El nuevo viejo Ivan Rakitic

Ivan Rakitić of Sevilla lets fans touch the trophy following the UEFA Europa League match at Juventus Stadium, Turin
Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959
14/05/2014

Es algo anecdótico y hasta manido, pero escuchar a Ivan Rakitic hablar español con acento andaluz en 2014 era algo que mostraba a las claras la vinculación que llegó a tener el jugador croata con el Sevilla y la ciudad de Sevilla. Allí encontró pareja, fue nombrado capitán, alzó como tal la Europa League y brilló en un equipo construido para tal cometido: que Ivan brillara. En Barcelona no lo tuvo tan fácil, pero no cejó en su empeño. Heredó el interior de Xavi Hernández antes de que Xavi lo dejara del todo, y fue una parte fundamental del triplete en su primera temporada. Con los años, cambió su rol, su posición y su aportación al juego en función de lo que el Barça necesitó de él, que fue, en gran medida, lo que necesitó Messi. Ahora, regresa al Sánchez-Pizjuán tras un año duro para cambiar las tornas: que él haga lo que sabe y que los demás lleguen adonde no llegue él.

Y ¿qué sabe hacer Ivan Rakitic? Pues la verdad es que muchas cosas y muy diferentes. En el 2014 al que antes nos remontábamos, el último Rakitic al que Sevilla vio con sus colores era un mediapunta en el pleno sentido de la palabra. Ejercía casi de segundo delantero, mordía en la primera presión, pisaba el área con asiduidad y sus pases eran puro veneno, nada de pausa, buscando los desmarques de Bacca y Gameiro. Sumó 15 goles y 18 asistencias, una cifra a la que no ha vuelto a acercarse, lo que muestra que el Rakitic que volverá a Sevilla es muy diferente del que se marchó. No en balde han pasado seis años. Ivan regresa al Pizjuán con 32 años, los mismos que tiene Éver Banega, quien, curiosamente, fuera su sustituto en 2014 para ser ahora “reemplazado” de nuevo por Rakitic.

Éver Banega está ofreciendo un nivel altísimo en la Europa League. Foto: www.sevillafc.es
Éver Banega llegó a Sevilla a cubrir el hueco que dejó Rakitic, que será quien le sustituya ahora. Foto: www.sevillafc.es

En esos seis años, el croata ha variado en gran medida su rol en el campo en función de las necesidades de sus compañeros más cercanos. A su llegada a Barcelona, con Luis Enrique en el banquillo y Dani Alves y Leo Messi ocupando el costado derecho, la naturaleza compensatoria de Ivan adquirió un matiz posicional: proteger el despliegue de sus compañeros y ocupar un lugar en la salida y gestión del balón que hasta entonces había ocupado Xavi, aunque no ejerciera su rol como tal. Con la marcha de Alves y la caída de Messi al centro, aumentó el despliegue de Rakitic, que pasó a pisar línea de cal con asiduidad para permitir la libertad de Messi. Luego, los propios movimientos de Messi fueron los que lo devolvieron al centro, para ofrecer un nuevo socio por dentro, e incluso lo acercaron de nuevo a la frontal.

Con Valverde, solió actuar como el socio más cercano de Busquets y, a medida que el equipo, a nivel posicional, fue fracturándose en pequeños islotes con algo menos de dinamismo e intercambio posicional, Rakitic quedó destinado a la guardia del mediocentro. Allí afinó su faceta organizadora del juego y, sobre todo, la defensiva. Ivan fue el escolta de un Busquets cada vez menos protegido desde el balón y la presión, llegando incluso a ocupar su posición las veces que el 5 culé no era de la partida, y convirtiéndose en adalid de la solidez que representaba el Barça de Valverde. Aun sin cultivarla todos los días, Ivan no perdió su llegada, que no es tan afilada como solía pero que reapareció los días en que convivió con Arthur o cuando no estaban en el campo Paulinho o Vidal y tuvo que vestirse de interior con vuelo.

Ivan Rakitic of FC Barcelona during the La Liga match at Mestalla, Valencia Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291 22/10/2016
Ivan Rakitic ha ejercido roles muy diferentes en sus seis años en el Camp Nou. Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd

La última temporada, no obstante, deja mucho en el campo de la duda, por su escasa participación. Ya fuera por razones deportivas o extradeportivas, Rakitic no tuvo continuidad en el equipo. Su rendimiento nunca llegó a brillar en exceso y apenas encadenó titularidades seguidas en toda la temporada. Es esta falta de rodaje y su ya citada polivalencia a lo largo del tiempo las que abren la incógnita sobre qué Rakitic veremos en el Sevilla 2020-21. Lopetegui tiene las herramientas perfectas para darle todo lo que pueda necesitar.

Rakitic es quizá un pasador más limitado que Banega, pero su juego no se limita tan en exceso al pase como el del argentino. Aun así, probablemente, el centro del campo que más beneficia a Ivan es el mismo que a Éver: Fernando Reges por detrás y Joan Jordán al otro costado. Fernando aporta el primer pase y la cobertura defensiva, mientras que Jordán implica un despliegue que puede ir flaqueando en Rakitic, tanto para permitirle al croata una mayor libertad cerca de la frontal como para pisar área contraria si el ex del Barça juega más cerca del mediocentro. Si esto es así, la presencia de jugadores como Óliver Torres o el Mudo Vázquez  pueden ser el eslabón perfecto entre un Rakitic menos móvil y más gestor y la portería contraria.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Quizá en aquellos años en Barcelona nos perdimos a uno de los mejores lanzadores de contragolpes del continente, pero el fútbol ganó un futbolista completísimo para cualquier función en el juego. De hecho, podría decirse que, añadiendo sus años en el Schalke, sus primeros años en Sevilla antes de Unai Emery y sus participaciones con la Selección, quizá donde menos le hayamos visto es donde más ha llegado a brillar, aunque es esto lo que le prepara para afrontar esta fase de su carrera en el mejor momento posible. En un equipo protagonista con el balón y en manos de un entrenador intervencionista y capaz de maximizar sus recursos como es Julen Lopetegui, es seguro que los años que quedan de Rakitic en la élite van a ser la mejor versión posible de Ivan. Un centrocampista que ha sido muchos jugadores a la vez y al que aún le quedan capítulos para reinventarse.

Foto de Portada: Ian Wadkins/Focus Images Ltd 

Related posts

1 comments

Para mi gusto un jugadorazo, pero demasiado infravalorado desde que Valverde llegó al Barcelona. En el 11 ideal del Mundial 2018 que mi mente dibujó, Ivan estaba dentro. Un chollazo para apuntalar el equipazo que está montando Monchi

Deja un comentario

*