La suerte de los Gerards diluyó algo que prometía

Gerard Pique of Spain during the International Friendly match at Red Bull Arena, Salzburg, Austria.
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
01/06/2016
***UK & IRELAND ONLY***
(filename}

Con el habitual interior del equipo actuando como delantero centro. Esa fue la contundencia con la que Takis Lemonis puso sus cartas boca arriba en su partida en el Camp Nou. El conjunto heleno llegó a la ciudad condal con el único cometido de defender por acumulación todo lo que pudiera rascar y más en feudo azulgrana. Pero ya se sabe en esto del fútbol que defender con muchos no tiene por qué decir siempre defender bien. El 4-5-1 de Olympiacos le regaló por completo el esférico y el terreno al Barça, con la esperanza que los de Ernesto Valverde tuvieran problemas para superar el muro de hombres. Pero el sistema de ayudas no fue nada bueno en los primeros 45 minutos de encuentro y el equipo catalán sólo tuvo que ir basculando el balón para ir encontrando los huecos con bastante facilidad.

FC Barcelona 3 (Nikolaou (pp.) 18′, Messi 61′, Digne 64′)
Olympiacos 1 (Nikolaou 89′)

FC Barcelona vs Olympiacos - Football tactics and formations

En este contexto destacó la figura de Gerard Deulofeu, quien posiblemente firmó sus mejores minutos como azulgrana. Cada balón que recibió el ex del Everton fue sinónimo de una situación clara de peligro, ya fuera con un centro o directamente disparando a puerta. De hecho, el primer gol del FC Barcelona llegó de este modo: apertura para Deulofeu y el de Riudarenes sirvió un centro tenso que no encontró compañero pero que Nikolaou se introdujo en su propia portería. Por el mismo perfil derecho del ataque azulgrana también hay que destacar el notable partido de Sergi Roberto como falso lateral/interior. Ernesto Valverde le premió tras su papel fundamental en la mejoría del Barça en el Wanda Metropolitano y, aunque menos vistoso que las eléctricas acciones de Deulofeu, Roberto daba sentido al juego con cada una de sus acciones y permitía generar algo productivo por su flanco.

La expulsión de Piqué abrió un nuevo escenario

El primer tiempo del Barça fue cómodo, fluido y convincente en aspectos generales. Con Iniesta repartiendo juego y asociándose bien con Luis Suárez, Messi y un Paulinho que entraba como cuchillo en mantequilla por los pasillos interiores de un Olympiacos endeble. Pero ya fuera por falta de suerte, convicción o inspiración en la definición, el cuadro de Ernesto Valverde no fue capaz de traducir su superioridad en algo más que el pírrico 1-0. Por si eso fuera poco, Gerard Piqué confirmó el bache de forma por el que es evidente ya que está pasando. Primero, con una acción en la que evidenció su lentitud de movimientos agarrando a Odjidja-Ofoe en una carrera al espacio y posteriormente en un remate a gol con la mano que le supuso la segunda amarilla y la expulsión antes del descanso.

Ernesto Valverde: “Con diez jugadores no hemos querido arriesgar”.

En el tiempo de asueto, Ernesto Valverde tomó una decisión algo conservadora y dio entrada a Mascherano en sustitución de su hombre más activo, Gerard Deulofeu. Con un hombre menos y sin el gerundense, la segunda parte fue una historia bastante distinta. El Barça seguía teniendo el dominio del balón pero ya sin encontrar situaciones tan francas en zonas de tres cuartos. Incluso Olympiacos hizo un intento de dar un paso hacia delante con alguna internada por banda de Carcela. Con diez minutos de la segunda ya transcurridos, un efectivo más que el rival y sorprendentemente todavía con un 1-0 en el luminoso, Takis Lemonis creyó que igual el karma estaba esa noche de humor rojiblanco e incluso hizo un cambio en clave algo ofensiva, metiendo a Djurdjevic por Gillet.

Gerard Deulofeu of Spain U21 during the UEFA Euro U21 2017 Qualifiers match at Nou Estadi Castàlia, Castellón de la Plana Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291 01/09/2016
Deulofeu se marchó sustituido al descanso. Foto: Focus Images Ltd.

Pero Leo Messi no entiende de suertes y en uno de sus partidos más grises de la temporada se activó con un par de chispazos para dar carpetazo al suspense. Primero con tiro libre, en el que contó con la colaboración de Proto ya que el portero de Olympiacos no pudo despejar el disparo pese a que iba bastante centrado. Aprovechando el rebufo de la euforia por haber marcado el gol 100 en competición europea, no tardó más que tres minutos Leo Messi en protagonizar otra buena acción dentro del área en la que ganó línea de fondo y, como mandan los antiguos manuales, puso el centro raso atrás para la aparición y posterior golpeo de Lucas Digne. Un gol que quizás supone excesiva recompensa para el francés y no porque hiciera mal partido, sino porque se le percibió algo tímido para suplir a Jordi Alba en esa función del lateral izquierdo en este Barça de Valverde que es la de recalibrar un sistema ofensivo virado hacia la derecha. Aun así, Digne cumplió como cumplió el Barça en la segunda parte con 10 futbolistas. En las postrimerías, Nikolaou marcó un golazo de cabeza en una acción de córner; un tanto que igual le sirvió al defensa heleno para resarcirse interiormente por su gol en propia portería y en general su encuentro torpón ante el Barça pero que en nada cambia el análisis del partido.

Deulofeu: “Es una pena no haber podido seguir jugando. Tengo que seguir así, ir soltándome mucho más”.

El FC Barcelona cerró así la primera vuelta de la Fase de Grupos con un pleno de victorias que prácticamente le garantiza el pase a octavos de final. El único ‘debe’ que dejó el encuentro en clave azulgrana es saber qué hubiera podido hacer Gerard Deulofeu con un partido entero para reivindicarse después de un mes sin ser titular. Por lo que respecta a Olympiacos, hubo alguna mínima esperanza desde Turín ya que con el empate entre Juventus y Sporting CP se podía todavía aspirar en una tercera plaza. Pero con el 2-1 de Mandzukic parece claro que el objetivo del equipo del Pireo es utilizar la Champions para reforzar sus convicciones en clave interna y así lo hizo en Barcelona. Quizás de manera algo afortunada, el caso es que el equipo de Lemonis se fue del Camp Nou con tan sólo una desventaja de dos goles, por lo que le sirva al técnico griego para mantener su cargo por ahora y a su equipo como inyección de confianza de cara a recuperar posiciones en la tabla de la Superliga griega.

Foto de Portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*