Dinamarca se permite soñar

Pierre-Emile Hojbjerg está siendo uno de los mejores centrocampistas de la Eurocopa. Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd

Viaje largo el danés. Los escandinavos ganaron en Asia su derecho a competir por un puesto en la final de la Eurocopa. En un estadio, el de Baku, bajo mínimos de asistencia, Dinamarca se impuso a la República Checa en una nueva demostración de unidad y esfuerzo. Se presentaron al duelo antes que su rival y lo doblegaron golpeando al inicio del partido y al borde del descanso. Los checos, que recortaron distancia tras la vuelta de vestuarios, no encontraron la forma de amenazar la ventaja danesa.

Rep Checa 1 (Schick 48’)
Dinamarca
2 (Delaney 5’, Dolberg 42’)
Rep Checa vs Dinamarca - Football tactics and formations

Contenido relacionado: Los Patreonistas de MI tendrán todos los días un podcast exclusivo sobre la Eurocopa 2020

Apenas tuvo tiempo la República Checa de asentarse en el partido. A los cinco minutos tuvo que defender un córner que no fue, porque el último en tocar la pelota fue Kasper Dolberg. No lo defendió bien. Dos checos tomaron la marca de Jannik Vestergaard y lo siguieron, dejando a Thomas Delaney completamente solo en el punto de penalti. La pelota fue hacia él, y el del Borussia Dortmund la envió al fondo de la portería. Seis minutos más tarde, Mikkel Damsgaard se quedó solo frente a Tomáš Vaclík. Aunque su control se fue largo y no llegó a poner en apuros al meta rival. Dormía el equipo de Jaroslav Šilhavý. Una sombra del equipo que eliminó a los Países Bajos en octavos de final. Frustrados. Con malas caras y malos gestos. Uno de esos días. Su primera ocasión clara llegó en el minuto 21. La propició un error de Kasper Schmeichel a la hora de sacar la pelota. La entregó directamente a un oponente, pero se rehizo saliendo rápido de su meta para tapar el tiro de Tomáš Holeš.

Superada la media hora, la República Checa empezó a acumular la posesión de la pelota. Con el beneplácito danés. Produjeron ataques estáticos que terminaban con centros erráticos al área. Demasiado cortos o demasiado pasados. Demasiado fácil para Dinamarca. Cómoda, ligó transiciones veloces, salidas con balones largos y con pocos toques tratando de pillar por sorpresa a la zaga checa. Aprovechando los espacios. Y golpeando. Dolberg anotó, al borde del descanso, su tercer gol en su segunda titularidad. Joakim Maehle colgó un balón fantástico con el exterior del pie derecho desde el lateral izquierdo. Preciso y casi definitivo. No llegó a serlo porque Jaroslav Šilhavý tuvo la opción de cambiar piezas de su esquema tras el descanso. Lo hizo y acertó. Tomáš Holeš y Lukáš Masopust se quedaron en la caseta. En su lugar entraron Jakub Jankto y Michael Krmenčík. Éste último disparó dos veces sobre la meta de Schmeichel en el primer minuto del segundo tiempo. Patrik Schick avisó con una chilena un minuto después. Segundos más tarde celebraba su quinto gol del torneo, igualando el récord de Milan Baroš en la EURO 2004 y alcanzando a Cristiano Ronaldo como máximo anotador en la edición actual. Aunque no podrá mejorar la marca del portugués.

 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Arrancó un nuevo partido tras el gol checo. Ganaron en confianza los centroeuropeos, que intensificaron su ofensiva sobre la meta escandinava. Kasper Hjulmand tuvo que reaccionar, y dio entrada a Yussuf Poulsen, para que encadenara ocasiones y amenazara a los checos, y a Christian Nørgaard y posteriormente a Daniel Wass para reforzar la retaguardia. Se volcaron los checos, con más corazón que cabeza. Arrinconando a los daneses en su propia área, pero dejando espacios. Peligro. A diez minutos para el final, Maehle estuvo cerca de sentenciear el duelo, pero Vaclík ganó el mano a mano. La República Checa no volvió a cuestionar su eliminación. Hubo más choques, golpes y patadas que ocasiones en el tramo final. Cayó dando guerra, acumulando cicatrices. Sanó las suyas Dinamarca, eliminando a su verdugo de la EURO 2004 en la misma instancia: los cuartos de final. Los de Kasper Hjulmand están ahora a un solo paso de la segunda final europea de su historia. La primera, en 1992, la ganaron contra pronóstico. Ahora sueñan con reeditar aquella hazaña.

Foto de portada: Yannis Halas/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*