Goles desde la báscula

Man v Fat Football Summer Tournament - St. George's Park, Burton-upon-Trent - 28/07/2018 - Photo by: Richard Blaxall

Los jugadores pasan uno a por uno por la báscula y un señor toma nota. En el vestuario de este campo de fútbol en el este de Londres arranca una nueva jornada de una de las 62 ligas de Man v Fat que existen en Reino Unido. Man v Fat es un programa para gente con sobrepeso que desde 2016 utiliza el fútbol como herramienta para adelgazar. En las ligas de fútbol 6 organizadas por Man v Fat, los goles se marcan tanto dentro como fuera del campo. Por cada dos jugadores que hayan perdido peso de una semana para otra, su equipo sumará un gol. Eso sí, los resultados no se anuncian hasta después del partido. Así que un equipo puede perder sobre el césped pero remontar gracias a la báscula, y viceversa.

Daniel Church empezó a jugar en una liga de Man v Fat hace dos años. Entonces pesaba casi 160 kilos. En 16 meses logró perder más de 60 kilos y ahora se mantiene por debajo de los 100. Mat v Fat le cambió la vida y no solo a nivel físico. Church pasó de ser un jugador más a organizar la liga de Norwich y pronto se convirtió en el manager regional de Man v Fat en el sur del país. “Superviso más de 20 ligas, asegurándome de que todas estén teniendo tanto éxito como deberían y de que todos los participantes estén disfrutando”, explica. Además de organizar y supervisar las ligas, Church ayuda a los jugadores compartiendo con ellos su experiencia personal.

Man v Fat ofrece ligas de fútbol para gente con sobrepeso. Foto: Richard Blaxall (www.manvfatfootball.org).
Man v Fat ofrece ligas de fútbol para gente con sobrepeso. Foto: Richard Blaxall (www.manvfatfootball.org).

El de Church es uno de los casos más destacados, pero muchos otros participantes han perdido peso gracias al programa. En el compromiso que implica formar parte de un equipo reside la clave de Man v Fat. Así lo ve su responsable de comunicación Matt Hudson: “Como existe la posibilidad de marcar goles para tu equipo al perder peso, los jugadores sienten la responsabilidad de ayudar a sus compañeros. Creo que ahí está el éxito, en que tengan que empujar todos juntos”. Church coincide: “Existe una camaradería entre compañeros de equipo; la gente se ayuda porque todos comparten un mismo objetivo”. Los jugadores encuentran en Man v Fat un ambiente positivo en el que nadie les juzga por su aspecto ni por su condición física, pero al mismo tiempo sienten la presión de adelgazar para poder competir en la liga.

Perder kilos no deja de ser una tarea muy dura para los participantes, pero la cita semanal con la báscula de Man v Fat facilita que los jugadores encuentren la fuerza de voluntad necesaria. El sistema es simple. Cada jugador paga una cuota de 25 o 30 libras al mes (dependiendo de la región) y pasa a formar parte de un equipo de diez jugadores que compite en una liga de 14 semanas. Los partidos solo duran media hora, pero la sesión también incluye entrenamiento y consejos por parte de los entrenadores. “De las sesiones surgen amistades y los jugadores acaban conociendo a gente con la que se juntan para jugar al fútbol otro día de la semana y eso también les ayuda a perder peso”, explica Hudson. El elemento social de Man v Fat es fundamental. El propio Church acaba de tener una cena de navidad con los compañeros de su equipo de Norwich, gente a la que no conocía antes de unirse al programa.

El antes y el después de Dan Church. Foto: www.manvfatfootball.org.
El antes y el después de Dan Church. Foto: www.manvfatfootball.org.

Desde Man v Fat estiman que dos tercios de sus jugadores se apuntan sin conocer a nadie. Pero también hay nuevos jugadores que llegan recomendados. “Mucha gente se entera a través de amigos”, afirma Hudson. “Cuando ven cuánto peso están perdiendo sus amigos, entienden que también es una oportunidad para ellos”. En los tres meses que dura cada liga, los jugadores pierden 10 kilos de media. Dado el alto índice de éxito y el gran número de gente a la que le apasiona el fútbol, Man v Fat lo tuvo difícil para lidiar con la alta demanda en sus primeros meses. Cuando empezaron su primera liga en Birmingham, ofrecían 80 plazas y recibieron más de 1000 aplicaciones. En esa primera liga, casi el 90% de participantes perdieron peso. Desde entonces el programa no ha hecho más que crecer.

Ahora cuentan con los recursos necesarios para ofrecer más plazas en ligas a lo largo y ancho de Reino Unido. Man v Fat ha contando con el apoyo de la Football Association, Sport England y el National Lottery Community Fund en forma de donaciones. La FA, además, les facilita las instalaciones de St George’s Park para un torneo en el que los jugadores de cada liga que han perdido más peso compiten en selecciones que representan a sus respectivas regiones.

Visto el éxito en Reino Unido, Man v Fat ha exportado su formato a Australia, donde ya tienen siete ligas. En 2020 esperan contar con 15 ligas en el extranjero y también se han propuesto alcanzar la centena en territorio británico. Hudson afirma que han recibido solicitudes para llevar Man v Fat a otros países y asegura que planean seguir expandiéndose siguiendo un modelo de franquicias. “Esperamos que en el futuro haya un mundial de Man v Fat con participantes de muchos países”. 

Desde Man v Fat no descartan expandir su formato a países europeos. Foto: Foto: Richard Blaxall (www.manvfatfootball.org).
Desde Man v Fat no descartan expandir su formato a países europeos. Foto: Foto: Richard Blaxall (www.manvfatfootball.org).

El nombre Man v Fat (que se podría traducir como ‘hombre contra la gordura’) puede resultar un tanto exclusivo. En 2014, dos años antes de que contara con su programa de ligas de fútbol, Man v Fat nació como una plataforma y revista que se anunciaba de la siguiente manera: “Cuando se trata de programas de pérdida de peso, todas las opciones parecen estar enfocadas a las mujeres. No existe nada pensado para hombres que simplemente se quieran quitar algunos kilos. Man v Fat es un punto de encuentro para todos los hombres que quieran adelgazar”. Uno de los puntos más recurrentes que comparten los participantes de Man v Fat es que les avergonzaba acudir a otros programas de pérdida de peso porque solían estar rodeados de una mayoría de mujeres. Así compartía su experiencia Church en el blog de Man v Fat:

“He estado en otros programas de pérdida de peso que estaban principalmente pensados para mujeres. Me daba vergüenza estar sentado ahí, siendo el único hombre del grupo. Pero en Man v Fat no hay reuniones incómodas en las que tengas que contar cómo te ha ido la semana: te pesas y juegas, eso es todo, y lo haces con hombres en la misma situación que tú”.

Ya existían programas de pérdida de peso a nivel local centrados en el fútbol, pero Man v Fat, con su formato que permite marcar goles tanto dentro como fuera del campo, se ha asentado como la opción principal a nivel nacional. Foto: Richard Blaxall (www.manvfatfootball.org).
Ya existían programas de pérdida de peso a nivel local centrados en el fútbol, pero Man v Fat, con su formato que permite marcar goles tanto dentro como fuera del campo, se ha asentado como la opción principal a nivel nacional. Foto: Richard Blaxall (www.manvfatfootball.org).

Si Man v Fat ha funcionado con hombres, no existen motivos para pensar que el mismo formato no podría tener éxito entre mujeres. Aunque no planeen empezar Woman v Fat a corto plazo, Hudson dice que es una opción que tienen en cuenta. Pero por ahora, gracias al fútbol, ya han conseguido amenizar un reto que a muchas personas les puede cambiar la vida a mejor.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Richard Blaxall (www.manvfatfootball.org)

2 comments

Es una idea fantástica. Es maravilloso ver cómo el fútbol puede llegar a servir para tantas cosas. Aunque entiendo que habrá dentro de estas ligas asesores alimenticios (quizá puede que los propios entrenadores), o incluso médicos titulados, que expliquen a los participantes que no es válido cualquier método para quitarse kilos con tal de marcar goles, porque si se hace a costa de simple ayuno o de pasar hambre, el problema a la larga puede ser mucho peor. Aun así, ya digo, me parece una iniciativa buenísima y ojalá la veamos pronto en España. ¡Gracias por el artículo!

Estoy de acuerdo con tu comentario. En estos casos, debería haber médicos titulados tanto para poder jugar como para controlar a dieta. Curioso artículo, sin duda 😉

Deja un comentario

*