La fe del PSV en los últimos minutos

Luuk de Jong PSV Eindhoven Focus

Este fin de semana, volvió a ocurrir. Un gol del PSV en los últimos cinco minutos de partido le dio la victoria al equipo de Mark van Bommel, que no desaprovechó el tropiezo del Ajax en Alkmaar (1-0) para afianzarse en el liderato con cinco puntos más que el club de Ámsterdam. El triunfo del PSV ante el Venlo trasladó la presión a los ajacied, que recibirán al líder a más de un partido de diferencia después del parón de selecciones. Aunque no solo es llamativo el contraste en los resultados de ambos conjuntos esta semana: también lo es la cantidad de puntos que ha sumado el PSV con goles sobre la bocina.

Hasta un total de diez puntos ha sumado el PSV con tantos a partir del minuto 85′. Ya empezó la temporada así con dos victorias agónicas contra el Fortuna Sittard (gol de Rigo en el 90′) y en el campo del Zwolle (gol de Luuk de Jong en el 90′) que dieron continuidad a un triunfo en el 89′ en la visita al BATE Borisov en la ida de la última previa de Champions. También ganó en la recta final en el estadio del Groningen (Gol de Dumfries en el 86′), pero no ha sido hasta las últimas semanas cuando la puntualidad para anotar cuando a otros les tiemblan las piernas se ha acentuado. Entre febrero y marzo salvó con un gol tardío dos visitas complicadas: empató en el 86′ ante el Utrecht y en el 90′ ante el Heerenveen, quizás espoleados por el único revés liguero en esta faceta: el Emmen le empató un partido que ganaba por 0-2 en el minuto 80′ nada más regresar del parón invernal. El último episodio, el citado triunfo del domingo en el campo del VVV Venlo con un gol de Hirving Lozano en el 86′.

Hirving Lozano of PSV Eindhoven during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714 06/11/2018
Hirving Lozano marcó el gol de la victoria del PSV el pasado fin de semana. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, esta inestabilidad también le ha costado tropiezos en torneos cortos. Del mismo modo que o gana apurando hasta el último minuto o golea en la Eredivisie (solo ha ganado dos partidos por un gol de diferencia sin marcar en el último suspiro, ambos en casa ante Vitesse y Groningen), en la KNVB Beker su falta de control de los partidos le costó la eliminación. Vencía como local al RKC Waalwijk, equipo de mitad de tabla en Segunda, y cayó en la prórroga tras encajar el gol del empate en el 90′. El jarro de agua fría se presentó de forma inesperada en la tercera ronda de la Copa. En la fase de grupos de la Champions, no obstante, dio una de cal y otra de arena ante el Tottenham: empató en Eindhoven con un gol de De Jong en el 87′ y dejó escapar la victoria en Wembley después de que Harry Kane anotara en el 78′ y el 89′. De hecho, se adelantó en cuatro de sus seis compromisos de Champions (todos salvo el doble enfrentamiento ante el Barça, en el que compitió bien para derrumbarse en la última media hora) y no ganó ninguno.

Tampoco se trata de un don casual. El PSV es un equipo que castiga con espacios por delante, que no rehúye buscar el siguiente tanto si tiene metros para correr, y al que le cuesta administrar la pelota con centrocampistas como Rosario o Hendrix, más dados al toque vertical que al control de los tiempos. Eso propicia goleadas a favor cuando sopla buen viento tras abrir la lata y el adversario se expone. Por otro lado, en encuentros que se le atascan, dispone de algunos recursos por encima de la media en la Eredivisie: un poderío a balón parado inalcanzable para el resto y una serie de cabeceadores letales en el área. El máximo exponente es Luuk de Jong, reclamo habitual de los centros laterales, pero no solo amenaza el delantero del PSV. Su poderío en el juego aéreo le permite atraer la atención de los defensas o prolongar balones que se descontrolan, escenarios que suelen explotar los futbolistas de segunda línea. Todos los extremos del PSV tienen gol en sus botas e incluso el lateral derecho Dumfries ha sorprendido de vez en cuando apareciendo por sorpresa desde atrás. Cuando toca la corneta, el PSV intimida.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*