras que Gonzalo Villar reemplazó a Fran Beltrán en el medio campo para ejercer esa segunda altura entre Zubimendi y un Manu García que fue de más a menos). Después entró Yéremi Pino para jugar por derecha, y el futbolista del Villarreal CF demostró una vez más que no le falta personalidad cada vez que está en el césped, pero España no cerró el encuentro… y lo acabó pagando con un penalti de Hugo Guillamón en el último minuto reglamentario que llevó el partido a la prórroga (Luka Ivanusec hizo el tanto de Croacia desde la pena máxima). Los croatas crecieron en el tiempo extra con ese gol a su favor, espoleados por el momento en que habían marcado, cuando ya se veían fuera, pero un balón largo de Cucurella al espacio, lo que parecía más un despeje que un desplazamiento intencionado, el propio Puado lo transformó en el 2-1 definitivo de España. El futbolista perico entró desde el banquillo y puso el partido patas arribas con una de esas actuaciones que dejan huella. Se ofreció en todo momento por delante de la línea del balón (jugando entre Vuskovic y Gvardiol, los dos centrales de los croatas), asumió el liderazgo, tiró del carro, peleó, ganó y metió él solito a España en las semifinales del Europeo.

Bryan Gil realizó un gran partido en banda. Foto: MarcadorInt (Todo los derechos reservados)
Bryan Gil realizó un gran partido en banda de la selección. Foto: MarcadorInt (Todo los derechos reservados)

Países Bajos da el gran golpe eliminando a Francia

Países Bajos 2-1 Francia (Boadu 51′, 90′; Upamecano 23′)

Francia protagonizó este lunes la gran sorpresa de los cuartos de final. La selección de Sylvain Ripoll era clara candidata a conquistar este Europeo sub-21, con futbolistas de un nivel ya contrastado en equipos importantes de la máxima élite, como es el caso de Dayot Upamecano (nuevo fichaje del Bayern Múnich), Ibrahima Konaté (nuevo fichaje del Liverpool), Illan Meslier (Leeds United), Jonathan Ikoné (flamante campeón de la Ligue 1 con el LOSC Lille), Moussa Diaby (Bayer Leverkusen) o Houssem Aouar (Olympique de Lyon), pero se vio sorprendida por la selección de Países Bajos y cayó eliminada en el último minuto del tiempo añadido con un gol de Myron Boadu (autor de los dos tantos de Países Bajos). Cierto es que Francia gozó en la segunda mitad de acciones suficientes para haber resuelto el partido, tanto en cantidad como por calidad de las mismas, pero la falta de acierto en los metros finales llevó a los de Ripoll a adentrarse en el último tramo con el partido empatado. Francia se organizó en todo momento sobre un 4-4-2, con y sin balón, con Aouar y Diaby en los costados y Edouard e Ikoné como pareja más adelantada, y con el 1-0 a su favor entendió que la mejor forma de proteger su ventaja no era desde el balón sino a partir de los espacios (repliegue y salida al contragolpe). De hecho, Francia jugó muchos minutos replegada en su propio campo, sin presionar los primeros pases de su rival, y al poco de comenzar el segundo tiempo encajó el gol del empate (1-1) en una acción, eso sí, algo afortunada del delantero del AZ Alkmaar, que resolvió bien delante de Illan Meslier.

Contenido relacionado: Calvin Stengs no es lo que parece

Países Bajos ofreció una serie de recursos muy interesantes a través de la pizarra para desorganizar ese repliegue medio-bajo de los franceses, como fue por ejemplo la presencia de Abdou Harroui cerca de la defensa para salir así en situación de superioridad numérica ante los dos puntas de Ripoll (Edouard e Ikoné), ya que Teun Koopmeiners no está en esta ronda final del torneo al haber sido convocado con la selección absoluta de Países Bajos, o la buena sintonía en el perfil derecho entre Calvin Stengs y el propio Myron Boadu, que intercambiaron varias veces su posición para fijar, atraer y confundir a los dos centrales, Konaté y Upamecano, tan agresivos y confiados como de costumbre en sus saltos lejos de zona. Los dos fallaron claramente en la acción del 1-2 definitivo, una contra bastante rápida en la que Justin Kluivert asistió y Boadu remató en el punto de penalti. Francia se la vuelve a pegar en un Europeo sub-21 y Países Bajos se enfrentará a Alemania en las semis.

Justin Kluivert fue titular con Países Bajos. Foto: Edu Ferrer Alcover/MarcadorInt (Todos los derechos reservados)
Justin Kluivert fue titular con Países Bajos. Foto: Edu Ferrer Alcover/MarcadorInt (Todos los derechos reservados)

Portugal impone su pegada… pero deja dudas en defensa

Portugal *5-3 Italia (Mota 6′, 31′, Ramos 58′, Jota 109′, Conceiçao 119′; Pobega 45′, Scamacca 60′, Cutrone 89′)

Portugal es una selección muy divertida. El cuadro de Rui Jorge destaca por tener futbolistas de bastante calidad técnica en la asociación en todas las líneas del sistema, como es el caso de Digo Leite, Daniel Bragança, Vitinha o Fabio Vieira, y eso le lleva a ser una selección atractiva por el ritmo, la dirección y la complejidad de sus ataques. Esta selección portuguesa sub-21 es capaz de tocar y acelerar todas sus posesiones muy rápido sin apenas espacio, casi en una baldosa, y ayer dejó claro ante Italia que va muy en serio en este Europeo, si bien es cierto que ofrece otras dudas razonables en otras acciones o fases del partido. Portugal salió de inicio sin una referencia clara en el ataque, con Fabio Vieira como futbolista más adelantado por momentos, en una posición intermedia entre Dany Mota y Gonçalo Ramos, y un centro del campo de claro corte ofensivo con Bragança, Vitinha y Gedson Fernandes. Consiguió adelantarse pronto con una gran acción en el área de Mota, el mejor futbolista de la noche, que se sacó una chilena espectacular para hacer el 1-0. Y en la primera media hora del encuentro el propio Mota, futbolista actualmente del Monza, reventó la portería con un zurdazo tras un buen giro en el área pequeña. Es un jugador interesante.

Contenido relacionado: Cuando Joao Filipe es protagonista

Cierto es, por otro lado, que Portugal ofreció bastantes dudas a nivel defensivo, y prueba de ello fue lo fácil que consiguió llegar Italia a los metros finales para generar peligro. Tommaso Pobega, el futbolista de la Spezia, aprovechó un balón dentro del área para meter a la Azzurra en el partido justo antes del descanso, y a partir de ese momento, con toda la segunda mitad por delante, reinó el descontrol entre las dos selecciones. Arriba, Portugal tiene dinamita. Tiene calidad técnica, porque posee varios futbolistas de mucha clase en su ataque, y además actúa en un sistema que le saca bastante partido a las individualidades más destacadas de esta selección. El hecho de jugar sin una referencia fija en ataque permite que los tres hombres más adelantados gocen de mucha libertad para moverse por todo el ancho, y que además sea una zona de fácil acceso para la llegada desde segunda línea de los Vitinha, Gedson Fernandes y compañía. Sin embargo, Italia consiguió llevar el partido a la prórroga con un gol de un viejo conocido casi sobre la bocina, Patrick Cutrone, que entró a poco tiempo del final para reemplazar a Nicoló Rovella (en un cambio muy ofensivo de Paolo Nicolato), pero en la prórroga, con el encuentro empatado 3-3, Portugal consiguió imponer su calidad. Jota, que no ha tenido una temporada sencilla en el Real Valladolid, apareció en banda izquierda para inventarse la acción del desempate con una buena internada hasta línea de fondo y un disparo cruzado abajo con su pie derecho. Y Conceiçao, el hijo del actual entrenador del Porto, firmó la sentencia a un minuto del final. Esta Portugal, ya sin Francia de por medio, cuenta con sus papeletas para ser considerada como una de las grandes favoritas a levantar el Europeo sub-21, pero para ello será crucial que corrija cuanto antes esta fragilidad defensiva. Algo que deberá aprovechar España.

Jota es un futbolista de muchísima calidad. Foto: MarcadorInt (Todos los derechos reservados)
Jota es un futbolista de muchísima calidad. Foto: MarcadorInt (Todos los derechos reservados)

Alemania debió sudar para derrotar a Dinamarca

Dinamarca *1-1 Alemania (Faghir 69′, Nmecha 88′)

Dinamarca cayó con las botas puestas. La selección de Albert Capellas, la gran revelación de este Europeo sub-21, acabó perdiendo en los penaltis ante Alemania en un partido en el que se adelantó primero con un gran gol de Wahid Faghir. El cuadro danés ya demostró en la fase de grupos que es una selección bastante versátil en sus planteamientos. Ante Francia, por ejemplo, exhibió un ejercicio defensivo bastante pragmático en un duelo que acabó ganado (1-0, gracias a un solitario gol de Anders Dreyer), mientras que ante Islandia y Rusia, los otros dos rivales de su grupo, el cuadro de Capellas demostró que domina muchos de los conceptos más puros del juego de posición. Anoche, ante una Alemania proactiva en su plan inicial, a Dinamarca le tocó volver a defender abajo durante largas fases del partido, pero aun así logró intimidar a campo abierto en los metros finales. Jugador por jugador, es evidente que la sub-21 de la Mannschaft posee mejores individualidades que Dinamarca, empezando por Florian Wirtz (Bayer Leverkusen) o Lukas Nmecha (cedido en el RSC Anderlecht esta temporada procedente del Manchester City), y a pesar de la ausencia por sanción de Niklas Dorsch (KAA Gante), pero a nivel colectivo pocas selecciones en este Europeo han demostrado estar tan bien trabajadas como la danesa. Con y sin la pelota.

Contenido relacionado: Así juega Lukas Nmecha, el ‘9’ de Alemania cedido por el Manchester City en el Anderlecht

Con el resultado en contra, Alemania debió arriesgar en la segunda mitad, volcándose en el ataque y desprotegiéndose atrás, y eso estuvo a punto de costarle caro porque Dinamarca gozó de oportunidades al espacio para haber resuelto el partido, pero en la última acción del tiempo reglamentario el propio Nmecha aprovechó un balón parado en el área para meter la cabeza en el segundo palo y firmar el empate (1-1). Alemania acabó ganando en los penaltis, pese a fallar el primero de la tanda, pero Faghir (autor del 1-0) y Kristansen erraron después los suyos. Esta selección alemana, dirigida por Stefan Kuntz, posee futbolistas interesantes en su plantilla, como, además de los ya mencionados, Nico Schlotterbeck (Union Berlín), Bote Baku (Wolfsburgo), Mergim Berisha (RB Salzburgo), Mateo Klimowicz (Stuttgart) o Karim Adeyemi (RB Salzburgo), aunque de cara a las semifinales (ante Países Bajos), como también podría ocurrirle a Portugal (ante España), el hecho de haber tenido que jugar una prórroga (y en su caso, penaltis) puede ser un factor determinante de cara al jueves.

Lukas Nmecha será el delantero de Alemania en esta fase final del Europeo. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd
Lukas Nmecha será el delantero de Alemania en esta fase final del Europeo. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: MarcadorInt (Todos los derechos reservados)

Related posts

Deja un comentario

*