España presume de una nueva generación dorada

Luis de la Fuente España sub-19 MarcadorInt

España recuperó el cetro continental en la categoría sub-21 superando a Alemania en una final sobresaliente por el nivel mostrado por ambos contendientes. La Roja se encomendó a la impecable zurda de Fabián Ruiz, al rigor defensivo de Unai Núñez y al criterio de un espectacular mediocentro como Marc Roca para resarcirse de la derrota sufrida en Cracovia hace dos años. Recobrar el primer escalón del podio europeo no resultó tarea fácil, pues el combinado nacional tuvo enfrente a un rival firme en sus convicciones, incluso con el agua al cuello: Alemania cayó a la alemana. Sin dudar. Insistiendo. Ni siquiera con dos goles de desventaja en el marcador mostraron los germanos síntomas de fragilidad mental. Toda una prueba de carácter que a la postre resultó inocua. El triunfo del seleccionador Luis de la Fuente y de su cuerpo técnico al completo lo es también de los ajustes adecuados en los momentos indicados. De la España derrotada sin paliativos por Italia en su estreno solo quedan la camiseta y el escudo. Desde entonces, el equipo se alejó del pragmatismo, encontró en el balón el camino hacia la gloria y logró alimentarse del desparpajo de jóvenes atrevidos hasta decir basta como Dani Olmo.

Kuntz pretendió encapsular a los talentos españoles en medio de una maraña de centrocampistas posicionados en un bloque medio. La entrada de Serdar en el once ya se atisbaba como una auténtica declaración de intenciones: si España pretendía construir sus opciones en ataque a partir de las triangulaciones entre Roca, Ceballos y Fabián, antes debía sudar de lo lindo. La inteligencia del metrónomo del Espanyol y el tempranero tanto anotado por el interior del Napoli aclararon el panorama cuando el tapete del Friuli amenazaba con convertirse en un tablero de ajedrez. El primer movimiento lo jugó magistralmente Oyarzabal, un gran descubrimiento como referencia en punta por su facilidad para entender dónde, cuándo y cómo castigar la incontinencia de los defensas rivales. Si en semifinales un portento físico como Konaté mordió el anzuelo, asimismo en Udine Baugamartl picó a las primeras de cambio. En el minuto 7, Mikel arrastró de su posición al central del Stuttgart y descargó de primeras para Fabián, donde el andaluz encontró un océano entre Tah y Henrichs. De dulce, el golpeo del canterano bético cogió una curva perfecta antes de encajarse en la base del poste derecho de la meta defendida por Nübel.

España 2 (Fabián 7’, Dani Olmo 69’)
Alemania 1 (Amiri 88’)

Espana vs Alemania - Football tactics and formations

El 1-0 obligó a Alemania a incurrir en riesgos para hacerse con el gobierno del balón. La presión alta de los españoles surtía efecto con cierta regularidad, pero cuando los centrales y Eggestein conseguían salir del enredo, el perfil izquierdo de La Roja se resentía; sobre todo Junior y Vallejo, los más inconsistentes a título individual. En ese escenario, Dahoud asumió la responsabilidad creativa de su equipo. El centrocampista del Dortmund activó a Öztunali gracias a su fantástico desplazamiento en largo y acompañó las incursiones puntuales de sus compañeros. Por delante, la ausencia del ‘tocado’ Richter menguó el potencial ofensivo de la Mannschaft. Tampoco ayudó la poca participación de Waldschmidt, la Bota de Oro del torneo, quien recibiría una entrada durísima por parte de Vallejo en el transcurso del primer tiempo. El central propiedad del Real Madrid bordeó la expulsión al llevarse por delante al ’10’ en una maniobra rápida y ágil del ‘bombardero’ del Friburgo. En medio de un interesante a la par que inofensivo intercambio de golpes con espadas de corcho se llegaría al descanso. España se perdía al abusar del pase en el balcón del área contraria y Alemania insinuaba peligro sin llegar a poner en aprietos a Sivera. Pese a ello, el combate entre dos maneras no tan alejadas de entender el fútbol invitaba a no pestañear.

Dani Olmo.
Dani Olmo, en una imagen de archivo (Foto: Tomàs Martínez/MarcadorInt. Todos los derechos reservados).

La grandeza de Alemania afloró en la segunda parte, tanto antes como después de encajar el segundo gol. Los hombres dirigidos por Kuntz conquistaron metros hasta acular a España en las proximidades de la frontal del área, donde esta generación suele sufrir lo indecible. La seguridad de Unai Núñez y el don de la oportunidad de Vallejo permitirían esta vez resistir el acoso constante alemán hasta recibir una importante bocanada de aire fresco con el tanto anotado por Dani Olmo. El extremo del Dinamo de Zagreb, reubicado en la delantera tras la entrada de Carlos Soler por Oyarzabal en el 56’, resultó invisible para la cobertura germana y sacó partido de un error grosero de Nübel para doblar la ventaja. El guardameta del Schalke 04 no pudo retener un disparo de Fabián desde la media luna, circunstancia que aprovecharía Olmo para colarse entre la defensa y definir con sutileza por encima del portero del equipo minero. La definición estuvo a la altura de la jugada, una oda al fútbol de tiralíneas nacida en los pies de Vallejo, masticada por Soler, Fornals y Ceballos, y resuelta con nota por el dorsal 6 de España, elegido mejor jugador del torneo. El zapatazo de Fabián sirvió de asistencia para Olmo, Nübel mediante, e impulsó a la tetracampeona de Europa sub-21 a su quinto entorchado.

Encomendada a la improvisación de Neuhaus, la verticalidad de Richter y la fortaleza de Nmecha, Alemania recibiría una pequeña recompensa en forma de gol a semejante ejercicio de fe: un latigazo de Amiri desde más de 25 metros impactaría en la cabeza de Vallejo de camino a la red, cambiando así la trayectoria del golpeo e impidiendo la estirada a tiempo de Sivera, cuyo rectificado no sirvió para alterar la dirección del esférico. El cuero acabaría en el fondo de la portería y alimentaría las esperanzas de una Mannschaft empeñada en no hincar la rodilla hasta el pitido final. Solo tras el toque de silbato pudo España destensarse y celebrar como se merece un nuevo título en categorías inferiores. La camada de los Fabián, Núñez, Ceballos, Oyarzabal o Fornals llama a las puertas de la selección absoluta con una medalla de oro colgada al cuello y la esperanza de que esta vez el ascensor funcione.

Foto de portada: Tomàs Martínez/MarcadorInt. Todos los derechos reservados.

Related posts

Deja un comentario

*