Emmanuel Dennis, el pastor de Vicarage Road

Foto: Ungry Young Man bajo licencia Creative Commons 4.0

Escasea la paciencia en la familia Pozzo. Viene de lejos. Cuando echaron a Xisco Muñoz a principio de campaña, buscaron a su 13º entrenador desde 2012. En el banquillo de Vicarage Road no hay estabilidad laboral. El técnico balear fue cesado en la séptima jornada. En sus diez meses al frente del Watford, Muñoz devolvió al equipo a la Premier League. E inició el curso venciendo al Aston Villa por 3-2 en casa. Mantuvo alejados a los hornets de los puestos de descenso, pese a las tres derrotas que sucedieron al triunfo inicial. Se rehicieron sumando cuatro puntos en las dos siguientes jornadas, pero la derrota en Elland Road fue fulminante.

Llegó Claudio Ranieri. Él y la medalla lograda recientemente en una guerra similar con la Sampdoria. Han pasado tres meses, y la distancia de cuatro puntos con el descenso se ha reducido a solo uno. Dos partidos ganados, uno empatado, nueve perdidos y tres aplazados. Hay quien pierde la fé y se ve abocado al infierno de Championship. Hay quien no. Y en la parroquia de Vicarage Road hay un pastor que trata de guiar a sus feligreses hacia la salvación: Emmanuel Bonaventure Dennis. Omnipresente y omnipotente en el área rival. El creador de trece goles (ocho marcados y cinco asistidos). Solo Mohamed Salah y Michail Antonio han participado en más tantos que el nigeriano en la Premier League. Él ofrece motivos para creer en la permanencia.

“De niño jamás pensé que sería futbolista. De hecho, no me gustaba mucho el fútbol cuando iba a la escuela. Quería ser sacerdote”. Como leen. Su primera pasión la encontró en la iglesia, donde acudía habitualmente con su familia. Al joven Emmanuel Dennis, lo de corretear detrás de la pelota le parecía divertido, pero no tanto. “Cuando era niño no era muy bueno, pero nunca dejé de jugar. Siempre estaba corriendo, incluso cuando hacía frío. Gané más confianza y la gente empezó a decir que podría llegar a ser futbolista”. Así dejó reflejado en una entrevista para la UEFA hace tres años. Lo tuvieron que convencer. Valía. Sus padres, una familia nigeriana de clase media lo apuntó con 13 años a la cantera del equipo de su ciudad, el Abuja Football College. Allí empezó su carrera.

Cuando tenía 18 años, aterrizó en Europa. Se salió con el Zorya Lugansk y después de su primera campaña en Ucrania, el Brujas se lo llevó a Bélgica. Marcó cuatro veces y dio una asistencia en sus tres primeros partidos de liga, pero quizá lo recuerden por silenciar, momentáneamente, el Santiago Bernabéu con dos goles. Fue en la Champions League 2018/19 cuando el nigeriano se dio a conocer al gran público. Mostró su versatilidad, capaz de ocupar cualquier posición de ataque. Su olfato goleador, su velocidad y su talento en el uno contra uno. El Arsenal le echó el ojo, pero no logró ficharlo. Algo a lo que Emmanuel Dennis no respondió bien.

https://twitter.com/WatfordFC/status/1466316454651777024

Se molestó. La negativa del Brujas impedía que Dennis firmase por el equipo que admiraba en su infancia. Frustrado, sus actuaciones decayeron. Dejó de llevarse titulares en los medios por sus goles, y empezó a protagonizarlos por sus comportamientos fuera del césped. Como cuando se perdió un duelo de Liga de Campeones en casa del Borussia Dortmund. Debido a las medidas de distanciamiento social no podía ocupar su asiento preferido y salió enfurecido del autobús. El entrenador Phillipe Clement lo dejó fuera de la convocatoria. Emmanuel Dennis disputó solo dos ratos más aquella temporada con el Brujas, que lo cedió al Colonia en enero de 2021. En verano lo vendió a la baja a un Watford que regresaba a la Premier League, como ya saben, de la mano de Xisco Muñoz. Un chollo.

Con 24 años, Emmanuel Dennis ha sido la única constante de los hornets esta temporada. La única positiva, vaya. Cuanto mejor ha estado, mejor ha rendido el equipo al completo. Marcó y asistió ante el Aston Villa en el estreno del curso, y su participación fue clave en las goleadas frente al Everton y el Manchester United. Ya con Claudio Ranieri en el banquillo, el nigeriano marcó un tanto y repartió dos asistencias en cada duelo. Esta campaña lleva los mismos goles que su ídolo Cristiano Ronaldo, a quién imitió tras sus goles en el Santiago Bernabéu. “Me puse triste cuando se fue del Real Madrid y celebré así los tantos para recordarles lo que habían perdido”. Fue nominado al premio al jugador del mes de noviembre en la Premier League pese a que ganar solo uno de los tres partidos disputados. Los datos no ofrecen toda la verdad, hay algo más. Que se lo digan a la parroquia de Vicarage Road. Y también a sus rivales cuando lo ven arrancando hacia la portería con el balón en los pies. Es la esperanza del equipo. Es su pastor.

Foto de portada: Ungry Young Man bajo licencia Creative Commons 4.0

Related posts

Deja un comentario

*