Cuatro claves tácticas del fin de semana

Julian Nagelsmann, head coach  of RB Leipzig prior to the Bundesliga match at Red Bull Arena, Leipzig
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
16/05/2020
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-200516-0431.JPG

El primer toque de Thomas Müller

Al Bayern le costó más de lo previsto en el Stadion An der Alten Försterei de Berlín. El cuadro de Hans-Dieter Flick representaba hasta el parón un juego de posición muy fluido y vertical, con una permanente ocupación de los espacios intermedios del rival que era la clave para que el equipo consiguiese progresar de abajo arriba siempre desde el jugador que está de cara y aprovechando la profundidad de Alphonso Davies en el sector izquierdo. Pero durante buena parte de la primera mitad, a excepción de los apoyos de Robert Lewandowski, que fue quien más y mejor se asomó al espacio defendido por Andrich y Promel, los dos pivotes del Unión Berlín, el Bayern no consiguió instalarse de una forma sostenida y sobre todo eficiente en campo rival, y esta circunstancia le permitió al Unión Berlín desplegarse varias veces para coger aire desde el pase y no solo a partir de los envíos largos sobre su delantero, Anthony Ujah. El 4-2-3-1 de Flick es un sistema claramente construido para dominar desde el balón y a través de la ocupación del espacio, pues esto le permite activar una eficaz presión tras pérdida que es como más cómodo se encuentra defendiendo con Kimmich y Thiago como doble pivote y Boateng y Alaba como pareja de centrales. Algo que solo consiguió realizar en la segunda mitad, ya con 0-1 en ventaja y con el Unión Berlín muy hundido en su propio campo, gracias a la inteligencia con la que Thomas Müller se alejó de la banda derecha para flotar entre líneas. El futbolista alemán es el mejor ejemplo de que para acelerar el juego no hace falta correr ni regatear más que nadie, sino que simplemente basta con entenderlo. Casi siempre al primer toque, o usando control y pase como máximo, Müller es fundamental en el juego de posición de este Bayern porque sus movimientos siempre van orientados a ocupar esos espacios que el rival no puede controlar fácilmente dentro de su repliegue. Si Müller aparece por dentro y el equipo consigue que Kimmich y Thiago jueguen de cara, Davies, Goretzka, Gnabry y Coman estarán más cerca de poner a Lewandowski en la zona donde más peligroso resulta.

Unión Berlín 0
Bayern Múnich 2 (Lewandowski 40′, Pavard 80′)

Bayern vs Union Berlin - Football tactics and formations

Entre el rombo y Breel Embolo

El Borussia Mönchengladbach de Marco Rose es un equipo sumamente atractivo. A través de un rombo en permanente movimiento en el que sus dos interiores se abren y se cierran de distinta manera, lo cual permite que los tres puntas puedan comportarse también de una forma escalonado entre sí, el sistema ideado por el técnico alemán se encuentra claramente orientado a la transición en todas las fases del juego. El apoyo siempre cercano de Strobl a Neuhaus permite, en primera instancia, que el equipo inicie siempre sus jugadas a través de su opción más cercana en medio campo. No obstante, el sistema de Marco Rose es un organismo completamente vivo. Se mueve, muta y varía en innumerables ocasiones por encuentro, y esto es porque responde a una clara intención de transitar siempre con los tres carriles ocupados. El intercambio posicional es muy constante entre todos sus futbolistas de medio campo hacia delante, especialmente los interiores y los dos puntas que acompañan a Embolo, vértice superior de este rombo. El suizo, en una especie de mediapunta dentro de este sistema, tiene plena libertad para moverse arriba y abajo, de espaldas o de cara en función de la situación, y continuar o incluso finalizar una acción en la que el resto de futbolistas se van moviendo para atacar con el máximo número de carriles ocupados. Esta disposición entre alejados y cercanos que permite al Borussia Mönchengladbach iniciar, progresar y acelerar siempre de forma vertical y de un modo muy eficiente, porque la propia disposición de sus futbolistas le facilita llegar al área rival con una cifra muy reducida de pases, fue un verdadero vendaval para el Eintracht de Adi Hütter. La sencillez con la que Neuhaus inicia y acompaña todas las acciones, la pausa de Hofmann cerca de la banda, la jerarquía con la que Bensebaini actúa en campo contrario, los apoyos y las conducciones de Embolo o la agresividad de Plea y Thuram por delante del esférico fueron, en un partido muy condicionado por el tempranísimo 0-1, motivos suficientes para seguir siendo muy optimistas con el Borussia Mönchengladbach de Marco Rose después de este parón.

Un buen Werner no fue suficiente

El Friburgo de Christian Streich es un equipo que prioriza la acumulación en zona en su fase defensiva. Trata de proteger el área desde un comportamiento muy reactivo en el que su sistema, un dibujo con tres centrales, dos carrileros y dos mediocentros, está construido para poblar el máximo espacio posible cerca de su portería entre la basculación de todo el bloque, las coberturas de sus mediocentros y la anticipación de los centrales entre su línea y la de los pivotes. Un escenario que en este caso se vio reforzado por el 0-1 que consiguió en la primera parte a balón parado, una de sus especialidades ofensivas, y que forzó al RB Leipzig a un escenario de mucho balón y poco espacio. Muy útiles en este contexto fueron las constantes participaciones de Timo Werner por delante de sus dos pivotes, Laimer y Kampl, bajando a recibir muy atrás para hacer progresar a su equipo a través de sus apoyos y descargas a uno o dos toques. Pero las prisas nunca son buenas consejeras. Y en este plan de partido, donde el Leipzig llegó a asomarse al 80% de la posesión en la segunda mitad, el ataque de los locales se vio claramente reducido a las individualidades que surgiesen sobre la marcha. El juego de posición de los de Nagelsmann fue mucho menos fluido -y por ende también menos eficaz- que otras veces, y de ahí que el RB Leipzig demostrase este fin de semana tantos problemas para sacar remates realmente limpios ante la defensa que más remates encaja de media por encuentro en esta Bundesliga (15.6). La entrada en el último tramo de Sabitzer, lo que provocó que Laimer acabase el partido como lateral derecho, y la buena actuación individual de Kampl, bastante activo a la hora de ofrecerse y cargar el área con su pie derecho, aclaró un escenario en el que el Leipzig, a pesar de su atropellada insistencia, a punto estuvo de acabar perdiendo el encuentro en el tiempo de descuento en una nueva acción a balón parado (que el VAR anuló por fuera de juego).

Julian Brandt brilló en el derbi de la cuenca del Ruhr. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd
Erling Haaland y Julian Brandt brillaron en el derbi de la cuenca del Ruhr. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd

La exhibición de Julian Brandt

La calidad siempre prevalece. A la espera de que el fútbol recupere de algún modo la normalidad competitiva dentro del terreno de juego, hasta que las cargas de trabajo consigan restablecer el equilibrio entre los futbolistas previo al parón por la pandemia, equipos como el Borussia Dortmund, muy dotados en el apartado técnico, lo tendrán más sencillo en su liga que otros más dependientes del estado físico. Esta es una de las grandes cuestiones que la nueva normalidad del fútbol tardará en atajar. Por lo pronto, el 4-0 del BVB al Schalke 04 en el Derbi del Ruhr es la perfecta constatación de que las diferencias de nivel volverán a ser tan visibles como hace unos años. El Borussia Dortmund de Lucien Favre, en su ya habitual 3-4-2-1, giró y rajó constantemente a su rival por más fútbol (técnico y táctico) que ritmo. El partido de Brandt, Hazard, Haaland y Guerreiro fue exquisito en términos puramente tácticos. Con los dos primeros constantemente entre líneas, apareciendo y recibiendo por detrás del doble pivote (McKennie y Serdar) y los intervalos entre este y los carrileros del 3-4-2-1 que también organizó desde el inicio David Wagner, aprovechando los espacios que Haaland generaba por delante, fijando, arrastrando y hundiendo a la defensa, y con un Guerreiro bastante inteligente a la hora de separarse de su carril izquierdo para aparecer por dentro y darle continuidad a las acciones sin necesidad de intervenir directamente, el Dortmund sometió al Schalke desde el pase y la ocupación de los espacios sin necesidad de recurrir al desborde puramente individual. En este sentido, el partido de Julian Brandt merece un apartado dentro del análisis. Porque si bien hubo acciones, sobre todo en la segunda parte, en las que gestualmente parecía un poco más justo que el resto de sus compañeros, la calidad que siempre ha tenido en sus intervenciones con el balón, tanto para soltarlo de primeras, como en la acción del 1-0, como para escondérselo entre el interior y la suela, fue demasiado para un equipo que, a pesar de su buena impresión física, defendió muy lejos de su zancada.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de Portada: EXPA Pictures/Focus Images Ltd

Related posts

16 comments

Buen resumen!! El Dortmund me gustó muchísimo, como ya venía haciendo antes del parón, esa mezcla de juventud con veterania es perfecta. El Leipzig sin embargo me decepcionó bastante, siendo un buen equipo pienso que nunca le dará para codearse con la élite europea.

¡Muchas gracias! 🙂

Y eso que su mejor futbolista, Timo Werner, cuajó una muy buena actuación. Pero era un partido que el Leipzig no podía dejar escapar. Jugaron muy atropellados.

Un gusto volver a leerte tan pronto Adrí. Una pregunta, no crees que al Borussia Mönchengladbach le faltan tal vez un par de jugadores para mejorar la idea de Rose. Es un equipo que me gusta mucho, pero creo que tal vez una pieza en el medio del campo y un buen lateral con presencia ofensiva favorecería mucho a los potros.

¡Muchas gracias, Edu!

¿Qué perfil de centrocampista echas en falta?

Ramy Bensebaini, su lateral izquierdo, me parece un futbolista muy interesante. Llega mucho. Pero sobre todo llega con muchísimo criterio. Cabeza levantada, balón al pie, movimientos sin balón… Buen jugador.

Y Lainer también me parece muy interesante, no con tanta potencia como Bensebaini pero tiene cositas. En el medio Hofmann también me gusta mucho pero es de los pocos jugadores “veteranos” del equipo, con lo que un jugador con mayor potencial podrían fichar. De todas formas equipazo Gladbach. Y encantado de leerte Adrián.

@xavimaxi

De hecho, Hofmann hace un partidazo. Fundamental como interior derecho del rombo para dar amplitud y lanzar muchas de las transiciones rápidas de este Mönchengladbach.

Es un equipo verdaderamente interesantísimo. 😀

¡Muchas gracias, Xavi!

Con todo el respeto para Adrián, al que no conocía, pero espero que los textos que sustituyan al gran TM23 no sean todos como éste.
Supongo que es un texto de gran calidad, pero me parece realmente excesivamente técnico, muy árido y complicado de seguir para alguien que no sea entrenador o analista de fútbol.

Hola, Ibai. Gracias por el feedback. 🙂

Agradezco enormemente tu comentario, de verdad. Todo sea por seguir mejorando.

Espero que los siguientes textos te gusten más.

Un fuerte abrazo.

Estupendo texto!!! Coincido con xavimaxi y creo que Lainer nos dará detalles que nos gustarán! Teníamos muchas ganas de fútbol y eso se nota! 😉

Y eso que por momentos dio la sensación de estar un pelín falto de ritmo, como era de esperar. Qué bien juega al fútbol este chico, y cuánto agradece jugar por delante y no en el doble pivote.

¡Muchas gracias! 🙂

Tengo que reconocer que no había visto a este Gladbach hasta este sábado, y si hubo un jugador que me sorprendió, y mucho, fue Embolo. Lo tenía encuadrado como un delantero de pura potencia, pero la verdad es que ver como bajaba hasta el centro del campo a combinar y asociarse fue una grata sorpresa.

En la retransmisión del partido insistieron varias veces en su cambio físico, y es verdad, ha cogido mucho volumen muscular. Y esa fuerza, mezclada con lo bien que se movió, le llevó a guiar varias acciones rápidas en conducción.

Ojo con el Mönchengladbach-Leverkusen del próximo fin de semana.

¡Qué alegría leerte también por aquí, Martín! 🙂

Bienvenido, Adrián! Interesante debut, sin duda. Espero que consigas ser didáctico con todo el tema de la táctica, que no es particularmente sencillo de explicar y muchas veces caemos en terminología demasiado compleja que confunde todavía más al lector. Esperando con interés los próximos análisis 😉

¡Muchas gracias por el comentario!

Te lo agradezco también mucho, de verdad.

Trabajaré para acercarme a ese equilibrio. 🙂

Responder a Caronte11 Cancelar respuesta

*