Déjà vu

Olympique Lyon celebrate  after winning the UEFA Women's Champions League Final at Mapei Stadium, Reggio Emilia
Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363
26/05/2016

El Olympique de Lyon ganó su quinta Women’s Champions League consecutiva. La séptima de su historia. El mejor equipo de la última década es el mejor equipo europeo de todos los tiempos. Uno creado con la ambición de convertirse en el mejor del mundo. Existen pocas plantillas igual de sólidas que la gala, capaz de atraer a las mejores futbolistas del continente cada año y de no caer en la complacencia. Un proyecto serio, no un lavado de cara. Con las instalaciones y los recursos del club compartidos entre el equipo masculino y el femenino. El resto llegó tarde, y aún no parece que el equipo francés vaya a quitar el pie del acelerador en las próximas temporadas. Se da a la fuga.

Ada Hegerberg ganó el Balón de Oro en 2018 y fue elegida segunda mejor futbolista de Europa por la UEFA el año pasado. En ese mismo galardón, Amandine Henry fue la tercera. Ninguna de ellas estaría en Anoeta, augurando un partido más parejo entre las aspirantes al título y las dominadoras del continente. Nada más lejos de la realidad. Sobre el césped solo hubo un equipo.

Wolfsburgo 1 (Popp 57’)
Olympique de Lyon 3 (Le Sommer 24′, Kumagai 44’, Gunnarsdóttir 88’)

Wolfsburgo vs Lyon - Football tactics and formations

Pese a la intensidad de las alemanas, y pese a las bajas. Sin Hegerberg, Nikita Parris, sancionada, tampoco pudo guiar el ataque del Olympique. Eugénie Le Sommer lo hizo. La francesa es una experta en la materia. Marcó en las finales de 2012 y 2016, y también anoche, abriendo el marcador. Dzsenifer Maroszán envió un balón a la carrera de Delphine Cascarino en la banda derecha. Imparable e impredecible durante el torneo, la gala también lo fue en la final. Cuando llegó a la línea de fondo a los 24 minutos levantó la cabeza y ofreció el esférico atrás. Le Sommer no había arrancado para buscar el cabezazo sino el espacio que encontró con el balón de Cascarino.

Rota la lata, roto el Wolfsburgo. Trató de recomponerse el equipo alemán, pero el Lyon impuso su ritmo y tomó el control. Sin tregua. Ya en el primer minuto de juego tuvieron la opción de abrir el marcador con un zurdazo de Saki Kumagai desde la frontal. La japonesa repitió al borde del descanso cuando se encontró sin más opciones frente a la portería alemana. De nuevo Cascarino generando peligro, llegando a línea de fondo tras una buena maniobra y ofreciendo el balón al área. Tras dos rechaces la pelota le quedó franca para Kumagai que disparó duro y ajustado al palo.

Decidido a meterse nuevamente en el partido, el Wolfsburgo adelantó sus líneas y aumentó la presión sobre la meta de Sarah Bouhaddi en el inicio de la segunda mitad. Propuso un plan de partido que satisfizo al Lyon, cómodo atrás y con espacio para las salidas de sus jugadoras de ataques. Sakina Karchaoui fue una de ellas. La lateral se apoderó de la banda derecha, mordiendo y saliendo rápida hacia la línea de fondo. A los tres minutos de la reanudación ofreció un esférico a Le Sommer para que anotase el tercero y cerrase la final, pero Friederike Abt atrapó segura.

Las alemanas recortaron la diferencia en el marcador en una ocasión aislada poco antes de alcanzar la hora de juego. Solo un error de Bouhaddi permitió que Ewa Pajor centrase al área pequeña donde Alexandra Popp cabeceó a placer, sin oposición. Un espejismo. Mejoró el Wolfsburgo su actuación con respecto al primer tiempo, pero no fue suficiente. La creativa Pauline Harder no pudo tuvo la chispa necesaria para romper la dinámica y poner en apuros al Lyon. Siempre por detrás de la defensa, pocas veces adelantándose a ellas para recibir.Tampoco la entrada de Lena Oberdorf y Pia Walter cambió el escenario. Ni la de la delantera Pauline Bremer, ex del OL y del Manchester City.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Sara Gunnarsdóttir ha jugado más partidos con el Wolfsburgo esta temporada en la Liga de Campeones que con el Olympique de Lyon. Cambió el vestuario alemán por el francés hace un mes, teniendo derecho a medalla de campeona en caso de perder la final. La islandesa confirmó su militancia sellando el título a dos minutos para el final del tiempo reglamentario, aunque involuntariamente. Le Sommer cazó un rechace tras un saque de esquina para disparar con potencia, pero no la buena dirección. Desviado, lo suficiente para golpear a Gunnarsdóttir, que sacó el talón como pudo, e introducirse en la portería.

El Olympique de Lyon no se conformó y buscó el cuarto. Judy Taylor estuvo muy cerca de encontrarlo en el último suspiro. Trató de regatear a Abt tras un contraataque, pero la guardameta aguantó de pie y evitó un marcador más abultado. Siguen con hambre las francesas, y siguen siendo las mejores. Lejos aún de un Wolfsburgo que la temporada que viene tendrá que rearmar su proyecto tras la salida confirmada de su entrenador Stephan Lerch, y la probable marcha de Harder a Inglaterra. Barcelona y Paris Saint-Germain podrían ascender al escalón que ocupan las alemanas en el fútbol continental. El Lyon arrancará la campaña en el pedestal que prácticamente tienen en propiedad. Nadie ha ganado siete Ligas de Campeones, nadie parece capaz de evitar que las francesas sumen el octavo pronto.

Foto de portada:  Anthony Stanley/Focus Images

Related posts

1 comments

El Lyon tiene claramente un equipazo desde la portera hasta la delantera. El otro día dejó claro que tiene equipo para seguir dominando Europa, es la Mercedes del fútbol femenino, muy superior al resto.

Deja un comentario

*