Dinamarca – Bélgica: presión contra ilusión

Yannick Carrasco será titular en la Eurocopa con Bélgica. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Si todo hubiera ido según lo esperado en la primera jornada, este sería el partido entre las dos grandes favoritas del grupo B. Sería el choque que dirimiría quién se clasifica ya y oposita además para el liderato. Bélgica cumplió con el 3-0 frente a Rusia. A hombros de Lukaku, la selección de Roberto Martínez consiguió una de las mejores actuaciones en lo que llevamos de Eurocopa. A Dinamarca, en cambio, le salió todo mal. Lo más importante, el desplome de Eriksen. Luego, sin que ya importara demasiado, Finlandia se adelantó y Hojgberg falló un penalti. Todo mal. La segunda jornada ya es una final para los de Hjulmand.

Se espera que el técnico danés, sin volverse loco, introduzca alguna modificación. Respecto al once que formó en la primera jornada, se caerá obviamente Eriksen. “No estará, pero tenemos muchos otros jugadores que pueden contribuir y encontrar el ritmo del partido”, dijo Hjulmand. Su puesto, como ya sucedió en el partido, podría ocuparlo Jensen o también Wass podría adelantar su posición, lo que provocaría que Stryger Larsen fuera el lateral. La principal novedad podría ser la entrada de Skov Olsen, una de las perlas del futuro de esta selección. Su perfil, un extremo regateador que puede poner en problemas a los ofensivos carrileros belgas, haría que Braithwaite centrara su posición y Wind se fuera al banquillo.

Andreas Christensen tiene la misión de detener a Lukaku. Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd
Andreas Christensen tiene la misión de detener a Lukaku. Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd

Roberto Martínez también moverá su once. Se caen Castagne, que se lesionó de gravedad en el partido inaugural. Entrará Meunier, que ya le sustituyó contra Rusia e incluso marcó un gol. También se lesionó en el debut Vertonghen. No es grave, pero seguramente no llegue a este choque. Por él entrarán Denayer o Vermaelen. Y a partir de ahí, lo que le apetezca a Roberto Martínez. Witsel y de Bruyne, que no jugaron en el estreno, llevan tres días entrenando con el grupo y están en condiciones. Eden Hazard demostró que tiene chispa. “Disfruté de la actuación de Eden, tuvo movimientos típicos suyos. Ahora tenemos que dar el paso a los 90 minutos”, dijo el técnico al terminar el encuentro.

Sin ellos, Bélgica fue muy superior a Rusia. A Dinamarca es difícil que le salga peor el partido. Desmayo de Eriksen aparte, no es normal perder un partido en el que solo te chutan una vez, siendo el tercer equipo con más posesión del torneo y habiendo fallado un penalti. Todo eso le pasó a Dinamarca en el estreno.

La pareja de centrales danesa deberá hacerse fuerte y grande ante Lukaku si los de Hjulmand quieren seguir teniendo opciones de superar la fase de grupos por primera vez desde 2004. Los 1,88 de altura de Christensen y sobre todo los 1,91 de Kjaer son el mejor argumento para frenar al gigantón del Inter, también de 1,91. Queda la duda de ver si Dinamarca tiene la posesión, como hizo por obligación frente a Finlandia, o es Bélgica quien lleva la iniciativa. Los de Roberto Martínez son un equipo versátil que se sienten a gusto en la combinación, en el regate, en el contragolpe y en el balón parado. Dinamarca necesita ganar para seguir viva, Bélgica quiere hacer más potente su candidatura.

Alineaciones probables: Dinamarca-Bélgica, jueves 17 de junio, 18:00h. 

Dinamarca vs Belgica - Football tactics and formations
Imagen de portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*