Descubrir a un equipo a través de su ‘match programme’

img_6319

Uno de los mayores alicientes de la FA Cup son sus historias de equipos modestos que avanzan rondas contra todo pronóstico. A estas gestas coperas las acompaña una sensación de magia efímera que envuelve completamente al club. Un manto de ilusión que se refleja en la afición, el equipo y la comunidad local. Suelen ser días de fútbol que no se habían dado en mucho tiempo y que probablemente no se vuelvan a dar en mucho tiempo. La BBC se desplaza para cubrir el partido, se aumenta la capacidad del campo, se reciben a los jugadores del nuevo gigante a batir, y arranca un partido que muchos ven como una oportunidad única. 

El Slough Town, entonces en séptima división, vivió esto hace un año cuando superó cinco rondas y llegó a diciembre vivo en la copa. El sorteo les emparejó con el Rochdale de tercera y se anunció que el partido se transmitiría por televisión. Todo un acontecimiento. El encuentro acabó con un 0-4 para el equipo visitante y la magia de la FA Cup abandonó la localidad de Slough, situada al oeste de Londres. Esos trenes pasan con poca frecuencia, por lo que entonces no se imaginaban que tendrían una nueva oportunidad apenas un año después.

Este domingo el Slough Town, ahora de sexta división tras lograr el acenso la temporada pasada, recibió en casa al Gillingham, también un club de tercera. De nuevo la televisión se desplazó al campo y la afición se volcó con el equipo. Ante ellos tenían otra gran ocasión para hacer historia, pues el club nunca antes había avanzado de esa Second Round Proper.

Podríamos aportar más contexto sobre el Slough. Podríamos enlazar su historia con lo sucedido este domingo en su partido ante el Gillingham. Podríamos hablar de ascensos y descensos. Podríamos escribir muchas cosas sobre el Slough desde enfoques muy distintos. Pero es probable que nunca consiguiésemos transmitir tan bien la esencia del club como lo hace su match programme. Esta afirmación se aplica a muchos equipos ingleses, sobre todo a los más modestos. En Inglaterra, los clubes publican una pequeña revista para cada partido que juegan en casa. Una manera de comprender a un club, en este caso el Slough, y a su entorno es repasar un match programme. Y este es el que el Slough publicó el día que se midió al Gillingham:

– La portada es una foto del guardameta Jack Turner en un partido de noche. En el Slough confían tanto en Turner que no tienen portero suplente. Cuando el pasado mes de diciembre se lesionó el codo, su entrenador tuvo que recurrir a Twitter para preguntar por un portero disponible. Para tener un suplente de cara a este encuentro de copa ante el Gillingham, el Slough por si acaso firmó a su antiguo portero, Mark Scott. En 2017, Scott se rompió una vértebra del cuello. Su carrera bajo los palos peligraba. Scott se sometió a una operación e inició un proceso de rehabilitación, algo nunca sencillo en el fútbol no profesional. Tenía una hipoteca que pagar y durante los próximos meses no iba a poder ganarse la vida jugando al fútbol, así que un aficionado del Slough inició una campaña de recaudación de fondos para ayudar al guardameta. Entre 258 personas sumaron £6,845 que garantizaron que Scott no tuviera que preocuparse por las facturas que su recuperación generó. 

– Detrás de la portada hay un anuncio de Vanarama, empresa de alquiler de furgonetas que patrocina la National League (quinta división) y las subsecciones North y South (sexto escalón). El Slough compite en la conferencia del sur. 

– La página de al lado la ocupa el mensaje de los entrenadores. Sí, entrenadores. Al Slough Town lo dirigen dos personas: Jon Underwood y Neil Baker, conocidos como Unders y Bakes. En su día fueron compañeros de equipo en el Bracknell Town, club al que más adelante entrenarían codo con codo. Después llegaron al Slough Town, donde ya llevan cinco años. En sus apuntes en el match programme del partido dicen haber aprendido de la experiencia de la temporada pasada ante el Rochdale. También aseguran que llegan a la cita preparados: “Hemos hecho los deberes, les hemos visto jugar [al Gillingham] dos veces, hemos estado obteniendo información sobre ellos de contactos que tenemos y hemos entrenado tres veces esta semana, nuestros chicos no podrían estar más listos”. Concluyen con un llamamiento a la afición: “Por favor, no subestiméis vuestra importancia; aseguraos de animar al equipo de principio a fin”. 

El código de conducta del club. Podría verse como un mero convencionalismo. En cierta medida lo es. Pero habla de una campaña muy interesante de la FA llamada ‘Enjoy the Match’. Se trata de un programa de no tolerancia frente comportamientos inadecuados en las gradas, como la discriminación o abuso físico o verbal, con el fin de atraer más familias a los partidos.

– La página que sigue al código de conducta es la que aporta información sobre la Supporters Trust. Casi todos los clubes ingleses tienen Supporters Trusts: organizaciones que actúan por el interés de los aficionados y que colaboran con la entidad. Entre otras cosas, recaudan fondos para el club y obras benéficas locales y organizan eventos. En clubes con dueños que solo ven el fútbol como un negocio, las Supporters Trusts tienen mucho trabajo a la hora de asegurarse que se respete a la afición. Algunos clubes permiten que representantes de la Supporters Trust tengan un asiento en las reuniones de consejo, aunque sea de manera simbólica. También se han dado casos en los que en momentos complicados las Supporters Trust han acabado comprando la propiedad del club y este ha pasado a pertenecer a la afición.

– Lo siguiente es una doble página sobre el rival, el Gillingham. Uno podría meterse en Wikipedia y encontraría la misma información, pero tiene mucho más encanto leerse el resumen que el autor del match programme ha elaborado.

– La lectura prosigue con la sección ‘Slough Tough Juniors’, que repasa los resultados de la cantera. La foto es del equipo sub-10 femenino, que posa con una copa de otoño que han ganado.

–Espacio para la publicidad. Dos anuncios ocupan una página. El de arriba es una empresa de catering llamada Booker. ‘Catering para usted y para su negocio’. Inmediatamente se viene la imagen de un carrito con bandejas de mini-sándwiches de lomo, lechuga y tomate, huevos revueltos o gambas y mayonesa (todas recetas muy populares en la cultura de mini-sándwich inglesa) en una de las oficinas más famosas de la historia de la televisión. No es una exageración. ¡La oficina de la serie británica ‘The Office’ está ambientada en Slough! Cabe añadir que esta población alejada de la urbe de Londres cuenta con una zona industrial que acoge un gran número de empresas. En la City (el centro histórico de Londres, donde los romanos fundaron la ciudad) y en Canary Wharf (una zona más moderna situada al este que se desarrolló porque la milla cuadrada de la City ya estaba demasiado congestionada), ahí se mueve el dinero, para bien y para mal. Son el equivalente a Wall Street en Nueva York. A la menos glamorosa Slough, mientras tanto, se la conoce por los capítulos de ‘The Office’. El anuncio debajo del servicio de catering es de Grassbox, una empresa que vende, compra y repara motosierras, corta césped y demás maquinaria de jardinería.

(Llegados a este punto quizás deberíamos empezar a saltarnos algunas páginas, pero de verdad que todas son relevantes).

– Otro anuncio ocupa toda la página siguiente. Es el de la campaña ‘Rainbow Laces’, que promueve la integración del colectivo LGTB en el mundo del fútbol. El pasado fin de semana clubes de todo el país se solidarizaron luciendo los colores del arcoíris en cordones y brazaletes y modificando sus logos de manera excepcional.

– Más anuncios en la página de al lado. El de arriba es de una empresa de fotografía y el de abajo es de la ‘Football Foundation’, un programa finalizado por la FA, la Premier League y el gobierno que se encarga de crear más instalaciones para que los jóvenes tengan más oportunidades de jugar al fútbol. A día de hoy en Reino Unido es muy raro encontrarse a niños jugando partidos improvisados en la calle. Todos juegan al fútbol bajo la supervisión de adultos en campos regulados. Para producir más jóvenes talentos, llevan años invirtiendo en programas como este.

– El siguiente anuncio es el único de una multinacional: doble página de tres personas sobreactuando la celebración de un gol en un vuelo nocturno. ¿Adivinan la empresa? Emirates, la aerolínea que patrocina la FA Cup.

– El próximo anuncio es un tanto desconcertante: una imagen de una factoría en la que hacen la colada a gran escala. Anuncian orgullosos que cada día lavan más de un millón de prendas.

– Se acabó la pausa publicitaria. Vuelve lo bueno. Vuelve el texto denso en letras pequeñas. La sección con la que continúa el programa se llama ‘Slough’s Annals’ y repasa de forma cronológica el transcurso de una temporada en concreto de los 125 años de historia que tiene el club. Este match programme habla de la 1932-33. Un pasaje: “El viaje a Hitchin no fue tan bueno. El Slough perdió por 5-2 en frente de 2.500 personas. Pero ese triunfo por 1-4 en casa de los campeones, el Maidenhead, debió de saber a gloria”.

Turno para la información de viaje para el próximo partido a domicilio, que se jugará en Dartford. La página incluye un párrafo describiendo cómo se llega por el norte y otro cómo se llega por el sur y los precios de las entradas. Abajo hay una ilustración de un bus con la palabra ‘Rebels’ escrita en un costado. A los hinchas más pasionales del Slough se les conoce como Rebels. A la ilustración la acompaña este texto: “¿O por qué no unirse a los Rebels en su bus de aficionados? Recuerda que puedes reservar un sitio en el bus mandando un mail a…”.

Una doble página de estadísticas en el match programme del Slough.
Una doble página con resultados en el match programme del Slough.

– La siguiente página también trata otro clásico del fútbol modesto. Se trata de los Club Sponsors. Una de las formas que estos equipos tienen de recaudar dinero es permitir que empresas locales patrocinen prácticamente todo lo que tengan a mano. También los aficionados pueden ser los sponsors. En el caso del Slough, además de sponsors de jugadores, tienen un ‘sponsor de los aficionados’, un ‘sponsor del balón del partido’ y gente que ha puesto dinero para patrocinar goles que se marquen o porterías que se dejen a cero. Algunos sponsors acompañan su aportación económica con información sobre ellos. El texto del ‘Sponsor de los Aficionados’ de este partido dice así: “Richard (miembro de la Supporters Trust) colecciona objetos de la escena punk de los 70: pines, pósters, camisetas, folletos, vinilos, etc. Estos son sus datos de contacto…”. El ‘sponsor del balón del partido’ era un hincha del Gillingham (¿se dedicará a patrocinar cosas del rival a menudo?) que se sometió a un breve cuestionario: “¿Mejores momentos como aficionado del Gillingham? Steve Bruce jugando 205 partidos entre 1979 y 1984; ir ganando por 2-0 al Manchester City a falta de cinco minutos para el final en el playoff de ascenso de la Division 2 de 1998-99 y acabar perdiendo en los penaltis; perder por 5-0 contra el Chelsea en los cuartos de final de la FA Cup de 1999-00”. La página además incluye un brillante párrafo sobre las últimas novedades en la tienda del club: “Si se da prisa podrá comprar una taza del Slough Town vs Rochdale (aquel partido que perdieron por 0-4 la temporada pasada). La novedad son unos nuevos gorros de lana. También hay algunas copias del Volumen I de la historia del Slough Town. ¿Por qué no entrar a la tienda y dejarse sorprender?”.

– Le damos la vuelta a la página y nos topamos con una título imponente: ‘Legend of Pegasus’. Es un texto en el que el autor reflexiona sobre esta cita tan especial para el club y la magia de la FA Cup. También aprovecha para señalar algunos de los aspectos más fríos del fútbol profesional y compararlos con el más autentico non-league football. “Quizás no debería ser tan negativo porque voy a sonar como un aficionado amargado del non-league football atrapado en el pasado. Pero es increíble lo poco que se tiene en cuenta a los aficionados en los clubes grandes”.

– Doble página con los resultados del Slough en lo que va de temporada y con los partidos que vienen.

– ‘The Yah Blah!’, una curiosa columna en la que el autor no habla del Slough sino del fútbol en general, centrándose en la FIFA. Como si fuese la sección nacional de un periódico local.

– ‘Se necesitan voluntarios: ¡únete al equipo!’, pone en la siguiente página. Los voluntarios tienen una importancia vital en los clubes de non-league football. Trabajando en la cocina de la cafetería, en la venta de entradas, limpiando las gradas… los voluntarios permiten que estos clubes con recursos muy limitados sigan adelante.

Scott Davies (izquierda) cuando jugaba en el Aldershot. Foto: Paul Terry/Focus Images Ltd.
Scott Davies (izquierda) cuando jugaba en el Aldershot. Foto: Paul Terry/Focus Images Ltd.

– Pasamos página y nos encontramos una carta impactante de Scott Davies, el número 8 del Slough. En ella cuenta cómo se convirtió en jugador profesional y cómo después todo se vino abajo. “Tener un contrato de seis dígitos a los 19 años fue probablemente lo peor que me pudo haber pasado. El dinero me debería haber preocupado. Pero me preocupaba. Apostaba en los partidos en los que estaba jugando cuando llegaba el descanso, iba directo a las casa de apuesta después de entrenar, estrellé mi coche por estar viendo una carrera de caballos en la pantalla del móvil, me quedé noches apostando desde el asiento del coche en la gasolinera. Mi carrera como profesional acabó viendo su fin. Terminé firmando por Dunstable Town FC (octava división) porque esa era la única oferta que tenía. Necesitaba el dinero para financiar mi adicción”. Cuando Davies llegó a su punto más bajo, reconoció que requería ayuda. Un programa de rehabilitación, que fue fundado por Tony Adams, en una casa rural en el condado de Hampshire le permitió cambiar su vida. Ahora, además de defender los colores del Slough, se dedica a dar charlas a futbolistas sobre el peligro del juego. Los clubes a día de hoy controlan muy de cerca la alimentación y la condición física de los futbolistas, pero los problemas con apuestas son mucho más difíciles de detectar.

–En la siguiente página hay un blog sobre un aficionado del Slough que sigue al club desde la sureña ciudad de Brighton.

–‘¿Llegó la hora de cambiar del coche?’, pregunta un anuncio de una empresa asociada al patrocinador de la National League.

Dos pubs locales que anuncian orgullosos su variedad de ales (cervezas) ocupan el siguiente espacio publicitario. 

(Ahora sí, nos saltamos algunos anuncios: el tour del estadio de Wembley, más pubs, una marca de ropa deportiva…).

El match programme llega a su fin con una doble página con los perfiles de todos los jugadores del Slough y con la clasificación de la liga. Pero justo antes hay una sección maravillosa: ‘Meet a fan’. Se trata de una entrevista a un aficionado del equipo visitante, en este caso el Gillingham. Una idea muy simpática para que los aficionados del Slough conozcan más sobre sus visitantes. En esta edición la foto en blanco y negro muestra a Eddie, con una pinta en mano y una camiseta retro del Gillingham. Se le pregunta por sus mejores y peores recuerdos como aficionado de su equipo, de sus jugadores preferidos, de su reacción tras el sorteo, de su predicción para el partido. También se añade una pregunta muy interesante: “¿Por quién se deberían preocupar los aficionados del Slough este fin de semana?”. Eddie responde: “Nuestro delantero estrella Tom Eaves está en racha y además se parece a Andy Carroll, pero está en mejor forma. En el otro lado del campo está nuestro portero Tomas Holy, que manda en el área e interactúa con los aficionados”. 

Si ha llegado hasta aquí probablemente ya tenga una idea bastante defendida de qué tipo de club es el Slough Town. Y quizás incluso simpatice con el equipo en ciertos aspectos. Por lo que puede que le alegre conocer que firmaron un gran partido. Pudieron haberse puesto por delante en múltiples ocasiones. Sin embargo, una jugada individual del Gillingham en forma de gol desde fuera del área les privó de su sueño.

4 comments

Deja un comentario

*