Gareca lo sacó de la Cueva

libero.pe bajo licencia Creative Commons 4.0.

La indisciplina ha sido un término siempre arraigado con la selección de Perú. Un combinado que depende excesivamente del contexto emocional y de la que Ricardo Gareca ha intentado buscar el equilibrio para absorber un escenario difícil y centrarse en jugar al fútbol. La fe ciega del técnico argentino en la capacidad del futbolista peruano está reflejada en las consolidaciones de Flores, Tapia, Yotún, Corzo o Trauco, pero sobre todo en la figura de Christian Cueva.

Hablar sobre Christian Cueva es hacerlo sobre el mejor extranjero del Brasileirao y uno de los futbolistas más en forma de Sudamérica. Tanto en su club como en la selección. Pero no siempre fue el faro de sus equipos. El “Aladino”, como le apodan, salió muy joven de Perú para iniciar una carrera en Unión Española (Chile), desde donde cruzaría el charco para aterrizar en el Rayo. Cueva, con miedo a estancarse, tomó una decisión inteligente: dar un paso hacia atrás para dar dos hacia adelante. Volvió a su país, a jugar en Alianza Lima, pero su conducta no estuvo a la altura que se le exige a un profesional. Ante Real Garcilaso, en un partido donde hubo cinco expulsiones y Alianza se quedó con siete futbolistas, Cueva cogió del brazo al árbitro e intentó sacarle la tarjeta de la mano. Le cayeron seis jornadas de sanción, justo cuando venía de cumplir una suspensión de dos jornadas tras una expulsión ante San Martín.

Gareca - Agencia Andes
La confianza de Gareca ha permitido a Cueva dar un gran salto en su carrera. Foto: Agencia Andes

Pese a sus problemas de conducta en el terreno de juego, Gareca le convocó para la Copa América de 2015. El entrenador argentino tiene un alto concepto de Cueva tanto a nivel profesional como personal. Para el ‘Tigre’, es el propio futbolista el que puede establecer su techo, dependiendo de la ambición que tenga. Cueva también formó parte del proyecto del anterior seleccionador peruano, Sergio Markarián, pero no llegó a explotar. A partir de la Copa América de Chile, su carrera tomaría una nueva dimensión. Pasó a jugar al Toluca, y el verano siguiente llegaría al Sao Paulo.

Con siete goles, Cueva es el máximo goleador del equipo paulista en el Brasileirao. La semana pasada firmó su mejor actuación con la camiseta tricolor ante Corinthians en el Clássico Majestoso, donde anotó un gol y repartió tres asistencias. En una temporada complicada para Sao Paulo, Cueva es un oasis en el desierto. Un futbolista al que Gareca alejó de la banda izquierda ofreciéndole total libertad de movimientos en ataque. El técnico argentino no solo intenta recobrar el estilo históricamente reconocido en Perú, también busca recuperar a sus intérpretes. Con Cueva lo está consiguiendo, porque no hay futbolista más peruano que él. La finta, el regate o el engaño son clásicas habilidades de los jugadores que formaron las mejores selecciones de la historia del país.

El futbolista del Perú tiene un gran nivel técnico, pero lo desperdicia con su conducta. Es un problema arraigado en la cabeza del peruano común. Difícil ser competitivo, pero Gareca poco a poco intenta cambiar la indisciplina por talento. El primero ha sido Christian Cueva.

Foto de portada: libero.pe bajo licencia Creative Commons 4.0.

Related posts

2 comments

Ya está encaminado y se ha metido al bolsillo a la afición peruana invluyendo andus otrora detractores. Forma parte del recambio grneracional pero es un fiel representante de la vieja escuela peruana: dribling, habilidad, excelente control de balón, definición y mejor asistidor. Espero que otros como el exploten para bien de la selección y de ellos mismos.

Deja un comentario

*